Débil democracia en la Europa de las corporaciones

El próximo domingo se celebran elecciones al Parlamento Europeo. Esta ha sido una de las campañas electrorales más superficiales, sin contenido, de la historia de la democracia española. No lo digo yo, que también, lo titulaba en primera plana ayer un periódico al que no puede calificársele de “antisistema” como el diario El Mundo. Y lo repetía en su editorial. Pero no voy a polemizar sobre esto. A mí lo que me interesa es interrogarles sobre ¿qué es lo que votan los ciudadanos europeos? ¿Quién manda realmente en la Unión Europea?

Hace algo más de un año fui invitado por Los Verdes en el Parlamento Europeo a participar en una conferencia sobre lobbies industriales en la UE y su poder de presión sobre los políticos. En una de las salas principales del magno edificio de Bruselas desentrañé algunas de las prácticas de presión corporativa o lobbismo de algunos de los sectores más poderosos de la industria europea; qué estrategias utilizan para conseguir que buena parte de las decisiones que toman los europarlamentarios reflejen los intereses empresariales por encima de los de las personas; o cómo apenas sin que nos demos cuenta la democracia ha ido difuminándose en casi todos los países que presumían de demócratas e instalándose un Totalitarismo Global Corporativo, una dictadura económica de guante blanco que por primera vez en la historia se produce en todo el globo terráqueo al mismo tiempo y con los mismos protagonistas.

El auditorio, en el que había periodistas, activistas y, claro, euroediputados, parecía estar ante una aparición; recuerdo en especial a un asistente que tenía justo delante que me miraba fíjamente con la boca abierta como si nunca hubiese oído hablar de lo que exponía. Parece que buena parte de la población y entre ellos algunas especies perfectamente adaptadas al ecosistema bruselense, no quieren enterarse de que a menudo las decisiones del poder político están dirigidas por los intereses económicos de las grandes empresas y las asociaciones patronales de los sectores económicos preponderantes. Ocurre en todos los estamentos y a todos los niveles de decisión: en el Parlamento Europeo (con muy poca capacidad de decisión real) y la Comisión Europea (el Gobierno de facto de la UE), por no hablar de los distintos gobiernos estatales, en los autonómicos y en los municipales.

Tecnologías y servicios contaminantes o peligrosos como la energía nuclear, la telefonía móvil, muchos fármacos, los alimentos transgénicos, los 104.000 productos químicos tóxicos liberados en el medio ambiente o la construcción de refinerías petroquímicas o centrales térmicas, salen adelante por la actividad de los lobbies industriales, pese a que la población se muestra en contra mayoritariamente. En mi viaje a Bélgica, tuve la oportunidad de charlar con un eurodiputado que me contaba cómo hacía unos días Eduardo, el lobbista de una compañía telefónica muy conocida, había entrado en su despacho como Pedro por su casa para “discutir” con él sobre el paquete de medidas referente a las nuevas tecnologías que estaban debatiéndose en el Parlamento Europeo en esas fechas. Discutieron sobre si proponer o no ofertas a los minusválidos por sus llamadas, sobre el precio general de estas, sobre el cambio de compañía. Como pude ver también, un informe que analizaba hasta qué punto “penetran” los grupos industriales en la toma de decisiones de los políticos afirmaba que la mayor parte de las enmiendas presentadas por los dos grandes grupos parlamentarios europeos a ese paquete de telecomunicaciones contemplaban las ideas expuestas por el lobbista de esta compañía y del sector en cuestión. Estos grupos políticos supuestamnete enfrentados en todos los países europeos, y por supuesto en España (que no en el gobierno vasco) presentaron ciertas enmiendas juntos. Me llamó la atención que la tercera fuerza política, de izquierdas (constituida en buena medida por los “desechos” de los partidos comunistas del “bloque del Este”) hubiera votado a favor en hasta un 65% de las ocasiones de las propuestas de las diferentes patronales más representativas del capitalismo global.  Según datos oficiales, actualmente, son más de 15.000 los lobbistas registrados en el Parlamento Europeo, lo que, con un aforo de 732 escaños, da una proporción de ¡más de 20 lobbistas por diputado!

