Medias verdades del Gobierno en el caso de la vacuna Infanrix y las muertes de bebés

 
 
 
 
-Todo esto suscitó que Gaspar Llamazares llevara al Parlamento español varias preguntas al Gobierno por las muertes de bebés relacionadas con la vacuna Infanrix hexa
La respuesta del Gobierno llega ahora a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. La iremos desgranando también porque tiene miga y estaremos atentos a los compromisos que manifiesta dicho organismo. Por lo pronto, en el Bufete Almodóvar & Jara, quienes ayudamos a Llamazares a preparar las preguntas al Gobierno, observamos varias cosas:  
-El control absoluto de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) en el tema de las vacunas. Debéis de saber que este organismo sólo es consultivo, quien ejecuta sus consejos es la Comisión Europea, quizá el mayor coladero de lobbies de toda Europa. La EMA, de manera paradójica, no depende de la Comisión de Sanidad europea sino de la de Comercio. Esto explica muchas cosas.
 
-Buena noticia las nuevas intenciones de farmacovigilancia en cuanto a la transparencia de información al ciudadano
 
-No ha habido alertas sobre la vacuna Infanrix. ¿Cuales son entonces los criterios de las alertas sanitarias? ¿Qué número de notificaciones de Reacciones Adversas a los Medicamentos (RAM) incluidas muertes son necesarias? ¿Cuántos bebés han de morir para que las autoridades nos adviertan de la peligrosidad de un fármaco
 
-La respuesta de la Agencia no dice nada sobre cómo ha de exponerse al público la información sobre medicamentos sospechosos en ficha técnica y prospecto
 
-Dicen que no hay metales pesados en las vacunas infantiles pero sabemos que hay aluminio en muchas de ellas, entre otros componentes tóxicos utilizados como adyuvantes y conservantes y al menos y trazas de timerosal (un sospechoso conservante elaborado con mercurio utilizado, por ejemplo, en ciertas vacunas contra la gripe A).
Esto por hoy. En una próxima entrega, que publicaremos el lunes, trataremos de ciertos trucos dialécticos utilizados para excusar la realidad, al menos en nuestro país no se firma consentimiento informado sobre vacunas cuando legalmente debería ser así.
2 Comentarios a “Medias verdades del Gobierno en el caso de la vacuna Infanrix y las muertes de bebés”
  1. Consuelo

    La cosa está en que mucha gente que trabaja en la venta de esas vacunas y en la industria farmacéutica opina que los medicamentos no son para usarlos. Tan solo son para venderlos. Y estas son palabras muy fuertes para gente que está encasquetando vacunas o diversos medicamentos a otros sin tener fe realmente en el producto que venden.Ellos no vacunan a sus hijos ni les dan productos que saben que son perjudiciales, porque saben de primera mano lo nocivos que pueden llegar a ser.

  2. Dra.Lua Català

    Gracias por la información Miguel. Veo que el tema se está destapando cada vez mas. Poco tengo que añadir a lo que hace tiempo vengo diciendo. Todas las vacunas son nocivas e innecesarias pero estamos ante un gigante con muchos tentáculos y que controla hasta las emociones de muchos. Cada vez leo, oigo, opinones mas vehementes y agresivas que utilizan los mismos argumentos gastados y repetidos de siempre, para atacar a quienes queremos, solamente, destapar la verdad, entre ellos los padres que no vacunan.

    Ante tanta gente que se está dando cuenta del engaño y el márketing el miedo (te cojo la frase), las reacciones son más viscerales. Señal que la cosa va bien. Yo ya hace tiempo que digo que más pronto de lo que pensamos se abandonará esta práctica tóxica para con los niños y cuando miremos atrás pensaremos “que brutos que somos a veces los humanos”.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.