Hallan aditivos industriales, plásticos y otros tóxicos en el semen de los hombres españoles

La calidad del semen de los hombres lleva décadas emporando. Esto se ha asociado a un aumento de las tasas de infertilidad masculina. Todo ello está relacionado con los hábitos de vida y la contaminación ambiental actual.

Ahora, varias instituciones de investigación españolas han desarrollado una metodología innovadora para detectar contaminantes orgánicos directamente en el esperma.

El estudio, publicado en Environmental Science & Technology, ha sido realizado con muestras de semen de diez hombres e indica la presencia de aditivos plásticos con potencial riesgo para la salud humana, entre otros.

Para nosotros, era esencial establecer una metodología analítica sólida que nos permitiera detectar estos compuestos químicos en muestras complejas como es el semen”.

Pablo Gago-Ferrero, autor principal del estudio.

«Existen muy pocos estudios que analicen el semen directamente. La mayoría relacionan la contaminación ambiental con la infertilidad a través del análisis de sustancias químicas en muestras corporales más fáciles de obtener, como orina o sangre, pero su relación con la calidad seminal es menos directa”, aclara.  

Foto de la Universitat Rovira i Virgili.

El estudio que se ha hecho ahora utiliza los últimos avances en espectrometría de masas de alta resolución, la técnica más potente para la detección de contaminantes. Esto ha permitido analizar, por primera vez, más de 2.000 compuestos orgánicos directamente en el esperma y que son potencialmente nocivos para la salud humana.

Además, este método allana el camino para entender cómo se acumulan estos compuestos cuando se produce la formación de espermatozoides

Para hacer ese trabajo se recogieron muestras de esperma de diez hombres sanos de entre 18 y 40 años residentes en Tarragona pertenecientes al proyecto Led-Fertyl, coordinado por la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira y Virgili y el Institut d’Investigació Sanitària Pere i Virgili.

Los resultados mostraron la presencia de ¡21 compuestos químicos! de diferentes familias en las muestras de semen, incluyendo aditivos plásticos como ftalatos (que se usan para dar flexibilidad a plásticos como el PVC) o los bisfenoles A y S que se usan ampliamente en embalajes de comida, plásticos reutilizables o textiles.

Tanto los ftalatos como los bisfenoles están en el punto de mira de las agencias de regulación como la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas por sus efectos adversos en la reproducción masculina.

De hecho, esta Agencia publicó recientemente una nueva ingesta diaria tolerable de bisfenol-A, cuyo valor es 20.000 veces inferior al anterior”.

Montse Marquès, investigadora de la URV.

Los compuestos perfluorados (PFAS) forman otra de las familias químicas detectadas en todas las muestras. Estas sustancias tienen un amplio uso en aplicaciones industriales y de consumo, encontrándose en revestimientos antimanchas, pinturas y barnices, muebles, sartenes, textiles, etc.

La evidencia científica actual vincula la exposición continua a estas sustancias con diversos tipos de cáncer, desórdenes inmunológicos y problemas metabólicos.

En 2022, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos redujo el límite seguro de ingesta de estos compuestos en agua potable de 70 nanogramos por litro ¡a 0,004!.

Nuestros resultados demuestran que estas sustancias perfluoradas están presentes en el esperma de hombres sanos, lo que podría ser de suma importancia a la hora de abordar la salud reproductiva masculina”.

Gago-Ferrero.

Por último, se ha reportado por primera vez la presencia del MBT, un aditivo industrial que se utiliza en la fabricación de cauchos y neumáticos, y de los tensioactivos, ampliamente utilizados en productos de cuidado personal.  

Todas estas evidencias aportan mayor información para que la legislación sea más estricta respecto a la comercialización y uso de estos compuestos para proteger la salud de la población

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.