Cuáles son los peligros de ciertos antibióticos y para qué NO están indicados

Las bacterias «malas» están entrando en nuestros organismos y se encuentran que, para combatirlas, usamos otras bacterias, fármacos antibióticos, que ya las conocen y les resulta fácil resistir a su influjo. En ese caso la infección prosigue de manera fatal.

Está habiendo un problema con los medicamentos antibióticos; en pleno 2023 se puede morir por una infección.

Os lo contábamos hace poco en esta publicación, centrada en uno de los grupos de antimicrobianos que más daños causan por sus efectos secundarios, las fluoroquinolonas:

Sanidad advierte de la peligrosidad de algunos antibióticos muy usados, como las fluoroquinolonas

España presenta la tasa más alta de prescripción de fluoroquinolonas atención primaria en comparación con países de nuestro entorno. Y esta familia de antibióticos sintéticos se asocia con graves efectos adversos, además del problema de salud pública que supone la resistencia antimicrobiana que hemos explicado.

Su consumo ha bajado, pero aún así el año pasado fue uno de los grupos de antibióticos más utilizados, con un 9,5% de las dosis diarias de estos fármacos por cada 1.000 habitantes.

Las fluoroquinolonas disponibles en España son ciprofloxacino, delafloxacino, levofloxacino, moxifloxacino, norfloxacino y ofloxacino. Se utilizan para infecciones cutáneas, óseas y articulares, así como infecciones de vías respiratorias, urinarias, del aparato genital y gastrointestinal.

Y, según la EMA (Agencia Europea de Medicamentos), somos los que peor lo hacen en Europa con estos tratamientos:

NO se recomiendan su uso para tratar infecciones leves o autolimitantes y tampoco se deben prescribir para tratar infecciones leves o moderadas como o faringitis, amigdalitis y bronquitis aguda, cistitis no complicada, infecciones recurrentes de vías urinarias bajas, exacerbación aguda de bronquitis crónica y de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Atentos a esto último porque esta práctica está muy extendida. Como cuenta este médico, la indicación de las fluoroquinolonas para tratar infecciones bacterianas, como la neumonía o la EPOC, debe regirse por criterios muy específicos y basados en la evidencia científica, ya que pueden producirse efectos adversos inmediatos y graves, como las arritmias cardíacas.

Dicho galeno advierte que los médicos no están bien informados sobre los daños de este grupo de medicamentos.

Además, es difícil identificarlos porque la mayoría de efectos secundarios, sobre todo la afectación tendinosa y sobre el colágeno, como los aneurismas de aorta, la disección aórtica y los desprendimientos de retina, no se ven inmediatamente, sino que pueden aparecer semanas después de haber finalizado el tratamiento.

Así que recordad:

Si usted o algún familiar o conocido sufre daños contacte con nosotros para analizar su caso.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.