Veoza, el fármaco para los sofocos de la menopausia que puede producir cáncer

Hay un medicamento, de reciente introducción en el mercado, que se usa para los sofocos de las mujeres que están en la menopausia. Se llama Veoza (fezolinetant) y tiene varios problemas asociados: solo sirve para reducir de 11 a 8 sofocos al día, y puede producir cáncer. Además, cuesta 500 euros al mes…

Los sofocos de la menopausia son, en general, incómodos, pero soportables, y suelen ceder espontáneamente al cabo de los meses. Son oleadas de calor a veces acompañadas de palpitaciones que se presentan en muchas mujeres antes, durante y después de la retirada de la menstruación.

Veoza actúa en el cerebro, sobre un receptor de las neuronas que se supone que alivia los sofocos. En los ensayos clínicos se estudiaron dos dosis, de 30 y 45 mg, con eficacia parecida, pero mayores efectos adversos con la dosis mayor (por ejemplo, seis cánceres en 5 mujeres del grupo de 30 mg y diez cánceres en nueve mujeres en el grupo de 45 mg).

Es un medicamento que tiene riesgos si hay insuficiencia hepática y/o renal. Su uso se asocia a un incremento de enzimas hepáticas y de la glucemia, así como a diarrea e insomnio.

El laboratorio japonés que lo produce, Astellas, es famoso en el mundo porque es el único que ha sido suspendido por malas prácticas dos veces en el Reino Unido (por el organismo de autorregulación farmacéutica, Association of the British Pharmaceutical Industry, ABPI).

En Estados Unidos ha desarrollado toda una campaña en los medios para transformar los sofocos en enfermedad y para “enseñar” a mujeres y médicos la mejor forma de su “diagnóstico” y tratamiento (con Veoza, claro).

Astellas perdió un juicio en 2011 contra la revista francesa Prescrire (el mejor boletín farmacoterapéutico del mundo) por haber recomendado la revista que no se utilizara su medicamento Protopic (tracolimus), en la dermatitis atópica, al asociarse a cáncer de piel y linfomas.

Un medicamento similar, pavinetant, fue descartado por daños hepáticos graves. Y su uso se asoció al incremento de cáncer. Es esperable pues al modificar el sistema neuronal y hormonal que controla la temperatura, afecta al sistema inmunitario.

Toda esta información de posibles graves daños asociados al fármaco, contrasta con lo que dicen las autoridades sanitarias, que los efectos secundarios más frecuentes fueron diarrea e insomnio.

Si sufre daños contacte con nosotros para analizar su caso.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.