470.000 euros al niño que sufrió una grave minusvalía tras ser vacunado del sarampión

Por

3 de febrero de 2012Vacunas32 Comentarios

He comentado en repetidas ocasiones que uno de los “peligros” que enfrentan las campañas de vacunación que se realizan de manera sistemática es la desinformación que las rodean. Hace unos días publicaba sobre la nueva campaña de marketing del miedo que parece haberse iniciado con motivo del aumento de casos de sarampión en Europa. Falta información a los padres y madres sobre los efectos adversos de las vacunas y ese es uno de los caldos de cultivo de lo que ha dado en llamarse movimiento “antivacunas”. Mientras se “celebraba” el comienzo de esa campaña Diario Médico publicaba sobre una sentencia que condena a la Administración a indemnizar a un menor que padece encefalopatía tras recibir la vacuna del sarampión. Al contrario que la de la expansión del sarampión esta noticia apenas fue recogida por los medios de comunicación. Sí lo hizo el Diario de Burgos:

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León tendrá que indemnizar con 470.000 euros a la familia de un niño que sufrió una grave minusvalía tras ser vacunado en el ambulatorio Martín Cobos de Burgos capital, en marzo de 1994. El afectado tiene ahora 19 años, porque la reclamación ha tardado casi 15 en resolverse, y sufre tetraparesia -disfunción motora- con cierta movilidad en el brazo izquierdo y se desplaza en silla de ruedas autopropulsada. Tiene reconocido un grado de minusvalía del 92%.

La sentencia ha sido dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo de Valladolid del Tribunal Superior de Justicia, que recibió la demanda en 2006 y no señaló su votación y fallo hasta el pasado 30 de diciembre. En la misma, se reconoce 350.000 euros de indemnización a favor del joven y 120.000 más para sus padres, en concepto de perjuicios morales debido a la «sustancial alteración de la vida y convivencia derivada de los cuidados y atención continuada» que ha supuesto la gran invalidez de su hijo. El fallo es firme.

El pequeño nació en diciembre de 1992 tras un embarazo y parto normales y creció sin problemas hasta los 15 meses. El 1 de marzo de 1994 se le inoculó la vacuna triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis) y a los 15 días empezó a presentar síntomas como fiebre y vómitos, que derivaron en una encefalitis y tetraparesia espásica, con graves secuelas.

El TSJ reconoce que se cumplió el calendario de vacunación y que el riesgo de encefalopatía, aunque reconocido era una complicación «muy rara, por excepcional» y a la vez «grave, por la importancia y potencial irreversibilidad de las lesiones». Aunque no está acreditada totalmente la relación entre la vacuna y la dolencia, ya en 2005 el Consejo Consultivo de Castilla y León admitió «la posibilidad de que fuese la vacuna del sarampión la causante» de la enfermedad. Y el TSJ considera que la reconocida relación potencial, unida a la proximidad temporal entre la inoculación y la parición de los primeros síntomas febriles «en un niño hasta ese momento con desarrollo y evolución normal, nos lleva a admitir la alta probabilidad -suficiente a los efectos que aquí nos ocupan-», puesto que la Junta no ha conseguido probar la total inexistencia de relación.

«(…) hubo violación del derecho de los recurrentes a poder optar por rechazar sin más la vacunación de su hijo tras la información que la Administración sanitaria pudo y debió suministrarles».

Pienso que, entre otras ideas, la mejor campaña de vacunación es ofrecer la máxima información independiente sobre las vacunas, mantener una escrupulosa libertad de elección de los padres y madres (no se puede obligar mientras existan riesgos) y que dichas campañas pasen de ser sistemática y masivas a individuales y teniendo en cuenta el estado de salud y el entorno social y medioambiental de los pequeños.

Más info en el libro La salud que viene

Enlace recomendado Bufete Almodóvar & Jara


¿Cuánto crees que vale este post?

32 Comentarios a “470.000 euros al niño que sufrió una grave minusvalía tras ser vacunado del sarampión”
  1. Mónica

    Muchas gracias Miguel por tu rápida contestación y por tu gran ayuda! Txu mi marido y yo somos los únicos que lo pensamos pues su pediatra de cabecera, su neuróloga, todos lo niegan… Y no sabemos que pensar pero me parece muy raro que justo a los 10 dias de ponerle las vacunas comenzase a convulsionar. Creo que hay mucho tabú sobre este tema porque he buscado y buscado y no he encontrado nada excepto esta entrada… y mucho dinero detrás de las farmacéuticas pero tengo claro que voy a luchar por mi hija y por el futuro de los demás niños… Gracias!!

