El fraude rosa o los efectos secundarios de hacer mamografías a personas sanas

Las mamografías, que se hacen con la intención de detectar si una mujer tiene cáncer de mama, están cada vez más cuestionadas porque causan más daños que beneficios. No dejan de ser una fuente de radiación que, como concluyen los estudios más recientes, no puede ser usada para buscar cáncer en personas asintomáticas, que es lo que suele hacerse.

En algunos países, como por ejemplo Uruguay, es obligatorio para las mujeres entre 50 y 69 años de edad someterse a una mamografía cada dos años tanto para acceder a un trabajo como para conservarlo. Cuando en 2012 Ana Rosengurtt, ingeniera de profesión y la mujer que consiguió hace dos años que un juez sentenciase que hacerse una mamografía no puede ser obligatorio, se encontró en esa situación, la cuestionó e inició una investigación para decidir si la aceptaba o la rechazaba.

Ella misma nos cuenta qué fue encontrando (parte de sus averiguaciones fueron publicadas en la prestigiosa revista British Medical Journal). Lo que sigue son sus palabras:

La radiación es carcinogénica y no me convencía aceptar una intervención médica que, careciendo yo de síntomas de cáncer de mama (CM), me obligaba a someterme periódicamente a un procedimiento que podía generarme la misma patología que pretendía detectarme precozmente.

Investigando en internet sobre la existencia de posibles demandas de mujeres contra el médico o el servicio de salud por haber desarrollado CM como consecuencia de la exposición sistemática a la radiación del mamógrafo, descubrí que eso no existía porque en todo el mundo fuera de Uruguay se exige el consentimiento informado a las mujeres que se someten al cribado mamográfico.

Esa formalidad sólo alimentó mi suspicacia y me pregunté cómo había sido autorizado el uso repetitivo de la radiación para detectar cáncer en personas sanas. Un estudio sueco de 2013 reportaba que para validar la nueva mamografía digital había realizado un ensayo clínico sometiendo a un grupo de mujeres a ambas tecnologías (mamógrafo de película y digital).

Vale decir que cada mujer había sido sometida a dos estudios mamográficos en el mismo momento. Si el mamógrafo de película era usado como referencia de base para validar las nuevas tecnologías, debía indagar y determinar cómo se había aprobado originalmente.

Contacté con la FDA, la agencia de medicamentos y productos sanitarios de Estados Unidos, que me facilitó el enlace donde podía acceder y verificar las aprobaciones desde 1977 de los mamógrafos y sus accesorios. Gracias a esa fuente analicé varios documentos allí disponibles, tanto de los primeros mamógrafos de película como de los modernos digitales.

En todas las aprobaciones consta que la decisión de la misma se basó en que el dispositivo era equivalente a otros equipos existentes en el mercado pero sin especificar exactamente a cuál ni si permanecen aprobados. Sólo uno de ellos detalla datos obtenidos en un estudio clínico realizado a 60 mujeres de entre 46 y 63 años que fueron sometidas a tres tipos de mamografías cada una.

Todos los mamógrafos aprobados por la FDA están clasificados como equipos de radiología. Por tanto, el uso previsto (“intended use”) como las indicaciones para su uso, corresponden a los de cualquier otro dispositivo para el diagnóstico radiológico, es decir, para diagnosticar una patología a un paciente que presenta síntomas.

La aprobación garantiza su seguridad para el uso previsto, esto es, tanto para el paciente que se somete una vez como para el operador que lo aplica en muchas personas.

Si bien sólo unos pocos mamógrafos habrían sido aprobados para cribado de cáncer de mama no hay más información sobre cómo surge ese reconocimiento.

Resulta entonces que el uso repetitivo del mamógrafo en mujeres sanas sería un uso no autorizado (“off label use”) y que los ensayos clínicos, reconocidos mundialmente que en teoría probaban la eficacia del cribado mamográfico para la detección precoz del CM, habrían servido de validación. Sin embargo un metaanálisis de 2013 realizado por los daneses Gøtzsche y Jørgensen había demostrado que dichos ensayos presentaban resultados sesgados a favor de la eficacia del cribado mamográfico.

