Lo que orinan nuestros hijos

La intervención de Eduard Rodríguez Farré, médico especializado en toxicología y farmacología y miembro del comité científico de la Unión Europea (UE) sobre nuevos riesgos para la salud en la Jornada La Sanidad frente a las Enfermedades Ambientales de hace algunas fechas, me dejó algunas notas interesantes. Farré habló sobre cómo nos afectan los productos químicos tóxicos (de las 100.000 sustancias existentes sólo de 25.000 tenemos datos científicos y limitados) y citó, para expresar la lentitud de las autoridades al respecto de la protección de la salud humana, la cifra de veinte años desde que se detecta que un producto es tóxico hasta que, tras hacer innumerables estudios científicos, se retira del mercado. Por el camino, como es obvio, quedan los muertos y afectados.

También contó que que así como la industria de la contaminación electromagnética ha hecho miles de estudios, la mayor parte financiados por ella y por lo tanto cuyos resultados ayudan a generar confusión, nunca, aseveró, le han dejado a él y a su equipo y compañeros hacer trabajos sobre radiaciones ionizantes, las de la industria nuclear, para entendernos; nunca llegaba a tener competencias el organismo en el que trabajaba en ese momento (se refirió a esto para remarcar la opacidad de esta industria, muy ligada a los gobiernos a través de agencias de seguridad nuclear).

Cito los casos de los componentes de plásticos, los ftalatos y el bisfenol A, ambos alteradores endocrinos, como similares a lo que curre con la contaminación electromagnética, que ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) la clasifica como posiblemente cancerígena 2B “por ahí se empieza, por la sospecha”, dijo. El científico cuestionó la “ecología” de las bombillas de bajo consumo por estar hechas en parte de mercurio, muy tóxico, por no existir un plan de recogida y reciclaje de las mismas en la UE y porque la luz ultravioleta que emiten ofrece “radiación a nivel cáncer”.

El mercurio, explicó se encuentra en el 70% de las placentas humanas a niveles por encima de lo recomendado. El mercurio es neurotóxico y esa contaminación puede no hacer daño a la madre pero sí al bebé y calificó esto de “epidemia silenciosa”; “el médico no va a detectarlo”, argumentó. Quienes quieran acudir a una próxima cita con Farré el sábado 2 de junio a las 16:00 horas interviene en el VI Congreso Internacional de Medicina Ambiental que organizan las fundaciones Alborada y Vivo Sano en Madrid con la ponencia Influencia de contaminantes ambientales sobre las funciones del SNC (Sistema Nervioso Central).

Tras este médico intervino otro colega al que sigo desde hace años, Nicolás Olea, que complementó las palabras del primero. Habló de los cosméticos convencionales como fuente de exposición químicos tóxicos como los citados ftalatos que se encuentran en la sangre del 50% de los habitantes de Estados Unidos. Otros alteradores endocrinos como los retardantes de llama que llevan desde sofás a ordenadores, se hayan en el 100% de las mujeres españolas, comentó.

Sobre la lentitud en actuar de las autoridades citó que se conoce desde 1938 que el Bisfenol A es estrogénico pero hasta 2011 no se ha retirado del plástico con el que se fabrican los biberones. Continúan haciéndose con él latas de conservas, empastes dentales, papel reciclado (¿pero eso no era “ecológico”?) o pizzas, esas que tiene un apetitoso aspecto a recién horneadas (esto no lo sabía, otra guarrería que dejo de llevarme al gaznate).

El Bisfenol A se encuentra en el 91% de las mujeres en su tercer mes de gestación y en el 96,7% de las orinas de los niños menores de cuatro años, datos de los estudios de Olea. Existe tanto bisfenol y ftalatos en los plásticos de material sanitario que un niño ingresa en un hospital con 3,7 nanogramos de ello en orina y sale con casi 1.000.

Esto es posible porque los plásticos más modernos se estrenan en los hospitales: incubadoras de policarbonato, bolsas de plasma, tubos de drenaje, jeringas, todo ello lleva productos para ablandar y hacer más maleable el plástico que son tóxicos. A todo esto yo estaba en el salón de actos del Hospital Ramón y Cajal de Madrid; muy agradable el asunto. Luego me tocó comer en el comedor del hospital pero eso ya lo comento otro día, mejor. Los hospitales tienen un largo camino por delante para ser no ya ecológicos sino que al menos no nos empeoren.