  2. Txu

    Hola Mónica, mucha fuerza para seguir adelante. Hay muchísimas más probabilidades de que la causa sea la vacuna que lo contrario, y los médicos lo saben, así es que ante todo no permitas en ningún caso que te tomen el pelo con lo sucedido a tu hija. Tienes que saber que casi ningún médico va a admitir que esa vacuna ha dañado a tu hija, y que la frase “que no tiene nada que ver con esta vacuna” no deja de ser para ellos una frase hecha que tienen muy interiorizada. Por un lado hay que entenderlo, la medicina oficial no acepta, de momento, que las vacunas puedan causar daños graves, por lo que los médicos que osan pronunciarse denunciando daños serán poco menos que ninguneados, al igual que los padres. Es lo que hay, pero tiempo al tiempo, entre todos haremos que esto cambie. Ya estamos en ello.

  3. Monica

    Soy madre de una niña de 15 meses que a los 10 dias de ponerle la vacuna Prevenar mi hija cuando tenía tan sólo 5 meses derivó a un sindrome de west lo que desde entonces le ha provocado convulsiones diarias y un grave retraso psicomotor… Los médicos me dicen que no tiene nada que ver con esta vacuna pero yo estoy convencida de que si porque me parece mucha coincidencia… Mi hija era una niña sin ningun tipo de retraso, el parto y todo hasta los 5 meses de edad de ella fue perfecto y fue ponerle la vacuna y comenzar nuestro infierno… He buscado mucha información al respecto pero sin éxito no he encontrado nada y tampoco se donde acudir si se podría tramitar denuncia… Si alguien me pudiese ayudar se lo agradecería eternamente, soy de Barcelona, España. Gracias!!

    • Miguel Jara

      Mónica, te contesto en privado.

  4. Elias

    Unas cuantas gráficas más: http://esdesalud.wordpress.com/2008/05/05/vacunas-y-mentiras/ Más datos: “…El Centro Nacional de Información sobre las Vacunas (NVIC), una organización de base, fundada por padres de niños muertos y dañados por las vacunas, ha realizado sus propias investigaciones[vii]. Este Centro informó que “en Nueva York, sólo 1 de cada 40 consultorios médicos (2,5%) confirmó que se notifica una muerte o un daño después de una vacuna”. Dicho de otra forma, 97,5% de las muertes y casos de invalidez relacionados con las vacunas no se notifican en ese lugar. Dejando de lado las implicaciones sobre la ética médica (la ley federal de los Estados Unidos exige que los médicos notifiquen los casos serios de reacciones adversas[viii]), estos datos sugieren que las muertes y los casos de daños graves pueden ser en realidad de 10 a 100 veces más que lo que se notifica.

    En el caso de la tos convulsa, el número de muertes causadas por la vacuna es mucho mayor que el número de muertes causadas por la enfermedad, que de acuerdo a los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC) ha sido alrededor de 10 por año en los últimos años, y solamente 8 en 1993, último año de incidencia pico de la enfermedad (la tos convulsa aparece cada 3 ó 4 años, nadie sabe por qué, pero está claro que la vacunación no es cíclica). Si tenemos en cuenta que la mayor parte de las reacciones adversas no se notifican, puede que la vacuna sea 100 veces más mortal que la enfermedad…”, “…También descubrió que Inglaterra, Gales y Alemania Occidental tuvieron más víctimas por la tos convulsa en 1970, cuando la tasa de vacunación era alta, que en la segunda mitad de 1980, cuando dicha tasa había disminuido.[xvii]..”, “La evidencia sugiere que la vacunación es un método poco confiable para prevenir enfermedades”, De acuerdo a la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, las enfermedades infantiles disminuyeron un 90% entre 1850 y 1940, paralelamente a las mejorías en higiene y sanidad, bastante antes de los programas de vacunación obligatoria. La publicación The Medical Sentinel informó hace poco: “entre 1911 y 1935, en los EE.UU., las cuatro causas principales de muerte infantil por enfermedades infecciosas eran la difteria, la tos convulsa, la escarlatina y el sarampión. Sin embargo, en 1945, la tasa de mortalidad de las cuatro enfermedades juntas había disminuído un 95%, antes de la implementación de los programas sistemáticos de vacunación”[xxxv], “No se ha establecido con claridad qué influencia han ejercido las vacunas (si es que han ejercido alguna influencia) en la disminución de la incidencia de las enfermedades infecciosas en los siglos 19 y 20” . Son párrafos de este artículo: http://esdesalud.wordpress.com/2008/07/09/desmontando-los-mitos-de-la-vacunacion/ las referencias y bibliografía vienen al final. Salud.

  5. Dra. Lua Català

    Mi admiración a los cálculos de Jordi, que bien que haya personas que se dedican a esta tarea minuciosa y que no todos tenemos tiempo ni ganas de hacer. Es bien cierto que entre muchos conseguimos funcionar mejor y que cada uno tiene una función.
    Gracias Jordi, lo guardo como oro en paño.

