De nuevo la corrupción salpica a la farmacéutica Bayer, multada en Estados Unidos por sobornos

La farmacéutica Bayer está envuelta en otro escándalo. No contenta con tener casos abiertos como el de los daños provocados por su anticonceptivo Essure (asunto que llevamos en el Bufete Almodóvar & Jara) la casa alemana enfrenta graves sanciones en Estados Unidos por presuntos sobornos e información falsa sobre tres de sus medicamentos.

Bayer pagará 40 millones de dólares para resolver el presunto uso de sobornos y declaraciones falsas relacionadas con tres medicamentos suyos: Trasylol, Avelox y Baycol. El acuerdo anunciado hoy surgió de dos demandas de “denunciantes” presentadas por Laurie Simpson, una exempleada de Bayer que trabajaba en su departamento de marketing.

En una demanda presentada en el Distrito de Nueva Jersey, Simpson alegó que Bayer pagó sobornos a hospitales y médicos para inducirlos a utilizar los medicamentos Trasylol y Avelox.

También comercializó estos fármacos para usos no autorizados que no eran razonables ni necesarios. Además, según la demandante, Bayer minimizó los riesgos de seguridad de Trasylol.

Así, Bayer provocó la presentación de reclamaciones falsas a los programas de Medicare y Medicaid y violó las leyes de 20 estados y el Distrito de Columbia.

Trasylol es un medicamento que se usa para controlar el sangrado en ciertas cirugías cardíacas. Avelox es un antibiótico aprobado para tratar ciertas cepas de bacterias.

Simpson presentó una segunda demanda relacionada con el medicamento estatina de Bayer, Baycol. Cuenta que Bayer sabía, pero minimizó, los riesgos de Baycol de causar rabdomiólisis (rotura de los músculos).

La demanda alega además que Bayer tergiversó la eficacia de Baycol en comparación con otras estatinas e indujo de manera fraudulenta a la Agencia de Logística de Defensa a renovar ciertos contratos relacionados con Baycol.

Posteriormente, Trasylol y Baycol fueron retirados del mercado por motivos de seguridad.

Simpson se ocupó diligentemente de este asunto durante casi dos décadas», dijo el Fiscal General, Brian M. Boynton.

Estas acciones legales destacan el papel fundamental que desempeñan los denunciantes en el uso de la Ley de Reclamos Falsos para combatir el fraude en los programas federales de atención médica.

Lo del Trasylol viene de lejos. El 55% de los pacientes con by pass desarrollaban el doble de posibilidades de padecer problemas renales graves, accidentes cerebro vasculares y encefalopatías. Bayer negó los efectos denunciados.

Avelox es una fluoroquinolona, un antibiótico polémico. Hace tiempo ya que la sanidad estadounidense hizo cambios en el etiquetado de fluoroquinolonas para advertir del riesgo de neuropatía periférica.

La neuropatía periférica es un trastorno nervioso que ocurre en los brazos o las piernas. Los síntomas incluyen dolor, ardor, hormigueo, entumecimiento, debilidad o un cambio en la sensación al tacto suave, el dolor o la temperatura o el sentido de la posición del cuerpo.

Sobre Baycol qué contaros. Os lo resumo con esta buena entrevista en la televisión argentina a mis dos amigos Flavio Rein (ya fallecido) y Patricia Venegas, el primero afectado por el medicamento de Bayer, la segunda es la abogada consiguió una sentencia favorable para Flavio, tras catorce años de lucha.

Imagen de previsualización de YouTube

¿La clave? La compañía alemana ofrecía un prospecto de su medicamento más reducido en Argentina que en Estados Unidos, es decir, ocultaba a la población información sobre daños del producto. Vaya, lo que ahora se dirimirá en las cortes judiciales de USA.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.