Tarugueo fino

Como saben, nos gusta desctacar a modo de post alguno de los comentarios que hacen ustedes a las noticias del blog. En este caso el ya colaborador habitual que firma como Ex-empleado de GlaxoSmithKline nos envía esta info que abunda en la práctica cotidiana de “influir” en la receta de los médicos que realizan muchos laboratorios farmacéuticos. Lo más interesante es que quien lo explica ha sido parte de ello:

“El ‘tarugeo’ ha existido y sigue existiendo a pesar de todos los códigos éticos que han adoptado la mayoría de los laboratorios farmacéuticos. Ahora lo que funciona es el ‘tarugueo fino‘. Ninguna empresa se gasta en un cliente 1.000 euros para no obtener nada a cambio, ¿o alguien se lo cree? Una invitación a un Congreso, con inscripción, viaje en avión y hotel, fácilmente sobrepasa esta cantidad. Yo lo he hecho multitud de veces y evidentemente esto era a cambio de “recetas”. A estos médicos se les hace después del evento, un seguimiento muy especial en su prescripción, visitas mas regulares (cada 15 días), se comprueba en las farmacias si receta o no y si no ha respondido en la medida que se le pedía, no se vuelve a contar con él para nada. Se buscan siempre ‘estómagos agradecidos’ y entre los visitadores en cada zona es sabido quién se deja querer y quién no.

Al margen de los Congresos, GlaxoSmithKline, organiza muchos fines de semana supuestamente “científicos”, donde por oir una charla dirigida a la prescripción de sus productos, van asociados actos lúdicos que se ocultan. Si yo he estado cenando marisco, invitando a copas a los galenos un fin de semana en un hotel en la playa, es para que ellos “tiren de la pluma“, si no mejor quedarse en casa con la familia. Se entiende ¿no?

Esto es lo que todo el mundo sabe, pero hay cosas mucho más gordas que pronto saldrán a la luz pública“.

Más info: En el libro Traficantes de salud.

31 Comentarios a “Tarugueo fino”

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.