Parir no rima con extracción

La última vez que estuve en un hospital fue ayer. Mi segundo sobrinito, Daniel, había nacido pasadas las doce de la noche del día anterior, día 1 de 2012. Todo bien, gracias. No estoy más sensible por ello aunque debería; la falta de respeto que rodea al parto en nuestro país es temible y para muestra este video en el que nace otro Daniel.

Imagen de previsualización de YouTube

Podríamos dar argumentos médicos o morales pero es que como comentan en el blog El parto es nuestro: Hay cosas que simplemente no se hacen. Llama la atención la poca profesionalidad de los supuestos profesionales (que avisen que a estos no los quiero para mi próximo sobrinito -ni para nadie-); y la poca profesionalidad de los profesionales periodísticos que, no solo cacarean la misma noticia cada uno de enero sino que, mucho peor, convierten en un espectáculo lo que debería ser objeto de expediente disciplinario; pero sobre todo me llama la atención que la mujer quede prácticamente sola ante uno de estos “profesionales” que realiza algo que parece más una extracción que la escena de la llegada de un nuevo ser vivo al mundo. ¿El padre que graba la escena en video? sin comentarios, pónganlos ustedes mismo (con más respeto que el que él muestra por la mujer, el bebé y la vida misma).

Una sociedad que permite que quienes vienen a formarla nazca de manera hiperintervencionista y deshumanizada es una sociedad enferma y destinada a consumirse.

Más info

Enlace recomendado Bufete Almodóvar & Jara

111 Comentarios a “Parir no rima con extracción”
  1. Simplona

    Tranquilo todo el mundo, no os voy a contar mis partos. Dos. Aunque algo sí.
    Comparto muchos de los comentarios que he leído. No he visto el parto punk, lo he dejado para ahora después.

    Hace 13 años tuve a mi primera hija.
    Llegué a la consulta con contracciones cada minuto veinte segundos, respirando como me habían enseñado en las clases de preparación al parto. Para lo que no estaba preparada era para encontrarme con un médico que me preguntó: -¿qué le ocurre?-. Se me ocurrió contestarle (ENTRE CONTRACCIÓN Y CONTRACCIÓN): -que mi hija está llamando a la puerta-. ¡Que literaria! fue su respuesta.
    Tuve que pedir que llamaran a mi marido -“porque la barriga la llevo yo pero la hija era de los dos”-. Fue lo que repliqué cuando me dijeron que para qué lo quería allí si no iba a servir para nada.
    Me mandó a mi casa porque no estaba de parto. Mi hija nacía 4 horas y cuarto después de aquel rato en la consulta.
    Todavía no me he recuperado del trato. Me llevaron al quirófano porque había sufrido desgarros en el útero. 10 días después (los dolores eran tan insoportables…) me enteré que me habían cosido una hermorroide.

    No confío en los médicos.

  2. Mabel

    He visto el video http://www.youtube.com/watch?v=tqsc-Nmy2ME , es para verlo y tenerlo presente, eso es un parto sin traumas emocionales, sano y participativo, al bebe se le ve desierto con energía, en el agua las contracciones se notan menos dejan sentir mejor el momento.

  3. Ana

    Todos nacemos, dicen con la memoria celular de nuestros ancestros, con la genética familiar y también nacemos condicionados por el desarrollo embrionario y el momento cumbre del parto, todo ello aderezado con la alimentación y el ambiente en el que se ha movido la madre, para entrar en el mundo se ha de pasar por el canal del parto que influye en nuestro futuro bienestar, tanto como lo que tomemos después que también está influido por lo que a su vez toma la madre. Un surtido de influencias para llegar a la vida, en ese surtido entra en acción también la alegría que se lleven los padres y en medio en ese misterio insondable entran en acción como “hombres de Harrison” la brigada de el departamento de partos de nuestra querida sanidad pretendiendo ponerle puertas al campo, interfiriendo en la alegría de vivir.
    Elena si entras al blog antes de que te avise la criatura de que ya está preparada lee con atención los consejos que te han dado y disfruta libremente del momento confiando en ti.

