Dr. Gérvas: Posibles responsabilidades penales de las autoridades sanitarias en el escándalo de la gripe A

Por Juan Gérvas, médico general, Equipo CESCA, Madrid
En Buitrago de Lozoya (Madrid) a 19 de enero de 2010
www.equipocesca.org    jgervasc@meditex.es
Los hechos
La pandemia de gripe A (al principio “gripe porcina”) se inició en la primavera de 2009 en Méjico, y a finales de abril dio comienzo una fase de alarma con intentos varios de contención de su difusión.
Sin éxito, pues en mayo ya había enfermos en el mundo entero, desde el hemisferio norte (EEUU, Canadá, España y demás) al hemisferio sur (Australia, Nueva Zelanda, Argentina y demás).
En junio ya se pudo determinar la levedad de la pandemia de gripe A en los países desarrollados como Australia, Canadá y Nueva Zelanda tanto respecto a mortalidad como a morbilidad (1,2).
A primeros de julio se publicó una primera proyección de la mortalidad por gripe A en Eurosurvillance (revista científica del oficial European Centre for Disease Prevention and Control) por científicos de Nueva Zelanda en que se concluía que la mortalidad era menor por la pandemia que por la gripe estacional (2).
A finales de julio y primeros de agosto, en pleno invierno austral,  todos los países del hemisferio sur coincidían en datos de morbilidad y mortalidad de la pandemia de gripe A muy por debajo de la gripe estacional de todos los años.
Por ello el firmante pudo publicar y difundir un texto el 10 de agosto, con datos y con el pronóstico de baja mortalidad y morbilidad, pidiendo serenidad y tranquilidad. Este texto se publicó en diario El País el día 14 de agosto
(http://www.elpais.com/articulo/sociedad/gripe/paciencia/tranquilidad/elpepusoc/20090814elpepusoc_5/Tes) tuvo eco mundial de manera que se tradujo al francés, inglés, italiano, portugués y ruso y se publicó como tal conjunto a finales de septiembre por Healthy Skepticism
(http://www.healthyskepticism.org/news/2009/Oct09.php). La versión última en español puede consultarse en www.equipocesca.org , donde también se encuentra abundante información sobre la vacuna antigripal.
El 28 de agosto elaboré y difundí un texto en forma de carta abierta a la Ministra y los Consejeros de Sanidad, para advertirles públicamente de los errores que estaban cometiendo. Al cabo de un mes dio acuse de recibo la Ministra. El texto tuvo eco en toda España.
A la actitud de tranquilidad y calma se sumó la Organización Médica Colegial desde mediados de agosto. Y a primeros de septiembre un grupo que llegó a ser de 200 blogs y bitácoras del movimiento http://gripeycalma.wordpress.com/ . A la llamada a la calma se unió también la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria y posteriormente la Asociación Española de Pediatría y la Sociedad Española de Medicina de Familia (http://www.cmaj.ca/cgi/eletters/181/6-7/E102#184176).
Las diferencias entre los pronósticos y la realidad fueron abismales en mortalidad; por ejemplo, en Nueva Zelanda de 18.000 muertos previstos contra 17 fallecimientos en la realidad (3).
En España los meses de mayo a agosto fueron de alarma increíble, con gran eco en los medios de comunicación y una política de “transparencia” que en la práctica suponía el análisis y difusión de datos de vida y muerte de cada caso por gripe A.
Las diferencias también fueron abismales en morbilidad. Por ejemplo, se calcularon entre 400 y 40.000 ingresos de UCI en Australia y Nueva Zelanda, con entre 106 y 28.000 pacientes que precisarían respiración mecánica, lo cual sobrepasaría las posibilidades del sistema sanitario (4). En la realidad fueron respectivamente 722 y 456, fácilmente manejables por el sistema sanitario (5). De nuevo en España también se llevó a cabo una política de “transparencia” con análisis caso a caso de los pacientes ingresados en las UCI, con enorme alarma sobre una “nueva” neumonía.
