Las «transferencias de valor» de Bayer que encubren la «compra» de la receta de médicos: casi 8 millones al año

En el sector farmasanitario se conocen como «transferencias de valor». Son lisa y llanamente los pagos que hacen las compañías a los médicos e instituciones sanitarias para atraer su interés, lo que redunda en mayor facturación, siempre en nombre de la ciencia.

Vaya, lo que vulgarmente es «comprar» la receta; conseguir que muchos médicos receten tus fármacos y que, por ejemplo, las sociedades llamadas pomposamente así mismas «científicas», recomienden de una u otra manera tus productos.

Y se trata de muuucho dinero. En concreto, Bayer gastó en 2021: 7.801.561,12 millones de euros, solo en España. El documento al que hemos accedido es el informe de transparencia de 2021 de Bayer Spain.

Captura de pantalla del informe de Bayer.

Se trata de un documento exhaustivo, de 66 páginas, donde la empresa especifica el nombre completo de todos los médicos y colaboraciones que lleva a cabo, sus datos personales, ciudad donde ejercen, las «Actividades formativas y reuniones científicoprofesionales» por las que cobran, la «Prestación de servicios», y por supuesto, las cantidades que han recibido.

A algunos, pobres, les han caído ese año, en plena pandemia, solo 10 euros, pero otros tuvieron con qué alegrar las penas epidémicas al cobrar 19.905,66 euros. No está mal esta «transferencia de valor», te sacas un sobresueldecito al cabo del año. ¡Qué suerte tuvo Antonio Alcaraz Asensio de Barcelona!

O como Jesús García-Foncillas López, de Madrid, que se llevó 32.074 euros. ¡Enhorabuena a nuestro ganador del año 2021!, esforzado médico dedicado a la investigación en oncología.

No a todos les ha beneficiado esta «lotería» por igual, pero los hay que se llevan, 2.000, 4.000, 8.000, 15.000 o 18.000 euros al año prestando unos «servicios» que desconocemos.

Eso por lo que respecta a las colaboraciones individuales. Luego están, como digo, las sociedades que se denominan científicas. La que se lleva la palma es la RIGHT CARE FOUNDATION con 799,272 euros, seguida de la FUNDACIÓN HUMANS con 734,400 y la SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CARDIOLOGÍA con 328,061.04.

Con ese dinero se pueden hacer muchas cosas. ¿Para qué sirve todo esto? Pues por ejemplo tenemos el caso Essure (que llevamos en el Bufete Almodóvar & Jara), el anticonceptivo que Bayer introdujo en el mercado y que hubo de retirar hace unos años por los muchos y variados daños que causaba a las mujeres que se lo implantaron.

Para introducirlo Bayer contó con el apoyo y el marketing de la sociedades de ginecología y obstetricia, entre otras. Y en su informe de transparencia constan pagos a algunas de esas entidades.

Pero vaya, que sin haber hecho la suma concreta, lo que se ve es que Bayer está muy interesada en el cáncer. Y no es de extrañar sabiendo que es un «negocio» que crece cada año (a costa de nuestra salud). No es por malpensar, pero claro, es que Bayer es uno de los mayores vendedores mundiales de pesticidas y agrotóxicos… demostradamente cancerígenos.

Al hilo de todo esto, no dejéis de ver mi entrevista a Rafael Fernández, el Jefe de Lobby de Boheringer (fabricante de Nolotil) en mi canal migueljara.tv En ella, cuenta cómo esta compañía disponía de datos personales de médicos que entregaba a sus empleados para presuntamente presionar en las instituciones en su favor:

Y ya sabéis, si queréis apoyar mi periodismo de investigación y análisis e independiente, podéis ayudarme:

Suscripción a migueljara.tv

Para hacer donaciones tengo mi cuenta segura en PayPal.
Gracias!

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.