El punto de mira sobre las sustancias para aumentar la eficacia de las vacunas

Las vacunas usan adyuvantes o potenciadores de la actividad inmunitaria del medicamento. Hay dudas sobre ellos por varios incidentes graves ocurridos en los últimos años. El más usado y polémico es el aluminio. Desde la pediatría “oficial” se llama la atención sobre ellos (de manera tibia): hay que vigilarlos. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Dos nuevos artículos científicos podrían abrir el debate sobre la seguridad de las vacunas, si hubiese interés en ello. Se titulan Seguridad de las vacunas utilizadas en niños. ¿Los nuevos adyuvantes pueden alterar el equilibrio entre eficacia y toxicidad?Sin datos a largo plazo, las vacunas con nuevos adyuvantes aumentan discretamente los efectos adversos a corto y medio plazo.Difteria vacunas

El objetivo ideal de la vacunación es la generación de una potente respuesta inmune específica frente al antígeno administrado para proporcionar una protección duradera frente a la infección natural y controlar, e incluso erradicar, las enfermedades infecciosas.

Ya desde el comienzo de las vacunaciones se vio la necesidad de potenciar la respuesta inmune de las vacunas aplicadas y ello se hace mediante el empleo de los llamados adyuvantes.

En la década de 1920 se comprobó la actividad adyuvante de los compuestos de aluminio como hidróxido o fosfato. Desde entonces los compuestos de aluminio han sido los principales adyuvantes empleados en las vacunas de uso humano.

Sobre las sales de aluminio, los autores del primero de los dos artículos que cito arriba indican:

Es poco tóxico (…) aunque es uno de los más utilizados, no es el ideal para la nueva generación de vacunas”.

Así que el “poco tóxico” aluminio es uno de los adyuvantes más usados en vacunas aunque “no es el ideal”. En los últimos años hemos denunciado un fraude a la salud pública con la cantidad de aluminio que lleva la vacuna Infanrix del laboratorio GlaxoSmithKline (GSK), uno de los mayores fabricantes de vacunas del mundo.Vacuna Infanrix Hexa

Por padres de niños que fallecieron tras recibir esa inmunización y que analizaron en un laboratorio independiente el contenido del producto sabemos que la cantidad de aluminio que lleva la vacuna es mucho mayor que la que las autoridades sanitarias nos dicen en su ficha técnica que lleva.

Esto lo sabemos porque estos padres se han molestado en investigar y porque por la vía judicial han accedido a documentación del propio laboratorio.

Las familias sospechan que la muerte de sus hijos tuvo que ver con el adyuvante.

En los últimos años se ha publicado sobre el denominado Síndrome Autoinmune/inflamatorio Inducido por Adyuvantes (ASIA) o lo que es lo mismo, el conjunto de daños que pueden provocar los adyuvantes de las vacunas.

En el artículo Seguridad de las vacunas utilizadas en niños puede leerse:

los adyuvantes en las vacunas suponen un motivo de controversia por la preocupación en cuanto a los efectos secundarios, toxicidad y seguridad de su uso. Estos compuestos no pueden ser autorizados por sí mismos, sino como parte de una combinación vacunal. Deberá valorarse la reactogenicidad, posible inicio o agravamiento de enfermedades autoinmunes, o el grupo de entidades agrupados bajo la denominación de síndrome autoinmune/inflamatorio inducido por adyuvantes (ASIA)”.

Que el fabricante de vacunas GSK no haya informado adecuadamente sobre la cantidad exacta de metales pesados que incorpora su producto nos invita a ser escépticos y pensar que otras vacunas de la misma o diferente casa pueden estar también ocultando la cifra real.

Y es que en los últimos años se ha producido otro incidente muy grave relacionado con los adyuvantes de otra vacuna que, ¡oh casualidad! también la ha producido GSK. Me refiero a algo que mencionan los dos artículos que cito al principio, la aparición de incremento de casos de narcolepsia en niños nórdicos vacunados de la gripe pandémica Pandemrix. En esos infantes existía mayor frecuencia de una particularidad genética.Pandemrix vacuna narcolepsia gripe

La susceptibilidad genética parece ser un determinante a la hora de sufrir daños por una vacuna con adyuvante de aluminio.