La afectación de más jóvenes y más embarazadas sólo es cierta en lo proporcional, pues con la gripe A los ancianos tienen menos morbilidad y mortalidad, por las defensas que conservan frente a este virus, que circuló hasta 1957. Pero en cifras absolutas la mortalidad ha sido menor que nunca.
La vacuna contra la gripe estacional fue inútil en los países del hemisferio sur (el nuevo virus A desplazó casi por completo a todos los demás), y no existía vacuna contra la gripe A, pero tampoco fue necesaria.
Los países del hemisferio sur tuvieron baja morbilidad y mortalidad por la pandemia sin vacunar a su población contra la gripe A.
Sabíamos que la vacuna contra la gripe estacional tiene baja efectividad, que sólo es útil en el tercio de los pacientes, y que es por completo inútil en los niños menores de dos años (6,7). También sabemos que nunca se han hecho estudios a fondo sobre la duración de las defensas que generan las vacunas contra la gripe, ni sobre las ventajas e inconvenientes a largo plazo. Además, sabemos que el virus de la gripe A puede provocar por sí mismo respuestas inmunitarias que duran más de 50 años (8). Por todo ello parecía razonable no vacunar contra la gripe A (8,9).
Sabíamos que los antivirales tenían escasa o nula eficacia en la prevención y el tratamiento de la gripe estacional y que tienen efectos adversos graves (10-13).
La Organización Mundial de la Salud (OMS) persistió en su mensaje de alarma, incluso hasta final del año 2009. Pero su crédito era nulo, después del gravísimo error respecto a la gripe aviar, en el año 2005, donde llegó a pronosticar hasta 150 millones de muertos, contra un total de 262 personas fallecidas en todo el mundo (14). Esta alarma conllevó la preparación de planes de respuesta (“contingencia”) extraordinariamente agresivos y dejó a todos los países con la sensación de que llegaría tarde o temprano la pandemia de gripe como una peste (15). La pandemia llegó, pero de una levedad mayúscula, y se le respondió con los planes de 2005, actualizados con números igualmente increíbles.
Sin embargo la población europea (y española) entendió perfectamente la situación y rechazó la vacunación y el comportamiento sugerido de alta alarma. Pese a la baja tasa de vacunación contra la gripe A, la morbilidad y mortalidad ha sido menor que en una epidemia de gripe estacional.
No conocemos las condiciones del contrato con las industrias para la vacuna contra la gripe A, pero deben ser tan extrañas que la Ministra de Sanidad de Polonia se negó a su firma y a su compra por consejo de sus asesores legales.
En el último trimestre de 2009 y en el comienzo de 2010 ha empezado a difundirse información sobre la corrupción en torno a la respuesta de la OMS a la pandemia de gripe A en revistas científicas (Science, British Medical Journal), la prensa general e incluso el Consejo de Europa
http://www.sciencemag.org/cgi/content/summary/sci;326/5951/350-b
http://www.humanite.fr/Grippe-A-Ils-ont-organise-la-psychose
http://www.bmj.com/cgi/content/extract/340/jan12_2/c201?papetoc
http://www.bmj.com/cgi/content/extract/340/jan12_2/c198?papetoc
Se acusa a la OMS y a sus asesores de colusión de intereses con las industrias.
La reacción de la Ministra y los Consejeros de Sanidad de España
Los hechos comentados anteriormente no modificaron los planes de contingencia adoptados en España a comienzos de la pandemia, en mayo de 2009 y hasta el final:
•se realizaron campañas de sensibilización a la población,
•se hicieron obras en hospitales y centros de salud para cambiar urgencias y UCI,
•se modificaron formas de trabajo y organización de la atención en el sistema sanitario,
•se adquirieron millones de dosis de antivirales (y se promovió su uso),