En el edificio del Parlamento Europeo todos los días se desarrolla, en muchos casos ante la mirada del personal que trabaja en el mismo y los visitantes, como tuvimos ocasión de presenciar, un trabajo sistemático de relaciones públicas y contactos directos entre los empleados de los grupos de presión de las empresas y asociaciones empresariales, los lobbistas, con los políticos y funcionarios locales. Esto no creo que sea lo que votan los ciudadanos europeos pero es la realidad: la política europea está influida de manera decisiva y sistematizada por las grandes corporaciones empresariales que consiguen que buena parte de las normas que se aprueban en la UE les beneficien o al menos no vayan contra sus intereses. Por supuesto que hay excepciones, sólo faltaría, pero en mi visita y en mis años de trabajo investigando estas actuaciones antidemocráticas he podido comprobar la débil salud de la democracia en la Unión Europea. Vivimos confome a un concepto de democracia perfectamente adaptado a las necesidades de los grandes sectores industriales.

Más info: El libro Conspiraciones tóxicas revela los turbios manejos en las sombras del poder político de los principales sectores económicos. Algunos capítulos de Traficantes de salud también.

En este blog hemos publicado sobre el tema, entre otras informaciones:

Editores que hacen lobby para la industria automovilística

La democracia secuestrada por los intereses privados

Bruselas crea una Agencia para el lobby de las “telecos”

Aprobado un registro de lobbies en la Unión Europea

Cambia la cúpula de Asebio, el lobby genetista en el gobierno

Los lobbies empresariales a debate en el Parlamento Europeo

¿Qué le ocurre a la democracia?

Carpe diem: 100% Totalitarismo Global Corporativo


¿Cuánto crees que vale este post?

8 Comentarios a “Débil democracia en la Europa de las corporaciones”
  1. Ariadna

    Por eso decía yo que hay que empezar a mirar hacia Europa. Tenemos una democracia en eterna adolescencia, que no crece, que no madura… Bipolar, casi diría yo! Estamos siempre entre Pinto y Valdemoro, o sea que casi no nos movemos del sitio, vamos. Nos llaman a las urnas europeas, y qué hacen los dos partidos mayoritarios (que no únicos, ni muchísimo menos!, pero con la ley electoral que rige en este país, ser de un partido no mayoritario es casi no ser, a la hora de las elecciones)? Pues pelearse, para no perder la costumbre, no dar soluciones ni ideas, sino decir que los otros son más tontos y más feos, “y tu más”, como niños pequeños en el patio de la escuela. ¿Dónde ha estado Europa en estas elecciones, en el estado español? Porque yo en general sólo he visto más de lo mismo, y eso cansa. También echo de menos un análisis en clave europea, los buenos resultados de los verdes en Francia, por ejemplo. Aquí, parece que lo único que importa es pasarle por delante al otro en lo que se empeñan en considerar una especie de reválida, una intención de voto para unas futuras elecciones estatales… En fin, que sí, que tienes razón, que el futuro y la esperanza, aquí y allá, son los movimientos sociales. La gente, al fin y al cabo. Pero se cansa uno mucho de que le ignoren y que le tomen por imbécil. Otras veces, muchas, ni siquiera hace falta que nos ninguneen, porque ya lo hacemos nosotros solos. Ignoramos nuestro propio potencial, no damos la cara y nos quedamos en casa escuchando mentiras por la tele. La unidad, sí, es imprescindible. Pero extremadamente difícil, mientras estemos entretenidos haciendoles el juego a una clase política que nos manipula y nos enfrenta para poder seguir ellos haciendo lo que les conviene, mientras la gente, con todo su potencial para cambiar las cosas, pierde toda esa energía en batallas inútiles.
    Uf, lo siento!!! Esto es la resaca de las elecciones y la rabieta por la alta abstención, por las lecturas poco críticas que todos los partidos están haciendo de los resultados, y por lo poco conscuentes que somos todos, que a la hora de quejarnos somos los primeros, pero luego, hala, a la playa, da igual quién gane, todos son iguales. Me da rabia que utilicemos tan mal la democracia. En este pais murió y sufrió mucha gente durante muchos años para que pudiéramos recuperarla, y parece que nadie se acuerde.

