Traficantes de información

Por

31 de enero de 2011Sin categoría15 Comentarios

Hace un par de semanas terminé de leer el último libro de Pascual Serrano, periodista que se ha especializado en hacer una crítica consistente del periodismo actual. Se llama de manera muy parecida a mi primer libro: Traficantes de información y está publicado por Foca. Pude conocer al autor en persona la otra noche en el impresionante Centro Social Autogestionado La Tabacalera de Madrid en cuyo patio central presentaba su libro. Estuvo acompañado por su editor y por el actor Guillermo Toledo. Lo primero que hay que contar es que el libro ha sido censurado. Así me lo contó mi propio editor que también estaba en el evento, no obtante es quien le había encargado este libro a Serrano. A éste no se lo ocurrió otra cosa que hacer bien su trabajo y como una de las cosas a las que se dedica en Traficantes de información es a mencionar las irregularidades, faltas de ética, negocios opacos, etc, de cada gran grupo mediático de nuestro país, pues al grupo dueño de la editorial en la que iba a publicarlo no le hizo mucha gracia.

Supongo que pensaron que es de mal gusto poner a parir a la empresa editora de tu libro en tu libro. Desconozco si a Pascual Serrano le dijeron aquello que una vez me dijo a mí uno de los peces gordos de El País cuando le regalé sendos ejemplares de Traficantes de salud y Conspiraciones tóxicas: “Los libros son para eso para dar caña (…) pero nosotros no tenemos por costumbre tirar piedras sobre nuestro tejado”.

Eso fue tras decirme que antes de publicar algo sobre los libros quería saber si el grupo Prisa o alguna de sus casi infinitas empresas aparecía mencionada. Y claro en Conspiraciones tóxicas dedicamos un capítulo entero a la imposición de una refinería de petroleo en Extremadura y la connivencia de ciertos medios de comunicación propiedad de Prisa con el gobierno regional y el mayor empresario extremeño, Alfonso Gallardo.

Bien, el libro de Serrano es un trabajo de lo que se conoce como periodismo de precisión muy sólido. Los medios de comunicación, como explica el autor, tienen la costumbre de informar poco sobre ellos mismos. Así que este periodista de raza lo que hace es ejercer de contrapoder, contarnos a los ciudadanos qué intereses se esconden tras muchos grupos mediáticos: cómo explotan a sus trabajadores, sus fraudes fiscales, lo que cobran sus directivos, la gran concentración que se ha producido durante los últimos años, ejecutivos relacionados con la mafia o con el nazismo y un largo, larguísimo etcétera. La verdad es que es de esos libros que representan un manual sobre un sector, una especie de Who is who (quién es quién) en los grupos mediáticos.

En las páginas de Serrano podemos encontrar muchas respuestas a las preguntas que tantos nos hacemos sobre el estado actual de la prensa y el paulatino deterioro del periodismo. Por supuesto les aconsejo su lectura.

15 Comentarios a “Traficantes de información”
  1. MR

    Vaya, me he metido en la boca del lobo.
    http://www.migueljara.com/2013/06/27/que-come-un-directivo-de-monsanto-tras-escuchar-la-ciencia-de-seralini/

    Ahora me encaja todo, y le doy un nuevo significado a tu frase “periodismo de precisión muy sólido”.

    En tu caso es simple ignorancia [supina] o eres un mercader del miedo.
    Seralini vive de vender miedo. Y ese heztudio da auténtica pena, pero claro, vende más el miedo y sensacionalismo.

    Triste…

    • Miguel Jara

      MR, bienvenido a la boca del lobo, tranquilo que no muerdo, soy más bien oveja negra.

  2. MR

    Estaba buscando críticas del libro antes de comprarlo.
    No conocía al autor.
    Me ha dado por buscarlo y veo que colabora en Rebelion.org, un panfleto donde se publica cualquier burrada sólo para demostrar que todo el mundo es una mierda excepto ellos.
    Ya sé que descartar el libro porque el autor colabore en un panfleto es poco riguroso, pero menos riguroso me parece a mí escribir un libro de este tipo y luego meterse ahí. Sería casi un Ad hominem, vale, pero es que si su libro va precisamente de eso me parece acertado.

    Rebelion.org, Kaosenlared.org y todos esos panfletos dan lástima. Opinan de temas en los que el autor no tiene ni la más remota idea y resulta de lo más fácil refutarlo teniendo un mínimo de conocimiento de la materia que toquen en el artículo de turno.
    Hace tiempo leía ese tipo de medios, hasta que desistí por la pérdida de tiempo en contrastar información, no merecía la pena. Y ya digo que el criterio de publicar algo simplemente es que mole desde un punto de vista Revoluguay.

    En su definición da pistas de por dónde van los tiros:
    “Rebelión pretende ser un medio de información alternativa que…”
    Es algo muy literal, siempre tienen que ir con la alternativa/contraria a la “oficial”. Deberían poner:
    “Rebelión pretende ser un medio de hinformassionn halternatiba que…”
    Así queda más claro el rigor de este panfleto.

  3. Roderich

    Si Mabel se confundieron, es la tontocracia.

