Sustancias peligrosas que lleva la cosmética: MOSH y POSH

En el proceso de fabricación de algunos cosméticos, como barras de labios, se usan sustancias que aparecen como impurezas de distintos aceites minerales derivados del petróleo. En concreto están los MOSH (Mineral Oil Saturated Hydrocarbons) y los POSH (Polyolefin Oligomeric Saturated Hydrocarbons, muy similares a los MOSH y que se analizan de forma conjunta). Ambos pueden tener efectos perjudiciales para la salud y no hay normativa de seguridad en productos cosméticos.

Lo que sí sabemos es que una recomendación de la asociación europea de fabricantes, recomienda que no supere el 5% del total de hidrocarburos saturados. Los MOAH están considerados carcinógenos y por ello están prohibidos en alimentos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) pero no hay restricciones en los cosméticos, a pesar de que es fácil ingerir restos de producto en el caso de pintalabios y protectores labiales.

Por todo ello, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado, en colaboración con asociaciones de Bélgica, Francia, Italia y Portugal, un estudio sobre barras de labios.

La principal conclusión de dicho trabajo es que no recomienda el uso de tres de las nueve marcas analizadas por la presencia de MOSH y MOAH.

En esas nueve barras de labios vendidas en el mercado español, en perfumerías y grandes superficies, hay hasta tres productos con MOSH y POSH en dosis más altas de las que considera admisibles.

Se trata de los pintalabios KIKOiD Velvet Passion Matte Lipstick nº 05, MAC Retro Matte Lipstick nº 707 y TOO FACED Peach Kiss Stop Traffic en su versión rojo mate (los resultados solo se pueden aplicar al producto indicado pues la composición puede variar en función del color utilizado).

Otros dos productos, L`ORÉAL Color Riche mat nº349 y BOURJOIS Rouge velvet Lipstck nº11 tienen MOSH y POSH, pero por debajo del límite considerado aceptable. En otros cuatro cosméticos no se ha detectado la presencia de ninguna de estas sustancias, lo que da idea de que es posible fabricarlos de manera segura.

En su estudio, OCU también ha verificado en el laboratorio la presencia de metales pesados. Afortunadamente en ninguno de los productos analizados se ha detectado la presencia de cadmio. Sí se ha detectado la presencia de plomo, pero por debajo de los límites fijados por el instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos. Urge que las autoridades y la industria fijen unos límites máximos que garanticen la seguridad de los usuarios. Aunque lo mejor es no usarlos, directamente.

Hace unos días conocíamos la noticia de que la empresa Colour Make Up S.L., comunicaba a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) la retirada y recuperación de tres lotes de tres máscaras de pestañas por la presencia de microorganismos aerobios en un límite superior al permitido.

Los cosméticos afectados son:

-Big Lashes, máscara waterproof: lote 6480319
-Instense Black.Beauty, máscara waterproof: lote 6550519
-Long Lasting 4D, máscara waterproof: lote 6620519

Colour Make Up, ha retirado los productos del mercado y ha iniciado la recuperación de los consumidores al detectar la contaminación tras el análisis de los lotes.

Estas informaciones nos dan una idea de las «contaminaciones cotidianas», accidentales o premeditadas, que ofrecen muchos productos cosméticos y que es algo bastante desconocido. Por suerte, también hay un mercado en expansión de cosmética ecológica y certificada que puede ser una buena alternativa.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.