  4. Amparo

    Esto ha sido una maratón, divino!
    En el parto se habría de tener en cuenta, que el cuerpo es el de la mujer y que el que viene al mundo en principio no sabe con qué se va a encontrar, que los dos viven un momento emocional de la intimidad más interna que se puede vivir, se tiene que tener en cuenta la normas culturales y étnicas.
    Estamos hablando de los centros sanitarios, pero añado que también lo ha de tener en cuenta la familia.
    Es que ya se ha dicho tanto, que casi no hace falta añadir nada, está siendo emocionante leer estos comentarios.

  5. Pilar Jiménez

    Hace 30 años di a luz a mi única hija. No soy una madraza y sólo iba a tener una. Yo trabajaba en un centro de la mujer en Londres y estaba super bien informada de los malos integrados en la llamada praxis normal del parto. Los horrores de la España actual estaban ya ocurriendo normalmente en Gran Bretaña. Di a luz en casa. Ha sido la mejor experiencia de mi vida. Me atendió la seguridad social y un médico maravilloso, Dr. Hindley, que me aguantó lo que en un hospital me habrían hecho una cesárea. Estuve con contracciones 24 horas y no dilataba. Hice aguas por la mañana y di a luz a las seis de la tarde a mi deliciosa beba en la penumbra y absoluto silencio que es lo que yo quería. Cualquier música por relajante que fuera me molestaba. En la última fase trabajaba con la contracción haciendo una respiración maravillosa que te concentraba en ella y no en el dolor. Estaba tan cansada que me dormía entre contracciones.

    El médico me preguntó si quería un episiotomía para aligerar el parto. Yo prefería evitarla. Me dijo que sería mínima y así fue, solo tres puntos. Mi niña nació y reposó en mi cuerpo. Nos conocimos con el cordón todavia unido. Luego la lavó la matrona y me la puso al pecho. Tomó su calostro. Luego celebramos con champán y dormimos en el salón durante dos semanas donde dí a luz. Durmió en mi cama. A las dos semanas subimos al dormitorio y le pusimos una cunita encima de la cama a nuestro lado. La amamanté hasta los seis meses y gradualmente lo fuimos dejando hasta los nueve meses. No concibo otra manera de parir. El acoso médico que sufrí del hospital al cambiar de idea no fue leve. Me metieron miedo, mucho, con estadísticas. Pero el apoyo y sabiduría de mis compañeras de trabajo y las mujeres que yo conocía que habían dado a luz en casa me habían dado la fuerza. Claro que pueden pasar cosas, pero es mucho menos probable que pasen en casa. En el hospital pasan muchas. Es fácil denunciar que el parto en casa o de camino al hospital no acumula cesáreas y todo tipo de infecciones. Mientras que en el hospital las prácticas quirúrgicas son aberrantes. Y yo sí estudié la estadística. En esta sociedad el abuso a la infancia empieza en el hospital. Una madre que no esté aterrorizada no va a un hospital. Si está aterrorizada claro que pasan cosas por el terrible miedo y estrés. Pero como deciamos en aquel tiempo. Medicarán todo lo normal. El parto, embarazo, menopausia, la muerte (su proximidad) y las metas de big pharma estarán completas. Medicar a todo el mundo desde que nacen hasta que mueren. La rebeldía informada es lo más saludable que hay. En España cada vez hay más mujeres que eligen su casa. No dejeis que os manipulen con el marketing del miedo, como tú bien aclaras Miguel. Felíz año.

  6. Pilar Remiro

    Sí me he olvidado de algo, habla también de cómo te permitirán que salga la placenta si por su propio ritmo o a puñetazos de la comadrona, según como (esto es pasarme) puedes mirar a la comadrona y contarle el chiste del dentista) en serio es importante que eso también lo comentes. Te adelanto que ellos no le darán importancia se la has de dar tú.
    Otra cosa que suelen hacer es poner nerviosa a la madre si no mama la criatura enseguida, estate tranquila la leche sale y la criatura no se muere, infórmate a través de La liga de la leche u otros centros en el blog de Lady Vaga hay información de centros, por si tarda en subir la leche que le puedes ir dando sin angustiarte y tranquila que mamara igual, acaban de nacer pero no son tontos, saben lo que es mejor para ellos.