  6. Jordi

    Ricardo, según el Instituto Nacional de Estadística (de España):

    Mortalidad sarampión: http://www.ine.es/inebaseweb/pdfDispacher.do?td=126327&ext=.pdf

    Morbilidad sarampión:
    http://www.ine.es/inebaseweb/pdfDispacher.do?td=189031&ext=.pdf

    Año 1972 = 110 muertes…. Morbilidad = 181625 casos
    Año 1973 = 66 muertes……Morbilidad = 131301 casos
    Año 1974 = 57 muertes……Morbilidad = 147793 casos
    Año 1975 = 43 muertes……Morbilidad = 129638 casos
    Año 1976 = 41 muertes……Morbilidad = 133060 casos
    Año 1977 = 49 muertes……Morbilidad = 129337 casos
    Año 1978 = 45 muertes……Morbilidad = 129787 casos
    Año 1979 = 28 muertes……Morbilidad = 93606 casos

    Si calculamos los porcentajes de muerte respecto al total de casos por sarampión para cada año analizado, tenemos si mis cálculos son correctos:

    Año 1972….0,061 %
    Año 1973….0,050 %
    Año 1974….0,039 %
    Año 1975….0,033 %
    Año 1976….0,031 %
    Año 1977….0,039 %
    Año 1978….0,035 %
    Año 1979….0,030 %

    Según estos datos, que reflejan el pasado en España cuando la vacunación contra el sarampión todavía no se había iniciado, la mortalidad es bastante menor que el 1% que tu dices Ricardo. Todas muertes son realmente una desgracia… los efectos secundarios y muertes que pueden provocar las vacunas también.

    Y respecto a lo que dice la OMS: Yo pienso que las muertes por sarampión en el mundo podrían reducirse casi absolutamente como pasó en nuestro país si en lugar de empeñarse gastando dinero vacunando, lo gastaran mejorando las condiciones de vida. Como dice también la OMS (aparte de recomendar la vacunación del sarampión entre otras vacunas): “Más de un tercio de muertes infantiles están asociadas a la malnutrición”, y la verdad es que en el mundo sobran holgadamente recursos para dar mínimas condiciones de vida a toda la población mundial. Yo encuentro incoherente el empeño en vacunar cuando todavía la gente se muere de hambre y más vacunar del sarampión que representa “solamente” el 1% de la mortalidad infantil mundial cuando esta mortalidad se reduce radicalmente al mejorar las condiciones de vida.

    http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs178/es/index.html

    Sobre lo que dices de Argentina, el éxito sobre la reducción de la morbilidad sarampión en Argentina es relativo, prematuro, demasiado simple… yo consideraría antes valorar para determinar el éxito o no de la vacuna, el número de muertes y secuelas que ha evitado y determinar de forma fiable los problemas que la vacuna ha provocado en la población.

    http://3.bp.blogspot.com/_f_SNmaIfrzM/TN7pjGJ0FiI/AAAAAAAAA4k/Wupx9WYrztY/s1600/40+child+vaccine+deaths+MHRA+confirmjpg.jpg

  7. Ricardo

    Me gustaría explicar mejor mi comentario de ayer debido a las aireadas respuestas que ha provocado.

    Soy farmacéutico de oficina de farmacia. Cada vez atiendo a un paciente le miro a los ojos y le aconsejo de la mejor forma puedo. Intentando dar el mejor soporte del que humanamente soy capaz. Estudiando, aprendiendo, viviendo con mis errores e intentando mejorar cada día. Sólo yo soy responsable de mis palabras.

    Miguel, como profesional de la comunicación estoy seguro que me entiende cuando me refiero a la responsabilidad de nuestras palabras. Este es su blog y sólo usted decide qué noticias difundir. Corríjame si me equivoco pero una conclusión de esta noticia es que las vacunas pueden ser peligrosas. Y como consecuencia sus lectores pueden elegir (libremente) la no vacunación.

    Yo también considero que las vacunas pueden ser peligrosas, pero más peligrosas son las enfermedades que evitan. Es por eso por lo que considero peligroso convertir en norma la excepción.

    Extrapolando algunos números, si el sarampión afecta al 20% de cada generación de niños y tiene una tasa de mortalidad del 1% (del 10% en caso de malnutrición), eso significa que cada año morirían unos 1.000 niños en España debido a la no vacunación. Eso sería un auténtico drama humano, mucho más grave que las lamentables muertes ocasionales debido a reacciones adversas de las vacunas.

    En Argentina en 1972 hubo unos 70.000 casos de sarampión. Sin embargo, en 2009 sólo hubo 3 casos (debidos a un turista extranjero). Eso es un gran éxito de la vacunación.

    Txu, estoy intentando responder con argumentos. Respecto a la vacuna del papiloma, yo mismo desaconsejé su uso a mis pacientes. Básicamente porque era de bajo espectro, muy cara y había dudas acerca de su utilidad. Sin embargo, aconsejo absolutamente la vacunación contra el sarampión debido a lo anteriormente dicho.

    Pilar, no deseo atacar a nadie. Lavarse las manos y la potabilización evitan muchas enfermedades, pero no afecta al contagio del sarampión debido a que se transmite por el aire.