  2. Ariadna

    Hola, Miguel y todos. Bueno, por lo menos Romeva va a seguir en el Parlamento Europeo. A pesar de todos los pesares, ese escaño no se ha perdido, y me alegro mucho. Tenemos que empezar ya a mirar hacia Europa, más lejos de esta España radial con el lastre de un pasado que se resiste a marcharse, y que no nos deja ir más allá. Con tanta abstención estamos dando un mensaje, cierto, pero me temo que también estamos pediendo el tren. Pero, por lo menos, Romeva se queda cinco años más. Algo es algo.

  3. Roberto Jiménez

    Hola Miguel Angel. Quería darte las gracias por tu intervención en el programa de radio “La Otra MIrada” y hacerte llegar que todos los que seguimos el programa nos quedamos absortos escuchandote. Un abrazo y garcias por hablar de lo que casi nadie se atreve a hablar.

  4. Miguel Jara

    Tras leer esta información unos activistas contra la expansión de productos químicos peligrosos han escrito al eurodiputado de Iniciativa per Catalunya Raül Romeva al que conozco y aprecio. Él contesto lo que sigue a continuación, que reproduzco sin su permiso (aunque supongo que no le importará) por su interés informativo (está en catalán pues los activistas son catalanes y se expresaron en su lengua al igual que su interlocutor):
    Estic totalment d’acord en tot el que planteges. De fet, la legislació de les substàncies químiques REACH ha estat un dels meus cavalls de batalla a la passada legislatura. De fet, vaig votar en contra de la seva aprovació perquè és molt tova i cedeix als interessos de la indústria. Tot i això, va ser aprovada pel Parlament Europeu. En tractar-se de la Segona Lectura només vam poder presentar la nostra proposta alternativa que va ser derrotada donat que ja estava pactada la proposta conjunta entre Populars, Socialistes i Liberals, és a dir entre PP, CiU i PSOE. Posteriorment he presentat diverses preguntes orals i escrites respecte la llista REACH, demanant que s’endurís. Si sóc reescollit com Eurodiputat em comprometo a seguir treballant per eliminar la comercialització de productes que continguin substàncies contaminants o perilloses per a la salut.

    Però sense cap mena de dubtes, el compromís més ferm que he adquirit si sóc reescollit eurodiputat és el del control dels lobbys. Crec Dolors que tens tota la raó en apuntar en que és un dels principals problemes de l’actual Parlament Europeu. Cal més control, no pot ser que els 11.000 lobbistes que treballen a Brussel·les pressionant als eurodiputats i eurodiputades no expliquin quins interessos tenen, per a qui treballen, sobre qui fan pressió, amb qui es reuneixen i qui els hi fa cas. Per això considero imprescindible implantar les mesures de transparència per deixar en evidència als i les membres del Parlament Europeu que cedeixen a les pressions i als xantatges dels representats dels interessos de les indústries química, farmacèutica, petroliera, etc. Un clar exemple d’això va ser la votació de l’informe Krahmer. La contaminació de l’aire provoca anualment 350.000 morts prematures a la UE i un increment del 9% del cost sanitari anual. Per això vaig considerar que l’informe Krahmer relatiu a la Directiva de qualitat de l’aire només és pot titllar d’irresponsable i conseqüentment hi vaig votar en contra. I és que, un cop més, es va evidenciar que el Parlament Europeu va ser presoner dels interessos del lobby proindustria ja que va votar majoritàriament contra la salut de les persones. Novament això es va produir amb un acord entre Populars,Socialistes i Liberals.

    En darrer lloc, voldria parlar dels sous. Estic en contra d’aquest augment de sou que s’ha anunciat recentment i el trobo injustificat. Crec que és una mala forma de gastar-se els diners públics que s’hauria de destinar a fer polítiques socials. És urgent que la Unió Europea elimini l’actual sistema de doble seu (Estrasburg-Brussel·les) per a reduir les seves despeses de funcionament. Estic totalment d’acord amb tu: cal una reducció de les despeses inútils.

    Per això, Dolors, donat que mostres en el teu missatge la teva sensibilitat pel respecte del medi ambient i pel control d’aquelles activitats que atempten contra la salut de les persones, és molt important que siguis conscient de que ens hi juguem el proper 7 de juny. Populars, Lliberals i Socialistes voten sistemàticament en contra de la salut i en contra de la transparència. És molt important que els que volem canviar les coses també tinguem veu i força al Parlament Europeu i per això és molt important anar a votar diumenge vinent.

