Los contadores de la discordia y trucos para protegerse de ellos

En semanas pasadas he escrito sobre los nuevos contadores de electricidad “inteligentes” que nos quieren colocar en cada casa. Es muy cómodo para las empresas que controlarán nuestro gasto a distancia pero significa una nueva fuente de contaminación electromagnética, como si no tuviéramos ya suficiente con antenas de telefonía, móviles, WiFi y demás tecnología inalámbrica; un avance en cuanto a comunicaciones y un retroceso en cuanto a salud. En París, los ciudadanos y ciudadanas han salido a la calle para decirle no a la empresa de electricidad que pretende cambiar todos los contadores antiguos del país por los nuevos. No solo está en asunto de la salud ambiental. Miles de personas entienden que serán despedidas porque estos aparatos las hacen innecesarias. Los parisinos/as ponen el cartel de NO TOCAR MI CONTADOR pegado al propio contador.

En España tenemos de margen hasta 2018 para mantener el nuestro, pero hay que comunicarlo, de lo contrario lo ponen y listo, a pagar su contador, que esto encima lo pagamos nosotros; te irradian de por vida, las personas más sensibles enfermarán y por una parte desembolsaremos la pasta por los aparatitos y por otra los sistemas sanitarios habrán de hacer otro esfuerzo para atender a las personas afectadas. Para las empresas será un ahorro de dinero y un mayor control de nuestra esfera privada.

En España la sustitución de nuestros contadores ha comenzado peor en otros países la cosa está más avanzada. He leído la historia de Aïcha. Trabaja en la Academia de Danza Oriental de Québec (Canadá) y sufre Hipersensibilidad a los Campos Electromagnéticos (EHS). Un experto en higiene electromagnética le aconsejó que envolviera el contador que le habían puesto en su casa con el papel de aluminio que en ocasiones se usa para envolver alimentos. Aicha cuenta que en sólo dos días sus manos volvían a tener una apariencia casi normal. Lo que hace ese tipo de papel es aislar el contador, aunque no es un ejemplo del todo correcto hace como de jaula de Faraday. Los contadores inteligentes envían la señal de varias maneras, una de ellas utilizando sistemas WiFi. Así que con este sencillo y barato “blindaje” los enfermos pueden protegerse.

El Bufete Almodóvar & Jara esta siguiendo de cerca el asunto de los nuevos contadores. Si necesitas obtener información jurídica escribe a traficantesdesalud@gmail.com


¿Cuánto crees que vale este post?

42 Comentarios a “Los contadores de la discordia y trucos para protegerse de ellos”
  1. Marisa dm

    Hola Miguel Jara:

    En mi comunidad de vecinos estamos intentando no nos instalen los malditos contadores de la luz. Eso es un tema. ¿Es cierto de la tecnología es PLC sin radiación ambiental? ¿Existe algún escrito donde figure?
    Otro tema es el ZUMBIDO atroz de los nuevos CONTADORES DEL AGUA que nos han instalado. Es continuo y me impide dormir por las noches.
    ¿Quien nos puede medir el impacto de tal zumbido en casa?

    Muchas gracias.

  2. PERE

    Creo que cabe la posibilidad de comprar nuestro propio contador de los de toda la vida y ser este EN PROPIEDAD y por lo tanto no pagar alquiler, aunque se debe de pasar una especie de control o ITV en la correspondiente Consejería de Industria de cada comunidad y pagar una tasa con el fin de verificar su correcto funcionamiento
    Mi pregunta es:
    En este caso la compañía no podría tocar ni cambiar nuestro contador ni tampoco podría obligarnos a que comprásemos uno digital de los nuevos.
    Espero una respuesta razonable.

  3. David

    Quisiera comentarles mi caso. Resulta que tenemos una casa en el pueblo con un contador de los de toda la vida en el interior de la misma y propiedad de la compañía desde hace muchísimos años. Pues bien, nuestros amigos de “Ibertrola” están en plena campaña de cambio de contadores por los nuevos digitales y ya nos están amenazando con cortarnos la luz si no accedemos al cambio. Hasta el momento nos habíamos negado. Mi padre, pensionista, esta recién operado del corazón. Si queremos sacar el contador fuera de la vivienda para “alejar unos metros” las emisiones de radiación, tendríamos que pagar nosotros la obra, y la verdad es que no me parece lógico tener que costear algo que va causarnos perjuicios (emisiones de radiación en casa, privacidad, falta de garantías sobre el correcto y seguro funcionamiento del aparato), y en cambio grandes beneficios para la compañía (telemedida, gestion a distancia, ahorro de personal, control y recabado de datos a través de nuestra línea eléctrica que hasta hoy eran privados y que ellos van a usar para su beneficio y no para el nuestro como nos quieren hacer creer … ¡¡¡¡¡ es ilógico !!!!…

    En mi familia hemos tenido bastantes casos de cáncer (circunstancias de la vida) y me duele mucho que éstas compañías actúen con total impunidad instalando unos aparatos, me atrevería a decir que “experimentales” sin que pueda uno negarse, a pesar de todo lo que se sabe y de las acciones que se están tomando en otros países al respecto.

    ¿Podemos hacer algo o es inútil? Espero sus respuestas. Muchas gracias a todos y un saludo.

    • Yo

      http://www.migueljara.com/?s=contadores
      Ponte en contacto con Miguel Jara

    • Miguel

      No se preocupe por radiaciones. Los contadores que se instalan en España no transmiten los datos inalámbricamente, sino por modulación sobre el nivel de red eléctrica. La tecnología se llama PLC (Power Line Communication) y no emite radiación ambiental alguna. Eso sí, eleva un poco el ruido de tensión en la instalación eléctrica.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.