¿Qué ocurre con tu próstata papá?

¿Habéis acompañado alguna vez a uno de vuestros mayores al médico urólogo? No para de orinar, cada media hora; le diagnostican Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), un crecimiento natural de la próstata; le recetan un medicamento que contenga el desarrollo del órgano, de dudosa eficacia y considerables reacciones adversas; y más pruebas y “amenaza” de operación y a ver esto cómo acaba…

El familiar lo pasa mal, imaginaos un día y otro meando cada media hora (noches incluidas, claro). La hiperplasia benigna prostática consiste en un crecimiento no maligno (no cancerígeno) en el tamaño de la próstata. Este aumento del tamaño de la glándula prostática es producido por un aumento relativo de los estrógenos (hormonas femeninas) sobre la testosterona (hormona masculina), que aparece en los hombres con la edad.

Con los síntomas citados el urólogo diagnostica y pasa a recetar un medicamento que evite que se produzcan más hormonas y por ello el órgano crezca. Uno de los tratamientos “de moda” es Duodart, de los más “nuevos” (no es tal pues es la asociación de dos principios activos ya existentes) y de los más caros, como cuenta el apreciado médico Roberto Sánchez en un fenomenal post de su blog cargado de indignación por el marketing que rodea a la píldora y su ámbito: Duodart: un fármaco que sabe a salmón ahumadoDuodart próstata

El problema es que este medicamento de contención hasta que se sepa qué ocurre y qué hacer NO ofrece gran eficacia y sí notables riesgos. Un informe del Comité de Evaluación de Medicamentos de Navarra concluye:

1. En el único estudio publicado, la asociación no ha conseguido demostrar su superioridad frente a dutasterida sola, uno de los dos principios, en la reducción de riesgo de retención urinaria aguda o necesidad de cirugía y además recetando sola esta baja el riesgo de reacciones adversas.

3. La incidencia de insuficiencia cardiaca es otro de los riesgos, a considerar pues el familiar en cuestión ha sufrido varios infartos de corazón. También ofrece mareos como efecto colateral y el día de consulta precisamente el paciente sufrió uno.

3. La agencia estadounidense de medicamentos, la FDA, ha emitido una alerta en la que advierte que los medicamentos como Duodart pueden aumentar el riesgo de cáncer de próstata de alto grado.

4. La meta conclusión del grupo de trabajo independiente es: “No supone avance terapéutico“.

De momento parece más razonable cambiar de tratamiento a dutasterida sola: mejor eficacia, menos riesgos y mejor precio. Y buscar alternativas porque eso de que un fármaco pueda causar cáncer de próstata a quien por suerte parece que no es el problema que tiene en dicho órgano…

Mientras continúan las pruebas -ecografía, citología, biopsia-, lo menos invasivas que se pueda. Hay que estar seguros de qué ocurre antes de aplicar la estrategia de choque, la operación para reducir por las malas la próstata molesta, seccionando su tamaño (opción ya mencionada en la consulta). La buena noticia como explico es que NO es cáncer o todo apunta que eso es así.

Una reflexión final hasta que tenga nuevas noticias. Ante problemas o incomodidades de la propia naturaleza humana como la descrita creo que hay actuar asegurándose primero de la causa real de la misma y luego ofreciendo soluciones lo menos agresivas posibles. En fin, en ello estamos.

6 Comentarios a “¿Qué ocurre con tu próstata papá?”
  1. Pedro

    Yo he tomado éste medicamento (duodart), obviamente me bajo el crecimiento de la prostata, pero me bajo el libido, casi totalmente.

  2. María Gómez

    ¿Ha tenido alguna experiencia con el Licopeno para la enfermedad prostática? Son ciertos esos estudios de medicina natural?

  3. Rafa

    Solamente dos cosas: Que decir, textualmente, que la Hiperplasia Benigna de la Próstata es un “recimiento natural de la próstata” permitiría decir que el cáncer lo es. Depende de lo que se considere “natural”. Me parece poco acertado. Se trata de una enfermedad, por benigna que sea, que hay que tratar.

    En segundo lugar, que todo el artículo es para meterse con un medicamento. Eso es todo. Pero han dejado el pobre paciente orinando cada media hora (sic).

    Rafa.

    • Carlos

      La hiperplasia benigna de la próstata es un crecimiento natural, a partir de una determinada edad en el hombre sano. Si ese crecimiento trae aparejados síntomas urinarios, se tratarán de acuerdo a la gravedad o grado de molestia de los mismos. Para ello podemos recurrir a tratamientos convencionales-los mencionados en el post-o a tratamientos no convencionales, en algunos casos más efectivos y sin los síntomas secundarios comunes. El cáncer de ningún modo puede considerarse un crecimiento natural de ningún órgano.
      Saludos.

      • Miguel Jara

        Entre esos tratamientos no convencionales ¿cuales puedes citar? Gracias.

        • Carlos

          Homeopatía unicista, naturopatía, fitoterapia, un régimen higiénico dietético adecuado.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.