  7. Pilar Remiro

    Elena, puedes tomar decisiones, si no tienes un centro que te aseguren un trato digno, tú puedes decidir, intentare no olvidarme de nada, pero lo has de tener claro, ellos juegan a ponerte el miedo en el cuerpo para ser imprescindibles:
    *Tienes derecho a quedarte en tu casa viviendo las contracciones con tranquilidad. (siempre y cuando no hayas roto aguas y/o desprendido el tapón) es lo que se llama un parto seco y se ha de cuidar.
    Si tienes la opción de tener cerca alguien que sepa controlarlo mejor te da más tiempo de estar en tu casa e ir al hospital al último momento. En caso de que estés decidida a ir al hospital.
    *tienes derecho a decidir que no te pongan anestesia, cuando te ponen la vía para “por si acaso” si no dices nada van por la vía directa.
    Lo único que consigue esa anestesia es que no te enteres de lo mejor, el momento en el que sale la criatura, vitalmente es importante, no te lo dejes robar. Suelen conseguir que se use a base de horas de estar monitorizada en estos casos las contracciones no funcionan igual, el cuerpo no está preparado para esta tumbado en ese momento.
    No te asustes de las contracciones por mucho que duelan y duelen, no son eternas, piensa que la criatura en ese momento también está haciendo su trabajo, os ayudáis mutuamente.
    **Aunque tienes derecho esto no te lo concederán y es que no le corten el cordón en cuanto sale, te aseguro que no es ni necesario ni imprescindible, si nada más nacer se pone al bebe reposando sobre la madre y esta le hace unos suaves movimientos desde la cintura hacia arriba hasta el empiece de las cervicales la criatura respira sin la angustia de que se puede ahogar que es lo que sucede cuando cortan el cordón, por eso es el darles los cachetes para forzar la respiración.
    *Si te la dejan tener enseguida que nazca le veras la primera mirada, es impresionante.
    *Tienes derecho a estar con tu criatura en el tiempo de observación, que sepas que te dirán que no. Pero no te lo pierdas tampoco es una gozada.
    Si tienes claro que allí sois tú y tu criatura los protagonistas (bueno y si hay más personas protagonistas también) puedes negociarlo antes con el médico que te atienda en el parto, para que te asegure unos mínimos.

    Que lo disfrutes.

  8. Elena

    Emocionado??? Menudo ejemplar…Yo sí que me emociono viendo estas cosas a 5 dias de salir de cuentas…estas personas no tienen Madre, ni mujer ni hermanas…ni hijas??? Ultimamente viendo ya tan cerca mi carniceria, cada vez que tengo que ir al hospital a algun control, no puedo evitar llorar, desde que entro alli, mientras estoy y hasta un par de horas desde que me fui. Me resulta dolorosisimo pensar en que me voy a ver envuelta y ademas es que no me queda otro remedio!!! No es justo, son unos salvajes subhumanos. No se merecen estar presentes en un momento tan especial, para estropearlo, no dan la talla para nada.
    Y a ver si las madres que pasan por este tipo de experiencias hablan abiertamente y cuentan la verdad de lo que les hicieron porque mal vamos si despues de pasar por este circo resulta que a la pregunta tipica de “que tal te fue?” la señora responde “uy, de maravilla!!”. Vale ya de tanto esconder, nadie nos pide que enseñemos el costuron entre las piernas a cada paso, pero si que no lo neguemos como si no hubiera pasado nada

  9. María

    Los que trabajan en hospitales están tan hartos y frustrados con su vida como cualquier hijo de vecino. Y hacen lo que hacemos todos: ensañarnos con quienes creen que no pueden defenderse de su maltrato.
    Lo hace el taxista, lo hace el juez, lo hace el jefe, lo hace el profe, lo hace la enfermera, lo hace el (mal) padre, lo hacemos todos.
    No hay humanismo.

    Denunciar, plantar cara, denunciar, plantar cara… Es un no parar. Agota, pero a veces hay que decir “vete al psicólogo o tírate de un puente, pero tú a MI no me pisas”.

  10. Alfonso

    Sobre este tema, os recomiendo las bellísimas películas de Frederik Leboyer: Parto sin violencia. Un canto a la profunda belleza y espiritualidad con la que se debe recibir a un nuevo ser en este mundo.
    Un saludo de paz a todas las mujeres y a los que las ayudan en su experiencia como madres.

