Doctora Alejandra Menassa: “El dogmatismo me parece lo más opuesto a la ciencia que existe”

Una carta al Presidente del Colegio de Médicos de Madrid, publicada por la médica Alejandra Menassa, ha tenido impacto quizá por su elocuencia. Brillante por su historial académico y profesional, esta sanitaria contesta a las críticas, cuando no persecución, de la que están siendo objeto numerosos médicos y doctoras por ir más allá del sistema médico convencional e intentar solucionar problemas de sus pacientes con técnicas no oficiales o convencionales, complementarias o como quiera que se llame.

Me ha parecido importante que Menassa, que sin pretenderlo expresa la opinión de muchos profesionales de la medicina, no reniega de lo que nos ofrece la medicina actual, todo lo contrario, también se vale de ella en su práctica cotidiana, como no podía ser de otro modo, ella lo que intenta es ir un poco más allá buscando estrategias o modos de encarar los problemas de salud con una visión más amplia y no por ello menos eficiente. Leeros la carta para entender de qué tratamos y a continuación podéis también leer esta entrevista que le hago para ahondar más en el asunto:

Creo que hubo un tiempo no muy lejano en que la Organización Médica Colegial (OMC), que aglutina a todos los colegios de médicos, no renegaba de ustedes ¿por qué cree que lo hace ahora?

-Voy a citar al Quijote: “ladran, Sancho, señal que cabalgamos”. La medicina integrativa -la que funde la convencional con medicinas complementarias y la participación activa del individuo en su propio proceso de curación- está creciendo a pasos de gigante y eso genera más resistencias que antes, cuando éramos un movimiento más pequeño en España.

-¿Está de acuerdo con los postulados de la medicina basada en la evidencia, MBE (en pruebas)? ¿Qué piensa cuando escucha el comentario de que hay una medicina llamada “científica” y que todo lo que se sale de ella es “pseudociencia”?

-La MBE tiene sus falencias, como todo modelo. Ninguno es perfecto. Se está debatiendo cuál sería el modelo más idóneo de ensayo clínico para evaluar una atención integrativa, cuando tú estás utilizando para un paciente con una enfermedad concreta hasta cinco recursos, por ejemplo: psicoterapia y suplementación ortomolecular más ozonoterapia más acupuntura más homeopatía, ¿cómo evalúas esa intervención?

Un ensayo clínico común no sirve, son las ciencias de la complejidad. No son fenómenos simples los que se analizan luego no toleran un análisis simple. Además, es muy interesante leer un artículo de una prestigiosa revista como British Medical Journal (BMJ) de 2013, que trata de cómo la MBE “está rota”, según ellos. El sistema de ensayos clínicos está roto, no sirve para lo que debería de servir. Un problema gravísimo son los conflictos de interés, si el que hace los ensayos es el mismo que tiene un interés en vender ese fármaco, pues ahí tenemos el primer problema.

Con respecto a lo que dices de pseudociencia, me parece un término ridículo, con mi más profundo respeto a tu profesión, un invento periodístico. El dogmatismo me parece lo más opuesto a la ciencia que existe. El espíritu científico se interesa por lo que desconoce y lo investiga. No veo esa actitud por parte de los que se autodenominan científicos y con su dedo acusador señalan a todos los demás como pseudocientíficos, ya que ellos son los únicos verdaderos. Señalar con el dedo es ideológico, no es científico. Insultar en lugar de argumentar no parece muy científico ¿verdad?

-¿Es verdad que en el ámbito de las medicinas complementarias no existen pruebas sobre la eficacia de los tratamientos?

No es verdad. Tú buscas evidencias sobre los omega 3 en la psoriasis y te salen en Pub med (uno de los buscadores de artículos científicos más usado, de la Biblioteca de Medicina de USA) 85 artículos.

Por ejemplo y los lees y quizás no ofrecen estudios hechos con 20.000 pacientes, esos macroensayos sólo la Big pharma -las grandes compañías farmacéuticas- se los puede permitir, pero tienen evidencia estadísticamente significativa.

Y sobre todo, demuestran seguridad, cero iatrogenia (daños provocados por los tratamientos y servicios médicos) más allá del retrogusto a pescado y un poco de molestia epigástrica que cede sola en pocos minutos.

