Laboratorios que compran el silencio y peligrosidad de ciertos fármacos

Hace algunos días supimos de una nueva compra de silencio por parte de un gran laboratorio farmacéutico. Quien vendió la posibilidad de no encarar juicios por malas prácticas en la promoción de fármacos fue el gobierno de Estados Unidos, en concreto su Departamento de Justicia. Quien aceptó el negocio fue el laboratorio que más factura en el mundo, Pfizer. Resulta paradójico que en esta ocasión Pfizer haya pagado la “multa” por animar a la receta de uno de sus medicamentos Bextra (valdecoxib) para usos ilegales, algo que ya hemos comentado que al menos en España hace con su fármaco Neurontin, pero no por los graves efectos adversos que podía provocar el potingue en cuestión.

bextra

Es costumbre en el sector que cuando un laboratorio ha creado los suficientes problemas como para enfrentar la Justicia el primero prefiera llegar a un acuerdo que llegar a los tribunales. Con dos objetivos: primero, por alta que sea la cifra a pagar suele ser menor que la que deberían asumir en caso de celebrarse los juicios. Segundo, salir una vez en la prensa por motivos que socavan con tanta claridad la imagen de una empresa es menos malo que exponerse a ser “percha informativa” de los periodistas durante los muchos meses que, de celebrarse, dura un pleito de estas características.

Bueno pues cumplidos sus objetivos lo que no debe de pasar desapercibido es que el citado Bextra es un preparado de la familia de los coxib, un grupo de medicamentos modernos muy conocidos entre médicos, y sobre todo farmacéuticos y farmacólogos, por ser especialmente peligrosos para la salud. Bextra estaba retirado de las farmacias estadounidenses. En 2004, el laboratorio Merck retiró “voluntariamente” su antiartrítico Vioxx (rofecoxib). Es muy difícil entender porqué si se demostró que Vioxx podía causar infartos de corazón y cerebrales en sus consumidores, como así fue en cientos de miles de personas con los resultados funestos que pueden imaginar, han continuado vendiéndose en las farmacias varios medicamentos con el mismo principio activo, caso de Bextra. Aún hay más: Pfizer oferta en la actualidad otro fármaco de la misma familia que Bextra o Vioxx, retirados, como escribo, el Celebrex (celecoxib) sin que se entienda por qué dentro de un mismo grupo de medicamentos unos se prohiben y otros no ¿no contienen el mismo principio activo? Si alguien sabe explicarlo que avise.

Merck sabía que vendía un fármaco mortal. Había llegado a esta conclusión tras realizar el ensayo APROVe, siglas en inglés de Prevención de Pólipo Adenomatoso con Vioxx, pero ocultó a la FDA esos trabajos para poder comercializarlo (las agencias del medicamento, como la estadounidense o la europea, aunque parezca mentira no realizan estudios independientes sobre los fármacos para los que los laboratorios les solicitan licencia, se limitan a revisar la documentación sobre dichos medicamentos que les presentan los fabricantes). Pero Merck también compró el silencio de sus demandantes por 3.400 millones de euros.

Más info: El libro Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad contiene capítulos específicos sobre el caso Vioxx, Pfizer o Merck, entre otros asuntos relacionados.

9 Comentarios a “Laboratorios que compran el silencio y peligrosidad de ciertos fármacos”
  1. Traficante de salud

    El promedio de vida paso de 40 a 80 años en 6 decadas, y eso no se hace siempre cumpliendo la ley. Pretender que no muera alguien durante los estudios es como pretender que no muera nadie durante la guerra, en un caso para lograr la sobrevida y en otro la paz.

    No hay que ser tan hipocrita. Saludos

  2. lola

    Hola.
    Yo tambien queria comentar, que a mí en el hospital vall d’hebron el Doctor Alegre me receto este medicamento para la fatiga cronica.