Enlace recomendado Bufete Almodóvar & Jara

17 Comentarios a “Lo que orinan nuestros hijos”
  1. María

    Anonymus, me pasa lo mismo que a ti. Cada vez que leo estos artículos, que cada vez son más frecuentes y con más evidencias sobre la intoxicación, sometimiento, manipulación, explotación y lavado cerebral a los que estamos expuestos, sin posibilidades de salvarnos ni de salvar a nuestros hijos, me pregunto cuál es el sentido de nuestras vidas. Si esto sucede desde hace años, y cada vez los mecanismos para dañar al ser humano son más refinados y masivos, y en el horizonte no se ve ni un atisbo de mejora, (a menos que un salvador venga a sacarnos de todo esto), pareciera que venimos al mundo a ser carne de cañón, para ser víctimas de un sistema que te masifica desde antes que puedas tomar conciencia, te explota para enriquecer a los que están arriba, te enferma desde todos los ángulos posibles, cuando ya no les resultas útil y te han sacado todo el jugo, y al final te mata, para que no molestes más. Y cuando te das cuenta de todo esto, ya trajiste hijos al mundo, para repetir el ciclo, ya permitiste que los envenenen con vacunas apenas nacidos, y seguirás permitiendo que los adoctrinen y masifiquen en las esuelas y … ¿hasta cuándo?, o ¿con qué sentido?. Yo, por lo menos, no lo encuentro.

  2. Raquel

    Miguel Jara ¿no es a esto a lo que llaman puertas giratorias? ¿La política es el salto a puestos en empresas privadas?

    • Miguel Jara

      Un claro ejemplo Raquel.

  3. Miguel Jara

    La directora general de Farmacia ficha por Coca-Cola. ¡La chispa de la vida! http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2012/06/30/directora-general-farmacia-firma-catalogo-ficha-coca-cola/0003_201206H30P6995.htm

  4. Jordi

    En la televisión catalana TV3 emitieron ayer este documental sobre la química que hay en nuestra alimentación… y en la de nuestros hijos.

    “QUÈ MENGEM?”
    http://www.tv3.cat/videos/4106739/Que-mengem

    Este que sigue es corto (5min) y está relacionado con la alimentación en las escuelas. Este está subtitulado:
    “EL PLAT O LA VIDA”

    Al menos este último deberia ser visualizado por todos los padres y AMPAS para reflexionar sobre lo que damos de comer a nuestros hijos. Es necesaria una transición progresiva hacia la alimentación ecologica.

  5. Dr. Javier Herraez

    He escrito un post sobre manipulación hormonal y poder personal, muy relacionado con estos temas, para el que le pueda interesar.

    http://mundodespierta.com/2012/05/18/manipulcion-hormonal-y-cerebral-2/

    http://www.mundodespierta.com

  6. Anonymous

    Hola Miguel.

    Hace algún tiempo que no entro a tu página, no porque no me interesen los temas que tratas, sino porque me crea un gran sentimiento de ira y de impotencia leer artículos como este. Tú, como periodista, expones cómo nos enferma la “industria” pero de poco nos sirve si no podemos hacer nada contra ellos. “Ellos”, son tipos con sueldos de 4 (o 5) cifras que se sientan en sillones de piel y tienen un ejército de “científicos” a sueldo para marear la perdiz y adoctrinar a la masa… muchos de nosotros sin embargo, no llegamos ya ni a mileuristas, y muchas veces no nos queda más remedio que comer los “alimentos” que fabrican para nosotros.

    Cada día que pasa hay más gente con los sistemas inmune, endocrino y nervioso tocados por estos tóxicos. Muchos de ellos son tratados con antidepresivos y ansiolíticos y, en el peor de los casos, desviados a psiquiatría (la nueva arma del siglo XXI) porque se les cree neuróticos sin nada mejor que hacer que ir a verle la jeta al sanitario de turno.

    Al final, nuestras palabras no son más que el aleteo de un mosquito para estos tipos sin escrúpulos. No pienses que se va a poder cambiar esto. Lo mejor que podemos hacer es vivir lo mejor que podamos dentro de nuestro círculo y evitar en la medida de lo posible las agresiones gratuitas que sufrimos día sí día también.

    Saludos.

  7. Josep

    Miguel Jara siga investigando que es con argumentos como se puede apoyar a las madres que hablan de un parto seguro-ecológico, a las personas que tienen dolencias que les dicen que se las inventan mientras están siendo intoxicadas o las afectados de SQM que tienen que saber todo lo que les perjudica su salud y que posiblemente haya colaborado en que hayan desarrollado la sensibilidad. Siga investigando por el bien de los que no sabemos dónde encontrar esta información.

  8. Ezequiel Cabado

    Hola Miguel, te felicito sinceramente por el artículo que has escrito en tu blog y que entiendo que por el tiempo que estuvieron hablando nuestros doce ponentes (todos como sabes de primera línea) solamente puedes resumirlo en una página y que por cierto lo más difícil es hacer un buen resumen de algo que duró ocho horas.

