A más comidas pagadas por la industria a los médicos, más recetas extendidas

Los médicos que aceptan comidas de las farmacéuticas recetan más medicamentos de marca que genéricos (iguales pero mucho más baratos). Así lo documenta un estudio publicado en JAMA Internal Medicine que ha seguido al menos a 280.000 doctores que recibieron comidas patrocinadas por la industria.

Un dato curioso de este trabajo de análisis estadístico, hecho durante el año 2013, es el precio de las comidas. No os imaginéis suntuosos bocados en restaurantes galácticos, los autores del análisis citan un coste típico de menos de 20 dólares estadounidenses por comida.

Soborno médico

El asunto es el que sigue: los medicamentos de marca están protegidos (por lo general durante 20 años desde su registro) por una patente, excusa perfecta para que los laboratorios consigan de las autoridades sanitarias precios elevados para dichos productos.

Una vez vencido el plazo de la patente pueden fabricarse fármacos similares pero ya a precios mucho más bajos pues al no haber patente no hay exclusividad y sí competencia entre fabricantes.

La receta por principio activo, es decir, que los médicos a la hora de recomendar un tratamiento elijan, si lo hay, el genérico del mismo, es una medida lógica que tiene como objetivo racionalizar el gasto farmacéutico de las administraciones públicas, sobre todo en España (más de 9.000 millones de euros en 2015).

Con las citadas comidas (y otros muchos regalos y prebendas que pueden calificarse de sobornos, como documento en el libro Laboratorio de médicos), lo que pretende la industria es intentar convencer a los médicos que le siguen el juego de que los medicamentos de marca, los más nuevos y caros, son mejores.

Se produce un conflicto de interés: lo que es bueno para la industria es malo para las administraciones públicas que sufragamos entre toda la población.

Un ejemplo: En el caso de Bystolic, un betabloqueante usado para el tratamiento de la hipertensión, los médicos que recibieron por lo menos cuatro comidas eligieron esta marca 5,4 veces más que la genérica.

El médico está en medio, como el árbitro de un partido; tiene pues la capacidad de elegir entre marca o genérico. Lo triste de las conclusiones de este trabajo es que algunos (algunos muchos) resuelven el citado conflicto por un par de platos de lentejas.Lentejas

No todos los profesionales sanitarios son así, está claro. De hecho, en los últimos años han surgido plataformas críticas con todo esto.

Un ejemplo es NO Gracias, que han decidido plantar cara a una industria que denigra la profesión médica (leed sobre los médicos que piden frenar la corrupción de las Big pharma), somete los presupuestos públicos a sus intereses y sustenta una epidemia “fantasma” de iatrogenia o daños provocados por medicamentos y productos sanitarios.

gracias médicos

En suma, lo que documenta el trabajo en JAMA es que a más comidas pagadas por la industria a los médicos, más recetas extendidas por estos.

En este contexto, Farmaindustria, el principal lobby de la industria farmacéutica en España, anuncia que va a publicar a partir de ahora los pagos que recibe cada médico que trabaja con los laboratorios adscritos a esta patronal.

La prensa ha acogido muy bien esta medida de “transparencia“. Para mí supone un reconocimiento explícito de que la industria “compra” la voluntad de muchos galenos. Lo que intenta Farmaindustria es lavar la deteriorada imagen de una industria que dice trabajar por la salud de las personas pero a ello antepone su codicia y sed de beneficios económicos.

El Código Penal español y la Ley de Medicamentos prohíben incentivar a los profesionales sanitarios para conseguir de ellos rendimientos económicos.

Farmaindustria está diciendo bien alto y claro que ha subvertido ambas normas. Corresponde a los poderes públicos actuar en consecuencia.

4 Comentarios a “A más comidas pagadas por la industria a los médicos, más recetas extendidas”
  1. Pepe

    En España esto que comenta no es así.
    Los fármacos con patente son exclusivos, con precio negociado entre laboratorio y administración. El médico no puede recetar genérico. La marca es lo único que hay.
    Cuando termina la patente, surgen los genéricos. El laboratorio de la marca tiene dos opciones:
    a. no baja el precio: marca se retira de la seguridad social. Si el paciente lo quiere, puede pagar el fármaco íntegro.
    b. baja el precio: se puede seguir recetando. Competencia con genéricos.
    El médico hace la receta del fármaco. En algunas comunidades autónomas se le obliga a recetar genérico. En otras puede recetar marca o genérico. Da igual, al final es la farmacia la que tiene la potestad de dispensar el que desee, dentro de los de precio menor, y lo hace.
    Hoy día en España quien decide realmente la marca o fabricante de ese fármaco es el farmacéutico, no el médico. Por eso los comerciales de los laboratorios van casi más a las farmacias que a los Hospitales y centros de salud.

  2. Jose A. Martinez

    Gracias por el artículo, Miguel. Con todas las deficiencias que hay en EEUU, hay que reconocer que allí podemos “acercarnos” a lo que cobran los médicos de la industria
    farmacéutica: https://projects.propublica.org/docdollars/

    ¿Aquí también?

    Saludos

  3. Horacio Valencia

    Muy buen trabajo Miguel Jara,
    Yo agregaria, lo siguiente…en un sistema de gobierno corrupto, los medicos son presa facil de ser corrompidos, las leyes son letra muerta, pues ya que ningun medico va a juicio por recibir corruptelas ni por ningun error medico…asi que la Farmaindustria, campea a sus anchas…no tiene ni limites ni fronteras.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.