¿Qué esconde el precio barato de lo que ingerimos?

Por

2 de febrero de 2011Salud ambiental13 Comentarios

Qué nivel tienen en Alemania. Sin duda es uno de los países con mayor conciencia ecológica. Estos días de escándolo de piensos contaminados con dioxinas procedentes de granjas industriales lo han demostrado incluso saliendo a la calle por ello. El otro día el Telediario de TVE ofreció una información crítica -no proliferan así que veánla y guárdenla en su retina por algún tiempo-. La he recordado gracias al Facebook de EnterBio, la compañía de distribución on line de alimentos ecológicos certificados que se ha estrenado hace un par de meses. Esta información trata sobre algunas de las prácticas que han conseguido que los alimentos convencionales sean tan exageradamente baratos en algunos casos. A base de hacerlos cada vez más artificiales y de ayudas públicas a los grandes productores.

Luego hay personas que dicen que los alimentos denominados ecológicos son caros. No niego que haya algunos con precios sospechosos cuando menos y no me olvido que hay muchas personas que lo están pasando mal económicamente o que por las circunstancias que atraviesan les tira para atrás gastarse el dinero que cuestan estos alimentos. Pero quizá sea que estamos comparando un tipo de alimentación que tiene un valor con otra, a la que nos hemos acostumbrado, que ahora va a resultar que nos damos cuenta que no lo tiene. Pues esta sí que es cara entonces porque pagar por algo sin valor (ni económico ni nutritivo) no hay quién lo entienda. Yo pienso que alimentarse con productos que contienen un montón de porquerías, que los científiocs han demostrado su nocividad, que sabemos que más pronto que tarde nos enfermarán y poco a poco vamos sabiendo incluso las patologías que nos provocan (y eso nos costará dinero pues luego querremos curarnos), es de… omnívoros, claro y como lo somos algunos lo llevan al extremo de ingerir cualquier cosa.

Si los alimentos ecológicos parecen más caros al lado de los convencionales es porque tiene más valor y porque se respetan los ritmos naturales de crecimiento, de los animales y de las plantas, y porque los productores no reciben las ayudas (pagadas con el dinero de todos, incluso de las personas que enferman por comer guarrerías subvencionadas) que quienes tratan a la tierra como unn bien de consumo más y han sustitudio la alimentación, la nutrición, por la mera ingesta.

Si quieren saber nombres sobre empresas e instituciones que se lucran con un modelo de producción alimentaria nocivo sepa que un científico muy renombrado por su investigación acerca de los riesgos de los transgénicos acaba de ganar un proceso contra asociaciones de biotecnología que habían desencadenado una campaña para desacreditarlo. Se trata de Gilles-Eric Séralini, docente de biología molecular en la Universidad de Caen, en Francia y presidente del Consejo Científico de Investigación Independiente en Ingeniería Genética (CRIIGEN).

Más info: En los libros Conspiraciones tóxicas y La salud que viene.

13 Comentarios a “¿Qué esconde el precio barato de lo que ingerimos?”
  1. Pilar P.

    Un video interesante, gracias Pilar, hace comprender el mundo mafioso en el que vivimos, por alguna causa que no alcanzo a comprender nos hemos acomodado en ver normal como nos dejamos cambiar la escala de valores, vivimos según nos van dictando sin convertirnos en responsables de nuestra responsabilidad en lo que pasa.

  2. Pilar Remiro

    Dejo este video que creo es de interés:
    Aristegui – ¡PELIGRO! El Mundo Segun Monsanto (Maiz Transgenico) 1/2

  3. Susana

    Son más listos que nosotros, tienen mejor nivel educativo. Y en Cataluña ni te cuento. Los inmigrantes pasan de aprender catalán y fracaso escolar al canto. Aquí la gente incluso prefiere comer mierda aunque sea más barata y cambiarse el móvil cada 6 meses y, tener Wifi, Wii y ser antenas móviles por la calle. Y mucho internet para chatear con los amigotos. Y Teles con LED que los dejan cegatos.

  4. Maribel S.

    Dr. Javier Heraez, de acuerdo con usted, pero no del todo.
    Hay personas que necesitan alimentación ecológica, no se la pueden comprar, tampoco se compran ropa a la que le justifiquen el precio, sencillamente no tiene opción, sí las ideas claras, no llega el dinero y lo más duro es que no llega para el cuidado de su salud.

  5. Dr. Javier Herraez

    Esta mente nuestra tiene muchas “paradojas”.