  11. Franju

    Francisco las opiniones son libres, mi comentario le puede gustar más o menos pero por ser diferente al de la mayoría no lo califique de “sucio” ya que me dice que ensucio ¿?… quizás sólo admite opiniones de un mismo tipo pero estamos hace mucho en democracia y supongo que sabe lo que significa.
    En cuanto, a que quiero decir con mi comentario, simplemente esto: que me parecía la entrada del blog muy exagerada para lo que en mi opinión aparece en el video, simplemente. Quizás si usted fuera el moderador del blog ni me hubiera dejado ponerlo, pero eso ya depende de la mentalidad más abierta o cerrada que uno tenga.
    Por último, en su entrada hace suposiciones sobre mi persona que se alejan de la objetividad de mis palabras, por lo tanto no le voy a contestar en esos aspectos que simplemente lanza al aire dando muestras de una gran imaginación, por lo cual le doy la enhorabuena. Gracias y Salu2!!

  12. Alicia

    Va de felicitaciones, a Miguel Jara por obsequiarnos con la posibilidad de abrir la mente a otras posibilidades que no son las “normales” en un tema tan vivo como es el momento de venir al mundo y el canal por el que se viene, la madre. A la Fundación Camino Claro, a Pilar R por su escritura fresca y sentido del humor, es fantástica, a Lady Vaga por obsequiarnos con su relato estupendo y compartir la diferencia, a Elias porque siendo hombre ha sabido y no le ha dado vergüenza compartir su experiencia.
    A los que no felicito y deseo que llegue el día de poder hacerlo es al personal sanitario que se comporta como si se tratara de algo mecánico, esto me ha hecho pensar cuantas cosas tendrán pendientes con respecto a su vivencia con la mujer para que les lleve a manifestar tanto desprecio.

  13. Alberto V. Miranda

    Hace casi 30 años los Monty Python lo contaron así: http://www.youtube.com/watch?v=0kbgB_NEwgk

    • Miguel Jara

      Alberto, cruel, ácido, muy ácido este humor… pero qué cerca de la realidad, como vemos.

  14. Mabel

    Fenómeno que se haya planteado este tema. Lo que no se puede enseñar se suele aprender con la práctica pero para esto tiene que darse la disposición de querer saber y en sanidad no parecen muy abiertos a la cuestión, mantienen una actitud más bien cerrada, contraria a las leyes de la naturaleza, ya se sabe que el sitio para el parto esta adaptado para el médico no para la madre y menos para el niño, argumento: “el médico tiene muchos partos no se puede adaptar a cada uno” es cierto que atiende muchos partos pero ese ser solo nace una vez. Lo mismo digo de los padres (hombres) que mantienen la distancia con aquello que en su día decidieron sacar adelante, un hijo o hija. El parto lo vive la mujer, sale de sus entrañas la criatura, pero la criatura es de los dos, a veces más que una alegría parece un disgusto esa desgana también es utilizada por el sistema para sentirse cómodo negando la importancia de lo que está pasando y menospreciando a la mujer.

  15. Raquel

    Gracias, gracias, por el post y por añadir el de Lady vaga, genial.
    Si tuviera repercusiones lo que se llega a escribir para poder cambiar el sistema sanitario, pero vete a saber, igual en un día tonto alguien (con poder) lo lee y empieza a cambiar algo. Solo las frases que se llegan a oír de las comadronas ya son tan fuertes como que no son reproducibles en este blog. ¡Imagínate el parto humanizado! Eso sería la noticia más revolucionaria. Si se entiende eso es que se empiezan a entender muchas más cosas.

  16. Teresa

    Es divino el sentido del humor de las mujeres que tiran pa lante la vida. Es aire fresco estén donde estén.
    En cuanto al parto propiamente: la postura es anti natura, los trapos verdes sobran y falta calor, el ambiente es desagradable pongan música o pongan su voz, al niño no se le ha de cortar el cordón con esa agresividad hay que darle tiempo a que respire por su propio ritmo, las prisas de los hospitales tiene efectos secundarios.
    Te felicito Miguel Jara por sacar este tema.

