Mi nuevo libro: La otra salud. La epidemia silenciada de la mala medicina (Ediciones i)

He publicado un nuevo libro: La otra salud. La epidemia silenciada de la mala medicina (Ediciones i). Es un momento en el que se están poniendo de manifiesto las carencias de nuestro sistema sanitario en situaciones de mucha presión como la que estamos viviendo por la Covid. Mi texto no va sobre la pandemia, sí que descubre debilidades de un sistema que se basa casi única y exclusivamente en la medicalización del paciente y que se apoya en los parches tecnológicos como única vía de mejora, en lugar de hacer cambios estructurales.

Con un formato epistolar uso la voz de un abuelo con mucho vivido a sus espaldas, que va previniendo a su nieta sobre los males que aquejan al actual modelo sanitario y también social, y que tiene de fondo la deshumanización; el no tener a la persona, en toda su dimensión, en el centro.

En las diferentes cartas van tratándose temas centrales como la red de intereses del complejo médico industrial y la medicalización de todo lo que le ocurre a la persona, sea o no patológico.

Hago un repaso a los casos más sonados de iatrogenia y aporto testimonios reales de personas que han sufrido graves efectos secundarios por fármacos.

Los tratamientos médicos son muy útiles y necesarios en determinadas circunstancias, yo no estoy escribiendo lo contrario; el problema es cuando todo, absolutamente todo, se medicaliza, sin tener en cuenta que podemos entrar en una espiral que no tiene fin.

¿Qué estamos haciendo? Hay que detenerse y replantearse cosas, no podemos no ser críticos.

El ámbito de la salud (y otros) se apoyan en el «solucionismo», el querer resolver problemas de manera rápida, lo que implica poner un parche, generalmente tirando de tecnología, abusando de la misma. Este mar de fondo está presente no solo en la sanidad, sino en todos los sectores.

¿Ejemplos? Los transgénicos «vendidos» como la clave para paliar el hambre en el mundo en lugar de hacer un mejor reparto de los recursos; o la inyección estratosférica de aerosoles como vía para enfriar el planeta en vez de impulsar cambios de estilo de vida para frenar la emergencia climática.

En el caso de la sanidad, hay que lamentar que en el futuro se le conceda demasiado protagonismo a inventos como el Big Data y de la tecnología 5G, lo que permitirá cosas prometedoras -como hacer operaciones quirúrgicas a distancia-, pero que deja abiertas las grandes heridas: falta de personal sanitario, estructuras y enfoques obsoletos o déficit de formación y control de esta por las industrias, etc.

¿De qué sirve tener un montón de datos si luego hay profesionales que tienen dificultades para transmitir a sus pacientes que tienen una enfermedad grave? Continuamos por el camino de la deshumanización.

Otra clave del libro es lo que llamo la religión de la ciencia. La citada deshumanización, la falta de empatía, de poder mirar a cada persona como única, también está detrás de lo que se considera el cientifismo. Esta es una corriente con una notable fuerza, cuya manifestación más radical lleva al reduccionismo de la concepción del ser humano, y en última instancia, al robo de su libertad.

El cientifismo es la creencia en que la ciencia es la única posibilidad de conocimiento y la única fuente de esperanza. Los cientifistas anteponen la ciencia a todo lo demás, incluso a los intereses de las personas, ignorando que hay áreas de conocimiento que exceden del ámbito científico. Por eso son sectarios.

Yo reconozco el enorme valor que ha tenido y tiene la ciencia y apelo al espíritu crítico y a la apertura para integrar otras metodologías y terapias que demuestren validez (y en esto es muy importante el método científico aunque no único). Hay que dejar de etiquetar la medicina. La Medicina es una. Hay mucho trabajo por hacer por la integración de diferentes disciplinas y saberes médicos. Todo esto es lo que contienen esas cartas que el abuelo va escribiendo a su nieta Ella.

Os dejo con el texto de contraportada:

La salud es el bien más preciado que poseemos, sin ella no somos nada. Y cuando la salud se va llega la enfermedad y con ella todo ese aparato, entre burocrático e industrial, que es el complejo de la medicalización, mucho más interesado en la enfermedad y la comercialización de los diagnósticos y sus tratamientos aparejados que en la verdadera salud de las personas. Éstas en muchas ocasiones se convierten en víctimas de la codicia de toda esa máquina que resulta dañina.

Ella, una jovencita que se abre paso en la vida, recibe un conjunto de cartas escritas por su abuelo sobre la propia vida, las elecciones que hacemos, los diferentes intereses, por lo general políticos y comerciales, que intentan manipularnos. Y también sobre cómo enfrentar esas estrategias en favor de la libertad de conciencia y la dignidad de las personas».

7 Comentarios a “Mi nuevo libro: La otra salud. La epidemia silenciada de la mala medicina (Ediciones i)”
  1. Mar Raigón

    ¿Dónde se vende el libro? ¿Cuál es el precio?
    Gracias.

    • Miguel Jara

      Cuesta 24,80 y está en cualquier librería, si no lo encuentras escríbenos usando la sección de Contacto. Suerte y gracias.

      • Patricia

        Dónde podría conseguir su libro
        Traficantes de Salud? No lo consigo en Tenerife

        • Miguel Jara

          Lo mejor es que llames a la editorial que seguramente tenga ejemplares. Se llama Icaria. Gracias por tu interés.

  2. María Palma Amorós Rodríguez

    Me parece muy interesante y extremamente necesario en estos tiempos donde la transparencia sanitaria es cero. ¿Dónde puedo comprar el libro?

  3. Lourdes Garitano

    Puedo comprártelo directamente a ti ?
    Gracias

    • Miguel Jara

      Escríbenos en privado y te contamos. Gracias por tu interés.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.