    Jordi, estoy totalmente de acuerdo que a título individual las predicciones estadísticas tienen poco valor. Pero es muy triste cuando alguien se muere por una causa evitable. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sarampión es la primera causa de muerte infantil prevenible por vacunación.

    Elias, cuando digo aquello de “cada acto médico se realiza evaluando su riesgo/beneficio” lo digo porque es la receta que me aplico a mi mismo antes de dar algún consejo a algún paciente. Intento formarme previamente antes de dar mi opinión, evaluando qué opción es la mejor para mi paciente. Y crea me cuando le digo que me preocupo de verdad por su bienestar. Respecto a lo del director de D-Salud, las vacunas no previenen enfermedades, únicamente disminuyen enormemente el riesgo de padecerlas. Salvo excepciones, es muy difícil separar la medicina preventiva de la medicina curativa, porque cualquier acto médico está dirigido a prevenir una situación clínica de peor pronóstico.

    Algunas fuentes o enlaces:
    “El rechazo a la campaña de vacunación del sarampión provocó 500 muertes en Niguera (http://tinyurl.com/sarampion-nigeria)”.

    Si bien no es mi fuente de información preferible, en la wikipedia puede encontrar más información acerca del sarampión.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Sarampi%C3%B3n

    • Miguel Jara

      Ricardo gracias por escribir de nuevo, respeto sus argumentos. Entiendo que los lectores y lectoras que han comentado en parte lo hicieron porque su tono les pareció ofensivo. Créame que yo también intento aprender con cada escrito y cada comentario. Si como periodista insisto en los daños de las vacunas es porque existe un vacío informativo sobre ellos y creo que es importante tener toda la información antes de decidir.

      Un saludo cordial.

  8. Elias

    Más información, imprescindible para elegir en libertad, y con argumentos claros y contrastados sobre el tema de las vacunas: http://www.youtube.com/watch?v=A8zWO4OxQ6E . Libertad y salud.

  9. Elias

    Comentarios como los de Ricardo son los que me levantan el ánimo por la mañana, indican que el camino de informar en libertad está dando sus frutos y que tiene, más de uno, miedo a que cada cual decida por si mismo lo que conviene a su salud y a la de los suyos en libertad. Los “argumentos” son tan pobres y tienen un tonillo amenazante-lacrimógeno que dan pena y no merecen ni comentario, falacias y amenazas no los considero argumentos. Pero si le pido a este señor que me indique donde se demuestra que: “Cada acto médico se realiza evaluando su riesgo/beneficio. Y las vacunas presentan ganan por goleada bajo esa perspectiva” y mejor aun que desmienta a el director de D-SALUD, José Antonio Campoy cuando afirma que: “¿Que esas vacunas no previenen nada porque jamás una sola vacuna ha demostrado prevenir una sola enfermedad? No importa. Y retamos públicamente a los colegios médicos, a los laboratorios y al Ministerio de Sanidad a que nos entreguen la documentación científica que prueba que al menos una sí lo logra. Que nos demuestren que hay una sola vacuna que previene alguna enfermedad”. Pues eso, esperando estamos. Salud.

  10. Jordi

    Ricardo, las dudas no son el problema.

    El problema es el sistema que no facilita transparencia y seguridad en el avance científico porque otros intereses que no son la salud de las personas son prioritarios.

    Por ejemplo:
    http://www.nogracias.eu/2012/02/04/conflictos-de-interes-y-editoriales-medicas-primera-parte/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=conflictos-de-interes-y-editoriales-medicas-primera-parte&utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter

    Piensa que el coste/beneficio de las vacunas son consideradas en términos estadísticos, como colectivo, pero a título individual las predicciones estadísticas tienen poco o nulo valor. De todas maneras, cuando se conoce la información manejada para determinar esos costes/beneficios… surgen dudas y miedo.

  11. Belinda

    Lo peor de todo es que cuando las voces de la cordura tomen fuerza y conciencien a mas gente de los riesgos de la vacunacion y de sus no probados beneficios (y eso que por su interes son los primeros interesados en probarlo y aun y asi no pueden hacerlo, por algo será) lo tienen tan facil como recurrir al marketing del miedo e insertar la cepa de virus que les interese en el momento en algun colegio y asi consiguen con un panico social alimentado y engrosado por los medios una revacunacion general (benditos beneficios) y minar socialmente las voces que no les interesan (todo seria culpa de los antivacunacion, claro). El marketing del miedo les hace el negocio redondo!

