La depresión no para de aumentar entre los adolescentes de Estados Unidos

Un estudio publicado en Pediatrics el pasado mes de noviembre ofrece datos algo “deprimentes” sobre la salud mental de los jóvenes en Estados Unidos (las cifras entiendo que son en cierto modo extrapolables a otros lugares “civilizados” del mundo). La depresión no para de extenderse. Y la medicalización de la enfermedad tampoco. Ojo con los medicamentos antidepresivos.

Resulta que entre las personas que cuentan con una edad de entre 12 y 17 años, la prevalencia de episodios de depresión mayor (contados estos como los que duran al menos 12 meses) aumentó desde el 8,7% que se producían en el año 2005 hasta el 11,3% registrado en 2014.Antidepresivos hígado daños suicidio

Esto supone un crecimiento en el número de depresiones graves de más de medio millón de adolescentes. Así, en 2014, sólo en EE.UU. se contaban aproximadamente 2.700.000 de chicos y chicas sufriendo la enfermedad.

Los hallazgos del estudio están basados en el análisis clínico de más de 172.000 adolescentes y cerca de 179.000 adultos jóvenes. Es curioso que entre las mujeres aumenta más la depresión que en los jóvenes varones.

Las causas son difíciles de conocer (aunque más nos valdría revisar el sistema económico y social para entenderlo) pero los datos demográficos demuestran que en personas de 12 a 17 años, son más propensas a sufrir depresiones las de mayor edad; quienes no van a la escuela; o quienes viven en familia de madres o padres solteros; además está comprobado que quienes toman drogas u otras sustancias medicamentosas como tranquilizantes son propensos a padecer otros trastornos mentales si se compara con adolescentes de similar edad pero que no sufren esta enfermedad.Trankimazin

Es curioso también que en el grupo de edad que va de los 18 a los 25 años, tiene más episodios de depresión grave las mujeres, de raza negra y que padecen otros problemas mentales por uso de sustancias “de abuso”.

Ya escribo que no están claras las causas, una de las muchas a las que se apuntan es a la falta de sueño por un uso “excesivo” de internet. Haré este post corto para no ser yo una fuente más de enfermedad.

El trabajo que comentamos se hace en el marco de la  la Encuesta nacional sobre el uso de medicamentos y drogas. Y me preocupa que estas cifras puedan servir como excusa para la medicalización de infancia y adolescencia. Si hay un grupo de medicamentos en entredicho por su uso a esas edades son los antidepresivos.Paxil

Entre otros motivos porque se ha demostrado que pueden incitar al suicidio, como hemos contado en diversas ocasiones, entre otras Descubierto el fraude con el fármaco antidepresivo paroxetina que incita al suicidio.

La receta de medicamentos antidepresivos en niños y jóvenes no para de aumentar.

Pese a que sus reacciones adversas pueden ser graves y en general se conocen, no se advierten con la debida profesionalidad.

Es más, lo que no suele contarse es la bajísima efectividad de estos fármacos. Quien sí lo advierte y está haciendo un gran trabajo de divulgación es el médico Peter Gøtzsche, autor del libro Psicofármacos que matan y denegación organizada.

Hace poco estuvo en Madrid, donde ofreció una conferencia a la que asistí. Fue demoledora. En ella desmontó algunos mitos en torno a los medicamentos usados en salud mental. En particular, habló sobre los fármacos antidepresivos, su falta de eficacia y graves daños. Os lo conté en el post Algunas verdades incómodas que no te cuentan sobre medicamentos antidepresivos.

Lo dejo aquí que os he prometido que el post sería corto. Eso sí, espero que los datos que os ofrezco sean lo suficientemente contundentes para que os hagan reflexionar sobre la depresión, sus causas y los tratamientos y la medicalización de esta enfermedad.

Un Comentario a “La depresión no para de aumentar entre los adolescentes de Estados Unidos”
  1. Matias Díaz

    Síntomas depresivos leves se asocian con respuestas inflamatorias amplificadas y prolongadas después de la vacunación contra el virus de la influenza en adultos mayores

    Glaser R, et al. Mild Depressive Symptoms Are Associated With Amplified and Prolonged Inflammatory Responses After Influenza Virus Vaccination in Older Adults. Arch Gen Psychiatry. 2003;60(10):1009-1014. doi:10.1001/archpsyc.60.10.1009
    http://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/fullarticle/207930

    Psicobiología de los Efectos de la Vacunación: Relevancia Bidireccional de la Depresión.
    Brogan K. Psychobiology of Vaccination Effects: Bidirectional Relevance of Depression. Altern Ther Health Med. 2015 Aug;21 Suppl 3:18-26.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26348610

    La vacuna de la rubéola se utiliza en la experimentación para inducir depresión y problemas de conducta en niños pequeños y adolescentes

    Enfermedades, citoquinas y depresión.
    Yirmiya R, et al. Illness, cytokines, and depression. Ann N Y Acad Sci. 2000;917:478-87.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11268375

    Síntomas depresivos y respuesta inmune a la vacuna conjugada meningocócica en la adolescencia temprana.
    O’Connor TG, et al. Depressive symptoms and immune response to meningococcal conjugate vaccine in early adolescence. Dev Psychopathol. 2014 Nov;26(4 Pt 2):1567-76. doi: 10.1017/S0954579414001242.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25422979

    Alteraciones del comportamiento en ratones hembra jóvenes después de la administración de adyuvantes de aluminio y la vacuna del virus del papiloma humano (VPH) Gardasil.
    Behavioral abnormalities in young female mice following administration of aluminum adjuvants and the human papillomavirus (HPV) vaccine Gardasil.
    DOI: 10.1016/j.vaccine.2015.12.067
    https://www.researchgate.net/publication/291015035_Behavioral_abnormalities_in_young_female_mice_following_administration_of_aluminum_adjuvants_and_the_human_papillomavirus_HPV_vaccine_Gardasil

    Los sistemas inmune y nervioso son uno: moléculas de doble función para el cerebro y la inmunidad – http://wp.me/p4AZPc-CW

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.