El fármaco para el cáncer que puede matarte por perforación del estómago

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) advierte sobre la peligrosidad del medicamento Vargatef, cuyo principio activo es nintedanib y está fabricado por el laboratorio Boehringer Ingelheim. Se usa para el tratamiento del cáncer de pulmón pero puede producir hemorragias intestinales que lleven a la muerte. Y no es el único tratamiento de esa compañía que ofrece serios problemas.

Vargatef1Este fármaco está indicado para tratar el cáncer de pulmón grave en combinación con docetaxel después de la quimioterapia de primera línea.

La Agencia cuenta en su último boletín mensual que ha descubierto que el uso de este medicamento está relacionado con perforación gastrointestinal y sangrado.

Desde su puesta a la venta

se han notificado casos graves de diarrea causantes de deshidratación y trastornos electrolíticos. Asimismo -continúa la AEMPS- se han observado casos de perforaciones gastrointestinales, tanto en ensayos clínicos como en la experiencia poscomercialización, algunos de ellos mortales“.

Los profesionales de la entidad que controla los fármacos en España, advierten que deben tomarse las debidas precauciones cuando se trate a personas que se hayan sometido anteriormente a una cirugía abdominal, tengan antecedentes de úlceras pépticas o enfermedad diverticular o reciban tratamiento con corticosteroides o AINE.

También señala que se han notificado episodios de sangrado algunos de ellos mortales que pueden estar provocados por el tratamiento.Vargatef

Vaya que hay personas que buscando una cura o mejoría de un cáncer grave como es el de pulmón -el más frecuente del mundo, con aproximadamente 1.400.000 nuevos casos al año- encuentran la muerte porque el tratamiento le provoca enorme sangrado o un agujero en el estómago.

Los episodios de sangrado durante la poscomercialización afectan, entre otros, a los sistemas gastrointestinal, respiratorio y nervioso central, si bien los más frecuentes son gastrointestinales, indican desde la AEMPS.

Pero además, como advierte la publicación Redacción médica no es el único producto de Boehringer presente en el listado de la Agencia de Medicamentos.

También se encuentra la empagliflozina, cuyo sugerente nombre comercial es Jardiance o bien Synjardy (en combinación con metformina), que se utiliza para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. Con este producto, se ha identificado exantema, angioedema y urticaria como nuevas reacciones adversas asociadas.

JardianceAdemás, según esa revista, la Aemps indica que se actualizará la advertencia existente en la información de producto acerca de la cetoacidosis diabética, incluyendo la ocurrencia de casos mortales.

Y para rizar el rizo hay que tener en cuenta que la compañía farmacéutica Boehringer tenía no hace mucho más de 2.000 demandas puestas en los tribunales de Justicia de Estados Unidos por su medicamento Pradaxa.

Este fármaco para combatir los trombos puede causar hemorragias fatales. Así que lo de que sus medicamentos causen sangrados que pueden conducir a la muerte parece algo redundante.

Es curioso que la indicación concreta y exacta del medicamento según su ficha técnica es:

Prevención primaria de episodios tromboembólicos venosos en pacientes adultos sometidos a cirugía de reemplazo total de cadera o cirugía de reemplazo total de rodilla, programadas en ambos casos”.

El riesgo de hemorragias está bien advertido en la ficha del producto. El problema es que una vez comenzado el sangrado, no existe antídoto; no puede pararse y esto puede ser mortal, claro. Este fármaco se introdujo en el mercado en 2008 y poco después, en 2012, la AEMPS ya hacía advertencias sobre contraindicaciones.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.