  12. Pilar Remiro

    Ricardo, da la sensación de que sea médico y se sienta atacado; los médicos, el personal sanitario, los pacientes, todos estamos en el mismo barco, no es cuestión de atacar, es cuestión de no ser agredidos. Usted sabrá que la depuración de las aguas ha coincidido casi siempre con la llegada de las vacunas, donde había enfermedades han empezado a desaparecer, pero es que donde se han tratado las aguas sin hacer una incursión paralela de vacunas también; ya sabe, hay animalitos que ayudan a extender enfermedades cuando las aguas o la higiene no es adecuada. Pero tenga en cuenta también los excipientes de las vacunas y vera a largo plazo sus consecuencias. No se puede poner una venda en los ojos. Me gustaría que lo pudiera leer sin sentirse atacado, compruebe la información hay bibliografía que sería estupendo tener en cuenta.

  13. Txu

    Ricardo, sus palabras parecen poco menos que amenazantes, justo del estilo de los que no saben o no pueden convencer con argumentos. Resulta tremendamente paradójico oir hablar de “jaulas” para los responsables de según qué tipo de campañas, cuando nadie da la cara y se dicen estupideces incluso calumnias al referirse a los afectados por vacunas, sin ir más lejos un ejemplo claro y transparente: chicas afectadas por la vacuna del papiloma, jóvenes que no pueden hacer vida normal, hay decenas en España pero nadie responsable quiere reconocerlo. Nos toman por tontos, pero no lo vamos a consentir.

  14. Mahesh

    Es horripilante que en pleno siglo XXI sigan con las campañas de vacunación de los niños y las niñas en las escuelas, sacando suculentos beneficions económicos (por parte del Gobierno y las farmacéuticas) a costa de la salud de millones de niños y niñas. Que no nos manipulen, nos intoxiquen ni nos engañen más: si realmente quieren que los niños crezcan sanos, que saquen el wifi de las escuelas, alejen las antenas de telefonía, adapten programas y hábitos serios de alimentación sana y ecológica en las escuelas,formen a los padres respecto a como alimentarlos en casa, saquen la publicidad engañosa de la TV,etc,etc,etc…

    Gracias Miguel por todas tus informaciones. Un saludo.

  15. Ricardo

    Los profesionales de la medicina son responsables de sus decisiones. Debido a ello, ahora van a pagar una gran cantidad de dinero para intentar compensar (parcialmente) su error en este caso. Nadie se acuerda ahora de ellos por los millones de vidas que han salvado a lo largo del último siglo.

    Por otra parte, los colectivos antivacunas no dudan en convertir en norma la excepción. Sembrando dudas y miedo sin pensar en que se vuelven responsables de sus palabras.

    Es muy difícil que enjaulen a los responsables de este tipo de campañas, pero si un menor queda minusválido debido al polio o muere por sarampión, que no les quede ninguna duda que tienen gran parte de la responsabilidad moral de esa desgracia.

    Cada acto médico se realiza evaluando su riesgo/beneficio. Y las vacunas presentan ganan por goleada bajo esa perspectiva.

    Le ruego Sr. Jara que tenga en cuenta estas palabras.

    Atentamente,
    Ricardo C.

    • Miguel Jara

      Ricardo, respeto su opinión pero aquí lo que se expone es un hecho concreto y la sentencia dice que no hubo un correcto consentimiento informado. Será la Administración, es decir, todos nosotros quienes paguemos el error, no el médico que no hizo bien su trabajo.

  16. Elias

    Mi respeto y gratitud a José Antonio Campoy director de D-SALUD, en su editorial ha dicho lo que pensamos muchos, cada vez más, seres humanos libres. El sistema está podrido hasta sus raices, tengamos esperanza en que se derrumbará. Lo que debemos hacer nosotros es ayudar a enterrarlo. Gracias tambien a Brussy por la información. Salud a todos.

  17. Mabel

    Acabo de ver un debate que da una explicación a esta forma de vida en la que la persona por si misma vale poco, vale la posición económica, en el debate decían que las estructuras son las que gobiernan y no los gobiernos, me parece que están en lo cierto, porque por lo que veo las multinacionales farmacéutica forman parte de esa estructura y tienen un poder que les permite aniquilar y luego pagar.

  18. Brussy

    DURÍSIMO Y ESCLARECEDOR EDITORIAL SOBRE EL SISTEMA SANITARIO. MEDNEWS

    Que el Director de Discovery DSALUD, José Antonio Campoy, lleva años sin cortarse un pelo a la hora de denunciar la actual corrupción del sistema sanitario es bien sabido por todos quienes le siguen -cerca de 100.000 personas cada mes sólo a través de la web http://www.dsalud.com (datos oficiales deUrchin Software Corporation)- pero ciertamente en el editorial de la revista correspondiente a Febrero que acaba de salir a la calle se ha superado. Así que dado su interés y con permiso de la empresa editora esta vez nos hacemos eco del mismo reproduciéndolo entero en la seguridad de que muchos internautas querrán difundirlo entre sus contactos. Este es el texto que transcribimos tal cual: Los desvaríos del Ministerio de Sanidad

    En el ámbito de la salud es igual quién gobierne en España: al frente del Ministerio de Sanidad siempre se designa a alguien que termina estando al servicio de los grupos de poder, muy especialmente el de las multinacionales farmacéuticas.
    Así que la posibilidad de que la sociedad acceda algún día a médicos y servicios de salud realmente eficaces y curativos en lugar de paliativos y iatrogénicos es nula.

