Los carísimos fármacos para la hepatitis C pueden reactivar el cáncer de hígado

Desde su reciente llegada al mercado, los medicamentos de última generación para la hepatitis C han levantado polémica por su elevadísimo precio. Nos los han vendido como muy eficaces pero son pastillas de a 1.000 dólares. Poco se ha escrito sobre sus reacciones adversas, que las hay y más ha sorprendido que todos los indicios apunten a que pueden reactivar el cáncer de hígado a quien ya parecía que lo había superado.

Es una secuela inesperada de los Sovaldi, Harvoni (del que la revista crítica francesa Prescrire publica que apenas se ofrece información sobre sus posibles daños) y compañía: aumentan el riesgo de reaparición del cáncer de hígado en personas curadas y que posteriormente toman la medicación para erradicar el virus (que con probabilidad fue el originario de la enfermedad).

Los autores del hallazgo, publicado en el Journal of Hepatology, la principal publicación mundial en enfermedades del hígado, plantean un incremento del riesgo detectado más del doble en seis meses después del tratamiento.Harvoni, gilead, hepatitis

La investigación se ha llevado a cabo en cuatro hospitales españoles: el Clínic de Barcelona, la Clínica Universitaria de Navarra, el Central de Oviedo y Puerta de Hierro de Madrid.

Ha sido liderada por el hepatólogo del Clínic Jordi Bruix y financiada en gran parte por el Instituto Carlos III, dentro del Plan Nacional de Hepatitis. En declaraciones a La Vanguardia, este médico cuenta:

Todos habíamos observado un número inesperadamente alto de reapariciones de tumores en los primeros meses después del tratamiento. Además, entre los que tras superar su cáncer se trataron más pronto con los antivirales de acción directa, los nuevos DAA, hubo más reapariciones”.

¿Por qué se producen las secuelas mencionadas?

Creemos que los antivirales de acción directa bajan rápidamente la carga viral y en ese proceso se puede estar produciendo una alteración del equilibro entre la inflamación y la inmunidad. En todo cáncer curado quedan algunas células durmientes que permanecen en el cuerpo y que quizá no se activen nunca.

Pero ese desequilibrio inmunitario puede que las active en algunos de los pacientes. En los casos que hemos revisado, ocurre muy cerca del tratamiento con un tiempo medio de aparición de tres meses y medio”, indica el hepatólogo.

En el Clínic han decidido no iniciar nuevos tratamientos antivirales a los pacientes que han superado un cáncer hasta que no se disponga de más información de modo que otros grupos validen o refuten estos resultados. Tampoco los administrarán de momento a los pacientes con cáncer que esperan un trasplante.

Miles de personas en todo el mundo han recibido estos tratamientos cuya eficacia se ha cifrado por encima del 90%. Resulta paradójica la velocidad con la que se han puesto en el mercado estos fármacos por los que están pagándose decenas de miles de euros pese a que producirlos cuesta apenas 100 euros.

Nos hablaron mucho sobre su eficacia pero pronto comenzaron a dar problemas de seguridad. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) limitó el uso de uno de los fármacos de última generación para tratar la hepatitis C, Viekirax, del laboratorio (Abbvie), aprobado sólo ocho meses antes.Viekira hepatitis

Se ha comprobado que ese fármaco puede aumentar el riesgo de descompensación e insuficiencia hepática en algunos pacientes. Es uno de los medicamentos que ha protagonizado la polémica mundial por su altísimo precio.

Así que puede que sean muy eficaces pero no han tardado en aparecer graves peligros asociados a ellos que no se habían comunicado. Vaya, que lo que es seguro aquí es que hay un pelotazo económico sanitario evidente pese a que esto es evitable, ya que si son tan eficaces y habiendo como hay un problema de salud pública, los países pueden “expropiar la patente” que protege estos productos y fabricarlos genéricos.

 

Sin comentarios a “Los carísimos fármacos para la hepatitis C pueden reactivar el cáncer de hígado”

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.