    Solamente y para que todos los que leen y participan en tu interesante blog, sepan que la jornada la Co-organizó la “Fundación para la Salud Geoambiental” junto con el “Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria” colaborando la “Plataforma Nacional de FM, FC y SQM” y que el salón utilizado para el evento fue -como bien indicas- el salón principal del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

    De nuevo te felicito por el artículo que escribes en tu blog.
    Un abrazo y seguimos colaborando.

  9. Asociació Agrea-l-uchadoras

    Hola.
    Nos encontramos tremendamente angustiadas, precisamente en relación a tu noticia Miguel “Lo que orinan nuestros hijos”.
    Pero hemos recibido la siguiente noticia tambien sobre los niños:

    “Detectan restos de farmacos veterinarios en leche para bebes“.

    Antibióticos como la tilmicosina o antiparasitarios como el levamisol son medicamentos que se suministran al ganado para evitar enfermedades, pero sus restos pueden aparecer después en los alimentos.

    http://www.infanciahoy.com/despachos.asp?cod_des=10195&ID_Seccion=168

    Así lo han comprobado un grupo de cientificos de la Universidad de Almería ….

    No indican ¿qué leches son?

    Por favor, si conocen algunas referencias al respecto expóngalo.

    Gracias.

  10. Montserrat Brisach Pérez

    En relación con la contaminación electromagnética, voy a llevar a cabo un proyecto en mi instituto de secundaria para tomar conciencia sobre toda la contaminación que rodea a nuestros hijos, sobre todo los adolescentes, con el uso abusivo del móvil, wifi, aparatos eléctricos en la habitación donde duermen.

    Así pues, como profesora de FOL y responsable de la Prevención de Riesgos laborales de mi centro, voy a explicar a todos los alumnos de 4º ESO, de 2º de Bachiller y de Ciclos formativos, mediante aparatos de medición (adquiridos a través del AMPA), los índices a los que estamos expuestos y las medidas de prevención.

    Saludos y espero que iniciativas como la mía cada vez sean más difundidas por los centros educativos. Saludos.

    • Miguel Jara

      Monserrat espero que me cuentes tu loable iniciativa. Suerte.

  11. Marta

    Creo recordar en otra conferencia del Dr Nicolás Olea que el tóxico no se encuentra en principio en las pizzas si no en el cartón reciclado con que se hacen las cajas de pizza y favorecido por el calor y la grasilla es transferido a esta. Está claro que ante este mundo contaminado debemos informarnos y protegernos, no esperar que las administraciones lo hagan por nosotros porque está demostrando que son altamente ineficaces y lentas en los procesos. Gracias por la parte de información y divulgación que desarrolla este blog.

  12. Susana

    Hay un tema muy importante que acaba de salir a la luz relativo a la contaminación ambiental y que va a suponer una gran revolución en la psiquiatria: se ha sabido que en el próximo DSM-V que va a salir en breve, el oir voces ya no va a considerarse como una enfermedad mental o esquizofrenia, ya que los expertos apuntan a que este sintoma es algo que le está pasando a muchas personas normales y probablemente tiene que ver con la agresiva contaminación ambiental y electromagnetica:

    Revolution in science: hearing voices is not an illness.

    People who are hearing voices aren’t forcibly insane. The new edition of the DSM, DSM V, is clear about that: auditory hallucinations are perfectly normal phenomena in humans. The dean of clinical psychology in Italy, professor at the university of Padova and author of numerous texts on this subject, Alessandro Salvini, comments in the magazine ‘Affari’: “Psychiatry has always stigmatized these phonomena, declaring them symptoms of psychosis. But from now on, thanks to the new DSM, this will no longer be true: auditory hallucinations, the so called ‘voices’, exist in a section of the normal population ranging from 8 to 15%.”

    A ver si cuanto antes los 2.500 psiquiatras españoles se informan al respecto (para que no se produzcan nuevos casos de diagnostico erroneo).

  13. Clara Valverde

    Excelente escrito!

  14. Teresa

    Miguel, solo quiero darte las gracias a ti y a otros por el trabajo de denuncia y divulgación que estáis haciendo, quiero que sepas que gracias a estas denuncias que haces mucha gente hemos podido darnos cuenta de la dolencia que teníamos, yo soy químico/electrosensible, pero durante años o se negó la enfermedad o se achacó a causas mentales o se atribuyó a otras causas es decir se equivocó en el diagnóstico y fue gracias a ti, leyendo por casualidad esta web, como pude enterarme de lo que tenía que informar a mis médicos, me enteré también que no era única y que había asociaciones, se de casos de otra gente que se enteraron como yo, ahora sabemos lo que tenemos y como reducir su impacto, por favor sigue con tu imprescindible trabajo y gracias.

    • Miguel Jara

      Puedo asegurarte Teresa que hay pocas satisfacciones tan grandes como esta para un periodista. Suerte y que nos lo cuentes.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.