Claves para entender la epidemia del virus del ébola

La epidemia de ébola se ha cobrado la vida de 2.400 personas y es por ello la peor desde que se conoce el virus y sus daños. Hay voces que incluso especulan en petit comité sobre que no se trasmita sólo por intercambio de fluidos corporales infectados sino por el aire, lo que lo convertiría en más peligroso aún. En el blog seguimos la historia y os ofrezco algunas claves del caso.

Como he escrito lo citado sobre la trasmisión del virus son, de momento, especulaciones. Pero esta historia nos está dejando algunas claves:

-El ébola es un virus que se descubrió a mediados de los años 70 del siglo pasado en el Congo y el actual Sudán y ha habido muchas “epidemias” del mismo.

-La actual ha llamado más la atención porque hay más personas fallecidas y sobre todo porque ha afectado a occidentales y ello nos plantea una discusión ética.

OMS ébola vacuna medicamento-Desde el punto de vista occidental la enfermedad que provoca el virus del ébola NO tiene tratamiento. Pero desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decreta el estado de emergencia de salud pública tenemos noticia de que multitud de laboratorios han emprendido una carrera contra el tiempo por ser los primeros en tener lista una vacuna o tratamiento ad hoc.

-Hasta entonces el ébola no interesaba a las farmacéuticas pero se activa la campaña de marketing del miedo. La OMS tiene loables fines en muchas ocasiones y en otras -falsa pandemia de gripe A o vacuna del papiloma-, actúa como delegada comercial de los laboratorios (leed La recomendación de la vacuna del papiloma por la OMS se basa en una “evidencia débil” que publicamos ayer).

Como la alarma social generada abre el mercado de los posibles tratamientos a más personas ahora sí es interesante; si la epidemia crece los gobiernos comprarán encantados la primera “solución” que se les ofrezca.

-Casi todos los proyectos de investigación clínica en ébola están cofinanciados entre entidades estadounidenses relacionadas con la salud y la “Defensa” y laboratorios privados. Esto tiene una cara buena (si se hiciese con ética, transparencia y la honestidad necesaria para producir fármacos de calidad con fines sociales, sería muy buena noticia) y otra mala que son los conflictos de interés que se generan.

En un momento dado, como ya ocurrió durante la campaña de marketing del miedo de la gripe A, gobiernos con “acciones” en los tratamientos pueden verse tentados a exagerar la epidemia y así “obligar” a otros gobiernos a comprar tratamientos a mansalva.

-El mercado para los fármacos del ébola está en occidente porque aquí su población puede pagar por medicamentos protegidos por patente. África es un campo de pruebas, terreno ideal para hacer los ensayos clínicos (en la actualidad, las Big Pharma trasladan sus ensayos clínicos a países “en vías de desarrollo”) en ocasiones con funestos resultados (Ver Jardinero fiel: Pfizer comienza a pagar por las muertes de los niñosDe nuevo graves acusaciones contra el fabricante de la vacuna del papiloma por sus ensayos en la India.virus ébola vacuna medicamento fármaco

-El interés de gobiernos y farmacéuticas por conseguir patentes contrasta con que en África se usa la planta Garcinia Kola con resultados científicos positivos en ébola.

Lo sensato sería tirar de ese hilo para investigar un remedio de calidad que estuviera disponible a buen precio (el material biológico y genético tal como se encuentra en la naturaleza no puede patentarse).

Esto parece que no interesa porque al no poder patentarse no ofrecería gran rentabilidad financiera y en la historia del ébola vemos como, de nuevo, se antepone dicho criterio al humanitario.

5 Comentarios a “Claves para entender la epidemia del virus del ébola”
  1. Sam

    La realidad del Ébola por Jon Rappoport.

    Usted muestra a la gente un microorganismo y les dice lo que es y lo que hace, y la gente lo acepta y lo dan por hecho. Lo creen. En realidad no saben nada. Pero ellos creen lo que les dicen. La campaña masiva para que la gente crea que el virus Ébola puede actuar en cualquier momento, después de que se produzca el más mínimo contacto, es todo un éxito. Al fin y al cabo la gente suele caer fácilmente en altos niveles de histeria.