•se compraron millones de dosis de vacuna contra la gripe A (y se promovió su administración),
•se administraron millones de dosis de vacuna contra la gripe estacional (cuyos virus estaban desapareciendo),
•se compraron respiradores,
•se adquirieron mascarillas, trajes desechables y otro material (que se distribuyó y cuyo uso se promovió),
•se dieron normas a las empresas de acuerdo con los planes tipo gripe aviar
•se promovió la baja laboral de embarazadas sanas en escuelas y otros lugares
•etc.
Todo ello ha redundado en un gasto de cientos de millones de euros, en una situación social de crisis económica, de paro del 20% de la población y con un sistema sanitario que ni siquiera cubre la salud dental.
Peor, estos responsables políticos mantienen que volverían a hacer lo que han hecho.
Por todo ello
Creo necesario y promuevo a título personal el procesamiento político y legal de la Ministra y de los Consejeros de Sanidad de España por sus probable responsabilidades en salud pública y en el mal uso de caudales públicos.
Ni siquiera la mutación del virus de la gripe A o la presentación de sucesivas oleadas más agresivas de la misma (improbables vista la historia de las pandemias de gripe desde la Edad Media) (16) justificarían los planes y las acciones emprendidas pues todo ello obligaría al establecimiento de otros planes.
Referencias
1.Nelly HA. A pandemic response to a disease of predomintly seasonal intensity. MJA. 2010;192:81-3.
2.Wilson N, Baker MG. The emerging influenza pandemic: estimating the case fatality rate. Eurosurvillance. 2009;14(26):pff=19255
3.Assessment of the 2009 influenza A (H1N1) pandemic on selected countries in the Southern hemisphere. Argentina, Australia, Chile, New Zealand, Uruguay. Department of Health and US Department White House National Security Service. August 26, 2009.
4.Anderson TA, Hart GK, Kainer MA; ANZICS Database Management Committee. Pandemic influenza-implications for critical care resources in Australia and New Zealand. J Crit Care 2003;18: 173-180.
5.The ANZIC Influenza Investigators. Critical care services and 2009 H1N1 influenza in Autralia and New Zealand. N Engl J Med. 2009;361:1925-34.
6.Simonsen L, Taylor RJ, Vibourd C et al. Mortality benefits of influenza vaccine in elderly people: an ongoing controversy. Lancet Infect Dis. 2007;7:658-66.
7.Smith S, Demicheli V, Di Pietrantonj C, Harden AR et al. Vaccines for preventing influenza in healthy children. Cochrane Database Syst Rev. 2008;(2):CD004879.
8.Gérvas J, Wright J. Future of flu vaccines: Please, may we have a RTC now? BMJ;2009;339:b4651.
9.Collignon PJ. Mass vaccination against swine flu: could it cause more harm than good? http://www.bmj.com/cgi/eletters/339/sep03_2/b3471#219801
10.Antivíricos en la gripe: entre la incertidumbre y la urgencia de la pandemia por el nuevo virus A/H1N1. Bulletí GROC. 2009;22(2).
11.Burch J, Corbett M, Stock C et al. Prescription of anti-influenza drugs for healthy adults: a systematic review and meta-analysis. Lancet Infec Dis. 2009;doi:10.1016/S1473-3099(09)70199-9.
12.Shun-Shin M, Thompson M, Heneghan C et al. Neuraminidase inhibitors for treatment and prophylasis of influenza in children: systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. BMJ. 2009;339;b3172.
13.Kitching A, Roche A, Balasegaran S et al. Oseltamivir adherence and side effects among children in three London schools affected by influenza A (H1N1), May 2009. An Internet based cross sectional survey. Eurosurvillance 2009;29:1-4.
14.Bonneux L, Damme WV. An iatrogenic pandemic of panic. BMJ. 2006;332:786-8.
15.Arias P. La ética durante las crisis sanitarias. A propósito de la pandemia por el virus H1N1. Rev Esp Salud Pública. 2009;83:448-91.
16.Moreno DM, Taubenberger JK. Understanding influenza backward. JAMA. 2009;302:679-80.

