Salir del estado de miedo

Ayer el médico especializado en oncología y colaborador habitual del blog, Javier Herráez, publicaba un comentario en la info El aturdimiento que padecemos. Como me pareció muy bueno preferí dar sólo una parte de su comentario y ofrecer como post el resto, algo que en ocasiones hago. Argumenta mi amigo  Javier que ahora con la crisis el miedo va a ser por la supervivencia y eso disparará mecanismos de defensa ancestrales, “programas biológicos automáticos para sobrevivir”. Lo peor que hay es no tener comida y ello pone en marcha “reacciones” que se saldrán de lo racional, de lo diplomático, de lo supuestamente aceptable.

“En definitiva: que si seguimos en esta sociedad la única salida será robar. Ellos lo saben y nos intentarán seguir alimentando a lo barato para que no se les desmorone todo”.

Herráez, aviso a navegantes, es muy escéptico con todo lo que viene del poder, incluido el de su ámbito, la Medicina. Les dejo su texto:

En otros hábitats habría otras salidas: producir artesanalmente, intercambiar, ayudarse, crear una nueva economía en suma. Pero como estamos en el pánico y seguimos inmersos en este sistema, el mismo sistema sólo nos permitirá una salida: robarnos los unos a los otros, robarnos entre pobres. Porque los que han creado esta crisis no pueden ser robados y ellos lo saben muy bien.

Todavía hay gente que cree que la crisis económica ha sido inevitable: prueba irrefutable de que el sistema tiene un buen mecanismo de ingeniería social (supuesto periodismo), unos buenos falsimedia (supuestos medios de información).

Mi propuesta es: si quieres salir del miedo, el que te crean diariamente, el que aceptas por desconocimiento de lo que nos están haciendo, el que te hace aumentar la frecuencia de tus ondas cerebrales para que sólo puedas “reaccionar” a la supuesta realidad que parece existir, lo primero que hay que hacer es no dejar que te creen más miedo y conocer que esta realidad es ficticia y creada por nuestras mentes y egos.

Demasiado pánico tendremos ya cuando las condiciones económicas se radicalicen. Debemos bajar la frecuencia de nuestro pensamiento para que podamos actuar con conocimiento. La solución es fácil: relajar la mente. Y única: no dejar que te la alteren.

Recomiendo periodos de retiro de al menos dos semanas en el campo, sin tele, sin móvil, sin ruido, sin tóxicos… Eliminar la influencia de todos los falsimedia: no ver tele, no leer periódicos que no hayan demostrado su imparcialidad (casi todos por ahora). Utilizar “sólo” medios alternativos pero “sólo” los que no se regodean en la culpabilización, en el desastre, y los que intentan empezar a idear soluciones.

Evitar los tóxicos: hay que tener mucho cuidado con los “comestibles” que ingerimos, incluso siendo meticulosos ya nos intoxicamos demasiado. Comprarse una lupa y unas gafas de cerca para intentar (que no lo conseguirás siempre) leer todo lo que pone en las etiquetas de lo que “tragamos”.

Salir del ego para no tener que reaccionar contra el de los demás. Mediante cursos de crecimiento personal y lecturas. Terapias de armonización como masajes, reflexoterapia, reiki, etc. Contacto frecuente y contínuo con la naturaleza. Tratarse con medicina natural hasta que seamos capaces de controlar nuestros cuerpos sólo con dieta y estilo de vida.

Y, sobre todo, observar a los que aun no se han dado cuenta sin identificarse con sus patrones de miedo y pánico. Pasar desapercibidos y utilizar la ley de atracción para que esos patrones no nos puedan, atrayendo sólo lo que deseamos y separándonos de lo indeseable.

Acompañarnos el máximo de tiempo posible con música relajante o música barroca (que armoniza los hemisferios cerebrales) o de Mozart (que estimula sanamente y nos lleva al optimismo), o valses (que limpian las frecuencias negativas. Evitar películas de violencia o de adoctrinamiento, ver aquellas que no han querido publicitar ni exibir en los cines durante demasiado tiempo.

