Retiran productos intravenosos contaminados de Baxter. La historia de repite.

Hace unos días me escribió Carmen Vila, una mujer que vio morir a sus dos hijos porque para su hemofilia les administraron plasma sanguíneo contaminado. Su marido ha muerto de cáncer, probablemente por los sufrimientos y desgaste que les produjo aquella pérdida.

Cuento el caso en mi primer libro, Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad. En el primer capítulo de todos trato el caso de las personas muertas en España tras el contagio de su sangre con los virus de la hepatitis C y de VIH/sida (al menos unas 1.600). Estos sucesos se desarrollaron en los años ochenta y se prolongaron durante los noventa e incluso ya entrados en la década de 2000, cuando yo investigaba el asunto, había personas que fallecían por los problemas que les habían causado lustros antes.

Hepatitis Baxter

Carmen Vila, junto a Antonio, su marido y sus dos hijos fallecidos.

Había varios laboratorios implicados y uno de ellos era Baxter que había comercializado su hemoderivado Hemofil contaminado. Como me contaría Josefa Lorenzo, uno de los pocos padres que se atrevieron a denunciar a los laboratorios y a la administración tras la muerte de sus hijos:

“Los laboratorios no tomaron las medidas oportunas para evitar la exclusión como donantes de personas que podían transmitir la nueva enfermedad y no se avisó a los hemofílicos del riesgo que suponía la administración de dichos preparados.

Todo esto a pesar de que en los años ochenta los científicos conocieron el riesgo que suponía administrar derivados sanguíneos a los hemofílicos”.

Pero hubo más. Nuestro país no fue el único donde ocurrieron estos hechos. En Francia el escándalo fue mayúsculo. Se contagiaron unas 4.400 personas y varios ministros del gobierno galo fueron juzgados y el de Sanidad hallado culpable.

En Canadá, entre los años 1986 y 1990, alrededor de 6.500 personas resultaron infectadas con Hepatitis C a través de transfusiones de sangre y derivados sanguíneos. Al menos 1.000 hemofílicos que padecieron sida y Hepatitis C y B en este país recibieron tratamiento con productos tóxicos procedentes de prisiones de EE.UU.

Hasta 1983 las compañías farmacéuticas acudieron a estos centros penitenciarios para “recaudar” la sangre “donada” por los condenados de aquel país. Canadá dejó de utilizar este método en 1971 porque la mayoría de los presidiarios estaban infectados con Hepatitis.

Pese a haber tardado doce años en adoptar la misma medida que su vecino del norte a los reclusos estadounidenses continuaron extrayéndoles sangre para satisfacer a la clientela farmacéutica. Michael Galsterque trabajó en el grupo de médicos del sistema penitenciario de Arkansas durante la época en la que ocurrieron los hechos, escribió un libro denunciando estos hechos vividos en su práctica cotidiana.

La sangre recogida de personas enfermas en las prisiones fue importada, entre otros países, por España. No cabe duda que en nuestro país entró plasma sanguíneo con muchas posibilidades, por mostrarme prudente, de estar contaminado con la Hepatitis B.

Así lo advirtieron las autoridades canadienses a las españolas. Con todo lujo de detalles añadían los lotes concretos que habían llegado a la Península, como documento en el libro. El laboratorio implicado en este caso, el que importó el plasma de otra empresa fue Landerlan, ya desaparecido como tal.

Cuento todo esto no sólo por la pena que me ha producido enterarme de la muerte de Antonio, el marido de Carmen, sino porque Baxter acaba de retirar del mercado cuatro lotes de soluciones intravenosas (cloruro de sodio y cloruro de potasio) debido a la presencia de material particulado de fibra de celulosa/plástico. Los lotes de la referencia se distribuyeron a nivel mundial a consumidores y distribuidores.

Las consecuencias de la introducción de material particulado por vía intravenosa varían dependiendo de su cantidad, su tamaño y la(s) patología(s) de base del paciente; promoviendo respuestas inflamatorias y alérgicas (crónicas y agudas) pudiendo llegar a producir desenlaces fatales. Hasta el momento no se registran eventos adversos debido a esta situación y se encuentra en proceso la investigación sobre el origen de la falla.Baxter plasma hemofilia hepatitis

Al hilo de todo esto, recordad lo que pasó durante la no pandemia de gripe A de 2009. A Baxter se le extraviaron virus de la gripe con los que estaba ensayando, como contó la monja y doctora en Salud Pública Teresa Forcades.

Entiendo que una empresa de estas características y por el volumen de trabajo que tiene pueda cometer “fallos” pero no que si hay responsabilidades penales quede impunes; las personas dañadas sin compensar; las autoridades no estén más atentas y que hechos lamentables continúen produciéndose.

Un Comentario a “Retiran productos intravenosos contaminados de Baxter. La historia de repite.”
  1. Áurea

    Lamento mucho, que las personas, confien su supervivencia a los productos que son mezclas impersonalizadas producidas por industrias de laboratorios.
    En mi opinión, confiamos demasiado, en esos productos que desconocemos totalmente, ya que no somos químicos, ignoramos, que estamos tomando , eso es como la fe, cada uno cree o no … Particularmente, he llegado a la conclusión, que hay medicamentos, placebo, medicamentos que crean adicción, aunque ya no se necesite, la medicación imposible de ir menguando la ingestión ya que las alucinaciones, el desorden nervioso, el casi ( delirius tremens) que se sufre, cuando olvidamos dos tomas,, Nos convierte en – envase de laboratorio viviente – He conseguido dejar de ceer, y no me dejo recetar ningún fármaco
    Sufro de fibromialgia, y artrosis de toda la columna, entre muchas otras,dolencias relacionadas desde que dejé los anti-inflamatorios, he mejorado, muchísimo, ya que sólo todas los rfectos contrarios, los manifestaba, en todo su rigor aveces más de 20.y tampoco mejoraba.Colnatur, me hace mejorardia a dia.Un Saludo.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.