Repagar la sanidad pública

Por

23 de junio de 2010Sin categoría7 Comentarios

Políticos y empresarios están preparando en España la introducción del copago por la utilización de servicios sanitarios públicos, financiados hasta ahora exclusivamente a través de impuestos. Los máximos responsables de la sanidad en varias comunidades autónomas, como Cataluña, Valencia, Madrid o Asturias, se han manifestado en las últimas semanas a favor de aplicar estas medidas. Desde la Coordinadora Anti-privatización de la Sanidad Pública de Madrid (CasMadrid) aseguran que el Ministerio de Economía está estudiando la viabilidad del copago.

sanidad

A falta de mayor concreción sobre el asunto, son varias las posibilidades que se barajan: Introducción de un ticket moderador -2 o 3 euros- para ser atendido por el médico de cabecera o pediatra; cobro de una tasa en Urgencias si el médico que presta asistencia considera que el motivo “no es urgente”; cobro de un porcentaje mínimo en farmacia a los pensionistas –en torno a un 10 %, como los pacientes crónicos- o en base a una escala, según el nivel de renta; o no cubrir ciertas prestaciones sanitarias (eficaces, pero de alto coste). Para recibirlas se debería pagar aparte o suscribir una póliza de seguro con una empresa privada (como actualmente la salud bucodental o la podología).

Desde distintos colectivos sanitarios se están llevando a cabo movilizaciones contra el copago. Para Angels Martínez, portavoz de Dempeus per la Salut Pública:

“Hay evidencia de que las distintas fórmulas de copago reducen sin discriminar tanto la demanda necesaria como la considerada innecesaria, y que tienden a afectar la salud y la economía de una forma sesgada: las repercusiones son más negativas para las personas con menos ingresos y las de grupos sociales más desfavorecidos”.

Esta organización ha impulsado un manifiesto, que también ha firmado la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), en el que plantea que cualquier medida que signifique una barrera económica, por pequeña que sea, que suponga un desembolso para el acceso a los servicios de salud es perjudicial, regresiva e injusta en la medida que expulsa de un sistema universal o pone trabas a su acceso precisamente a los personas con las rentas menores o mínimas.

“El pago o copago de la atención a los problemas de salud puede no ser asumible o bien representar una importante carga para las personas de los grupos más desfavorecidos. Este es un aspecto fundamental a tener en cuenta desde la perspectiva de la equidad. Las distintas formas de copago existentes o en discusión pueden generar dificultades de acceso económico que acaban determinando desigualdades sociales en salud”, se afirma en dicho documento.

Los colectivos sanitarios que están en contra de la implantación del copago entienden que los ingresos fiscales deben sostener todo el gasto sanitario actual y su desarrollo.

“Conviene una revisión a fondo tanto de nuestra fiscalidad mejorando su carácter redistributivo, como el aumentar la financiación de unos servicios de sanidad probadamente eficientes a pesar de que están por debajo de la media europea”, argumentan.

Desde CasMadrid concluyen:

“El copago consiste en volver a pagar por algo que ya hemos pagado y se pretende justificar a través de un bombardeo de falsos mensajes que nos dicen que “el sistema es insostenible” debido al incremento del gasto y a una supuesta sobreutilización de los servicios, ocultando que España dedica mucho menos dinero que la media de la Unión Europea para la Sanidad Pública”.

Éste es el texto original que mandé a la publicación médica British Medical Journal (BMJ), de la que como saben soy corresponsal in Spain. A quienes tengan curiosidad por leer la información en inglés les adjunto cómo se ha publicado:

Published 8 June 2010, doi:10.1136/bmj.c3063
Cite this as: BMJ 2010;340:c3063

News

Spain considers charging for health care to help plug its financial deficit

Miguel Jara

1 Madrid

The Spanish government is considering introducing a fee per visit for publicly funded healthcare services in a bid to help plug the hole in its finances.

Health authorities in various autonomous regions like Catalonia, Valencia, Madrid, or Asturias, have backed this approach in the past few weeks, despite widespread opposition.

The campaign group, the Madrid Network Against Privatisation of Public Health Care (CAS Madrid), states that the treasury is studying the feasibility of implementing a fee per visit system.

The various options under consideration, it says, include charging 2 to 3 euros to see the family doctor or the paediatrician, and a financial penalty for anyone requesting emergency services for non-urgent care, in the view of the attending doctor.

Other options include requiring pensioners to pay a proportion of the overall cost of drugs around 10% for those with long term conditions, or on a sliding scale, depending on income—and simply not providing certain expensive services for free, forcing patients to either pay for them privately or to take out insurance cover.

“There is evidence that a fee per visit reduces both necessary as well as unnecessary visits, and it is indiscriminate: the repercussions are worse for those who have lower incomes and for marginalised groups,” commented Angels Martínez, spokesperson for Dempeus per la Salut Pública [StandingUp for Public Health Care].

The organisation has published a joint manifesto with the Spanish Federation for the Defence of Public Health Care (FADSP). This says that any initiative which creates an economic barrier, no matter how small, to accessing services, is damaging, backwards, and unjust, because it undermines the principle of universal health care and disproportionately affects those on low incomes.

