¿Obligatoriedad de vacunar a los médicos?

Este blog se está volviendo muy aburrido. Ya “casi” sólo escribo sobre vacunas. Que si las hay inútiles. Que si peligrosas. Que si marketing del miedo para venderlas más y mejor. Ahora, que van a por los y las currelas y a por los adultos por el hecho de serlo (ser adulto; factor de riesgo) y que los médicos y profesionales sanitarios no quieren vacunarse y así no hay quien venda el producto.

Es que esto de las vacunas es un no parar. Hace unos días se celebró un Congreso Nacional de Derecho Sanitario en el que destacaba la apuesta por la vacunación en el ámbito laboral, una de las líneas de actuación para incrementar la venta de vacunas por parte de los laboratorios interesados (en el programa figuraban Farmaindustria y laboratorios productores de vacunas como Novartis o Sanofi Pasteur Merck). Como nos vacunan poco -hay comunidades autónomas en España en las que a los niños en menos de dos años les han puesto casi treinta dosis de vacunas- ahora también a por los currelas.

Claro que el médico también se desenvuelve en un ámbito laboral y mira tú por dónde no les da la gana vacunarse. Sólo el 30% del personal sanitario se vacuna contra la gripe, por ejemplo. Será que están informados sobre su inutilidad, evidencia científica dixit. La verdad, no ayuda nada que la semana pasada la Agencia Española de Medicamentos retirase el 20% de las dosis compradas de vacuna contra la gripe, las de Novartis por más señas (¿se entiende el interés de esa compañía en estar presente en foros jurídicos donde se recomiende vacunar más en el ámbito laboral?). Jooo!, es que da muy mala imagen que los médicos no se vacunen, ¿cómo van a creerles sus pacientes cuando recomienden vacunas?

A todo esto, el laboratorio número 1 en el ranking mundial, Pfizer, organiza el día 7 de noviembre un seminario para periodistas que lleva por títtulo: Inmunización en adultos ¿un reto por alcanzar? La primera ponencia versará sobre los aspectos legales de la vacunación y en ella el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, César Tolosa, intervendrá bajo el título ¿Puede la Justicia obligar a una persona a vacunarse?

Con eso de que están por vacunar a todo bicho viviente en su ámbito de trabajo esperad que no os cojan el brazo y toma pinchazo que te crió, así matan tres pájaros de un tiro: adulto, en su ámbito de trabajo y periodista, para que lo cuente. Una pena no poder asistir, ese día tengo una conferencia en el País Vasco.

Hay que recordar eso sí, que en España NO ES OBLIGATORIA ningún vacuna salvo caso de epidemia. A lo mejor por eso Farmaindustria y la Asociación Española de Derecho Sanitario, convocante del primer congreso citado, reúnen a profesionales jurídicos de responsabilidad en un foro así y Pfizer hacen lo mismo en el suyo con la prensa. De momento la única epidemia relacionada con las vacunas es la de la codicia de sus fabricantes que están a la que saltan para ampliar el mercado de sus productos.

Por si os interesa, el día 10 de noviembre el Bufete Almodóvar & Jara estará en BioCultura Madrid con la siguiente ponencia:

SITUACIÓN LEGAL DE LOS AFECTADOS POR LAS VACUNAS
JORNADA DE REFLEXIÓN SOBRE VACUNAS
18 h. Sala S-13
Paco Almodóvar. Abogado. Bufete Almodóvar & Jara
Organiza: Liga por la Libertad de Vacunación (LLV)

47 Comentarios a “¿Obligatoriedad de vacunar a los médicos?”
  1. Eva (Nux)

    Felix Rodrigo Mora

    ésto es hablar sin miedo: alternativas al estado del “bienestar”, de nosotros depende, y aunque pueda dar vértigo también sería emocionante. Esta gente me sube la energía y las ganas de vivir en este mundo.

    Hasta más leer!

  2. Pilar Remiro

    Melani, gracias por acordarte, no me parece mala idea lo de contactar con Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), es cuestión de pensarlo y de ver cómo se puede hacer y qué supone eso. No es fácil por la cantidad y variedad de asociaciones y personas independientes que trabajamos por el reconocimiento (el CIE) de la Sensibilidad Química Múltiple.

