Las píldoras para dormir pueden provocar Alzheimer

Un trabajo científico publicado en la revista British Medical Journal (BMJ) concluye que el consumo a largo plazo de pastillas para dormir aumenta un 50% el riesgo de padecer Alzheimer. En concreto el grupo de medicamentos analizado son las benzodiacepinas como Valium, por citar una de las marcas más conocidas. BMJ indica que es un problema de salud pública.

La citada conclusión se ha conseguido analizando la evolución de 7.000 personas que tomaron estos fármacos durante más de tres meses. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este grupo farmacológico se usa mucho para intentar combatir la ansiedad, millones de personas en todo el mundo toman estas pastillas.

Los principales motivos de preocupación -dicen en la OMS- en torno al uso de las benzodiacepinas son que muchas personas desarrollan tolerancia a sus efectos, apenas obtienen beneficio terapéutico cuando las consumen de forma crónica, se vuelven dependientes de ellas y sufren un síndrome de abstinencia al dejar de tomarlas”.

Valium dormir insomnio alzheimerAdemás de todo esto y sus potentes efectos secundarios y contraindicaciones (podéis leer la ficha técnica de Valium o diazepam) ahora sabemos que causa Alzheimer.

En la citada ficha técnica pone bien claro que estos medicamentos han de usarse el menor tiempo posible, algo que como hemos escrito muchas veces suele suceder con casi todos los fármacos pero por lo general estas indicaciones se obvian.

Francamente, es como para pensárselo. Resulta absurdo sentir ansiedad y recurrir a una sustancia que dado que lo que te causa el problema de ansiedad no te lo va a curar continúas y continúas usándolo hasta que empiezas a tener adicción o a manifestar problemas neuronales que pueden ser irreversibles.

Sale mejor intentar ir a las causas de problemas como el insomnio o la ansiedad que experimentar con drogas aunque sean legales.

3 Comentarios a “Las píldoras para dormir pueden provocar Alzheimer”
  1. Carlos

    Miguel, no has publicado un comentario interesante y bien argumentado en relación a tu post. Sí otro, en dónde se recomienda consumir aceite de marihuana y se consideran adicciones al comer y al beber. Agregaría que la cocaína, la heroína, además del tabaco, el café, el mezcal, etc. etc. también son plantas, de las cuales se extraen poderosas substancias, muy adictivas y peligrosas, llamadas drogas. Ésto nada más que para no confundir a tus numerosos seguidores.
    Saludos.

  2. Carlos

    Nunca es tarde para informarse y tomar las medidas necesarias. El Valium se comercializa desde fines de los años 50´, se calcula que se han fabricado y consumido desde entonces millones de toneladas de benzodiacepinas, y hoy nos enteramos que también pueden provocar Alzheimer. Parece una broma, que hay detrás de ésta noticia? Desde los años 70´se conoce la acción de las benzodiacepinas sobre la memoria, son antagonistas competitivos con las proteinas que “fijan” la información en los receptores cerebrales. Al estar ocupados por las BDZ, las proteínas encargadas de fijar la información no pueden ingresar. Los procesos de aprendizaje se ven afectados en personas que consumen BDZ. No me puedo imaginar los efectos de consumir frituras con aceite de marihuana como propone alguien por allí, parece muy poco serio, o pretende ser gracioso, no me queda claro.

    Saludos.

  3. Alberdo

    Contrario a lo que pasa con el aceite de marihuana que no solo puede arreglar alzheimer sino prevenir y curar cáncer (especialmente el cerebral), glaucoma y degeneración macular entre otras muchas cosas, aparte de no provocar adiccion que aunque así fuese, nada malo pasaría pues también somos adictos a comer y beber… y la marihuana NO es una droga, es una planta.
    http://joseppamies.wordpress.com/2013/05/20/la-abuela-de-la-marihuana-y-del-magnesio/

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.