    ¿Que ello lleva a la desesperación a millones de personas, ignorantes de que se les está engañando? No importa.
    ¿Que ello lleva a la muerte sólo en nuestros hospitales públicos a más de 400.000 personas cada año mientras son “tratadas” de esa manera (morbilidad hospitalaria española según el Instituto Nacional de Estadística)? No importa.
    ¿Que los médicos empiezan a ver desesperados cómo cada año la industria se inventa nuevas enfermedades para así poder vender fármacos “específicos” para ellas –una auténtica burla en realidad- y en estos momentos es ya tal la cantidad de patologías existentes –miles- que ni los propios galenos se saben sus nombres y los síntomas que se supone les caracteriza siendo por ello incapaces de identificarlas y, por tanto, de afrontar el problema de sus enfermos? No importa.
    ¿Que la industria ha decidido dada la imposibilidad de curar con sus fármacos una sola de sus inventadas enfermedades hacer negocio alegando que sí puede prevenirlas comercializando para ellas todo tipo de vacunas que dar a las personas sanas? No importa.
    ¿Que esas vacunas no previenen nada porque jamás una sola vacuna ha demostrado prevenir una sola enfermedad? No importa.

    Y retamos públicamente a los colegios médicos, a los laboratorios y al Ministerio de Sanidad a que nos entreguen la documentación científica que prueba que al menos una sí lo logra. Que nos demuestren que hay una sola vacuna que previene alguna enfermedad. La que sea.
    Es más, les retamos a que nos demuestren que el VIH existe y es la causa del SIDA.
    Y que los tratamientos oncológicos oficialmente aprobados y de obligado uso en los centros públicos previenen o curan el cáncer.
    O que una sola de las drogas usadas por los psiquiatras previene o cura alguna de las inventadas enfermedades psiquiátricas.
    O que conocen siquiera un solo fármaco que prevenga o cure alguna de las llamadas enfermedades crónicas y degenerativas; y nos da igual si es un fármaco para el parkinson, el alzheimer, la ataxia cerebelosa, la esclerosis múltiple, la fibromialgia, la fatiga crónica, la psoriasis, el lupus eritematoso, la sensibilidad química múltiple o cualquier otra de las miles de enfermedades hoy catalogadas.
    Es más, que nos demuestren que hay un solo fármaco realmente eficaz que prevenga o cure cualquiera de las “enfermedades” más simples: el resfriado, la gripe común, el acné, una rinitis… No podrán porque no existen tales fármacos. Nada de lo que hemos comentado pueden demostrarlo científicamente.
    En cambio sí está científicamente constatada la enorme peligrosidad de casi todos ellos: incluidas las vacunas con las que irresponsablemente se inocula a los bebés y los niños.
    Luego, ¿qué está pasando? ¿Cómo es posible que los médicos sigan haciendo el juego a la mafia que dirige un sistema sanitario tan podrido como el implantado por quienes controlan el negocio mediante testaferros en la OMS, las agencias internacionales de presunto control de fármacos, los ministerios de Sanidad, los colegios médicos y las facultades de Medicina?
    Y, sobre todo, ¿cómo es posible que se mienta una y otra vez públicamente sin que a nadie le pase nada? ¿Cómo es posible que se haga el juego a empresas que en las últimas décadas han sido llevadas a los tribunales en innumerables ocasiones por graves delitos con resultado de millones de víctimas -entre ellas decenas de miles de muertes- cuyos dirigentes no están en la cárcel porque el podrido sistema político-judicial occidental les permite comprar con dinero su impunidad?
    Que el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad diera a conocer el pasado mes de diciembre un informe diciendo por ejemplo que sólo “unas pocas” de las llamadas terapias naturales “han demostrado su eficacia en situaciones clínicas concretas mediante la aplicación de métodos científicos” es una burla.
    Porque ni uno solo de los fármacos que el ministerio ha aprobado, ha demostrado científicamente prevenir o curar una sola patología.

    Es más, ¿cómo permite el ministerio por ejemplo que haya médicos que digan que los productos homeopáticos no sirven para nada cuando tienen hoy la consideración de fármacos y su venta está restringida a las farmacias? Si no sirven para nada su venta es una estafa y debería procesarse de inmediato a quienes los fabrican, los comercializan y los distribuyen pero sobre todo a los médicos que los recetan, a los farmacéuticos que los venden y a los responsables sanitarios que los han aprobado. ¡Todos a los tribunales! Y si no procede… ¡que se lleve a los tribunales a quienes se burlan de ellos por intentar engañar gravemente a la población!
    La verdad es que vivimos una situación esperpéntica. El Ministerio de Sanidad debería replantearse en serio la eficacia de los tratamientos y productos que financia el estado.
    ¡Ya está bien de despilfarrar miles de millones de euros en productos iatrogénicos que ni previenen ni curan nada! Es hora de que alguien ordene que se revise lo aprobado hasta hoy. Es indignante que se exija un comportamiento ético a todo el mundo… y se obvie a los agentes involucrados en el “negocio de la enfermedad”. Hay que regenerar urgentemente el putrefacto sistema sanitario a nivel mundial pero para eso debemos empezar haciéndolo nosotros en nuestra propia casa. Es cada vez más urgente. José Antonio Campoy Director