A buen seguro que va a levantar polvareda el último escrito de Juan Gérvas, médico general, Equipo CESCA. En él explica las razones para pedir el procesamiento político y penal de la Ministra y de los Consejeros de Sanidad de España por la gestión de la crisis de la gripe A. Reproduzco íntegramente, con un ligero “toque” de edición el texto según me lo ha enviado:

Los hechos

La pandemia de gripe A (al principio “gripe porcina”) se inició en la primavera de 2009 en Méjico y a finales de abril dio comienzo una fase de alarma con intentos varios de contención de su difusión. Sin éxito, pues en mayo ya había enfermos en el mundo entero, desde el hemisferio norte (EEUU, Canadá, España y demás) al hemisferio sur (Australia, Nueva Zelanda, Argentina y demás). En junio ya se pudo determinar la levedad de la pandemia de gripe A en los países desarrollados como Australia, Canadá y Nueva Zelanda tanto respecto a mortalidad como a morbilidad (1,2). A primeros de julio se publicó una primera proyección de la mortalidad por gripe A en Eurosurvillance (revista científica del oficial European Centre for Disease Prevention and Control) por científicos de Nueva Zelanda en que se concluía que la mortalidad era menor por la pandemia que por la gripe estacional (2).

Ministra1

A finales de julio y primeros de agosto, en pleno invierno austral,  todos los países del hemisferio sur coincidían en datos de morbilidad y mortalidad de la pandemia de gripe A muy por debajo de la gripe estacional de todos los años. Por ello el firmante pudo publicar y difundir un texto el 10 de agosto, con datos y con el pronóstico de baja mortalidad y morbilidad, pidiendo serenidad y tranquilidad. Este texto se publicó en diario El País el día 14 de agosto. Tuvo eco mundial de manera que se tradujo al francés, inglés, italiano, portugués y ruso y se publicó como tal conjunto a finales de septiembre por Healthy Skepticism. La versión última en castellano puede consultarse en la página de CESCA, donde también se encuentra abundante información sobre la vacuna antigripal.

El 28 de agosto elaboré y difundí un texto en forma de carta abierta a la Ministra y los Consejeros de Sanidad, para advertirles públicamente de los errores que estaban cometiendo. Al cabo de un mes dio acuse de recibo la Ministra. El texto tuvo eco en toda España. A la actitud de tranquilidad y calma se sumó la Organización Médica Colegial desde mediados de agosto. Y a primeros de septiembre un grupo que llegó a ser de 200 blogs y bitácoras del movimiento. A la llamada a la calma se unió también la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria y posteriormente la Asociación Española de Pediatría y la Sociedad Española de Medicina de Familia.

Las diferencias entre los pronósticos y la realidad fueron abismales en mortalidad; por ejemplo, en Nueva Zelanda de 18.000 muertos previstos contra 17 fallecimientos en la realidad (3). En España, los meses de mayo a agosto fueron de alarma increíble, con gran eco en los medios de comunicación y una política de “transparencia” que en la práctica suponía el análisis y difusión de datos de vida y muerte de cada caso por gripe A. Las diferencias también fueron abismales en morbilidad. Por ejemplo, se calcularon entre 400 y 40.000 ingresos de UCI en Australia y Nueva Zelanda, con entre 106 y 28.000 pacientes que precisarían respiración mecánica, lo cual sobrepasaría las posibilidades del sistema sanitario (4). En la realidad fueron respectivamente 722 y 456, fácilmente manejables por el sistema sanitario (5). De nuevo en España también se llevó a cabo una política de “transparencia” con análisis caso a caso de los pacientes ingresados en las UCI, con enorme alarma sobre una “nueva” neumonía.