-Cuenta usted en su carta también que los fallecidos en España por efectos adversos de los fármacos triplican a las víctimas de tráfico, alcanzando los 3.000 pacientes al año. Es un dato recogido en una entrevista al Dr. Sabater, que es especialista en farmacogenómica. Parece que en el sistema sanitario algo no funciona y no deja de ser contradictorio que cuando más falta hace encarar ese enorme problema sus representantes médicos se dediquen a perseguir a quien no quiere participar de ello y como profesional busca otras maneras de intentar restaurar la salud menos agresivas.

-¿Hasta qué punto pues es necesario un cambio en el sistema o a lo mejor de paradigma médico?

-El cambio va a venir de la exigencia de los pacientes, porque si yo estoy tomando estatinas porque tengo el colesterol alto (una de las mayores falacias de la MBE) y lo hago durante años, puedo desarrollar una miopatía (enfermedad muscular) pero, además, aumenta mi riesgo de desarrollar una diabetes y demencia tipo Alzheimer.

Entonces, ahora tengo hipercolesterolemia y diabetes y además Alzheimer. ¿Qué estamos haciendo? Hay que detenerse y replantearse cosas, no podemos no ser críticos con lo que hacemos. Con el cáncer idem. ¿Qué sucedió con la mastectomía ampliada de Halsted? Que era una carnicería, quitaban la mama, los ganglios, algunas costillas.

Y vino un médico e hizo un ensayo y dijo: señores, estamos mutilando a las pacientes y no estamos prolongando la supervivencia. Ahora la cirugía de mama es mucho menos agresiva, pero alguien tuvo que decir: paremos, reflexionemos, evaluemos si lo que estamos haciendo es lo mejor para el paciente. Es necesario un cambio de paradigma. Esta Medicina defensiva, que enfoca al paciente como un enemigo dispuesto a denunciarlo al primer fallo es demencial. Esta iatrogenia es inadmisible.

-La industria farmacéutica convencional acapara la investigación biomédica y de manera paradójica en el ámbito de la medicina complementaria parece que se quiere investigar más pero no se puede, porque los recursos son limitados. ¿Falta investigación en medicinas complementarias, cual cree que es el problema?

-Puede que falte investigación en algunos campos, como también falta en Medicina Interna, es imposible que todos los actos médicos estén apoyados en la evidencia. Fíjate en la pediatría que por motivos éticos no se puede experimentar con niños. Los pediatras se guían muchas veces por datos conseguidos en adultos. Pero yo creo que más que investigación, que también, lo que falta es lectura. En las bases de datos de Pub med o en Cochrane hay ensayos clínicos de casi cualquier compuesto de fitoterapia o de cualquier suplemento de ortomolecular.

La investigación es un problema, por el coste fundamentalmente, pero tendremos que crear redes y conseguir los fondos para la investigación, si eres pequeño alíate con otros y serás más grande. Cada uno de nosotros solos es difícil que haga un ensayo clínico, pero si nos unimos…

-Usted trabajó durante muchos años en la medicina convencional, de la que ni mucho menos reniega, ¿qué le llevó a ir más allá a ampliar horizontes en los ámbitos de la medicina no convencional y luego a practicar la llamada medicina integrativa?

-Pues el gran problema de la Medicina actual: con las enfermedades agudas somos muy buenos y salvamos muchas vidas. Yo he trabajado mucho tiempo en urgencias del Doce de Octubre. Pero con las enfermedades crónicas, señores, no curamos casi nada y producimos una enorme iatrogenia. Es muy posible que estemos cronificando cosas que no son crónicas.

Sin ir más lejos: las EII (enfermedades inflamatorias intestinales) que pueden llegar a tratarse con inmunosupresión severa, con los enormes efectos secundarios que tiene, pues nosotros vemos muchos pacientes que con un enfoque integrativo se quedan asintomáticos sin fármacos. No digo se curan, porque para eso hace falta un seguimiento más largo en el tiempo, pero clínicamente, en este momento, están curados, libres de síntomas.

Yo me daba cuenta de eso, yo era crítica con la Medicina que hacía. Igual que lo soy ahora con la que hago. Hay muchas cosas que mejorar, hay que hacer más investigación, publicar más. Por eso busqué una Medicina diferente, que conciba al paciente de manera global, tomando en cuenta sus aspectos físicos y psíquicos, que sea menos iatrogénica, que combine las bondades de la medicina alopática con otros elementos de probada eficacia y seguridad.