    Esto es lo que impide un análisis detallado de Liberia, Sierra Leona y la República de Guinea,tres países africanos donde la pobreza y la enfermedad son un elemento esencial de la vida cotidiana en la inmensa mayoría de la gente. Los grupos de poder que controlan esas zonas de
    África tienen una máxima: no resolver los problemas básicos de las personas. Por ejemplo: No limpiar las aguas contaminadas, no devolver las tierras robadas a las personas para que puedan cultivar alimentos y alcanzar niveles aceptables de salud nutricional, no resolver el
    hacinamiento, no instalar el saneamiento básico, no fortalecer su sistema inmunológico para que puedan protegerse de los gérmenes y, en definitiva, no dejar que el pueblo asuma verdaderamente el poder, porque entonces tendrían que deshacerse de los monstruos
    corporativos locales y globales que les están saqueando los recursos de sus tierras.

    Como no es posible resolver todos estos problemas de la gente común, se necesita una portada que impacte. Un artículo a toda plana que exonere a los grandes poderes económicos. Un artículo de portada como, por ejemplo, un germen. Todo gira en torno al germen. El germen es el
    demonio. Un atacante extraño. Olvídese de todo lo demás. El germen es el único enemigo. Se olvida el hecho, por ejemplo, que un estudio reciente de 15 farmacias y 5 dispensarios de medicamentos del hospital de Sierra Leona descubrió el uso generalizado y desmedido de
    antibióticos beta-lactámicos. Estos medicamentos son muy tóxicos. ¿Uno de sus efectos? El sangrado excesivo. Se olvida el hecho de que las empresas de plaguicidas son conocidas por enviar pesticidas
    tóxicos prohibidos a África. ¿Uno de los efectos adversos de esos productos químicos? El sangrado. Pero olvídese de esto. La culpa es del germen y nada más que del germen.

    Se olvida el hecho de que, durante décadas, una de las principales causas de muerte en el Tercer Mundo
    ha sido la diarrea incontrolada. El cuerpo empieza a drenar los electrolitos y el adulto o el niño mueren. Cualquier médico en su sano juicio prescribiría unos simples suplementos para reemplazar los electrolitos perdidos, pero no, la línea médica oficial no va por ese camino. La diarrea es causada por los gérmenes en el tracto intestinal, por lo que deben administrarse grandes cantidades de antibióticos para matar los gérmenes. Los medicamentos matan a todas las bacterias en el intestino, incluyendo los necesarios y beneficiosos, y el paciente no puede absorber la poca comida que puede tomar y muere.

    Por otra parte, también se puede sangrar. Pero no, todo el sangrado proviene del Ébola. Es el germen. No piense en nada más. Se olvida el hecho de que las vacunas de adenovirus, que se han utilizado en Liberia, Guinea y Liberia (el epicentro de Ébola), tienen, según vaccines.gov, los siguientes efectos adversos: sangre en la orina o en las heces y diarrea. Pero no, todo el sangrado proviene del virus del Ébola. Por supuesto. No piense en nada más. El periodista Charles Yates destapó un escándalo en Liberia centrado en torno a la planta de Firestone Rubber: vertidos químicos ocasionaron el envenenamiento del agua y enfermedades de la piel como el “Rash”, del que se dice que es uno de los síntomas del Ébola, así como la diarrea. También la planta de embotellado de Coca Cola en Liberia produjo la pérdida incontrolada de un líquido oscuro que provocó contaminación ambiental y animales muertos.

    La desnutrición crónica y la miseria, condiciones que son endémicas en Liberia, Sierra Leona y Guinea, son la causa número uno de la depleción de células T en el mundo. Las células T son un componente vital del sistema inmunológico. Cuando se compromete este sistema, cualquier
    germen lo tendrá fácil para destruirlo y será la causa de epidemias y muerte. Que siga la farsa.