  3. madridsur

    Paqui, tienes toda la razón. Actualmente están surgiendo también muchísimos problemas con los tratamientos hormonales que se administran a mujeres en procesos de fertilización.
    Sin embargo, no se ofrece la información al respecto antes de iniciar los programas. Sólo cuando han finalizado, al cabo de unos meses o un año, comienzan a surgir los problemas y se ven forzadas a iniciar nuevos tratamientos que contrarrestren las secuelas… Hay bastantes mujeres con efectos secundarios serios que afectan al tiroides, por ejemplo.
    Respecto a los hombres ocurre algo parecido con los tratamientos prostáticos…
    Tal vez sea hora de que los pacientes exijamos información clara y completa ANTES de iniciar determinados tratamientos…
    Un saludo.

  4. Antimperialista

    Me gustaría conocer tu opinión sobre las teorías disidentes de la versión oficial del SIDA (censuradas por los grandes medios de comunicación), entre las que se encuentran la del Premio Nobel de Química Kari Mullis, inventor de la PCR, en la que se basan algunos de los test más modernos del SIDA (como los de abbott), y que el propio inventor dice que su técnica no sirve para detectar el VIH.
    Estas teorías sostienen que el SIDA no lo provoca el VIH, sino las deficiencias nutricionales e higiénicas, enfermedades como la malaria o la tubercolosis, el uso excesivo de drogas o la mezcla de alguno de estos factores. Es decir, el sindrome de inmunodeficiencia existe, pero ¿Quién lo provoca? ¿existe el VIH?
    Agradecería mucho tu respuesta.

  5. Paqui

    La “influencia indebida sobre sociedades mal llamadas científicas y la compra directa de la conciencia de los llamados “expertos”, generalmente médicos del sector público
    o de la universidad, o de ambos, bien pagados por la industria
    farmacéutica para difundir sus mensajes. Su conciencia está movida desde su bolsillo”.
    Esto es una reflexión o denuncia que hizo Joan Ramón Laporte, el 6 de Agosto de 2006 en Acción Internacional para la Salud en relación a este asunto de Pfizer y otros el cual tambien expone que es deplorable el papel del Estado según argumenta, estarían financiando a los partidos políticos.
    “Las administraciones públicas están más preocupadas en sacar tajada de los fondos aportados por la industria farmacéutica en investigación clínica, que en los problemas de salud de la ciudadanía que no son investigados porque la industria no
    tiene interés primario en ello. La industria no es una ovejita pero no es la responsable única del caos reinante”, expresa firmemente.
    Cuánto indica el Dr. Laporte, me uno a éllo, Miguel porqué es el mismo asunto del Agreal-Veraliprida en España al igual de lo que tu denuncias en tu libroTraficantes de salud.
    ¿cuántas mujeres enfermas de por vida por el Agreal-Veraliprida y por las secuelas producidas por este medicamento, hemos tomado el Neurontrin, prescrito por el Neurologo y la Lyrica por Psiquiatria?.
    En fin Miguel que ya no sabemos, qué nos conviene tomar y ésto en pleno siglo XXI.
    ¿sabes Miguel cuál es la última de Sanofi Aventis? y te lo indicamos a tí por todo lo que has hecho por nuestra causa:
    “En caso de tener que pagar alguna indemnización a las mujeres del Agreal, solo se responzabilizan de las que lo tomamos en el año 2004-2005”.
    Esto quiere decir que fué cuando se fusionó con Sanofi Synthelabo, vamos vamos vamos, como si no se hubieran llenado los bolsillos a consta de la salud y la vida de miles y miles de mujeres españolas que tomamos el Agreal, cuando se fusionó con los Laboratorios Delagrange en 1992 y siguó vendiendo el Agreal o cuándo compró Faltuim Principio Activo: Veraliprida en 1999 y lo siguió vendiendo hasta Mayo de 2001.
    ¡¡ qué artimañas !!
    Gracias por todo cuánto haces por nosotras Miguel Jara.

  6. madridsur

    Me pregunto si los médicos conocen todo esto. Parto de la confianza en que la inmensa mayoría de ellos son profesionales responsables y honrados. Sin embargo, por sus conocimientos médicos han de saber por fuerza que un principio activo está contenido en muchos medicamentos diferentes. Si es así ¿por qué recetan productos con estos riesgos tan graves? ¿por qué simplemente no dejan de mandárselos a sus pacientes?
    En mi opinión esa actitud si se generalizara ejercería una importante presión sobre las farmacéuticas y podría lucharse contra toda esta lacra.
    Un saludo.