    Nos implantan la creencia de que consumir cosas caras nos dará la felicidad y por supuesto nos lo creemos. Sin embargo “en comida debemos ahorrar”. ¿Por qué? Aceptamos que los zapatos buenos sean caros pero la comida no nos entra en la cabeza. Preferimos comestibles a alimentos pero no nos ponemos un zapato malo porque se nos cuecen los pies. ¿Dónde hemos dejado nuestra autoestima? Seguimos evitando el dolor pero no buscamos la fortaleza y la salud.

    Que los “alimentos” cuesten más que los “comestibles” no es razón para evitarlos. Recuerden la diferencia entre coste y valía, si cuestan más es porque lo valen. Ello no impide que dejemos de comprar a los que los venden más caros aún. Es la ley de la oferta y la demanda. Le dejas de comprar al ladron y tendrá que bajar los precios o cerrar. Es cuestión de poder personal, de ser nosotros los que decidimos, día a día, y no de hacer lo que haga la masa. ¿Es tan difícil?

  6. Sina

    Eiswomann y Mabel, yo también creo que teneis razón en lo de los precios. Sin embargo, como para mí es tan importante, he comenzado a informar en mis círculos de los beneficios que tienen este tipo de alimentos. Habrá quien piense lo que quiera, pero otras personas se han animado a consumir algunos productos ecológicos y están contentas. Creo que a medida que se vaya ampliando el número de consumidores ecológicos irán bajando los precios. Yo no compro todo lo que me gustaría, pero todo lo que pueda cambiar de alimentos comerciales por alimentos sanos, ¡eso que me llevo en salud! Aunque sólo podamos empezar cambiando el azúcar ya es un paso grande.
    A mi las pasadas Navidades hasta me regalaron alimentos ecológicos en vez de otras cosas y lo agradecí mucho. Si uno no puede comprarse estos productos podemos sugerir que nos los regalen. ¡Claro!, todo depende de nuestras prioridades, que son muy personales.
    Y hay otra fórmula que funciona bastante bien y es unirse a algún grupo de consumo, pues consiguen los productos ecológicos a precios de coste. Da un poco de trabajo, pero compensa si te interesa.
    Bueno, sólo quería dar algunas ideas por si le vienen bien a alguien.
    Salud y buenos alimentos.

  7. Jes

    Entrevista a Joan-Ramon Laporte,jefe del servicio de farmacología de Vall d’Hebron

    Doctor en Medicina, catedrático
    de Farmacología en la UAB y director la Fundació Institut Català de Farmacologia

    http://www.lavanguardia.es/lacontra/20110124/54105214595/las-medicinas-curan-o-causan-cualquier-enfermedad.html

    “Las medicinas curan o causan
    cualquier enfermedad”

    ..Hablemos de sus precios.

    Son arbitrarios. Fabricar el medicamento
    más caro, de cien a quinientos euros, no
    cuesta más de dos euros, incluido el envase.
    Supuestamente, pagamos el esfuerzo de investigación.
    Pero entre un 30% y un 40%
    del gasto medio de los laboratorios se destina
    a la promoción comercial.

    El precio lo negocia el Gobierno.

    Sí, pero con poco éxito. En España, el precio
    del medicamento está alcanzando el de Alemania,
    que nos duplica la renta per cápita.

    Qué gran negocio.

    Según el informe de desarrollo de la ONU,
    es el tercer sector económico detrás de la
    industria armamentística y el narcotráfico.

    Dicen que se inventan cada año nuevas
    enfermedades.

    Sí, sobre todo en relación con la mente y el
    sexo. Convierten la timidez en enfermedad
    y lamedicalizan. Ahora se han inventado la
    disfunción sexual femenina: “Padeces disfunción
    sexual femenina…, no se ría…

    De acuerdo.

    … Si en los últimos seis meses has rechazado
    una proposición de relación sexual o no
    has tenido una con satisfacción plena”. Cada
    vez que se reúne uno de los comités de
    hipertensión arterial (el estadounidense, el
    europeo o el de la OMS) bajan el nivel de
    presión arterial considerado normal, y lo
    mismo ocurre con el colesterol.

    Explíqueme.

    En pocos años se ha disminuido de tal manera
    el límite de normalidad del colesterol
    que cada vez hay más población que debe
    tratarse. En EE.UU. ha aumentado de3millones
    de personas a 25 en 10 años.

  8. Iniciativa Debate Público

    Una muy interesante información, Miguel. No somos demasiado conscientes de lo que nos cuestan los alimentos baratos: salud y después botica.

