La Agencia de Medicamentos prohíbe dar Motilium (domperidona) a la infancia por sus graves daños

Tras años de advertencias sobre los graves daños para la salud que puede provocar el fármaco domperidona (cuyo nombre comercial más conocido es Motilium), la Agencia de Medicamentos ha suprimido su indicación en pediatría. Ya no se les dará a los niños y niñas. Otra joya de la farmacéutica Sanofi que daña y puede llegar a matar.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) le retira a la infancia este medicamento, según fuentes de la institución, porque

Los resultados de un ensayo clínico realizado en pacientes menores de 12 años, fueron desfavorables«.

A saber qué significa eso de «desfavorables» en el crítptico lenguaje de una agencia más preocupada por cuidar a los laboratorios farmacéuticos que a las personas.

Vaya que desfavorable puede querer decir tranquilamente que se haya descubierto que el fármaco mata (como tantos otros por otra parte)… aunque eso ya se sabía.

Escribo esto porque en Estados Unidos (EE.UU.) está prohibido, pero en Europa continúa vendiéndose pese a que se ha publicado que en Francia provoca 200 muertes anuales.

Sabemos desde hace años que el tratamiento del laboratorio Sanofi causa muertes. Ya lo contábamos en 2015, que aunque debería retirarse o eso al menos concluyen una parte de los expertos de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) que han revisado los datos de sus reacciones adversas, NO va a prohibirse.

La decisión fue mantenerlo en el mercado pese a su riesgo cardíaco. Lo que se hizo entonces fue aumentar las restricciones en las condiciones de autorización.

Así pues la Aemps continúa sin RETIRAR EL FÁRMACO EL MERCADO. Se limita a «recordar» a los profesionales sanitarios que su indicación es el alivio de los síntomas de náuseas y vómitos en adultos y adolescentes de 12 años o mayores y que pesen 35 kg o más. La posología del mismo es 10 mg hasta tres veces al día, con una dosis máxima de 30 mg/día.

Menudo «alivio» saber que para aliviarte unas náuseas un medicamento puede matarte.

Domperidona se debe utilizar en la dosis efectiva más baja durante el menor tiempo posible necesario para controlar las náuseas y los vómitos», dice ahora la Agencia, nada nuevo.

¿Cuales son sus contraindicaciones?:

Pacientes con prolongación existente conocida de los intervalos de conducción cardíaca; personas con alteraciones electrolíticas significativas o cardiopatías subyacentes (como insuficiencia cardíaca congestiva); enfermos con insuficiencia hepática grave o moderada.

La revista médica francesa independiente Prescrire ha pedido varias veces a la EMA que la domperidona se retire del mercado tras realizar un estudio en el que detalla que el fármaco causó muertes prematuras. No ha llovido desde entonces y ha continuado en el mercado hasta que ahora la Aemps decide que puede ser malo para los pobres niños y niñas.

Así que seguimos viendo en las farmacias un medicamento que ¡en 2004!, la FDA, que es la agencia de medicamentos de Estados Unidos, advirtió a los médicos y a las madres en periodo de lactancia no utilizar debido al riesgo de reacciones adversas. La agencia citó informes de arritmias cardíacas, paro cardíaco y muerte súbita en pacientes que reciben domperidona por vía intravenosa. ¿Cuántas personas habrán fallecido en nuestro país por este medicamento? ¿Cuántas serán niños? Y ¿cuántas más caerán debido a que sigue usándose?

Si conocéis algún caso que quiera informarse sobre posibles acciones legales que contacte con el Bufete Almodóvar & Jara que tenemos experiencia en litigar con Sanofi por los daños de sus tratamientos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.