-Usted cita las directivas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que animan a los estados a incluir terapias complementarias en los sistemas sanitarios. ¿No hay gran interés en España en hacerlo?

-En España siempre han coexistido históricamente lo más moderno con lo más reaccionario. ¿Sabías que La interpretación de los sueños de Sigmund Freud, al primer idioma al que se tradujo fue al castellano? En 1900 se publica y en 1901 ya está traducida en Granada. Ultramodernos. Pero luego, mira lo que pasó con Lorca unas décadas después: matan a un poeta universal, un grande, en la Guerra Civil.

Pues eso: ahora en España existe un potentísimo movimiento de Medicina Integrativa y a la vez su más visceral rechazo. Yo creo que aquí, la mano detrás de la marioneta de la OMC es la industria farmacéutica, que es muy necesaria, hay muchos fármacos utilísimos, pero que creo que últimamente ha perdido el norte.

-¿A qué se debe? Desde “fuera” del ámbito sanitario algunos contemplamos con vergüenza ajena cómo unos médicos insultan y vejan a otros, los injurian, calumnian, difaman y humillan. Es un espectáculo bochornoso. ¿Qué siente usted cuando contempla uno de esos espectáculos, se da por aludida? Debe de ser tremendo.

-Realmente, creo que nunca he hablado mal de otro colega. Mira que los pacientes a veces vienen muy enfadados por lo que sienten que es un maltrato, yo siempre trato de calmarles y de ayudarles. Y nunca abundo en su queja del otro profesional, pero para algunos ir contra un compañero no debe de ser incompatible con su ética. Yo no me suelo sentir aludida, la verdad.

Sigo adelante, hago mi trabajo. Pienso que la medicina integrativa es un movimiento internacional: Universidad de Yale, Princeton, Harvard, entre otras dan programas de formación en Medicina Integrativa. Hospitales como el del Karité en Berlín o el Instituto Karolinska en Suecia o el Royal Hospital de Londres, son hospitales de medicina integrativa. Esto no lo puede parar una institución española, por mucho que se empeñen.

Así que yo sigo haciendo lo que amo, formándome, estudiando, atendiendo pacientes y ahora también dirigiendo una Sociedad de Medicina Integrativa (SESMI). También organizando el Congreso Nacional de Medicina integrativa que SESMI hará en Alicante el próximo mes de noviembre. Además, en 2019 y en Barcelona, tendremos el Congreso Europeo de Medicina Integrativa.

-Por último, han creado ustedes también el Observatorio de Salud y Medicina Integrativa (OSMI). ¿Qué es, un instituto que acumula información científica sobre procedimientos y terapias complementarias?

-OSMI es por ahora un gran centro de documentación sobre medicina integrativa, una especie de biblioteca virtual. Como aún hay muchos colegas que insisten en que no hay evidencia, pues vamos a mostrarles toda la evidencia que hay, que no es poca, te lo aseguro. Luego OSMI será mucho más que un “depósito de artículos”, permitirá agrupar pacientes simpatizantes de esta interpretación de la medicina y hacer otras funciones.

3 Comentarios a “Doctora Alejandra Menassa: “El dogmatismo me parece lo más opuesto a la ciencia que existe””
  1. Legazpy

    ¿Quién está detrás de todo esto, quién orquesta la campaña, quién la financia, quién es, en definitiva, la mano que mece la cuna?

    El movimiento pseudoescéptico incluye organizaciones como:

    a) CSICOP (Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones de lo Paranormal), ahora conocido como CSI (Comité para la Investigación Escéptica)

    b) De la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento – Circulo Escéptico

    ……….. La “ARP”, que en un principio se llamó Alternativa Racional para la Investigación del Fenómeno Ovni (ARIFO), nació en febrero de 1985 en Vitoria durante una reunión de ufólogos vascos de la tercera generación con Félix Ares y JESÚS MARTÍNEZ.

    …….La web de la ARP es : https://www.escepticos.es
    Allí encontraréis amplia información sobre quiénes son, qué actividades desarrollan y cómo podéis asociaros en la que suelen ofrecer un incentivo: un descuento del 15% en la cuota de socio del primer año. Cuota de Socio para 2017: 60 euros.

    c) La APETP: http://www.apetp.com/index.php/lista-de-terapias-pseudocientificas/

    …….. El vicepresidente de la APETP y uno de los asesores de la “OMC” y de la “Gepac” es un bloguero informático llamado “Emilio Jose Molina Cazorla”:

    Este sujeto, es miembro de la secta de la ARP y Vicepresidente de la Asociación para proteger al Enfermo de Terapias Pseudoescépticas ( APETP ) no tiene ninguna formación académica necesaria, ni la experiencia como médico, científico investigador o integrante de una comisión bioética para hacer estudio alguno, además de no estar autorizado por el Ministerio de Sanidad para ser portavoz de nada.