La afectación de más jóvenes y más embarazadas sólo es cierta en lo proporcional, pues con la gripe A los ancianos tienen menos morbilidad y mortalidad, por las defensas que conservan frente a este virus, que circuló hasta 1957. Pero en cifras absolutas la mortalidad ha sido menor que nunca. La vacuna contra la gripe estacional fue inútil en los países del hemisferio sur (el nuevo virus A desplazó casi por completo a todos los demás) y no existía vacuna contra la gripe A, pero tampoco fue necesaria. Los países del hemisferio sur tuvieron baja morbilidad y mortalidad por la pandemia sin vacunar a su población contra la gripe A. Sabíamos que la vacuna contra la gripe estacional tiene baja efectividad, que sólo es útil en un tercio de los pacientes y que es por completo inútil en los niños menores de dos años (6,7).

Ministra2

También sabemos que nunca se han hecho estudios a fondo sobre la duración de las defensas que generan las vacunas contra la gripe, ni sobre las ventajas e inconvenientes a largo plazo. Además, sabemos que el virus de la gripe A puede provocar por sí mismo respuestas inmunitarias que duran más de 50 años (8). Por todo ello parecía razonable no vacunar contra la gripe A (8,9). Sabíamos que los antivirales tenían escasa o nula eficacia en la prevención y el tratamiento de la gripe estacional y que tienen efectos adversos graves (10-13). La Organización Mundial de la Salud (OMS) persistió en su mensaje de alarma, incluso hasta final del año 2009. Pero su crédito era nulo, después del gravísimo error respecto a la gripe aviar, en el año 2005, donde llegó a pronosticar hasta 150 millones de muertos, contra un total de 262 personas fallecidas en todo el mundo (14).

Esta alarma conllevó la preparación de planes de respuesta (“contingencia”) extraordinariamente agresivos y dejó a todos los países con la sensación de que llegaría tarde o temprano la pandemia de gripe como una peste (15). La pandemia llegó, pero de una levedad mayúscula, y se le respondió con los planes de 2005, actualizados con números igualmente increíbles. Sin embargo la población europea (y española) entendió perfectamente la situación y rechazó la vacunación y el comportamiento sugerido de alta alarma. Pese a la baja tasa de vacunación contra la gripe A, la morbilidad y mortalidad ha sido menor que en una epidemia de gripe estacional.

No conocemos las condiciones del contrato con las industrias para la vacuna contra la gripe A, pero deben ser tan extrañas que la Ministra de Sanidad de Polonia se negó a su firma y a su compra por consejo de sus asesores legales. En el último trimestre de 2009 y en el comienzo de 2010 ha empezado a difundirse información sobre la corrupción en torno a la respuesta de la OMS a la pandemia de gripe A en revistas científicas (Science, British Medical Journal), la prensa general e incluso el Consejo de EuropaSe acusa a la OMS y a sus asesores de colusión de intereses con las industrias.

La reacción de la Ministra y los Consejeros de Sanidad de España

Los hechos comentados anteriormente no modificaron los planes de contingencia adoptados en España a comienzos de la pandemia, en mayo de 2009 y hasta el final:

•se realizaron campañas de sensibilización a la población, •se hicieron obras en hospitales y centros de salud para cambiar urgencias y UCI, •se modificaron formas de trabajo y organización de la atención en el sistema sanitario, •se adquirieron millones de dosis de antivirales (y se promovió su uso), •se compraron millones de dosis de vacuna contra la gripe A (y se promovió su administración), •se administraron millones de dosis de vacuna contra la gripe estacional (cuyos virus estaban desapareciendo), •se compraron respiradores, •se adquirieron mascarillas, trajes desechables y otro material (que se distribuyó y cuyo uso se promovió), •se dieron normas a las empresas de acuerdo con los planes tipo gripe aviar •se promovió la baja laboral de embarazadas sanas en escuelas y otros lugares •etc.

