Los nuevos fármacos para la diabetes son poco eficaces, nocivos y caros

La revista independiente Prescrire Internacional ha incluido a tres principios activos usados para la diabetes (sitagliptina, saxagliptina y linagliptina en su Lista Negativa de Medicamentos Inservibles (edición 2014). Son fármacos conocidos como las “gliptinas” que los expertos consideran poco útiles, peligrosos y caros

Onglyza diabetesEn su informe Towards better patient care: drugs to avoid in 2014 Prescrire ofrece una “lista negra” de 68 principios activos que considera “medicamentos nocivos, ineficaces o inservibles”.

Con las “gliptinas” en él mencionadas, existe una gran presión promocional de las farmacéuticas. Pero, según múltiples evaluaciones terapéuticas, alertas de farmacovigilancia y revisiones independientes, estos medicamentos NO suponen avances terapéuticos importantes, producen reacciones secundarias graves y no justifican su alto costo para la población y el sistema de salud.

¿Qué medicamentos son los cuestionados? Januvia, Onglyza, Trajenta, por ejemplo. ¿Qué daños causan? Por ejemplo, pancreatitis aguda.

Las gliptinas son hipoglicemiantes orales que aumentan los niveles de las incretinas, las cuales inhiben la liberación de glucagón y reducen los niveles de glucosa en sangre. Intentando ocupar un lugar en el cada vez más saturado panorama del tratamiento de la diabetes tipo 2.

Las gliptinas son la más reciente de las 11 clases de fármacos antidiabéticos. Cochrane Collaboration, muy respetada por sus análisis de medicamentos, ha revisado el grupo y ha hallado que estos fármacos tienen algunas ventajas teóricas con respecto otros fármacos orales existentes para el control del nivel de glucosa en sangre.

Sin embargo, se necesitan urgentemente datos a largo plazo, especialmente sobre el riesgo cardiovascular, así como sobre otros asuntos de seguridad antes de que estos nuevos agentes se empleen de manera generalizada. También son necesarios datos a largo plazo sobre las tasas de mortalidad de los pacientes tratados con gliptinas.

Estas píldoras tienen mecanismos de acción distintos a las familias más antiguas usadas en diabetes, lo que crea la posibilidad, si no la certeza, de nuevas reacciones farmacológicas adversas, según otra organización de prestigio, Public Citizen. Esta asociación civil aconseja de manera clara:

Debería evitar el tratamiento con cualquiera de las gliptinas debido a la ausencia de evidencias convincentes de que reduzcan el riesgo de infarto e ictus y porque se asocian con problemas de seguridad significativos”.

Y no son pocos, aparte de los citados, en Estados Unidos se denegó la aprobación de vildagliptina (Galvus) debido a cuestiones de toxicidad hepática y a casos clínicos de reacciones alérgicas y complicaciones graves, incluyendo el síndrome Stevens-Johnson.

Como siempre en estos casos se recomienda prudencia en su uso. Apostar mejor, cuando no haya mas remedio, por los medicamentos que ya llevan tiempo en el mercado y han demostrado eficacia y relativa seguridad y que su precio es mejor para el ciudadano y las arcas públicas.

2 Comentarios a “Los nuevos fármacos para la diabetes son poco eficaces, nocivos y caros”
  1. B.

    Gracias por la información. Pero ¿cuales serían los medicamentos si indicados para la diabetes? gracias por su respuesta.

    • Miguel Jara

      B. no soy médico, sólo periodista. Tendrías que buscar un buen médico. Prueba primero con uno que busque alternativas menos agresivas.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.