La sanidad despilfarra en la compra de antitumorales pero los diagnósticos de cáncer no paran de aumentar

En tan sólo cuatro años (de 2014 a 2018), el gasto farmacéutico hospitalario ha crecido un 31% en el conjunto de las comunidades autónomas, pasando de 5.200 a 6.804 millones de euros, según los datos del Ministerio de Hacienda. Esta escalada se debe en gran medida al imparable incremento de los precios de los medicamentos, especialmente de los más innovadores y destinados a tratar enfermedades graves, como el cáncer.

Estos datos provienen de los responsables de la campaña No es Sano, que denuncia temas de corrupción sanitaria. Llegan las elecciones autonómicas y es una buena oportunidad para intentar que los para intentar que los partidos políticos asuman compromisos en un asunto esencial para las comunidades autónomas como es la política farmacéutica.

El imparable crecimiento de los precios de los medicamentos para el cáncer, se han duplicado en solo diez años, está arruinando los sistemas sanitarios. En España, algunas de las terapias más empleadas para tratar tumores alcanzan los 100.000 euros por enfermo al año.

Son carísimos pero ¿son eficaces? Las cifras de muerte por cáncer no decrecen y cada vez es mayor el número de casos diagnosticados: de 247.000 en 2015 pasaremos a 315.000 en 2035, casi un 30% más, según las previsiones.

Existe un lucrativo «mercado del cáncer» y esos tratamientos para el cáncer son uno de los grupos de medicamentos con precios más altos y que más ingresos generan para la industria farmacéutica.

Pero hay una realidad que pasa desapercibida para la población, existe una importante inversión pública en las fases de investigación y en los ensayos clínicos de muchos de los fármacos usados contra el cáncer. Esta es una de las principales conclusiones del informe Los medicamentos para el cáncer: altos precios y desigualdad, que ya difundió la organización sanitaria No es Sano en el marco de la campaña Nos la juegan.

Los altos e injustificados precios de los fármacos tienen como consecuencia una disminución de los presupuestos que se dedican a muchas otras necesidades hospitalarias y de atención primaria a las que se enfrentan las comunidades autónomas a diario.

No es Sano, junto con entidades como la Organización de Consumidores y Usuarios, ha contactado con los principales partidos que concurren a las elecciones del próximo 26 de mayo. Les reclaman su compromiso con la puesta en marcha de medidas que contribuyan a cambiar esta situación, haciendo más transparente la relación entre la sanidad pública y la industria farmacéutica.

Entendemos que las regiones pueden ser impulsoras de este cambio desde sus propias competencias y es el primer paso hacia un modelo más sano, libre de influencias”, afirma la campaña.

Señalan tres compromisos concretos:

-Asegurar la transparencia y la rendición de cuentas en materia de compra pública de medicamentos y tecnologías sanitarias.

-Sanear el modelo de relación del sector público y de sus profesionales sanitarios con la industria, impulsando normativas que regulen los conflictos de intereses y garanticen la mayor independencia de todas las decisiones.

-Planificar espacios de reflexión, debate y formación que aborden enormes retos como, por ejemplo, el modelo de innovación biomédica, los altos precios y el acceso equitativo a los medicamentos innovadores, la sobremedicalización y, en definitiva, la sostenibilidad del actual sistema sanitario.

La inversión pública para investigación sobre el cáncer y el desarrollo de tratamientos hace que paguemos dos veces estos medicamentos. Primero, al financiar con nuestros impuestos su investigación y luego, cuando están a la venta, pagando con nuestros impuestos su financiación por el sistema sanitario público para que puedan administrarse en los hospitales.

En su trabajo Eficiencia de tratamientos oncológicos para tumores sólidos en España, la fármacoeconomista Itziar Oyagüez comparó precios de medicamentos usados en cánceres avanzados y reseña un tratamiento combinado de fármacos que cuesta más de 600.000 euros y que sólo consiguió que la persona enferma que lo recibió tuviera ¡un mes de vida más! ¿600.000 euros en fármacos para sobrevivir al cáncer un mes más?