En 2014 un comité de expertos suizos había recomendado que se cancelaran todos los programas de detección precoz de cáncer de mama por cribado mamográfico. Luego fue Francia en 2016 que dio a conocer un informe realizado por su comité de expertos que recomendó lo mismo. El fundamento principal de ambos grupos de especialistas era la alta tasa de sobrediagnósticos de CM que resultaba del cribado mamográfico.

En diciembre de 2017, un análisis de los datos del sistema de salud británico (NHS), realizado por Daniel Corcos, reveló que la cantidad de mamografías sucesivas a las que se había sometido cada mujer estaba relacionada con el riesgo de desarrollar un CM. La mayor incidencia de cáncer de mama se suele atribuir al sobrediagnóstico.

Sin embargo, los cánceres radioinducidos se pueden distinguir de los cánceres sobrediagnosticados por el hecho de que su ocurrencia depende del número de mamografías previas debido a la exposición reiterada a la radiación, mientras que el sobrediagnóstico puede ocurrir en cada nueva mamografía (independientemente de las anteriores) como ocurre en cualquier otro procedimiento diagnóstico.

En mujeres de 50 a 64 años la incidencia de cáncer ductal (el de mama más común) aumentó linealmente de 1993 a 2005 en función del número de mamografías a las que se había sometido cada mujer. La incidencia de cáncer de mama invasivo registró un aumento en el rango de edad de 60-69 años. El riesgo de ocurrencia de CM casi se duplicó después de 15 años del cribado.

Otros cánceres comenzaron a ocurrir menos de seis años después de realizada una mamografía. Estos resultados evidencian que es la carcinogénesis inducida por rayos X, en lugar del sobrediagnóstico, la causa del incremento de la incidencia de cáncer de mama.

En resumen: el mamógrafo no estaría aprobado para el cribado, los ensayos clínicos no probaron su eficacia y los datos emergentes de los programas nacionales indicarían que radioinduce todo el CM resultante de su uso no autorizado.

9 Comentarios a “El fraude rosa o los efectos secundarios de hacer mamografías a personas sanas”
  1. Karina

    Excelente!! Gracias Miguel por este excelente artículo. Siempre he pensado que detrás de todo esto esta el dinero y los intereses de las grandes (y no tan grandes) corporaciones. Sin temor a que me asocien con teorias de conspiración, puedo decir que valoro mucho tu investigación. Me he hecho dos mamografias y me parece un examen terrible. Somos irradiadas innecesariamente, a parte de maltratadas pues es doloroso el procedimiento. También sugestionadas continuamente. Y lo que sale de todo o es lucro para unos pocos y consecuencias negativas para las pacientes. Gracias de nuevo Miguel!!

  2. María

    Tengo 46 años, mi madre tuvo cáncer de mama cuando yo contaba con 29, aun con la supuesta “predisposición genética” que dice el oncólogo…
    Aun así, NUNCA me he hecho una mamografía. Eso sí, tengo que soportar la presión continúa del entorno y la sociedad actual casi “sentenciándome la enfermedad” por ELEGIR NO hacerme mamografías. Si bien, HE DECIDIDO que no me manipulen con tanto miedo y que en MI VIDA y MI CUERPO mando Yo.

    Muchas gracias Miguel Jara por tu valentía y tu gran generosidad por este artículo tan revelador…🙏🌟

  3. Susana

    Hola Miguel. Me gustaría agradecerte tu blog, es serio y valiente, lo cual en temas de salud es de agradecer, y poco frecuente. En relación a este artículo y en lo que a mi me atañe, no me queda claro que hacer en mi caso y creo que soy representante de un colectivo enorme, que es el de mujeres entorno a los 40 años con antecedentes familiares de CM. En mi caso además son densas con lo que la eco es complicada de hacer y puede ser una prueba no concluyente. La pregunta es, en función de los datos del artículo, ¿cómo de adecuada es la mamografía?, ¿es concluyente?, ¿cada cuanto sería prudente hacerla? Llevo haciendomelas cada dos años y llevo 3 hechas. Ecos cada año desde hace mas de 10. Entiendo que lo que me digas es una opinión. Al médico le preguntaré lo mismo pero me temo que sé la respuesta… Gracias.