  19. Jordi

    Considero interesantes los trabajos realizados por el neurocirujano Russell Blaylock que, aunque no representa al consenso científico, permite ampliar la perspectiva sobre la seguridad de productos tan habituales como las vacunas, fluor, aditivos, etc.

    http://web.mac.com/rblaylock/Russell_Blaylock_M.D./Published_Papers.html

    Podéis visualizar un vídeo subtitulado del mismo Blaylock hablando sobre la supuesta existencia de un proyecto eugenésico… escalofriante.

    Aunque si queréis otra versión de la eugenesia podéis leer esto:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1275794/pdf/biophysj00077-0383.pdf

    Lo importante es conocer las distintas informaciones y que cada cual adopte sus propias opiniones y pueda actuar libremente en consecuencia.

  20. yubil

    En esto como en otras cosas, si uno no es especialista en la materia, se guía por personas de su confianza. Si trabajan en la sanidad, estas personas pueden practicar la medicina “oficial” o la “alternativa”. O una combinación de ambas. A mi me han aplicado varias vacunas a lo largo de mi vida. Unas porque eran las que en mi época daban a los niños (tengo casi 63 años), otras de adulto como la antitetánica, la antirrábica y la antitifoidea, por problemas puntuales. A la gente de mi entorno familiar y de amistades, lo mismo. Parece ser que afortunadamente hasta hoy no nos ha pasado nada. Si tu doctor o doctora de confianza te da sus explicaciones y te dice que si no te vacunas corres determinados riesgos, pues te las pones porque te ofrece credibilidad (es mi caso). Y si te dice lo contrario, pues también le haces caso y pasas de vacunarte (es el caso de otras personas). Tampoco soy de los que piensa que todas las personas que defienden la vacunación, e investigan y trabajan en ese campo de la medicina, son unas corruptas y/o falsas científicas. Ni que las contrarias sean necesariamente buena gente. Claro que hay muchas informaciones y documentaciones en un sentido y en otro, pero al final y aunque me documente al máximo, como no soy especialista, no me queda más remedio que, en última instancia, dejarme llevar por mi intuición y por creer de alguna manera en alguien del oficio en quien confío. Manteniendo dudas, por supuesto.

  21. Maite

    Reconozco que no tengo la suficiente información y que tampoco la he buscado, no sé que tengo que poner en internet para que me salga la información más segura, tampoco me fio de todo lo que encuentro.
    Recuerdo que se había mencionado en este blog el riesgo de que no se pongan con garantías las vacunas, aproximadamente el recuerdo es: que no se tiene en cuenta si el niño acaba de pasar por algún resfriado o algún problema de salud y que eso puede complicar la reacción. Otro recuerdo es el comentario del riesgo del excipiente de las vacunas.
    Que indemnicen es lo menos que pueden hacer, pero no es eso lo que queremos o por lo menos yo, es que la salud no la rompan por el orgullo de seguir haciendo negocio. La salud no tiene precio, por mucho dinero que den no devuelven la salud.

  22. Yubil

    Miguel,

    por favor amplíame un poco lo de “teniendo en cuenta el estado de salud y el entorno social y medioambiental de los pequeños”.

    Gracias y saludos.

    • Miguel Jara

      Yubil, es como dice Txu: La política de vacunación no tiene en cuenta las particularidades de cada persona.

  23. Elias

    “No podrías ni construir un estudio que demuestre que el thimerosal es seguro. Es demasiado maldito tóxico.. Si tú le inyectas thimerosal a un animal, su cerebro se enferma. Si se lo aplicas al tejido vivo, las células se mueren. Si lo pones en una vasija de Petri, el cultivo se muere… sería un sorprendente si uno fuera a inyectárselo a un infante sin causarle daño”— Dr. Boyd Haley- PH.D. Experto en Toxicología, y Autoridad Mundial en Metales Pesados y Mercurio en las Vacunas. Jefe de Depto. de Química de la Universidad de Kentucky.