Todo ello ha redundado en un gasto de cientos de millones de euros, en una situación social de crisis económica, de paro del 20% de la población y con un sistema sanitario que ni siquiera cubre la salud dental. Peor, estos responsables políticos mantienen que volverían a hacer lo que han hecho. Por todo ello creo necesario y promuevo a título personal el procesamiento político y legal de la Ministra y de los Consejeros de Sanidad de España por sus probables responsabilidades en salud pública y en el mal uso de caudales públicos. Ni siquiera la mutación del virus de la gripe A o la presentación de sucesivas oleadas más agresivas de la misma (improbables vista la historia de las pandemias de gripe desde la Edad Media) (16) justificarían los planes y las acciones emprendidas pues todo ello obligaría al establecimiento de otros planes.

Más info: El libro La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo (Península, 2009) explica cómo se desarrollan las campañas de marketing del miedo como la de la gripe A.

Ministra3

Referencias 1.Nelly HA. A pandemic response to a disease of predomintly seasonal intensity. MJA. 2010;192:81-3. 2.Wilson N, Baker MG. The emerging influenza pandemic: estimating the case fatality rate. Eurosurvillance. 2009;14(26):pff=19255 3.Assessment of the 2009 influenza A (H1N1) pandemic on selected countries in the Southern hemisphere. Argentina, Australia, Chile, New Zealand, Uruguay. Department of Health and US Department White House National Security Service. August 26, 2009. 4.Anderson TA, Hart GK, Kainer MA; ANZICS Database Management Committee. Pandemic influenza-implications for critical care resources in Australia and New Zealand. J Crit Care 2003;18: 173-180. 5.The ANZIC Influenza Investigators. Critical care services and 2009 H1N1 influenza in Autralia and New Zealand. N Engl J Med. 2009;361:1925-34. 6.Simonsen L, Taylor RJ, Vibourd C et al. Mortality benefits of influenza vaccine in elderly people: an ongoing controversy. Lancet Infect Dis. 2007;7:658-66. 7.Smith S, Demicheli V, Di Pietrantonj C, Harden AR et al. Vaccines for preventing influenza in healthy children. Cochrane Database Syst Rev. 2008;(2):CD004879. 8.Gérvas J, Wright J. Future of flu vaccines: Please, may we have a RTC now? BMJ;2009;339:b4651. 9.Collignon PJ. Mass vaccination against swine flu: could it cause more harm than good? http://www.bmj.com/cgi/eletters/339/sep03_2/b3471#219801 10.Antivíricos en la gripe: entre la incertidumbre y la urgencia de la pandemia por el nuevo virus A/H1N1. Bulletí GROC. 2009;22(2). 11.Burch J, Corbett M, Stock C et al. Prescription of anti-influenza drugs for healthy adults: a systematic review and meta-analysis. Lancet Infec Dis. 2009;doi:10.1016/S1473-3099(09)70199-9. 12.Shun-Shin M, Thompson M, Heneghan C et al. Neuraminidase inhibitors for treatment and prophylasis of influenza in children: systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. BMJ. 2009;339;b3172. 13.Kitching A, Roche A, Balasegaran S et al. Oseltamivir adherence and side effects among children in three London schools affected by influenza A (H1N1), May 2009. An Internet based cross sectional survey. Eurosurvillance 2009;29:1-4. 14.Bonneux L, Damme WV. An iatrogenic pandemic of panic. BMJ. 2006;332:786-8. 15.Arias P. La ética durante las crisis sanitarias. A propósito de la pandemia por el virus H1N1. Rev Esp Salud Pública. 2009;83:448-91. 16.Moreno DM, Taubenberger JK. Understanding influenza backward. JAMA. 2009;302:679-80.

