La UE por fin se toma en serio los daños de las sustancias tóxicas cotidianas

La Fundación Vivo Sano ha presentado el documental La letra pequeña, una cinta de 75 minutos en la que se explica en profundidad qué son los disruptores endocrinos y sus efectos en la salud de personas y animales. Éstos, son sustancias químicas industriales con las que estamos en contacto todos los días a través de cosméticos, productos de aseo personal, de limpieza del hogar, ambientadores, latas y recipientes de comida, plásticos, material de decoración o componentes electrónicos.

Estas sustancias alteran nuestro sistema hormonal y pueden llegar a causar diabetes, obesidad, infertilidad, cánceres hormonodependientes (mama, próstata, testículo), problemas cardiovasculares, alteraciones en el desarrollo neurológico y cerebral y trastornos del comportamiento, entre otros. Sí, llevamos días publicando sobre la hiperactividad en los niños y aquí hay una clave.

El Parlamento Europeo ha exigido a la Comisión Europea que limite la utilización de los disruptores endocrinos atendiendo al aumento “significativo” del número de pacientes que sufren enfermedades relacionadas con trastornos hormonales y reproductivos. Las autoridades concluyen que los alteradores endocrinos deben calificarse como sustancias extremadamente preocupantes en el marco del Reglamento REACH que regula la utilización de las sustancias químicas.

Vivo Sano promueve una campaña, dirigida por mi amigo el periodista Carlos de Prada, que por fin comienza a recoger sus frutos. Se llama Hogar sin tóxicos. Se han centrado en pedir la retirada del mercado del bisfenol A, uno de los alteradores endocrinos más comunes. El Bufete Almodóvar & Jara somos la referencia en materia jurídica de la misma.

11 Comentarios a “La UE por fin se toma en serio los daños de las sustancias tóxicas cotidianas”
  1. Miguel

    Continuando con la idea anterior el Sr Mueller el que “descubrió” al “terminator de todas las plagas” el DDT nadie le preguntó pero Sr Mueller esta ud seguro que ademas de matar moscas y langostas no matara humanos? todavia aparecen en Europa muestras de leche de madre contaminadas con DDT y este ya se ha dejado de usar hace mucho tiempo. De Latinoamerica no hablo porque a pesar de la prohibicion se usa siempre.

    Y ya que estamos al Sr Fritz cuando descubrio el “terminator de todoas las malas hierbas” el Glifosato o Round up nadie le pregunto Pero Sr Fritz esta Ud seguro que ese producto no solo matara las malas hierbas sino que si ellas se hacen resistentes tambien matara las plantas utiles? Y al Sr que resolvio el problema incorporando a las planta utiles cada vez mas genes que las hacen resistentes al Glifosato nadie le pregunto hasta donde nos iba a llevar este circulo o espiral maligna ? Nadie le pregunto si no habria efectos negativos para el ser humano “bañado” en esos productos como en Latinoamerica? No creo que el problema debe ser buscado en la comunidad cientifica y no en los managers de la industria (technopathogenology Peter Lang Bern)

  2. Miguel

    Miren es lo mismo que en la caso de los alimentos, los cientificos no estudian tecnopatogenología no les interesa si su descubrimiento traera resultados colaterales negativos al ser humano a mas o menos largo plazo. Esto esta muy bien descrito en el libro Technopathogenology. El problema es que los cientificos viven en un mundo circular en el que se miran el ombligo de la “evaluacion por pares” y allí nadie puede decir “el emperador esta desnudo” porque han perdido la candidez del niño como en el cuento de no se si los Grimm o Andersen (o tal vez Perrault). Para el caso es lo mismo. Perdon Alfi no quiero quitarte el crédito del ejemplo que has dado que me parece genial. A la comunidad cientifica nadie le dice pero estais todos desnudos no os dais cuenta que vuestra ciencia solo conoce un muy pequeño extremo del iceberg del conocimiento y así y todo pretendeis que ese conocimiento sirva para que los seres humano se expongan a sus “colateralidades”? No os dais cuenta que la Ciencia con mayusculas no existe y si fuerais mas sabios que arrogantes y engolados tal vez no mandariais al mercado los venenos que mandais?