    En el link que has dejado de El Pais sale que existe el articulo pero no se pude leer intentare tenerlo a través de internet, no puedo entrar en casa periódicos.

  3. Eva (Nux)

    Una reflexión final por mi parte para este post.

    Me he debatido entre escribir ésto y no hacerlo. Era más fácil dejar las cosas como estaban. Al fin y al cabo todo el mundo tiene cosas mucho más importantes que hacer que comentar o leer un blog… Quizá no haya para tanto, pero en realidad no dejo de dar vueltas a este tema. Cada día miro si se ha respondido mi pregunta y cada vez sé que no se responderá. No quiero parecer ofendida ni victimista, pero de alguna manera tendré que decirlo. Que vaya por delante mi admiración y soporte a Miguel Jara por una labor honesta y valiente.

    Todo el mundo tiene o conoce personas de su alrededor que han sufrido o muerto por “cáncer”. Por esta razón descarto el desconocimiento como excusa para este ensordecedor silencio que encuentro no solo en el blog sino en la sociedad en general.

    A finales de los 80, Bignia Kuoni, en su particular y “osado” camino http://www.masgrau.net/pdf/A_despecho.pdf decía : “Quiero estar con los otros, yo y la muerte que nos concierne a todos, próxima o diferida, inevitable y segura, y no «yo con mi muerte a solas» y todos los demás en la vida.” Parece que las cosas no han cambiado demasiado desde entonces, ni en cuanto al conocimiento y terapéutica de la enfermedad, ni en lo que a actitudes y reflexiones se refiere. La SOLEDAD de quien le diagnostican un cáncer y busca otras vías diferentes a la iatrogenia de amputaciones, intoxicaciones y radiaciones hospitalarias, me parece inhumana. Y entiendo que casi la inmensa mayoría de personas no se planteen otra salida que la que ofrece la medicina convencional, porque cualquier otra opción implica asumir el ostracismo social en el que el enfermo se ve sumido.

    No comprendo bien lo que pasa con este tema, si todos callan por miedo a presiones y amenazas, si se trata de miedo a encarar el propio sufrimiento y el de los demás, si el miedo es a aceptar nuestra calidad de mortales o el miedo es a plantearse si hemos acompañado de forma adecuada a familiares y amigos enfermos, si podríamos haber hecho algo más… en cualquier caso parece que el miedo es el protagonista , pero ¿miedo a qué, exactamente? Estoy confundida, la verdad.

    A modo de ejemplo: http://www.youtube.com/watch?v=RiyV7givGek Teresa Forcades explica que le costó años escribir sobre sus impresiones positivas sobre Venezuela y el gobierno de Chávez. Finalmente ha podido hablar claro cuando, después de reflexionar sobre ello, llegó a la conclusión de que no lo había hecho antes por MIEDO.

    Saludos y hasta otra!

  4. Eva (Nux)

    Tengo una amiga que tiene una amiga que… hoy me ha llamado por teléfono. Le han diagnosticado un cáncer de mama y la han operado (tumeroctomía). Primero le dijeron grado 1 y ahora le dicen grado 2. Dos ganglios “infectados”.

    La cuestión es la siguiente: pretenden aplicar protocolo de 4 meses de quimioterapia, más radioterapia más hormonas… y ella no quiere. La razón principal, por lo que he entendido es que las explicaciones y argumentos que le han dado no la convencen lo más mínimo (no pueden convencerla porqué NO tienen argumentos), y los efectos secundarios son tremendos y mortales. Cuando ha intentado dialogar sobre este tema con sus médicos se ha encontrado con lo siguiente:

    1) Le meten prisas y miedo.

    2) Le advierten que si no se somete a los tratamientos protocolarios no podrá acceder a revisiones y pruebas de seguimiento. ?¿?¿!!!!

    Miguel, como bufete, esto es legal?

    Gracias.