    Gràcies per donar-me la oportunitat d’explicar-me i una salutació,

    Raül Romeva
    Eurodiputat i candidat d’ICV-EUiA

  5. anako

    Una camapaña superficial. Vacía de contenido. Mäs de lo mismo.
    Al menos en las “vías oficiales”.

    Desde aquí animo a todos, antes del día 7 a averiguar qué es, quiénes lo forman y cuál es su ideario, Izquierda anticapitalista.

    Anticapitalista, significa el primer paso hacia la acción desde la base. Desde el entorno social y no político. Significa la implicación ciudadana en la Democracia.
    La unión de las luchas sociales. La coordinación de los movimientos que, independientemente, luchaban por unas y otras causas.

    Os animo a buscar la información sobre ellos. No deberíamos esperar a que nos la traigan a casa, puerta a puerta. Debemos de hacer un pequeño esfuerzo como ciudadanos.

    Como dice Josep Pamiés: ” Muchos perdieron la vida por recuperar la democracia. La actual democracia española es un insulto a esas vidas”.

    Tratemos de hacerles honor.

    Un abrazo

  6. theiban

    Está claro que la crisis de crédito se refiere más a la falta de confianza que padecemos las personas que a la falta de dinero líquido en las cuentas bancarias. ¿Hay medicinas que curen el S.I.C. Sindrome Induccionista de la corrupción?

  7. Miguel Jara

    Anako, tu que eres asidua al blog habrás observado que hace semanas que no contesto comentarios. Aprovecho para disculparme pues he estado un poco más desbordado de lo habitual si la expresión es permitida. Ha sido por una buena causa de la que en breve tendréis conocimiento.

    Creo que la corrupción de la política es fiel reflejo del derrumbamiento de la sociedad o la civilización tal y como la conocemos al que estamos asistiendo. El modelo económico (que es político y social y cultural) sencillamente no hace feliz a la población, así, en general. Y además crea problemas que son irresolubles por la propia dinámica del modelo, que no puede parar sin provocar dolorosas crisis. Desde luego la Unión Europea tal y como está montada no recoge más que desencanto y enemigos porque en realidad lo que se ha creado es un inmenso mercado, una potencia económica de primera magnitud pero sin contenido humano, político, social. ¿Cómo se cambia esto? Tiene mala solución pues lo que mal empieza mal acaba y no se puede esperar que funcione un gobierno europeo creado, tutelado e influido por empresas multinacionales para que impulse sus intereses. Pero es cierto que tarde o temprano la situación habrá de cambiar. La clave del cambio siempre ha estado en la unión de los ciudadanos ante las injusticias y por mejoras en la calidad de vida. Soy muy escéptico con que puedan cambiarse las cosas en un marco político perverso. Pero desde luego un partido que fuera contrapartido, es decir, que en vez disponer de unas élites que dirigen y deciden y unas bases que apenas hacen algo más que votar cada mucho tiempo, cuya estructura tuviera una forma de pirámide invertida en la que las bases manden y estas estén formadas por la coordinación de los movimientos sociales más activos en todos los ámbitos, sería una fórmula digna de intentarse. Sería un partido cuyos representantes en las instituciones acatarían lo que decidieran los movimientos y no al revés.
    Supongo que ya existirán grupos así, quizá en los próximos años veamos mayor unidad entre ellos y un crecimiento de sus apoyos. Lo importante es crear unas bases ideológicas claras, abiertas, pegadas a los problemas reales de la población y del planeta, que una muchas voluntades y que sean muy transparentes para que el común ciudadano haga suyas las propuestas y participe, que en eso consiste la democracia de verdad.

  8. Miguel Jara

    Yo creo que sí, que hay que mirar a Europa pero desde un punto de vista social, ecológico, de distribución de la riqueza, del poder ciudadano y desde una óptica en la que los partidos políticos sean un medio, no un fin, para la democracia. Por ello sigo convencido de que los movimientos sociales (con todos sus defectos, falta de financiación, contradicciones) con su trabajo diario son los verdaderos motores de los cambios sociales. Pese a ello observa Ariadna que en una campaña vacía de contenido y con los dos grandes partidos españoles acosados por la corrupción de sus filas continúan recibiendo apoyo popular. Quizá los movimientos sociales han de hacerse más visibles, cercanos a la población y han de buscar la unidad pues el fin es la consecución de éxitos ciudadanos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.