  2. Federico

    Ébola, gripe A……………….llamalo como quieras, simplemente es un negocio sucio y oscuro que juega con la salud de la gente, el problema es que mucha poblacion se lo cree y se vacunara del ebola.

    Y la industria tendra muchos mas………..$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$

  3. Jesús Eduardo Santos Hernandez

    Querido Miguel, te dejo en dos líneas mis impresiones sobre el Ébola, ya que he viajado numerosas veces a Guinea Konakry y Senegal por razones humanitarias y de cooperación. Lo primero que llama la atención de esta enfermedad oportunista es que se da en unos países donde no hay hambrunas, los senegaleses, los guineanos, liberianos etc, pertenecen casi todos a la misma étnia, los mandingos. Son gentes altas y esbeltas de complexión atlética y de gran fortaleza y belleza. Posiblemente sean el pueblo más fuerte de África y parecería un chiste de mal gusto sino fuera porque es una realidad escalofriante.

    Estos paises son pobres, muy pobres, pero se asientan en las tierras más ricas del continente en recursos naturales. Si caminas por la calles de Konakry llenas de suciedad y abarrotadas, con sus chavales jugando futbol en todas partes luciendo sus camisetas del Barcelona o del Madrid, te embarga una sensación surrealista. En los ministerios, en los despachos oficiales, todo el mundo tiene un botecito con alcohol en gel y cuando te dan la mano todos se desinfectan, en una nueva y singular liturgia aséptica. Pero más allá de eso, no ves nada en la calle que apunte a una pandemia, ni gente tirada por las calles, ni mascarillas. La vida cotidiana con sus miserias y pingües alegrías del tercer mundo continúa. Es más, lo que verdaderamente mata allí es el dengue y la malaria para los cuales nunca hay dinero para medidas profilácticas.

    Sin embargo lo que hace a mi juicio diferente al Ébola, es que este si tiene la capacidad de generar alarma social porque es susceptible de llegar hasta nosotros, (un afectado de malaria no contagia a nadie, ni puede ser cliente de ninguna farmacéutica porque es pobre) y aunque esta posibilidad sea remota y su contagio en una sociedad donde las medidas de higiene son tan altas, resultaría muy difícil que se extendiera, porque se necesita contacto directo con fluidos corporales y eso con un lavado de manos desaparece. Pero la alarma es negocio y el negocio mueve al fenicio. Si el miedo al Ébola se extiende, ya tenemos una justificación perfecta para otra macro campaña de la OMS y sus atláteres económicos. El miedo vende y mucho, que se lo digan a las aseguradoras y empresas de alarmas. Por otro lado sería la excusa perfecta para cerrar las fronteras de forma contundente a la inmigración, el dilema moral de las pateras y la gente trepando verjas para escapar de la miseria, encontraría un desahogo perfecto si los podemos ver como los zombies de Guerra Mundial Z. Mientras podríamos seguir devorando sus recursos naturales con nuestras inversiones caritativas en su economía.

    El origen del Ébola se me antoja confuso, divagante, con un cariz casi bíblico de fatal castigo a la humanidad, todo ello, eso sí, dentro de un vaso de agua bien controlado. Creo que la OMS lo que más lamenta es no haber existido cuando la pandemia de la peste, ese si que hubiera sido el negocio del siglo. ¿Quién puso en circulación el bichito?, seguramente el azar y los murciélagos que se comen en el menú de los africanos, claro que el azar, con el tiempo y la experiencia de los viajes realizados, me ha enseñado que es como los hombres llaman a lo inevitable que hay en sus actos. Y este Ébola que campa por hospitales en ruinas africanos y tiendas de campaña de Médicos sin Fronteras, se me antoja más uno de estos actos surgidos en algún lugar profundo de la cuenta de resultados de alguna multinacional, más que como una enfermedad real como el dengue o la malaria.

    Sigue con valentía en tu blog, ya que eres de lo poco que aporta locura en este mundo de cuerdos de remate.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.