    • José Mª Viñals Montaba

      En su novela futurista “Un mundo feliz”, Aldous Huxley nos anticipaba un mundo donde las personas nacían en laboratorio y, según los genes de sus “padres” artificiales, pasaban a criarse de una manera u otra, en una “clase social” u otra.

      Considero a la ciencia actual en extremo arrogante y no me creo casi nada de sus recientes descubrimientos, todavía menos de la opinión sobre ellos que nos ofrecen como dogmas de fe.

      Me parece alucinante que empezaran diciendo, cuando nos decían que habían descrifrado el genoma humano, que la mitad de los genes eran “genes basura”, que no servían para nada. Y que al cabo de pocos años reconocieran (en letra pequeña) que se habían equivocado, que algunos de aquellos genes “inservibles” eran de los más importantes…

      Desconfío mucho de la actual moda que, llevada al extremo, nos conducirá a una sociedad donde de pequeños nos dirán qué enfermedades tendremos y cómo vamos a morir.

      Hace poco leí un informe médico de EEUU (silenciado) donde en un estudio a largo plazo llegaban a la conclusión de que el mayor riesgo genético era tener antepasados que hubieran recibido tratamientos agresivos como quimio o radio.

      Creo, en mi modesta opinión, que los antecedentes familiares de cáncer no debiera asustarnos ni hacernos acreedores de unas pruebas agresivas (mamografia, ecografia…) por este sólo hecho. Otra cosa es si alguien se encuentra mal, entonces quizá yo también acudiría a una medicina en la que no confío demasiado… aunque antes seguramente pediría consejo a médicos alternativos…

      Creo que puede haber alguna causa genética en nuestras enfermedades. Pero temo mucho más los malos hábitos (que normalmente, si no lo evitamos, también heredamos) tales como la mala alimentación, el sedentarismo, las drogas de todo tipo incluidas las farmacéuticas… Temo también la contaminación cotidiana por tierra, mar y aire…

      Si usted se encuentra bien, yo modestamente le aconsejaría llevar una vida lo más natural posible y no asustarse ni por unos antecedentes familiares ni por las campañas de miedo con que quieren medicalizar nuestra vida cada vez más.

      Tranquilidad y buenos alimentos. Salud y alegría!

      • Valeria

        Perfectamente explicado, coincido.. Gracias!

    • María

      Tengo 46 años, mi madre tuvo cáncer de mama cuando yo contaba con 29, aun con la supuesta “predisposición genética” que dice el oncólogo…
      Aun así, NUNCA me he hecho una mamografía. Eso sí, tengo que soportar la presión continúa del entorno y la sociedad actual casi “sentenciándome la enfermedad” por ELEGIR NO hacerme mamografías. Si bien, HE DECIDIDO que no me manipulen con tanto miedo y que en MI VIDA y MI CUERPO mando Yo.

      Muchas gracias Miguel Jara por tu valentía y tu gran generosidad por este artículo tan revelador…🙏🌟

  4. Carolina Pérez Araneda

    Estimado Miguel,
    Nos gustó mucho este artículo y el enfoque que le has dado.
    Nos interesaría re publicarlo -con tu permiso por supuesto- en nuestro periódico de circulación nacional en Chile, El Guardián de la Salud, enfocado a la salud preventiva y natural.

    Ya nos habíamos comunicado antes por otro artículo y en esa oportunidad contamos con amable autorización.

    Por favor, me puedes indicar si es posible, citando tu página web como fuente?
    Quedo a la espera de tu respuesta. Muchas gracias,
    Carolina Pérez A.

    • Miguel Jara

      Sí, Carolina, no hay problema en reproducirlo citando fuente y enlazando al post en cuestión, Gracias.

  5. Jorge Morales

    En los Estados Unidos se ha convertido en negocio y sin importar el impacto e las pacientes y la realidad en su salud

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.