Las enfermedades invisibles que comienzan a visibilizarse

Un Juzgado de Madrid ha declarado la incapacidad permanente y absoluta de una trabajadora de la Facultad de Económicas de la Universidad Complutense de Madrid derivada del síndrome que padece de fatiga crónica y de hipersensibilidad electromagnética y ambiental -por exposición a ondas como las que utilizan los teléfonos móviles-. Si no recuerdo mal, esta es la primera sentencia dictada en España que reconoce que la contaminación electromagnética nos enferma y que puede impedirle a una persona el desempeño de sus tareas habituales como auxiliar de servicio “con adecuado nivel de profesionalidad y rendimiento”.

La Hipersensibilidad a los Campos Electromagnéticos o electrohipersensibilidad era hasta ahora una de las enfermedades de Sensibilización Central, junto con la Sensibilidad Química Múltiple (SQM) o el Síndrome de Fatiga Crónica y la fibromialgia, que pasaban desapercibidas para la mayoría de personas pero ya comienzan a sucederse las sentencias que reconocen el problema pues hace poco sucedió lo mismo con una persona afectada de SQM. No deja de ser paradójico que en España la SQM y la electrohipersensibilidad no sean reconocidas oficialmente como enfermedades cuando en países como por ejemplo Suecia hace ya años que sí lo son. Esperemos que esto se corrija pronto no por afán de coleccionar enfermedades sino porque esto supondrá por fin el cuestionamiento, ya lo supone de hecho, de la sociedad de consumo en la que vivimos y el estilo de vida nocivo que llevamos.

Anteanoche me escribía Pilar Remiro, enferma de estas patologías ambientales que a quienes siguen el blog les sonará, para enseñarme un video casero que han hecho algunas de estas personas:

¿Nos permiten? Queremos dirigirnos a todos para que vean que existimos, mostrar a las familias que se niegan a comprender, a los compañeros de trabajo de personas que intentan mantenerlo sin poder, a los vecinos que no comprenden que no pasa nada por dejar de usar lejía en sus escaleras, a los ayuntamientos que no respetan que en su comunidad haya afectados por estas enfermedades, a todos decirles que detrás de una mascarilla hay una persona que quiere vivir (solo respirar no es vivir ¿se comprende esto?), ya que entre todos refuerzan el aislamiento, a la Sanidad que no nos proporciona medios para vivir la enfermedad con dignidad, es más se gastan ellos el dinero público en recurrir juicios sobradamente ganados por los afectados; dejen de intentar arruinarnos la vida, lo están consiguiendo, pero nosotras queremos vivir; niegan la realidad de estas patologías y la gran discapacidad metabólica y funcional que conllevan.

No hay más que ver el video y se ve claramente la dificultad y el esfuerzo por dar con las palabras adecuadas por los problemas neurocognitivos (deficiencias en la capacidad de atención, capacidad de procesar información auditiva, memoria verbal y visual, así como en el tiempo de reacción, la fatiga provocada por esfuerzos físicos pueda ser crucial para explicar el deterioro cognitivo).

Los gestos que en cada una van cambiando entorpeciendo la comunicación, el deterioro físico, hay un contraste que parece importante que se vea, no siempre estamos igual, hay momentos de aparente normalidad que nos permiten leer, hablar, pensar como si no nos pasara nada. Hacer este video supuso un problema ya que nos sometió a una prueba de sobrecarga que nos ha supuesto muchas horas de cama ausentes del mundo (la invalidez impuesta por la fatiga). Cada una ha explicado su vivencia lo cual no la hace particular, ya que son las vivencias que se repiten cada día en la vida de las y los afectados por las enfermedades de Sensibilización Central, ante estas vivencias el Gobierno sigue mirando para otro sitio, sin preguntarse si esto es una forma de eutanasia, para quien piense que esto es una exageración, solo tiene que pensar que lo que estamos pidiendo para que no sea así son habitaciones “blancas” en los hospitales, personal cualificado, médicos preparados.

Acaben de una vez con esta tortura, sean serios y responsables, por favor, si no están dispuestos dejen su sitio y que lo ocupe quien de verdad tenga respeto por la vida. La sociedad esta expuesta a enfermar por no tomar las medidas adecuadas.

Más info: En el libro La salud que viene.

71 Comentarios a “Las enfermedades invisibles que comienzan a visibilizarse”
  1. Humberto Ramírez

    Estoy en Venezuela y sufro de electrosensibilidad desde hace mas de cuatro años, pero me di cuenta hace 17 meses y he ido a un montón de médicos pera la mayoría me evita cuando le hablo de electrisensibilidad que los teléfonos me marean me dan dolor de cabeza de oído que antes que llegue una llamada un mensaje me vibra en los testículos me da como una especie de rayo en el cerebro en cualquier parte del cuerpo sobre todo en los órganos. Los médicos algunos se rien o dicen que estoy paranoico. Y por lo que he investigado sobre todo en Internet por los testimonios en youtube me doy cuenta que los médicos de aquí no están preparados.