  7. Miguel Jara

    Vale, Don David (como siempre que hay críticas se esconde la autoría). En nombre de la rigurosidad le reconozco que estos tres medicamentos no tienen el mismo principio activo, evidentemente. Tienen la misma molécula con las variaciones que ha hecho cada laboratorio en ella y por eso sus principios activos corresponden con nombres particulares. Pero su molécula base es la misma. Además, ¿qué importa esto? ¿Lo importante no es que se ha llegado a un acuerdo extrajudicial, es decir, que se ha producido una “ajusticia”? ¿Que medicamentos potencialmente mortales como Celebrex siguen vendiéndose pese a que sus primos hermanos están retirados?

    Claro, muchos medicamentos utilizados de manera racional suelen ser beneficiosos, sólo faltaría ¿no? (lea el último párrafo de la entrada: http://migueljara.wordpress.com/2007/12/04/verdades-que-no-curan/) Pero en esta información se escribe sobre medicamentos cuestionados por la comunidad científica y médica, y lo más grave, que han producido muchísimas muertes contrastadas.

    Sobre la Aspirina también hay un capítulo entero en mi libro Traficantes de salud: si el público conociera la “otra cara” de la Aspirina otro gallo cantaría en torno a este famoso fármaco. Sí, provoca 1.000 muertes sólo en España cada año por el motivo que usted explica… y también puede provocar Síndrome de Reye en niños, que cursa con daños cerebrales… etc, etc.

  8. david

    La verdad quedo peplejo por sus reflexiones, ellas demuestran que su idea sobre farmacos es nula y solo busca notoridad, decirle que leyendo su articulo usted mismo se responde a las preguntas finales pues como explica no son el mismo principio activo ninguno de las tres farmacos, y tambien aprovecho para cometrale que los medicamentos usados correctamente suelen ser beneficiosos, o sino tambien tendriamos que pensar en retirar el acido acetilsalcilico( vulgar aspirina) por su gastro-lesividad, pero seguro que usted piensa que no, solo le ruego que otra vez se informe mejor cuando publique un articulo.

  9. Francisca Gutiérrez Clavero

    Hola Miguel:

    Lo que no acabo de entender, es como el gobierno estadounidense transige.

    Esto tendría que haber sido denunciado por la fiscalía del Estado y haber llegado a los tribunales.

    Por otro lado, quiero destacar que aparte del Bextra, han pagado por otros fármacos, entre ellos Lyrica.

    El otro día fui a la farmacia de un amigo y me dijo que por qué no tomaba lyrica para el dolor, ya que lo estaban recomendando a todas las señoras con fibromialgia y dolor desde la unidad de referencia para la fibromialgia. Evidentemente, en mi caso es más contraindicado aún, porque tengo síndrome de sensibildidad química múltiple.

    No tenía información sobre los graves efectos secundarios de Lyrica, y daba por supuesto que al tratarse de una unidad de referencia (la de S. Vicente del Raspeig en Alicante), el tratamiento era el correcto . Le puse al corriente del tema. Respuesta: no me extraña lo que me cuentas, entre el 30 y el 40% de lo que vendemos aquí es Pfizer, son muy poderosos.

    El poder de Pfizer unido a las “recomendaciones” que estos realizan a los médicos existentes en las unidades de referencia de fibromialgia (donde no se trata el síndrome de fatiga crónica ni el síndrome de sensibilidad química múltiple), da como resultado miles de mujeres que toman lyrica, un fármaco que produce entre otros efectos secundarios, la inducción al suicidio. Ahora, eso sí, también tienen antidepresivos para paliar esta secuela. Aunque los antidepresivos también dejan frutos indeseados en el organismo de los consumidores, pero seguro que siempre habrá un tercer fármaco para paliarlos.

    Mientras tanto, las cifras de venta suben.

    Un abrazo.

    Paqui
    Asquifyde

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.