    Os dejo esta “Iniciativa Debate Público”. Espero que la encuentres de interés

    No perdemos nada por intentarlo. No nos jugamos nada. Pero podemos ganar mucho para todos.

    https://iniciativadebate.wordpress.com/

    ¿Qué hemos olvidado acerca de nuestra condición de ciudadanos? ¿Cuándo decidimos que nosotros no teníamos voz? Ha llegado la hora de que alguien verdaderamente preparado y libre se siente en público frente a ellos sin cuestionarios pactados.
    Queremos que se produzca por primera vez en democracia un encuentro entre intelectuales y/o trabajadores comprometidos y dirigentes públicos de forma transparente. Para ello os pedimos que nos remitáis a través del siguiente formulario vuestra adhesión a esta propuesta:

    Reclamo un debate en la televisión pública con los siguientes comparecientes:

    -Teresa Forcades. (Médica, teóloga, y monja benedictina)

    -Santiago Alba. (Escritor, ensayista y filósofo)

    -Víctor Luís Álvarez. (Presidente AMHA)

    -Arcadi Oliveres. (Economista y activista por la paz y la justicia)

    -Vicenç Navarro. (Politólogo y economista)

    -Pascual Serrano. (Periodista y ensayista)

    -Alberto Arce. (Periodista y autor de varios documentales reconocidos)

    -Carlos Fernandez Liria. (Filósofo, escritor, guionista, ensayista y profesor de filosofía)

    -Josep Pámies. (Agricultor)

    Moderado por Inaki Gabilondo.

    Y con la presencia por parte de los administradores públicos de:

    -José Luis Rodríguez Zapatero

    -Alfredo Pérez Rubalcaba

    -Elena Salgado Méndez.

    Una sonrisa…

    Un cordial saludo.
    Jes

  9. Eripere

    Es muy cierto, el ansia desmedida por el consumo y por mostrar un estatus, hace que muchos “ahorren” en lo que comen, que debiera ser de las cosas mas importantes. Creo que también tiene que ver con la edad, los mas jóvenes a menudo creen que son de hierro y que no necesitan cuidar su organismo, para cuando se dan cuenta del error, el organismo ya ha sufrido bastante.

  10. Marcus

    Como se explica que el azucar blanco sea mas barato que el integral?

    El azucar blanco debe recibir subvenciones cada año, Miguel podrias hablar de ello ya que la odontologia actual se nutre gracias al azucar blanco (es altamente carcinógeno mientras que el azucar mascabado no lo es)

  11. Mabel

    Eiswomann, tienes razón, quien más necesita productos ecológicos en general no tiene unos ingresos suficientes como para comprarlos, quien tiene dinero, se compra lo que quiere, esos sí que pueden tomar la decisión de que es lo que comen.

  12. Eiswomann

    Yo estuve trabajando muchos años con una empresa de alimentación de alta calidad (aunque no era ecológica, sus controles de calidad eran estrictos), servicio excelente y esto se reflejaba en su precio también elevado. Y mi conclusión ante la valoración que hace la mayoría de las personas es que prefieren comer “porquerías” pagando poco que un alimento bueno con medio-alto precio. Recuerdo el ejemplo concreto de una señora que se negó a ser cliente pues decía, desde su chalet de 80 millones de pesetas, que era caro y que ella compraba productos más baratos aunque no fueran de alta calidad. En general la sociedad se viste con hilo de oro, vive en casas de plata y come “basura”.

    Pero en mi opinión, si los precios de los productos ecológicos no bajan algo, no conseguirán una cuota de mercado interesante en este pais. Puedo llegar a entender que sea algo más alto de precio el producto ecológico, pero me parece excesivo lo que me ofrecieron el otro día, me cobraban por unos 5 kilos de verduras variadas 30 euros (me parece que alguien se está intentando reir de alguien y además haciendose de oro, pues es un 350% más caro). En todos los temas hay gente que se quiere aprovechar.

  13. Artesano

    Muy oportuno este Comentario.

    Las estadísticas dicen que cada vez dedicamos una parte más pequeña del gasto familiar a la alimentación. Lo que parece indicar la importancia secundaria que le damos. Consecuencia lógica es comprar casi exclusivamente en base al precio.

    Mientras no nos concienciemos que cada vez que compramos un alimento están en juego cosas tan importantes como nuestra Salud (¡quizás es lo más importante!), la supervivencia del pequeño agricultor (el modelo de Agricultura tradicional frente al industrial), la Artesanía, la pequeña tienda de barrio con su impagable servicio, la pobreza de muchos países poco desarrollados (recordemos los productos del Comercio Justo), el Medio Ambiente defendido por la compra local y los productos ecológicos (sería muy sospechoso que fueran más baratos que los industriales) , etc.

    Hay que volver a recuperar el sabor de los alimentos. En este sentido, iniciativas como Slow Food son muy meritorias.

    Tenemos que clarificarnos internamente cada uno qué es lo más importante en la Vida y qué es accesorio.

    ¡Cada acto de compra es una decisión política y votamos a favor de unas cosas y en contra de otras!

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.