  17. Francisco

    Franju le pregunto: ¿a qué le llama comentarios extremistas? Lo podría desarrollar sin ser brusco?
    Las mujeres nos están abriendo camino para que rompamos los paradigmas en los que nos hemos acomodado. Nos están intentado enseñar que los hijos también son nuestros, el parto lo viven ellas y nosotros si queremos hacernos mayores tendremos que aprender a compartir, vamos de niños con pataleta ante los celos que tenemos del recién nacido y el recién nacido es nuestro hijo. ¿Donde ve lo extremista o le han salido los miedos a verse obligado a crecer?
    Vuelva a leer los comentarios es para dar gracias de que existan. No ensucie esto, ni le ponga anestesia.

  18. SamuelShem

    He de reconocer que el video del personal sanitario tomandose las uvas en pleno parto es vergonzoso

    Yo , como Ginecologo que trabaja en un Hospital de la Comunidad de Madrid he de decir que esta no es una situacion frecuente en mi Hospital, es mas, creo que el derecho a la intimidad, confidencialidad y a un trato humano en el parto están asegurados en la mayor parte de los casos (no puedo hablar de otros Hospitales que no conozco .

    En cuanto a la medicalizacion del parto es necesario decir que éste es un acto médico semejante a otro pero con connotaciones sociales que difieren de una apendicectomia o una operacion de cataratas, claro está. Es la confianza depositada en el/la profesional que atiende a la mujer el elemento básico que permite anticiparse y solucionar problemas (nada infrecuentes) que acontecen en el parto y para ello contamos con herramientas con demostrada efectividad.

    El personal médico tiene que asegurar que el parto transcurre en condiciones absolutas de seguridad y evitar cualquier complicación para la madre y el/la niñ@, cosa que es imposible de ofrecer actualmente en España en partos domiciliarios, por falta de organizacion, infraestructura y formacion de las matronas que se prestan a ello. Aconsejo informarse de la situación en Holanda, muy distinta a la nuestra.

    ¿Existe algun documento publicado sobre las complicaciones en madres y recien nacidos como mortalidad materna, frecuencia de desgarros, incontinencia fecal y urinaria, tasa de paralisis cerebral en neonatos, sufrimiento anteparto, etc en partos domiciliarios? La respuesta la conozco: No.

    A lo mejor no interesa publicarlo… en los Hospitales publicos si se puede acceder a dichos datos… y ya se sabe: La informacion hace a uno libre.

    Un saludo.

  19. Elias

    Mi primer hijo nacio en un hospital, el segundo en casa. A mi primer hijo siguiendo los protocolos de la época lo separaron de su madre y de mi nada más nacer durante horas, le fue hecha una innecesaria episiotomía a mi mujer “por precaución” y una monitorización innecesaria e invasiva al bebé, yo pude estar en el parto por “enchufe”, el ambiente era frio, desagradable, aséptico…Mi segundo hijo (una niña) nació en casa, estábamos una matrona, excelente profesional y mejor amiga, mi mujer y yo. Mi niña ni siquiera lloró al nacer, ni un punto de sutura fue necesario. Fue una experiencia deseada, alegre, plácida, agradable…Es mi experiencia a grandes rasgos, por si le sirve a alguien. Salud.

  20. Lady Vaga

    Queridos, soy la autora del relato “punk” y vengo a daros las gracias por el enlace y por el calificativo, que es la primera vez que se me aplica (que yo sepa) y me ha parecido muy divertido y apropiado.

    Os diré que, gracias al buen hacer de El Parto es Nuestro y de Apoyo Cesáreas, en mi segundo embarazo me sentí, pese a los médicos y los contratiempos), lo bastante segura de mí misma como para parir en casa y fue una experiencia absolutamente opuesta a la primera, sanadora y, sobre todo, asistida por verdaderos profesionales. Podéis también leerlo en el blog si queréis.

    Miguel, soy lectora asidua de tu blog aunque no suelo comentar (la timidez de las divas cuando salen de casa, ya sabéis), pero aprovecho la ocasión para mandar un saludo a mis padres, que me estarán viendo (jejejeje) y para animarte a continuar con el buen trabajo que aquí realizas.

    Besos de Año Nuevo,
    Lady Vaga.

    • Miguel Jara

      Lady, gracias por tus palabras que ayudan a muchas otras mujeres a reflexionar sobre la manera de venir al mundo que tenemos. Espero que no tengas que deleitarnos de nuevo con algún que otro relato “punk” pero si te apetece tienes las puertas de este blog abiertas.