  3. Rogelio

    Saludos y agradecimiento por vuestra labor informativa, es encomiable vuestro esfuerzo y mucho más cuando se lucha contra los hábitos de una sociedad adoctrinada, conducida y desinformada en sus pautas alimenticias por los grandes canales de la distribución alimentaria y sus bombardeo PROPAGANDISTA, que logra que una gran cantidad de consumidores no lean ya, ni las etiquetas; aunque bien es verdad que ninguna de las etiquetas de PRODUCTOS ALIMENTICIOS, está obligada a poner LO NOCIVO QUE ES EL TRATAMIENTO EN ORIGEN DE ESOS ALIMENTOS.
    Va a costar tiempo y paciencia para hacer entrar en razón a los consumidores que estamos acostumbrados a comer los alimentos, tan sólo, por su aspecto o su presentación; porque por lo que se deduce del informe, y a pesar de que las autoridades tomen cartas en el asunto,LA ÉTICA, en los tratamientos fitosanitarios no tiene mucho futuro POR EL MOMENTO y en muchos casos los daños ya están haciendo unos daños que en algunos casos son irreversibles.

  4. Nicolas Haydn

    Pues parece que no se lo toma por igual con todas las sustancias tóxicas:

    Europa no prohíbe los pesticidas que matan a las abejas
    http://esmateria.com/2013/03/15/europa-no-prohibe-los-pesticidas-que-matan-a-las-abejas/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+materia%2Fnoticias+%28Materia%29

    Lo más “curioso” de este caso es que fue la propia UE la que investigó y relacionó los pesticidas con la muerte de las abejas:
    http://esmateria.com/2013/01/16/la-ue-relaciona-los-pesticidas-con-la-muerte-masiva-de-las-abejas/

  5. Paco

    Hola Alfi

    Yo creo que la sanacion pasa por realizar un cambio. Dejar de ser “fui un paciente que cumplía todo lo que decía a rajatabla” y pasar a ser “UNA PERSONA PRO-ACTIVA“.

    La inmensa mayoria de las personas siguen a pies juntillas lo que dice el medico o los medios de “des-informacion”. No queremos tomar nuestra responsabilidad y nuestro poder, entregandoselo todo a otro personaje. Tomar nuestro poder y nuestra responsabilidad, y asi dejar de culpar a otros, es lo unico que nos puede llevar hacia la salud.

    Saludos responsables y conscientes
    Paco

  6. Anita

    ¿Bisfenol A? Eso lo llevan absolutamente todos los plásticos, ¿no?. Como por ejemplo esos que contienen productos que van directos al microondas, envase incluido, donde se calienta muy cómodamente, acabando los restos de bisfenol bien disueltos en la comida que nos tomamos después.

    Desde hace mucho tiempo tengo la costumbre de no meter nunca un plástico en el microondas, y en general de utilizarlos únicamente como contenedores para congelador o transporte de comida entre casa y trabajo. En el comedor del trabajo tengo un par de platos, vasos y cubiertos de los de toda la vida, y paso la comida del contendor a ellos antes de meterlos en el microondas. Al principio sólo hacíamos esto dos personas y el resto de compañeros nos miraban extrañados y nos decían que éramos unos exagerados…. pero seis meses después la mayoría han cambiado los recipientes de plástico por recipientes de vidrio.

    Lo que no tengo claro es ¿Qué podemos esperar de la Comisión Europea?

  7. Alfi

    Muchas gracias por los consejos, Ana Maria. Los tendré en cuenta.

    Va un saludo,
    Alfi

  8. ANA MARIA

    Alfi hace 15 años se sabia poco de esto.O si se sabia se hacia como que no se sabia.
    Hasta que no te toca cerca; la gente no le da importancia.
    Muchos medicos llevan el movil en el bolsillo de la bata, al lado del corazon, si les hablas de la contaminacion y los riesgos para su salud; se rien de ti.
    Imagino que hasta que no tengan un problema de salud no haran caso e inclusive con su mente, diran que es debido a otra cosa.

    Haz la paz con ese medico y busca medicos actuales que se ocupen de ti.
    Busca la Fundacion Alborada, ellos podran orientarte.
    Imagino que habra mas personas como el propietario de este blog, que conocera a mas gente que yo.
    No te pares busca soluciones.
    Saludos para ti.
    Ana Maria.