  4. Mabel

    No había leído esta información, me he quedado de piedra ¡aquí no se salva ni dios!
    Pero esto qué es. Nos dirigieron que esto es la democracia. Se habrán confundido.

  5. Ecocharly

    Entre los traficantes de la información hay uno que destaca por encima de los demás ya que hace gala de su limpieza y ecuanimidad (al contrario que el resto de la prensa, según dicen una y otra vez) y ese no es otro que Pascual Serrano. Su sitio Rebelión que es una continuada mitificación y glorificación de los pistoleros etarras, jamás publica ningún artículo ni carta ni nada que contenga la más mínima crítica a esos asesinos. Yo mismo le he enviado varias y tampoco las publica y, seguramente, está en su derecho pero entonces ¿por qué crítica a otros cuando ellos hacen lo mismo?
    Lecciones no está para dar Pascual.

    • Miguel Jara

      Ecocharly, sin ánimo de polémica, me tomé la molestia de consultar con el interesado tus acusaciones y esto fue lo que me contestó:

      Sí, ya lo vi, suele escribirlo en muchos lugares y escribirme a mi siempre con el mismo tema, por cierto su nick “ecocharly” es una denominación de las utilizadas habitualmente por las patrullas de la policía nacional, un detalle bastante aclaratorio de su perfil.

  6. Eripere

    Pues que bueno que aun se escriban libros así y que logren ser publicados, en otros países un libro así puede costarte hasta la vida.

  7. Pilar Remiro

    No todas las alianzas tienen la misma evolución, los “pequeños informadores” también tienen sus propios talones de Aquiles. Convertirse en importantes influencias en el tráfico de información, cosa que se agradece en algunos casos, pero se ha de vigilar se puede dar una espiral de poder difícil de desmontar, ya que siempre existen pequeñas alianzas que provocan la anulación de lo que sería el compromiso frente al trabajo, dejando en segundo término, como hacen los grandes de la comunicación, los problemas sociales que solo se enfocan a partir de que los compromisos adquiridos con organizaciones, etc… No les vayan a poner en una tesitura incomoda, permitiendo a su conciencia dejar de lado problemas que de ser más trasparente su actitud los trabajarían. Me gusta que la gente dé la cara sin esconderse detrás de máscaras en las que va escrito, no tengo tiempo, este tema ahora no nos conviene, etc…
    En este momento en el que cuando mi cuerpo me lo permite me muevo con unos y con otros para poder poner a la luz la situación tan indecente en la que nos están instalando a las personas afectadas por “enfermedades raras” veo como las cosas son complicadas con los “entes importantes” de comunicación, como con los que parecería nos tendrían que apoyar.
    Somos personas que existimos, al margen de pertenecer a una asociación o no, el problema lo vivimos igual todos y nuestra existencia es tan importante como la de cualquier persona. El abuso de poder se da en cada parcela que uno posee o no, dependiendo más del nivel de exigencia en la integridad.
    Me pregunto cómo se establece el sistema de prioridades en la información y en el seguimiento de esta, la impotencia ante la monstruosidad que vivimos de forma cotidiana las personas con estas enfermedades, me hace cuestionarme hasta que punto no repetimos patrones aquellos que decimos no estar de acuerdo con este sistema.

  8. PETRA

    La mafia del poder funciona y funciona bien. Desgraciadamente.

    Los laboratorios pagan a investigadores y medicos “independientes” para que asesoren Ministerios de Salud, OMS etc.
    Pues esto mismo pasa en la politica de hoy, en los recortes de las pensiones que acaban de aprobarse.
    Pasen y vean:
    http://www.insurgente.org/index.php?option=com_content&view=article&id=6095:los-economistas-de-fedea-y-la-corrupcion&catid=139:estado-espanol&Itemid=557

    Esto tampoco saldra publicado en “El Pais” …..

  9. Pilar Remiro

    Tener un cargo de responsabilidad no convierte a una persona en responsable. Ser periodista no hace que la persona sea honrada en su trabajo, como ser médico no lo convierte en persona empática hacia sus pacientes. Como cada día se está imponiendo más la naturalidad hacia la hipocresía, lo políticamente correcto, el dejar de lado el respeto por la vida, la honradez, la humanidad, se hace más valioso que existan personas que pongan sobre la mesa la verdad, en el funcionamiento de esta sociedad, cada día más sucia.

  10. Roderich

    Guauuu esto es oro en peso, donde puedo pedir el libro?

  11. MARPA

    Como siempre genial tu informacion Miguel

  12. Miriam

    Que pena de país!!!! Donde está la libertad de expresión de la Declaración Universal de los derechos Humanos??
    Claro, seguro que a alguien le habrá interesado poner un límite.
    Pues que sepan que a mi, me encantaría comprarlo!!!
    Que estoy harta de tanta mentira en los medios de comunicación!!
    Al final, lo publicará. Siempre hay alguien en el camino que abraza la verdad.
    Un saludo desde Zaragoza.

    • Miguel Jara

      Miriam, Roderich, el libro está publicado, fue censurado pero es la editorial Foca, como explico, la que lo ha publicado.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.