    Trató de presentar a la APETP como una “asociación de víctimas de terapias” donde niega cobrar los 60 euros que la propia APETP pide a los socios. http://i.imgur.com/Ijq3cIz.png

    …….. Para hacerse socio de este grupo (APETP) piden 60€: https://www.apetp.com/index.php/hazte-socio/

    d) Medios como “el Diario El País” han estado bombardeando propaganda contra la homeopatía desde hace años. No es ninguna coincidencia que algunos de los articulistas de ese medio sean socios de ARP-SAPC . El principal productor de noticias contra la homeopatía en ELPaís es el articulista Javier Salas quien es miembro activo de ARP-SAPC.

    http://www.escepticos.es/taxonomy/term/369

    ………. “El País” se ha ido al congreso norteamericano de oncologia, pagado por la “Farmacéutica Roche”. Como los médicos, después del congreso toca devolver el favor al que paga.

    http://medicamentos.alames.org/temas-de-bioetica/el-pais-se-va-de-congreso-con-roche/

    e) Jesús Fernández, titular de la Farmacia Rialto (en la Gran Vía madrileña) socio de ARP-Sociedad para el Avance del Pensmiento Crítico.

    https://www.escepticos.es/node/4178

    ……….. impulsor de la plataforma Farmaciencia.

    http://www.correofarmaceutico.com/opinion-participacion/encuentros-digitales/jesus-fernandez

  2. Rafael Domínguez Losada

    Comparable a la historia acaecida en contra de Ignaz Semmelweiss al que mataron cierta clase de médicos como sigue: Semmelweiss era un ginecólogo austriaco que vivió a mediados del siglo diecinueve. Trabajó en el Hospital General de Viena y después de un tiempo se dio cuenta de que las mujeres que daban a luz en el hospital morían con más frecuencia que aquellas que daban a luz en casa con una comadrona. Contraían la fiebre del puerperio poco después de dar a luz y sus bebés también morían con más frecuencia.

    Finalmente conectó este problema al hecho de que sus colegas en el hospital alternaban su trabajo entre el depósito de cadáveres y la sala de partos sin lavarse las manos. Llevaban los mismos delantales cubiertos de sangre cuando asistían un parto que cuando hacían la autopsia de un cadáver.

    Cuando Semmelweiss les mencionó este problema, algunos lo entendieron y empezaron a lavarse las manos y a cambiarse de ropa. Pero la mayoría estaban indignados. ¡Qué? ¡Nos está llamando guarros? Nosotros somos profesionales. Sabemos lo que hacemos.

    Cuanto más insistía Semmelweiss tratando de persuadirlos, más se enfadaban y consiguieron despedirlo del hospital. En su casa, Semmelweiss empezó a escribir cartas tratando de alertar a los médicos de todo Austria del daño de esta práctica a los pacientes. Sin embargo, la profesión médica, después de obtener la aprobación de su esposa, consiguió encerrarlo en un manicomio.

    Semmelweiss escapó pero lo encontraron y le dieron una paliza tremenda. Le pusieron una camisa de fuerza y lo encerraron otra vez sin curarle las heridas que le habían hecho. Murió dos semanas después de una infección (revisada por mí la Wikipedia: http://is.gd/qgL4Xw, veo que se tergiversa y edulcora este suceso tal y cómo nos informa Jim Humble, pero se aportan datos que hacen comprender que la verdad de lo sucedido es la que se nos expone por Jim Humble en su obra: Solución Mineral Maestra).

  3. M. Angeles Buendia

    Que acertado esta tu discurso compañera desde la calma y el trabajo continuo con los pacientes que es lo que realmente nos importa. Apoyando y aplicando lo que sentimos que puede ayudar y que nos ha llevado años de estudio posteriores a la licenciatura y especialidad.
    Confio en que la coherencia , honestidad y respeto vuelvan a la OMC y no luchen contra nosotros sino se alien en beneficio del paciente. Gracias

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.