Y, sobre todo, colaborar, de la manera que sea, con los que quieren que esto cambie para que el sistema no les desanime.

Parecerá muy espiritual, muy new age, muy “paz y amor”, pero es la única salida, a mi humilde entender. La única salida es el amor, todo lo demás es necesario para hacerse consciente y motivarse para el cambio pero necesitamos soluciones ya.

Más info: En el libro La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo.


¿Cuánto crees que vale este post?

42 Comentarios a “Salir del estado de miedo”
  1. Pilar Remiro

    Me gusto este post “Salir del estado de miedo” y lo guarde, lo he vuelto a leer, me parece más actual y con más sentido todavía hoy, el miedo se ha instalado de forma sibilina, esa es la forma más difícil de hacerlo evidente, para los que vivimos el tiempo de la dictadura clara e incuestionable el miedo fue hasta palpable, sabias a lo que le tenías miedo y porqué, en estos años de aparente normalidad lo que no se ha estimulado ni hemos sabido estimular, ha sido alimentar la solidaridad que en aquellos momentos existió, se ha perdido y ahora aunque se está intentando recuperar cuesta mucho, a pesar de esa dificultad la salida que veo es como dice J. Herráez dar paso a: producir artesanalmente, intercambiar, ayudarse, crear una nueva economía en suma… y el amor, potenciar el sentimiento de amor, para dar lo mejor de nosotros mismos y también para no caer en robarnos entre pobres.

  2. Belén

    Gracias Miguel, es un placer leer artículos como este que pertenecen al mas puro y evolucionado pensamiento del S.XXI. Lo que tu planteas, yo le llamo “Vivir fuera del circuito” y esto no significa aislarse del mundo en que vivimos sino utilizar nuestro pensamiento para ignorar lo que no queremos y centrarnos simplemente en lo que queremos, en lo que nos enriquece y gratifica, sin luchas, en absoluta armonía. Vivir con los pies mas que nunca en la tierra sabiéndonos-sintiéndonos firmes y seguros en la certeza de que tenemos un potencial ilimitado cuando nuestro pensamiento se conecta de nuevo a nuestra maravillosa energía vital (fuente, origen, alma…) Desde este lugar de poderío interior, fuera del circuito, el miedo no tiene cabida y es expulsado naturalmente para dejar paso a nuestra increíble creatividad. Creo que somos seres inmensamente afortunados por ser participes de los cambios que se están produciendo y por ello estamos todos agradecidos. Gracias de nuevo. Un abrazo.

  3. Esenciaveda

    Este artículo ha sido seleccionado en nuestro nuevo espacio “de buena pluma”, un espacio dedicado a los artículos escritos con la pluma guiada por el corazón.
    Un abrazo,
    http://esenciaveda.wordpress.com/articulos-hq/

  4. Maite

    Pilar Remiro, veo que no dejas de tener los pies en el suelo, lo que describes es terrorífico, vamos viendo por los artículos de Miguel Jara como se desmontan las mentiras que nos cuentan, pero ir leyéndolo casi en directo es escalofriante, no sé hasta dónde te llegara la paciencia y la fe en que las cosas pueden cambiar, después de estar en esta situación tan turbia, no lo olvides nunca, los turbios son ellos, ellos son su gran mentira.
    Gracias por colaborar en abrirnos los ojos.
    Mucha suerte.

  5. Mabel

    Pilar Remiro, todo mi apoyo y mi admiración, voy leyendo todo lo que escribes, en las palabras que pones al final de esta aportación:
    “el miedo es la forma de control social”
    el problema lo tiene cuando la persona es capaz de
    enfrentarse al miedo, acaban amenazando, un recurso pobre”
    Queda reflejada la situación, estas haciendo un ejercicio admirable con el miedo, eres muy valiente, esta gente juega sucio y duro, el miedo esta hecho de un material que nos devora, tú te mantienes en pie, supongo que con mucho esfuerzo, pero sobre todo teniendo claro tú derecho a la existencia.
    Gracias Pilar, esto es un secreto: cuando algo me hace flaquear acordarme de ti, me ayuda.