  9. Alfi

    Se agradece la información del blog y la de las asociaciones que trabajan por un medio sano. Voy a contar una cosa de mi experiencia como paciente de los disruptores endocrinos:

    El médico -que no todos son iguales- , a la hora de buscar la causa de mi desorden, se fue a la Conchinchina por lo menos. Se hace la picha un lío. Intentaba -intenta- hacerme creer que aquello era genético (aunque en los papeles pone que la causa es idiopática, desconocida) y que esto había provocado que varios órganos no funcionaran bien, como el hipotálamo, la hipófisis o la tiroidea. Nunca se refirió ni por asomo al papel que juega el medio donde vivimos, y quedó claro que lo que pasara fuera de la habitación sombría aquella no le importaba. Su remedio fue poner un ‘parche’ y el enfoque que le dio al tema fue unidimensional: los resultados están bien y si te veo no me acuerdo. Claro, y por otro parte, tú llegas allí con 16 años –ahora tengo 30 para redondear- hecho un mar de lágrimas, intentando salir lo antes posible de allí para ir a jugar al fútbol, y si te dicen que te tires a un pozo pues te tiras. Y yo me tiré: me creí su discurso y fui un paciente que cumplía todo lo que decía a rajatabla.

    Al tiempo resultó que en el pozo no había agua. Que había confiado un endocrino y no sé cuántas cosas más pero que aquello no me cuadraba. Se me viene a la cabeza el nombre de un libro que no he tenido la oportunidad de leer y que se titula ‘El emperador estaba desnudo’ porque es así como vi al médico cuando me di cuenta de que su discurso flaqueaba. Entonces, hilando puntos, me acordé que cerca de donde vivo, a 2 kilómetros, hay un centro aeronaútico con cuatro aviones donde hace unos años se dedicaban a fumigarnos. Claro, también recordé el tipo de agricultura que se hacía –se hace- en la zona, hostil con el medio y, poco a poco, contrastando información, llegué a la conclusión de que el médico que me estaba timando, que no me decía toda la verdad. Que el medioambiente juega, en todo esto, un papel fundamental.

    Termino. Dos cosas quiero destacar: si yo fuera como el médico me cerraría en banda con mi discurso y erre que erre y no querría escuchar nada más: no es así y, por fortuna, nada más lejos de la realidad, no me creo poseedor de la verdad absoluta. Y segundo, y lo que no es menos importe, y como escuché por ahí hace días: a veces explicar hechos complejos es a menudo sencillo.

    • Nora

      Alfi lo que te ocurre es una sensibilidad multiple. FIjate cada cientifico estudia cada sustancia por separado y a cada una le da un valor de tolerancia, lo que ninguno hace es evaluar la totalidad de las sustancias actuando en conjuinto, y agregandole a esto el efecto de radiaciones electromagneticas y hasta de algun isotopo radiactivo de uso medico o simplemente perdido de alguna explosion o accidente nuclear. Todo esto actuando en conjunto es un efecto multifactorial que a nadie le interesa. Cuando nuestro profesor el Prof Eguiazu comenzo a enseñarnos esto a traves de su materia Tecnogenia Ambiental mas de uno de sus colegas entro en cortocircuito.

      Sin embargo el llevo la idea hasta a plantear que faltaba una ciencia la tecnopatogenologia para poder estudiar en serio el fenomeno y poder prevenirlo. Los opositores mas acerrimos a su teoria fueron los propios cientificos del Consejo de Investigaciones Nacional. Le decian a todo que no sin dar argumentos reales. El fondo de la cosa es que a nadie le gusta que le cuestionen su dogma de fe en la ciencia y en la innocuidad del objeto tecnologico que se hace con el descubrimiento cientifico. El nos enseñaba que toda Tecnica proviene de un conocimiento cientifico previo, y la llamaba “teoria en movimiento” o sea que el paper era inofensivo aunque publicara barbaridades ( aqui es positivo lo de Popper con su falsacion) pero en cuanto lo conviertes en tecnica y lo usas alli es donde se manifiesta toda la colateralidad oculta.

      Esto tan simple y de sentido comun que te lleva a decir : Pues por que no hacemos el paper de entrada como debe ser, sin colateralidades nocivas tardias. Esto que parece tan simple es lo mas dificil para una comunidad cientifica que produce o fabrica conocimiento en una sola direccion y no se pone a pensar en lo que deja atras.Esto llevo al Prof Eguiazu a crear la tecnopatogenologia como ciencia especifica. Duro poco y fue barrido de la comunidad cientifica.

      • Amanda

        Escucha creo que es verdad Nora lo que tu dices pero el profesor que tu mencionas si fue investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas CONICET debe haber enviado sus publicaciones al mismo ya que les exigen rigurosamente informar de toda su actividad. Como pueden conseguirse esas publicaciones.Me fije en Google Academico y hay bastantes publicaciones del Prof Eguiazu pero se que tiene muchas mas que incluso fueron firmadas por otra persona que era su discipulo o asistente como podriamos conseguirlas? Quedan alumnos que dicten la materia creada por el?

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.