Demandan a la farmacéutica Eli Lilly por tratar con el fármaco Zyprexa a una persona que desarrolló diabetes

La farmacéutica Eli Lilly ha recibido una demanda en Argentina por tratar con el fármaco Zyprexa a una persona que con posterioridad desarrolló diabetes. Lo más grave es que Eli Lilly estaba afrontando juicios millonarios por los daños que causaba el medicamento y por fraude, cuando inició ese “experimento” con 500 pacientes argentinos que fueron derivados por sus médicos.

La señora Carbonne, protagonista de la historia, nunca fue diagnosticada de esquizofrenia pero las presiones para vender el medicamento para otros trastornos distintos de los autorizados por la FDA -la agencia de medicamentos de Estados Unidos- la condujeron a un ensayo clínico de consecuencias funestas.

Zyprexa olanzapina lilly

Zyprexa tiene como principio activo la olanzapina y es un antipsicótico aprobado en 1996 por la FDA, fabricado por Eli Lilly, solo para tratar personas adultas que padecieran esquizofrenia y episodios maníacos productos del desorden bipolar.

Su uso se ha extendido tanto que ha sido el medicamento estrella del laboratorio demandado con ganancias por encima de los 4.200 millones de dólares anuales.

Desde el año 2000 distintos investigadores denunciaron que centenares de pacientes que tomaban Zyprexa desarrollaron diabetes, pancreatitis y obesidad. En el año 2005, Eli Lilly había llegado a un primer acuerdo por 700 millones de dólares para atender los reclamos de 8.000 pacientes, que afirmaban haber desarrollado diabetes y otras enfermedades a causa del consumo de dicha droga. Este fue el comienzo de una avalancha de demandas.

El año siguiente, Medicaid, el programa de salud pública del Estado de Virgina, demandó a la empresa por fraude, afirmando que Eli Lilly promovió la venta de Zyprexa ilegalmente en ese estado a pacientes de todas las edades para el tratamiento de demencia, ansiedad, trastornos del sueño, cambios de humor, déficit de atención e hiperactividad, patologías para las que NO fue aprobado por la FDA.

También Medicaid del Estado de Misisipi demandó a dicha empresa. Eli Lilly, como se documentó con posterioridad, instaba a los médicos a tratar con el fármaco a personas que nunca habían sido diagnosticadas como esquizofrénicas.

Finalmente en octubre del año 2008, Eli Lilly pagó 62 millones de dólares en un acuerdo multiestatal con treinta y tres Estados de Norteamérica, que se constituyó en el más grande en materia de protección al consumidor de productos farmacológicos.

El caso de Argentina lo lleva mi amiga y abogada Patricia Venegas. El laboratorio Eli Lilly, el Hospital Alemán y dos psiquiatras fueron demandados por Carbonne que, en un ensayo clínico con Zyprexa, aumentó 20 kilos y enfermó de diabetes: en 2007, cuando comenzó el experimento en Buenos Aires, esos efectos perjudiciales eran internacionalmente conocidos, por lo explicado de Estados Unidos, donde esa misma empresa había indemnizado a numerosos pacientes por haber enfermado de diabetes.

Zyprexa olanzapina lillyLa investigación abarcó a 572 personas a lo largo de dos años. A los participantes argentinos se les comunicó que el riesgo de diabetes era “muy poco frecuente”. La demanda sostiene también que la paciente ni antes ni después del experimento fue diagnosticada de esquizofrenia y que sólo había consultado a un servicio de salud mental por síntomas de ansiedad o depresión.

Como explica Venegas sobre los daños producidos a la demandante:

engordó muchísimo, está perdiendo la visión, tiene la salud destrozada. Ella ¿y cuántos más? Muchos deben estar en las mismas condiciones. Eli Lilly no podía tener ninguna duda de los efectos del medicamento, ya que había pagado indemnizaciones en otros países. Aun así vino a la Argentina a utilizar a la gente para hacer experimentos“.

2 Comentarios a “Demandan a la farmacéutica Eli Lilly por tratar con el fármaco Zyprexa a una persona que desarrolló diabetes”
  1. Nils Bergman

    Yo creo que al pequeño Nicolás deberían darle Zyprexa. Y a Jorge Javier Vázquez, también…

  2. Alredol

    La zyprexa es, particularmente notable por la producción de trastornos metabólicos y obesidad, con un 16% teniendo ganancias de más de 30kgs por año en peso y hasta un 40% con diabetes B independientemente en muchos casos de la obesidad.

    http://query.nytimes.com/gst/fullpage.html?res=9F00E5DB1430F936A35752C0A9619C8B63

    Produce además varios otros tipos de efectos secundarios. Creo que es Götszche quien calcula que más de 200.000 personas han muerto por la zyprexa. Pero no es ni mucho menos el único antipsicotico tóxico, ni siquiera el peor, de hecho ese, cuanto a tolerancia subjetiva es el que sale menos peor parado en estudios como el CATIE.

    Los antipsicóticos atípicos que se creían mucho menos tóxicos y más efectivos que los clásicos han probado ser en palabras de los más altos estamentos de la psiquiatria organicista británica (B.J.Psych., Lancet), “un cuento de marketing diseñado para ampliar mercados y aumentar ganancias”, y su uso en menores como “una lenta mecha hacia el desastre”. Todos ellos tienen efectos secundarios severos y frecuentes aunque el perfil de estos efectos es algo diferente. En la clínica ni siquiera han sido capaces de disminuir el número de afectados por síntomas extrapiramidales de manera importante (J.Cl..Psych.). La mortalidad en conjunto si algo ha aumentado desde que se introdujeron en el mercado.
    .
    La literatura científica y en periódicos de prestigio es abundante para el que la quiera consultar así como en internet americano la publicidad de abogados para litigar, aunque en este sentido la cosa se ha aplacado algo pues en 2003 la compañía cambio las etiquetas trasladando así parte de la “liability” a aseguradoras y médicos mismos, con litigios a varias bandas. El marketing ilegal y la publicidad disfrazada continúan de manera imparable en España, donde no hay litigios de este tipo o si los hay son velados, para algo están allí fenómenos como el pequeño Nicolás

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.