  6. Pilar Remiro

    He visto el video Jordi, habría mucho que hablar sobre
    su contenido pero al final dice una frase que en este momento
    me resulta cercana, aproximadamente dice:
    “el aislamiento disminuye la resistencia de la persona”
    Las personas con SSQM estamos viviendo este castigo social,
    al no dar suficiente información sobre el tema la S.S.
    ni los medios de comunicación, nos vemos aislados por completo.
    El Hospital del Mar uno de los centros de referencia en Fibromialgia, me ha prohibido ir a trabajar (aislarme)
    porque tengo que llevar mascarilla para proteger mi vida.
    Como lo he hecho público, en los pocos medios que se han prestado a ello, ha sacado hace poco un informe,
    ese estudio ahora ha sido un lavado de imagen, lo tenían
    en el cajón, hace tiempo que compraron el aparato,
    trajeron especialistas para enseñarles a usarlo, se gastaron
    el dineral que cuesta, hicieron el estudio y se acabo.
    Y allí está muerto de risa el aparato ya que no se usa para
    los afectaos, se acabo el estudio, se acabo el aparato.
    Ha sido una lavada de cara (pero sin agua). Esta unidad
    del H. del Mar esta enfocando el tema por el lado de
    la psiquiatría
    , se contradice con el estudio que han
    hecho público.
    Pienso igual “el miedo es la forma de control social”
    el problema lo tiene cuando la persona es capaz de
    enfrentarse al miedo, acaban amenazando, un recurso pobre.

  7. Jordi

    Tienes razón Maite, el miedo es la forma de control social… siempre ha sido así para mantener el Poder de la minoría sobre la mayoría.

    “La doctrina del shock” por Naomi Klein

    http://vimeo.com/17394091

  8. Pilar Remiro

    Desde que leí esta frase “Salir del estado de miedo”
    no la olvido, siento que es la clave o por lo menos
    una clave importante, uno de nuestros mayores condicionantes.
    Si estamos alerta al miedo, experimentaremos una conmoción,
    no sólo biológica, orgánica, también una conmoción al cerebro, es una reacción tremenda.
    La conmoción misma invita a su propia protección, nos bloquea. El miedo es muy complejo, puede tomar e invadir de diferentes formas, expresiones, características. Esta aposentado en aquello que nos avergüenza, que nos pone nerviosos, inseguros, aprensivos, temerosos, furiosos, celosos, envidiosos, etc… Estas son las herramientas que utilizan para manipularnos, nuestras inseguridades, las utiliza el poder con todo su despliegue de medios, pero también el poder que se le otorga al vecino, al pariente, al compañero, al jefe, etc… Solo si partimos de nosotros mismos conseguimos seguridad que nadie puede manipular. Entonces las decisiones nos pertenecerán solo
    a nosotros. Esto es un peligro para el poder, puede quedarse
    sin lacayos. Pero ese será el momento en el que realmente empezará a cambiar algo.

  9. Maite

    El miedo se ha utilizado siempre pero con la modernidad
    es más retorcido, es una característica de nuestro tiempo,
    el miedo es un arma de control social y dominación política alimentando la inseguridad desde distintos vértices.
    De acuerdo con esta argumentación, el miedo de ahora es más peligroso por su sofisticación.

  10. Elias

    Para comprender lo esencial que es utilizar el miedo para el control de la sociedad por parte de las élites gobernantes (no confundir con políticos desechables) puede ayudar este video:http://www.youtube.com/watch?v=NdfZyLaePJY

  11. Pilar Remiro

    La sociedad hoy colabora con el miedo y el sometimiento, en la cultura del miedo se considera positivo que la persona se instaure en la irresolución de los problemas, de esta forma pasa la persona a ser inofensiva frente a las leyes del grupo.

  12. Roderich

    Lluis es evidente que nunca fuimos y un dia cosa aparecimos, si hemos llegado a ser será debido a que Alguien nos hizo, seria bueno saber quien es no? por lo menos para darle gracias, pues hay un proverbio castellano que dice: es de bien nacidos ser agradecidos

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.