  5. Carlos

    “Estudios a nivel internacional demuestran que hay una fuerte tendencia a considerar el consentimiento informado como una herramienta que protege a los proveedores de salud de problemas legales y reclamos, en vez de un proceso en el que se toman las decisiones en forma conjunta y responsable por parte del paciente y el profesional.3 Dado el aumento en los últimos años de las demandas contra profesionales sanitarios, éstos se protegen con la práctica de la llamada “medicina defensiva”.

    Del link de Wikipedia que publicaste, creo que no hay más que agregar.
    Saludos.

  6. Carlos

    Miguel, el paciente tiene el derecho a ser informado por su médico, que a su vez, tiene el derecho a ser informado por los fabricantes de dichos medicamentos y por los escribas de las prestigiosas revistas internacionales. También el médico tiene el derecho y la obligación de exigirle a las autoridades docentes, académicas y universitarias, toda la información que sea necesaria para la prescripción segura de un fármaco.
    Como tú bien sabes, ninguna de esas condiciones se cumplen, por eso es que existen los bufetes de abogados, las compañias de seguros,y el DSM IV. Las muertes por iatrogenia médica-valga la redundancia, está entre las primeras causas.Leer la Wikipedia no lo reducirá, al contrario, va en aumento.
    Saludos.

  7. Carlos

    Eva, Miguel, las responsabilidades personales, son del médico que indica un tratamiento u otro. Quién está capacitado para discernir acerca del diagnóstico y-en consecuencia-del tratamiento, es el médico y nadie más! Si no es con nuestro médico con quién nos vamos a informar y tomar decisiones “responsables”…dónde sino? En, yotomomispastillas.com?
    Ocurre que fue muy fácil y demagógico-también iatrogénico e ineficiente-el famoso sistema de la Seguridad Social, que hoy-crisis mediante, se ha convertido en poco seguro, poco confiable, y de social, solo le queda el nombre.
    Saludos.

    • Miguel Jara

      Carlos, no es exactamente así, una cosa es la responsabilidad personal, que todos la tenemos, y otra la legal que es cierto el médico sí la tiene y el paciente no. Éste tiene derecho a ser informado de los pros y contras de un medicamento que el primero le recete y por ello existe el consentimiento informado por escrito y firmado por el paciente http://es.wikipedia.org/wiki/Consentimiento_informado

  8. Eva (Nux)

    Estoy de acuerdo con lo de las responsabilidades personales, de hecho hay mucha automedicación de forma inconsciente y compulsiva. Es un hecho.

    También opino que tenemos el deber de informarnos y tomar decisiones responsables sobre nuestra salud.

    Pero mientras se nos manipule de forma ilícita con el MIEDO y con la falta de información, estamos pidiendo un esfuerzo titánico a la mayoría de personas.

  9. Eva (Nux)

    Miguel, no me refería a las muertes por cáncer y/o “SIDA”, sino a las muertes por tratamientos oncológicos y tratamientos del “SIDA”, que es muy diferente. Parto de la premisa de que los tratamientos de quimioterapia producen muerte de forma directa y que así se acepta también de forma oficial.

    Lo que me pareció curioso de la estadística era que quedaba fuera de ella lo que se denomina “muerte por cáncer y/o SIDA”, que la mayoría de las veces es muerte por tratamiento, nos guste o no, y así lo sabemos y aceptamos. Así se avisa en el documento de consentimiento y así sucede tantísimas veces… ¿por qué estas muertes no se consideran iatrogénicas? Supongo que se parte de la falacia de que el enfermo de cáncer o “SIDA” va a morir de todas formas y que lo va a hacer más rápido sin tratamiento que con él. Muerte institucionalizada, a eso me refería con lo de trampa mortal.

    En mi forma de verlo, y así, grosso modo, sumo a la cifra oficial de 225.000 personas al año (en EEUU), por lo menos, la mitad de “muertos de cáncer” y el 80% de “muertos de SIDA”. Es un cálculo totalmente subjetivo que me sirve personalmente para tener una idea aproximada de las muertes por iatrogenia en este u otro pais occidental.

    En el tema de las enfermedades coronarias soy totalmente ignorante y no me atrevo a comentar nada.

    PD: nótense las comillas de “SIDA”.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.