  21. Franju

    Comentarios extremistas si son propios de una sociedad enferma y destinada a consumirse.

  22. Pilar Remiro

    Buenísimo!!!! el relato “punk” Triste que sea tan real, pero calcado a la realidad, los calificativos se los ganan a pulso.
    De paso dejo otra historia real: una madre pare y pide tener a su criatura consigo, aparece una enfermera a gritos “¿usted qué se ha creído, así va a educar a su bebe? a los bebes a hay que enseñarles disciplina desde el principio, en este centro hay unas normas y esta criatura (tenía 3 horas de vida) se tendrá que acostumbrar a ellas” con estas palabras cogió al bebe y lo dejo en su cuna, que estaba en otra habitación con cristales pero otra estancia, la enfermera no apareció en toda la noche, la madre al día siguiente pidió el alta para poder estar con su bebe en su casa sin la disciplina de ese centro, le insultaron por pedir el alta, repetidas veces y varios tipos de profesionales, con calificativos racistas a pesar de ser de aquí y ser blanca. Parece que cuando se toca el “orgullo” las personas con gran disciplina pierden el sentido de la vista. Es la deshumanización de la S.S. que se alimenta de forma perversa.

  23. Pilar Remiro

    Gracias, es muy importante este post.
    El nacimiento es de los momentos sagrados de la vida.
    El momento del parto para la madre como para la criatura es un momento único, irrepetible e incomparable a nada. Un momento que deja su huella impregnada para ambos, a todos los niveles.
    El hecho de que el padre lo pueda vivir como algo suyo en el sentido intimo y no como algo ajeno que se convierte casi en la foto que ira enseñando como su gran obra pero sin implicación, influye en la vivencia a los tres. Aunque haya personas que todavía hoy sigan diciendo que la criatura no se entera de nada.
    El ambiente en el que acto tan sagrado se despliega, es vital para poder permitirse dejar salir los sentimientos.
    Está claro que sanidad no está preparada para eso, hace perder tiempo y ya se sabe que “el tiempo es sagrado” cuesta dinero. Es la gran asignatura pendiente de esta sociedad, el respeto al nacimiento o la forma en la que se establece el respeto por la vida, en todos los aspectos puesto que físicamente influye en los dos bebe y madre, anímicamente lo mismo, su huella es a veces causa de problemas que con gran probabilidad no sucederían. El ahorro esta en permitir que la mujer y bebe puedan vivir ese momento único como tal, porque es cierto el parto es nuestro y no del médico que según la prisa que tenga pueda hasta llegar a considerar oportuna una cesárea sin ser necesaria, impidiendo el desarrollo normal de un hecho natural y mágico a la vez, hasta la postura es antinatural. Este ambiente favorecería la integración del padre en la vivencia y no el desapego, ayudaría al hombre a conectar con sus sentimientos más profundos, a eso a lo que no se le da tiempo en esta sociedad.

  24. Dani...él

    Efectivamente es simbólico que así sea el inicio de la vida. Sin cámaras no tendriamos pasado porque carecemos de memoria para recordarlo. Sin cámaras tampoco tendriamos espectáculo que es en lo que convertimos últimamente todo. Para deleite del cotilleo común en lo que merece menos la pena.

  25. Miranda

    U/na sociedad enferma, esto es lo que es. Habrá personas que clasifican a este tipo de extracción de bebé como “parto natural”. ¡Qué mal estamos! …se porque he parido en casa. Gracias por difundir el tema.

  26. FUNDACION CAMINO CLARO

    Cada día somos ++++++ y más voces por el respeto por el buen parir y el buen nacer.

    La humanización del nacimiento y la crianza no es una moda, ni un capricho particular de las entidades y organismos que alzamos banderas, es inversión social!!!

    Contravía del incremento de medicalización, promoción y prevención en salud, bienestar físico y emocional para niños y niñas, en esa ruta ganamos todos en la sociedad!!

    Claro, los que no ganan son los que sustentan sus ingresos de la enfermedad y la patologia colectiva.

    Humanizar el nacimiento y la crianza, anoto nuevamente es Inversión social!

    Saludos Miguel.

  27. Dara

    Gracias por hacerte eco también de esto.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.