    No están preparados con esta nueva enfermedad, y les digo a todos busquen en Internet pero no lo hacen. En otras palabras tengo que ayudarme yo solo. Esto es una enfermedad que en poco tiempo la vamos a sufrir casi todo el mundo sobre todo donde hay mucha tecnología muchos celulares que en las grandes ciudades estamos expuestos todos y los mas vulnerables son los niños es como estar en un microondas gigante pero con menos fuerza pero todo el día y toda la noche recibiendo radiación esto es como 10 veces mas fuerte que el humo del cigarrillo porque atraviesa paredes de hasta 60 cm de grueso.

    • Miguel Jara

      Humberto en Venezuela no se pero en España, cuya situación con respecto a la clase médica no es muy diferente, sí hay algunos que saben del tema.

  2. Raquel

    Pongo a vuestra disposición una información que considero importante, si estáis de acuerdo y la utilizáis ayudara a avanzar en este camino:

    Estimados compañeros
    Hemos recibido esta noticia de la Comisión Europea:
    http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/consultations/public_consultations/scher_consultation_06_en.htm
    Se ha abierto el plazo de propuestas. Nos parece que las dosis muy bajas de químicos no van a ser tenidas en cuenta ni individualmente ni en interacción con otros químicos.
    Sería lamentable que Europa tuviera un reglamento sobre interacción química donde estas dosis no sean tenidas en cuenta.
    Las poblaciones de riesgo, entre ellas los enfermos de Fibromialgia, Síndrome de fatiga Crónica, Sensibilidad Química Múltiple y Electrohipersensibilidad, además de otros grupos (niño, embarazadas, etc…) quedaríamos desprotegidos.
    Es imprescindible que se aplique el principio de precaución.
    Por favor, invitad a los médicos de vuestros países o de otros países que puedan ayudar, a participar en las observaciones, ya sea individualmente o en grupos, ya que el plazo acaba el 9 de septiembre de 2011
    Recibid un cordial saludo.
    Francisca Gutiérrez Claverho
    Presidenta Asquifyde
    http://www.asquifyde.es
    info@asquifyde.es
    Telf. 652669084

  3. Asturias

    Hay que ver como va avanzando este tema…, es increíble, parecía imposible pero hoy es ya imparable, cada día es mas conocido y mas reconocido (internacional y nacionalmente) por instituciones, gobiernos, comunidad científica (aunque aún no haya unanimidad si que hay pasos significativos), tribunales, periodistas y dentro de poco el reconocimiento de la propia sociedad (que ya ha empezado tímidamente), por todo ello ánimo con lo que queda y felicidades por vuestro duro trabajo que nos beneficia a tod@s, ya se empiezan a ver los frutos del mismo, espero que la historia os haga justicia a los que trabajasteis desinteresadamente y de forma anónima en esto, algunos sois afectados otros preventivos concienciados, veo que esto ya no tiene vuelta atrás, podrá ir mas o menos rápido, pero hacia atrás, nunca, esperemos que vayamos hacia una correcta regulación de este tema.

  4. Josep

    Duncan. Muy bien la entrevista, escueta y fácil de comprender.

  5. Memorio

    Creo que ya hubo una sentencia similar en Italia pero esta en concreto se refería a tumores:

    http://ilsecoloxix.ilsole24ore.com/p/italia/2009/12/16/AMq01yCD-invalidita_telefonino_giudice.shtml

  6. Comentario

    Enfermos por saturación tecnológica
    31 Julio 2011

    Electrohipersensibilidad. Enfermos por saturación tecnológica.
    Todas las personas somos electrosensibles, un aumento en nuestra dosis diaria de ondas electromagnéticas provoca a largo plazo enfermedades irreversibles en nuestro cuerpo. La desinformación sobre los efectos de los electrodomésticos y los aparatos tecnológicos que funcionan con estas ondas nos hace estar más expuestos. Conoceremos la experiencia de Montse Ferrer que sufre desde hace unos años de electrohipersensibilidad. El doctor Joaquín Fernández -Solà nos explica como en el Hospital Clínico cada vez reciben más personas afectadas por estos trastornos. El abogado David Izquierdo explica su experiencia jurídica a la hora de denunciar instalaciones de antenas de telefonía móvil. El también abogado Luis Gallardo da las claves de la situación en personas que han querido denunciar y como su colectivo tiene que demostrar lo que a veces choca con la actual legislación (07/31/11)

    ver más ver menos

    http://www.rtve.es/alacarta/audios/vida-verda/vida-verda-malalts-per-saturacio-tecnologica/1164103/

  7. Laura.

    ¡Eres la hostia, Pilar!
    ¡Cómo me alegro de que existas!

    Perdón Miguel por el vocabulario.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.