32 Comentarios a “Dr. Gérvas: Posibles responsabilidades penales de las autoridades sanitarias en el escándalo de la gripe A”
  1. Jose Manuel

    Estoy totalmente de acuerdo con Juan Gervas. Es más, despues de estudiar intensamente lo que dicen médicos como Kalokerinos, Danhoe, Vieira, Xavier Uriarte, …. y de ver los daños adversos que se producen en niños (investíguese en el vaers americano) americanos (pais vacunalista por “excelencia”) y de ver como las farmacéuticas cuando se les despista el control de alguna muerte producida por vacunas, echan balones fuera diciendo lo que todos ya sabemos “no se ha podido demostrar la relación causa-efecto”, y de ver como los pediatras rasos hablan de la necesidad de vacunar y no tienen más datos que los que les han implantado en el cerebro las farmacéuticas y sus jefes (estos con muy buenas relaciones con las farmacéuticas) todos ellos con un bestial conflicto de intereses … bla …bla … bla… ESTO DE LA GRIPE A ES EXTENSIVO A LA MAYORIA DE LAS VACUNAS: UN ENGAÑO DESDE EL PRINCIPIO. Véase por ejemplo las muertes por la vacuna del papiloma en EEUU y se sigue vacunando ocultando dichos datos. Nunca se ha podido demostrar ni la eficacia ni la seguridad, sino mas bien todo lo contrario.

  2. Andrés Amado Zuno Arce

    En México nos fue peor. Pararon todo, economía, escuelas, durante ¡quince días! Quebraron miles de empresas en esos días. Una vergüenza. Y la gente sigue enfermando debido a la vacuna. ¡Cárcel para las autoridades!

  3. Isidoro

    Estoy de acuerdo, en lineas generales, con este punto de vista. Considero este asunto uno de los muchos que pone en evidencia la mala gestión de la sanidad pública española y los demasiados, oscuros intereses, que la mueven. Pero esto, no deja de ser solo la punta del iceberg. Por ejemplo, ¿alguien controla la necesidad de las peonadas quirúrgicas de tarde o lo que se rinde en las mismas con respecto a la jornada normal de trabajo?.

  4. MRE

    Por desgracia la distinta susceptibilidad a las enfermedades deja sitio para toda clase de situaciones, buenas, neutras y malas. Afortunadamente se ha quedado en nada pero seguramente si la gripe famosa hubiera sido peor y no hubiera habido vacunas ni medicamentos la gente también habría protestado. Y con razón.
    Hace muchos años, cuando no había aún antigripales, leí un artículo de un jefazo de la OMS en el que expresaba su preocupación por la posibilidad de que se produjera un virus mutante de la gripe realmente malvado e incontrolable y las predicciones de contagio y morbilidad eran como las que se han hecho ahora, alarmantes. Seguramente no es fácil tomar decisiones realmente acertadas en estos casos y hay que tener en cuenta que tienen que tomarse a priori. Dicho esto con independencia de que algunos se hayan forrado indebidamente con la pandemia.

    Por otra parte atacar a enfermedades bastante benignas como las gripes a lo grande significa abrir la puerta a la producción de virus mutantes más malignos que los iniciales y a que se produzcan resistencias a los medicamentos. Igual que ha pasado con las infecciones bacterianas. Probablemente el tratamiento de la gripe con todo el arsenal médico deberían dejarlo en exclusiva para las personas en gran riesgo (enfermos graves por otras causas o personas muy mayores) o restringirlo para uso hospitalario. Al permitir la medicalización generalizada en cualquier persona y situación, al dejar que se ataque libremente a las gripes “a cañonazos” quizás se esté precipitando la producción de virus realmente agresivos y que no respondan a ninguna terapia, virus que provoquen gripes o pseudogripes incontrolables y devastadoras. A veces es mejor sufrir una enfermedad benigna que despabile al sistema neuroinmune que vivir en una especie de burbuja aséptica.

    El principio de la vacunación procede de la observación, hace unos doscientos años, de que las vaqueras tenían las manos infectadas por una enfermedad benigna que les transmitían las vacas, la vacuna. Eso las protegía de la viruela, muchas veces mortal. A ver si con tanto atacar a cualquier enfermedad banal que nos alcance estamos perjudicándonos más que beneficiándonos.

  5. Gotita

    Según tengo entendido, Polonia no compró la vacuna. Supongo que tendría los mismo datos que el Gobierno español. Es más, también hay que pedir responsabilidades a la OMS, como ya hizo en su día Jane Burgermeister.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.