Todo esto ha de cambiar y es imprescindible que los diferentes partidos políticos tomen partido por los intereses ciudadanos.

3 Comentarios a “La sanidad despilfarra en la compra de antitumorales pero los diagnósticos de cáncer no paran de aumentar”
  1. José María Viñals Montaba

    LOS REGALOS DE LOS RICOS Y LA SANIDAD PUBLICA

    Unos días antes de las elecciones generales de abril, hubo una campaña en prensa para exigir a los candidatos que en sus programas incluyeran la necesidad de invertir urgentemente en alta tecnología sanitaria. El País dedicó a esa campaña un editorial. El motivo esgrimido, la antigüedad de los equipos de detección y tratamiento del cáncer y otras enfermedades; algunos, con más de 5 años, son ya obsoletos…

    Entonces me enteré de que hace 3 años Amancio Ortega donó 320 millones de euros a la Sanidad pública, para la compra de 290 de esas máquinas modernas.

    Ahora, con motivo de las elecciones de mayo, vuelve a airearse el tema. Podemos y otros rechazan que la Sanidad se mantenga a base de donaciones de millonarios, los cuales, con una fiscalidad adecuada, tendrían que ingresar mucho más dinero al erario público en base a impuestos que esas migajas que regalan… con una finalidad concreta… Nueva maquinaria para hacer mamografías de dudosa eficacia, aceleradores de protones que reconocen no son más eficaces pero aseguran que tendrán menos efectos secundarios… Por cierto, la mayoría de estos aceleradores necesitan la construcción dentro del hospital de un búnquer, así como la autorización de la Agencia de Seguridad Nuclear…

    Bien, ya veo por dónde va esa finalidad… Si hoy regalo 300 millones para una modernización técnica que en 5 años declararé obsoleta, significa que estoy haciendo una promoción de aparatos carísimos, que cada 5 años habrá que recomprar… y en poco tiempo arruinaré a la Sanidad pública… claro que esa jugada beneficiará a algunos, entre ellos a los hospitales privados que siempre tendrán la mejor y más actualizada tecnología, los fabricantes de máquinas carísimas y sus socios…

    Todo, para alargar unos meses la agonía de unos pacientes que quizá hubieran preferido unos cuidados más humanos y una Sanidad pública con más recursos básicos.

    Regalos envenenados…

    EDITORIAL Bajo mínimos
    La falta de inversiones en renovación tecnológica erosiona la sanidad pública
    https://elpais.com/elpais/2019/04/23/opinion/1556042649_143602.html

    LLAMAMIENTO A LOS PARTIDOS POLÍTICOS
    La austeridad fiscal frena las ventas de tecnología a la sanidad pública
    La obsolescencia de los equipos supera las normas internacionales, según Fenin (la patronal de las tecnologías sanitarias)
    https://www.lavanguardia.com/economia/20190423/461810544372/equipos-sanitarios-sanidad-publica-obsolescencia-austeridad.html

    POLÉMICA
    Para adquirir tecnología contra el cáncer
    Rechazo a la donación de Amancio Ortega para la sanidad pública
    https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2017/06/07/5936dd2346163f8d368b45aa.html

    • Carlos

      Como medico jubilado puedo con honestidad decir a menos que tengas un serio acidente tú mejor oportunidad de vivir una edad avanzada es evitar los doctores y hospitales y aprenden nutrición y medicina herbal y otras formas natural todas las drogas son tóxicas y están diseñadas sólo para tratar síntomas no para curar a nadie doctor alan greenbert.

      • Antonia

        Bravo por estas personas que se atreven a decir lo que saben y lo que siente esto sí que es ayudar a la humanidad y sobre todo a esos médicos que conocen bien la medicina gracias solo quiero decir gracias soy una persona que también se preocupa con los demás y de buscar la verdad buenos.

Deja un comentario a Carlos

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.