“A fee per visit for health services may not be affordable for the poorest. This is a fundamental issue. The various fee-per-visit options being discussed can create economic barriers which generate social inequalities in health,” says the manifesto.

Opponents of the fee per visit system feel that public money should fund all healthcare services, now and in the future. “There needs to be a review of the taxation system in order to improve how funds are distributed, such as increasing the financing of some health care services which are efficient,” they say.

Antonio Gómez of CAS Madrid concludes that: “Fee per visit means that we, the citizens, will have to pay twice. The government is trying to justify this in an avalanche of propaganda, which says that “the system is unsustainable” because of rising costs and increasing demand for services, while they hide the fact that Spain spends less on health care than the European Union average.”

Cite this as: BMJ 2010;340:c3063


¿Cuánto crees que vale este post?

7 Comentarios a “Repagar la sanidad pública”
  1. Ariadna

    Es que el servicio público NO es un servicio gratuito, ¿por qué insistís tanto en eso algunos? En mi nómina pone muy clarito qué porcentaje dejo de cobrar para sufragar los gastos de seguridad social, paro, etc. Los medicamentos prescritos por la sanidad pública no son gratis: pagamos un 60%. Cuando estamos de baja, cobramos menos. El dentista no entra. Muchos tenemos una mutua para cubrir todo lo que la seguridad social no cubre, o cubre mal, o con listas de espera galácticas. ¿Sigo? ¿Y por qué hoy “no toca” hablar de repartir mejor, si estamos todos de acuerdo en que una Administración eficiente no es barata? Por lo que yo sé tenemos una Administración cara e ineficaz, lo que yo pago todos los meses por ella no se compensa ni de lejos con lo que recibo. Vale, yo sí quiero que hablemos de repartir mejor; Carmelo ha puesto unos ejemplos muy significativos, yo podría poner otros referentes a las comunidades que sí tienen cubierta la salud bucodental (por ejemplo), a cuenta de las que no. Podría, pero eso sí que no toca, y menos aquí. No quiero que los que tienen ese derecho dejen de tenerlo, lo que quiero es tenerlo yo también. ¿Os parece mal a alguno? También podríamos hacer otra cosa: que me den mi nómina íntegra, y yo ya pagaré cada vez que vaya al médico, y cuando me tenga que operar o tener un bebé, pagará mi seguro privado, como ya ha hecho un par de veces. ¿Lo hacemos así? ¿Lo hacemos así todos, y el que no pueda operarse que no lo haga? ¿A alguien le parece insolidario, dichosa palabra? Más insolidario me parece a mi que alguien sugiera que un pensionista que cobre 600 euros, y que ya ha estado pagando todos los meses de su vida laboral unas cuotas equiparables a las de cualquier seguro privado, por un servicio que ha usado o no, pague cinco euros al mes.

    Por cierto: Anselmo, yo no sé cuanta gente va al médico a pasar el rato, pero a mi no me incluyas en ese “vamos”. En cuanto al “despilfarro” de la sanidad, tu hablas de un copago para frenar las visitas, las recetas, etc. En cambio lo que yo veo es una gestión muy deficiente; si hay más visitas y más recetas de las necesarias, alguien no estará haciendo bien su trabajo, digo yo. Seguro que hay mejor forma de gestionar la sanidad que hacer pagar dos veces por ella. Tu lo has dicho, y ahí te doy la razón: a falta de medios, más ingenio. Pero hacer pagar más a los de siempre, a los de nómina superajustada y supercontrolada, no es tener mucho ingenio que digamos.

  2. Anselmo

    Hacemos las cosas irremediablemente mal. Lo primero, cuando no se sabe, es hacer una lista de casos de abusos. ¿Por qué vamos al médico? Hombre, por pasar el rato.
    ¿Qué esperamos del médico? Que nos vea y nos cure nuestra posible dolencia. ¿Y si tardo en ir mucho al medico, será bueno?
    Una cosa es el co-pago para apuntalar un sistema sanitario que se viene abajo y otra cosa es el co-pago para frenar las visitas al médico. Lo mismo puede decirse de las recetas. Lo peor que nos está sucediendo es pensar que la Sanidad es un despilfarro. ¿Por parte de quien, de los que enfermamos? Posiblemente la culpa de todo la tenga el tabaco, la falta de técnicos en diagnósticos rápidos, y no tener suficiente dinero para pagarse su propio médico, que sería lo correcto.
    Hoy he pasado por un hospital privado y he recordado tiempos pasados. ¡Qué calor en verano! Tres pacientes por habitación.
    A falta de medios mas ingenio. Aunque sobraran los medios, más ingenio, más talento, más progreso.
    Que nos echen una mano los pensionistas que cobren al mes más de 600 euros, con una cuota fija mensual de cinco euros. Menos que los obreros del SMI.

  3. Carmelo

    Esto no es un gobierno de izquierdas, es la mas extrema derecha, al servicio de los intereses de los ricos.

    El problema es que no hay a quién votar, todos son una panda de delincuentes, que están gobernando para servirse y no servir.