Pero eso lo sabemos a posteriori, ¿no habría una manera de saber esas posibles interacciones ANTES de recibir una inmunización? Porque la relación beneficio riesgo en todos estos casos ha sido nefasta.

El segundo artículo tiene como objetivo “conocer la seguridad de los nuevos adyuvantes de vacunas (AS01, AS02, AS03 y MF59) en niños menores de diez años”. Conclusión:

los estudios publicados hasta el momento no muestran efectos adversos importantes en relación con los nuevos adyuvantes de vacunas en niños menores de diez años. No obstante, algunos eventos acontecidos como el aumento de meningitis en la fase III de la vacuna de la malaria (AS01) y la relación entre narcolepsia y la vacuna de la gripe pandémica (AS03) indican que debe mantenerse una monitorización continua“.

Me ha parecido curioso que la conclusión del artículo no coincida con el título del mismo, en el que se reconoce que con los nuevos adyuvantes aumentan, aunque poco, los efectos secundarios… Ambos análisis están publicados en la revista Evidencias en pediatría, nada sospechosa de ser “antivacunas”. Por ahí podemos ver el sello inconfundible de la Asociación Española de Pediatría, que mantiene muy buenas relaciones con los fabricantes de vacunas, GlaxoSmithKline incluído.Calendario vacunaciones vacunas pediatría

Uno de los autores del artículo declara haber recibido dinero de GSK, aunque no para escribir esa publicación.

Es curioso también que en el comentario crítico que se hace más abajo del texto se le reste valor al mismo o eso me ha parecido entender.

En cualquier caso quien haya escrito ese comentario (no viene firmado) también concluye que es

aconsejable mantener un nivel de vigilancia alto en el uso de estas combinaciones”.

Y termino destacando el final del primero de los textos que comento hoy, Seguridad de las vacunas utilizadas en niños:

El análisis de datos de ensayos clínicos y estudios publicados para la seguridad de vacunas podríamos decir que es un análisis incompleto, pues algunos de los efectos solo se detectarán con el uso masivo de las vacunas y en fase de poscomercialización, por lo que una vigilancia mantenida se impone para garantizar una completa seguridad”.

El problema es que esa farmacovigilancia o vigilancia durante la comercialización y uso de las vacunas las hacen instituciones viciadas por conflictos de interés con los laboratorios que las fabrican.

Lo último que hemos publicado al respecto es que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha beneficiado a GSK también al permitirle no realizar unos estudios que iba a hacer para comprobar si su vacuna contra el papiloma humano Cervarix es la causa de las graves reacciones autoimunes que padecen centenares de chicas en todo el mundo.

Un Comentario a “El punto de mira sobre las sustancias para aumentar la eficacia de las vacunas”
  1. Jorge Rinaldi-Lic. en Psicología R.Argentina

    Lamentablemente hay una cultura de dominio que intenta anular el pensamiento crítico y para ello uno de los integrantes del poder mundial se halla constiuido por los medios de”mal llamados de comunicación”-salvo honrosas excepciones. Se oculta, se tergiversa, miente sobre aquello que causa estragos en la vida -humana,vegetal,animal, mineral- y los unicos beneficiados son las grandes corporaciones financieras,economicas,industriales, químicas,reproductivas, total hay superpoblación y quien va alamentar algunas muertes: Hace poco tiempo la Sra Lagarde-FMI- culpo a que la población ha logrado acceder a ciertas costumbres, habitos y acceso a la ciencia médica por lo cual se prolongaron sus expectativas
    de vida y eso genero- a su juicio- una importante masa de edad avanzada que no produce y consume. En fin, ejemplos abundan, pero como vienen sosteniendo algunos pontífices y laicos u de religiones varias que el ” amor vence a la muerte”.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.