¿Cártel para repartirse el mercado español de los fármacos Avastin y Lucentis?

El caso de Avastin y Lucentis es un ejemplo evidente de ineficiencia  (y ¿corrupción?): dos medicamentos para el mismo uso (la degeneración macular, DMAE) que presentan una eficacia muy similar… pero tienen precios muy dispares, el medicamento autorizado, Lucentis, cuesta 100 veces más que el otro. Así lo ha denunciado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia… pero ni caso.

El comportamiento de las farmacéuticas para alentar el uso del medicamento más caro -explican desde OCU- es ilegal y así se ha demostrado (y sancionado) en Italia… ¿por qué en España no se hace lo mismo? Y este caso es solo un ejemplo, pero seguro que no es el único… ¿Cuánto se podría hacer con ese dinero que se está gastando de manera innecesaria?”.

Lucentis AvastinEn efecto, las autoridades antimonopolio de Italia han aplicado una multa de 180 millones de euros a las compañías farmacéuticas suizas Novartis y Roche. Las considera responsables de confabular o estafar para manipular el mercado de medicamentos italiano.

Roche y Novartis, productoras de los citados medicamentos, alcanzaron un acuerdo ilegal para restringir el uso del medicamento Avastin (de Roche) y así beneficiar al otro fármaco, Lucentis, mucho más caro.

Además, el fármaco Avastin no está indicado para la degeneración macular, basta con leer la ficha técnica, documento oficial del mismo al acceso de todo el mundo en internet.

Lucentis (este sí autorizado para tratar la degeneración macular), el año pasado fue protagonista en España de reacciones adversas notificadas. En concreto, cardiopatía isquémica asociada a su administración intraocular. También es destacable que los ensayos clínicos realizados con Avastin han estado rodeados de polémica. Convendría revisar bien antes de aprobar estos medicamentos su “evidencia científica”.

Polémicos, caros, no indicados, con daños notificados… menuda joya de fármacos con precios nada menudos. Pero eso no parece importar a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La OCU recibió en noviembre de 2014 la respuesta de la CNMC a sus denuncias con un escueto fax. El organismo público español no apreciaba irregularidad alguna en la cuestión y por lo tanto cerraba las actuaciones.

A juicio de OCU:

la respuesta recibida de la CNMC no aclara nuestras dudas, ni informa adecuadamente sobre la investigación realizada acerca del posible conflicto de intereses entre las empresas Roche y Novartis“.

Llama aún más la atención porque la respuesta del organismo español de competencia es algo muy diferente a lo sucedido en Italia, donde como hemos contado fue el Tribunal de la Competencia el que impuso a las dos compañías una multa en concreto de 182,5 millones de euros.

Lucentis Avastin macularTambién dista de la situación en Francia, donde su Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y de Productos Sanitarios acaba de emitir una Recomendación Temporal de Utilización de Avastin para el tratamiento de la DMAE, amparada por una normativa que tiene en cuenta tanto la seguridad de los medicamentos como su financiación por parte de la Seguridad Social francesa.

Yo esto último no he podido confirmarlo pero lo cierto es que Francia lleva tiempo intentado que se venda Avastin para reducir costes. Joyas o no, aunque similares continuamos pagando 100 veces más caro uno que otro.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.