    Mira la Magdalenita Álvarez como la han colocado esta semana en un banco europeo por 20.000 euros mensuales. ¡¡¡ A semejante muerto ha fichado este banco!!! Claro son favores que se hacen a cambio de otros favores que obtendrá tal banco.

    Alguno por aquí comenta que “lo público termina en despilfarro´´, y por qué no quitan la monarquía de una vez. Ha salido la Leticia con unos trajes de un sastre de alta costura (Felipe Varela) y estrenando varios de 5.000 a 6.000 euros cada uno.
    ¿¿¿ NO ES ESTO DESPILFARROOOOOOOOOOO ???

    EL yate del Rey, El Fortuna, cuesta llenar su depósito 24.000 €, un mantenimiento de 200.000 € anual…, y sigo;

    Aquí el presidente del gobierno canario tiene 56.000 € asignados para su vestuario, el vicepresidente 45.000 €.

    Cuando se anunció la bajada de sueldo de los funcionarios ese día el presidente del Gobierno de Canarias compró 3 coches de alta gama, más de 200.000 €.

    El alcalde de Madrid compró un Mercedes de alta gama blindado hace unos meses en 84.000 €.

    Zapatero gasta en cada viajito con su avión 12.964 €(casi 26.000 € ida y vuelta), esto si se viene a Canarias, si va más lejos.
    pues más dinero.

    Según ley aprobada, cada diputado solo ha de cotizar en la seguridad social 7 años para percibir el máximo de la seguridad social al jubilarse, esto es 2.750 €, los demás tenemos que cotizar 35 años (y pronto más), para que te paguen una porquería. Cada ministro cobra después de dejar el cargo 18 meses seguidos lo mismo que cobraban en su cargo (es una ayudita), y es compatible con cualquier cargo en la función pública. Los demás no pueden ejercer ningún otro trabajo porque el funcionario lo es en exclusiva.

    Aznar tiene más de 50 guardarespaldas, como también Felipe González, aparte de una super paga de por vida de 8.000 € y aumentando por años con el IPC, su chófer también de pago y coche blindado nuevo cada dos años. Y si sigo hablando publico un libro…

    Así que menos tonterías, que los que despilfarran son los de arriba, que son sin vergüenzas.

    Nota: Sin vergüenza en el diccionario de la Real Academia de la Lengüa es aquella persona/s que comenten actos no éticos o amorales. Se hubieran ahorrado el término poniendo solo, SINVERGÜENZA: Clase política.

    Carmelo Alemán

  4. Artesano

    En esta ocasión lamento discrepar. El copago es necesario en la Sanidad y en otros ámbitos.
    Soy firme defensor de los servicios públicos que están siendo privatizados, sin prisa pero sin pausa en todas las administraciones y especialmente en la local. La excusa siempre es privatizar para aumentar la eficacia y disminuir el coste. Creo que es el camino fácil y cómodo para evitar el esfuerzo de transformar la Administración para mejorar su eficiencia.
    Otro motivo privatizador tan importante o más que el anterior, es el de repartir el gran pastel de los Presupuestos públicos entre el negocio privado que presiona fuertemente en ese sentido.
    Si somos realistas, Servicio Público no tiene porqué ser sinónimo de Servicio Gratuito. Lo gratuito aparentemente es fuente de justicia y alegría pero cuando se degrada, como se está degradando nuestra Sanidad Pública, acaba siendo fuente de injusticias para los que no pueden pagarse la medicina privada y saltarse las listas de espera.
    Lo gratuito acaba lamentablemente en despilfarro y abusos en demasiados casos.
    Si el sistema de copago está bien diseñado puede ser un gran éxito para todos.
    ¿Por qué un jubilado que tenga sus buenos milloncetes tiene que tener las medicinas gratis y un joven en paro no?
    Pero no nos engañemos, una Administración eficiente no es barata y España como ha quedado evidenciado, no es suficientemente rica (otra historia es la de repartir mejor, pero hoy no toca).
    La tan deseada cultura del esfuerzo es contraria a lo gratuito.

  5. Paqui

    http://eds.nireblog.com/, me gustaría saber vuestras opiniones sobre ésto,

  6. Danny

    Y mientras tanto, seguimos gastando el dinero en barbaridades como esta:

    http://www.20minutos.es/noticia/276608/0/

  7. Mahesh

    Lo que tendria que hacer el Ministerio de Sanidad es poner a disposición de la población la información y los recursos para que pudieramos llevar todos una vida saludable: información sobre alimentos saludables y como combinarlos, cómo protegernos de las radiaciones de altas y bajas frecuencias, los beneficios del sol, del agua de mar, de hacer ejercicio, de meditar, de no tomar tóxicos (tabaco, alcohol, etc…), de beber abundante agua mineral, de gestionar el estrés, etc… En definitiva, de lo que informan revistas de prestigio como DiscoveryDSalud. Pero claro, como que esto no genera ni una mínima parte de beneficios (que muchos políticos se embolsan ahora con las comisiones de las farmacéuticas), no interesa. Y ahora, encima ¡nos quieren hacer pagar dos veces por la sanidad pública! Vergonzoso.

    Saludos.

    Saludos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.