    ¿Qué se cree esta gente?. Llevan décadas utilizándolo en vacunas infantiles y negando su peligrosidad, ¿por qué será?: http://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.whale.to/v/haley.html&ei=pBwsT5q0HpH98QO639iNDw&sa=X&oi=translate&ct=result&resnum=1&ved=0CC0Q7gEwAA&prev=/search%3Fq%3Dwww.whale.to/v/haley.html%26hl%3Des%26safe%3Doff%26client%3Dfirefox-a%26hs%3D3FO%26rls%3Dorg.mozilla:es-ES:official%26channel%3Ds%26prmd%3Dimvns

    No se comunican ni el 10% de las reacciones adversas a las vacunas y sobre las reacciones que si son comunicadas se desdentienden y niegan de manera sistemática su relación con la vacunación, miremos como ejemplo vergonzante, que no el único ni muchísimo menos, el caso de la vacuna del VPH y su “atención” a las niñas afectadas por parte de las “autoridades sanitarias”. Salud.

  24. Adolfo jr

    Lo mas extraño de todo es que aunque se sospecha que las vacunas causan enfermedades mitocondriales, no se haya hecho aun ningun estudio cientifico para confirmarlo o descartarlo. Esto escama, esto realmente es inexplicable. El ADN mitocondrial es mucho mas susceptible de mutacion que el ADN nuclear.

    Respecto a mi teoria sobre la relacion vacunas/obesidad les remito a un informe cientifico del Departamento de ciencias de alimentacion, fisiologia y toxicologia de la universidad de Navarra:

    “Eficiencia y metabolismo mitocondrial: Un eje etiologico de la obesidad”
    Este es el enlace:
    http://www.unav.es/revistamedicina/51_3/pdf/eficacia.pd

    Este informe cientifico lo puede comprender cualquier persona aunque no sea medico o biologo y relaciona la obesidad con la inhibicion mitocondrial.

    Ademas necesitaria que se pudiera confirmar a través de un estudio independiente la relacion entre daño/mutacion mitocondrial y vacunas. ¿Por qué nadie quiere hacer este estudio?

    Lo que esta claro es que la epidemia de obesidad no puede tener causas geneticas ya que la morbilidad ha aumentado repentinamente en un 1500%. Tampoco la mala alimentacion y el sedentarismo explica que tantos niños de 7 años ya esten gorditos.

    Se utilizan vectores de virus atenuados (vacunas) para experimentos geneticos y ratones knockout. Por muy atenuado que este el virus siempre tienen potencial recombinante con el ADN mitocondrial, por tanto no se trata solo de los adyuvantes toxicos que puedan llevar las vacunas sino del propio virus de la vacuna que cause mutacion e inhibicion mitocondrial.

  25. Txu

    No hay derecho que por no querer reconocer que alguna vacuna haya podido causar una reacción adversa a determinadas personas, se intente despistar y se corra el riesgo de que esas personas confiando en lo que se les dice vuelvan a recibir dosis de vacunas que nunca deberían de haber recibido y por las cuales finalmente padecen daños graves. Esto es muy pero que muy lamentable y escandaloso. La política de vacunación, pública, no tiene en cuenta las particularidades de cada persona en relación con su propia salud, por lo tanto no se puede tener una confianza ciega en las recomendaciones públicas sobre vacunas. Esto es un hecho, una evidencia, y los que pensamos que hemos resultado dañados por este disparate no estamos dispuestos a consentirlo; mientras tanto, instamos a la gente, a los padres, a que se informen bien primero sopesando beneficios y también riesgos y después que tomen su decisión, sin confianza ciega en la administración sanitaria porque eso puede costar muy caro a su salud.

  26. Oikos

    Tenemos un afectado en la familia tras una vacuación; no hay precio que valga para el sufrimiento que están llevando a sus espaldas los padres y el propio afectado. Una lástima que todavía en pleno siglo XXI tengamos que estar vacunando. Terrible el dolor que se siente al pensar que hay tantos y tantos afectados y que muchos mirar a otro lado…

  27. Dra. Lua Català

    Ah! se me ha olvidado comentar que esto de que falta información no es exactamente así. Hay muchísima información en la web de la LLV y por internet, hay libros, videos… Lo que tal vez falta es la información pastada y digerida, pero personalmente creo que los interesados tienen que hacer este proceso de buscar, comparar, preguntar, intervenir en los foros…es todo un aprendizaje, necesario además para conseguir una respuesta que siempre viene de dentro, de la propia soberanía de quien ha de tomar la decisión y eludir así, el tan conocido paternalismo médico y el -lo llamaríamos hijismo?)- de quien espera que un alguien fuera de él y “por encima” tome la decisión y responsabilidad que le corresponden.

    El tema de salir o no a los medios es una decisión muy reflexionada dado que está demostrado que los medios manipulan y tergiversan las intervenciones e informaciones y estimulan las polémicas que tanto beneficio y audiencia les dan. Los conductores de programas, generalmente se posicionan a favor de la versión oficial y el resultado es que acaban promocionando, aunque sea sutilmente, la idea que impera y que interesa fomentar.

  28. Dra. Lua Català

    Miguel:

    La Liga para la Libertad de Vacunación está organizando una conferencia internacional en Barcelona esta primavera, para informar sobre el tema del Sarampión.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.