La crisis dispara el consumo de medicamentos ansiolíticos y sedantes

Un informe sobre utilización de medicamentos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) documenta el gran incremento en la utilización de fármacos ansiolíticos e hipnóticos que se ha producido en España entre 2000 y 2012. La receta de este grupo medicamentoso ha aumentado un 57,8%. La mayor variación se produce en los años 2008 y 2011, comienzo de la crisis.

El estudio explica que los fármacos ansiolíticos e hipnóticos han sido uno de los grupos farmacológicos más prescritos en la mayoría de países desarrollados, aunque el consumo de estos medicamentos aumentó considerablemente y de manera sostenida en España en la década de los años 1990. España estaría situada por encima de la media europea en consumo de ansiolíticos.

La prevalencia de uso de hipnóticos sedantes en España durante el año 2011 fue del 11,4% en población general.

Según el informe de la AEMPS, la dosis diarias definidas por 1.000 habitantes y día (DHD) de ansiolíticos e hipnóticos ha pasado de 56,7 en el año 2000 a 89,3 en el año 2012. Esto significa un incremento del 57,4%.

Hipnótico sedante medicamento fármaco ansiedad crisisLos hipnóticos y sedantes más consumidos en el año 2012 (tabla 1 del enlace) fueron lormetazepam y zolpiden con 20,3 y 8,0 DHD respectivamente. Estos fármacos fueron los que experimentaron un mayor incremento de uso (126% y 98% durante el periodo estudio, respectivamente).

Los ansiolíticos más consumidos en el año 2012 fueron lorazepam seguido de alprazolam (22,0 y 16,7 DHD, respectivamente).

La “moda” de enfrentar los problemas que puede causar la crisis a golpe de pastilla no es exclusiva de la Península Ibérica e islas. Más de tres millones de argentinos consumen ansiolíticos. Es una práctica que, con o sin recomendación médica, creció más de un 40% en los últimos diez años.

Entre los más vendidos figuran Alplax, Clonagil, Rivotril, Tranquinal y Neuryl.

El uso de este tipo de medicamentos se ha banalizado. En ellos suele buscarse refugio frente a las amenazas de la vida cotidiana. Una vez más es necesario recordar que los problemas no se resuelven con píldoras sino encarándolos. Superándolos recuperamos una salud que los fármacos no sólo no van a traernos sino que la pueden empeorar.

pastillas medicamentos ansiolíticos hipnóticos crisisRecordad lo que no nos cuentan sobre los tranquilizantes en el post Goodbye Myolastan! Hola Orfidal, Lexatin, Trankimazin, Valium, Tranxilium, Rohipnol! 

Hay psiquiatras que llevan tiempo alertando sobre el peligro que supone para la salud su uso indiscriminado.

Alegrad esas caras ¿quién ha dicho que en crisis todo es malo? Aquí tenéis una buena noticia… depende para quién, eso sí.

5 Comentarios a “La crisis dispara el consumo de medicamentos ansiolíticos y sedantes”
  1. Nils Bergman

    Por cierto, que en su momento me visitó un Psiquiatra (jefe de unidad de un Hospital de la capital catalana), quien cínicamente, con toda la pachorra del mundo, me soltó que en períodos de guerra no se producían depresiones. Lo que semejante luminaria no acertaba a entender es que las depresiones, como las tuberculosis (que se lo pregunten sino a don Javier Herráez), se producen una vez el peligro ha remitido y el organismo puede volver a sus ritmos naturales.

    Estamos en manos de analfabetos. Es desesperante…

  2. Nils Bergman

    Si es que el mundo va bien, y España todavía mejor, por mucho que obcecadamente se emperren algunos agoreros y aguafiestas en negarlo.

    Yo me pregunto cuál es la postura oficial de la Psiquiatría Biológica ante semejantes fenómenos. Porque o bien la gente cada vez más nace con taras genéticas que repercuten en químicas cerebrales débiles y, por tanto, requieren de muletas externas (en este caso hay que darle caña al ácido gamma-aminobutírico), o, como postula el psicoanálisis, el hombre no es infinitamente maleable y como tal requiere de un entorno mínimamente estable y saludable para que pueda prosperar.

    • Alredol

      En efecto las benzodiacepianas son compuestos relativamente limpios, es decir poco tóxicos a corto plazo, pero son adictivas. Las bencis de acción rápida, tales como el alprazolan son particularmente peligrosas en este sentido si se usan a diario. Su uso a largo plazo produce deterioro cognitivo y particularmente afectan a la memoria, y aunque no está claro si esto es o no reversible, se habla en mayores de demencia por benzodiacepinas,

      Además de esto las bencies pueden ser muy nocivas por las conductas que producen. Son relajantes musculares y mentales y producen una mezcla de desinhibición y lentitud de reacciones motoras que particularmente en combinación con alcohol o con otras drogas (legales o ilegales) se ha asociado con altas incidencias de accidentes laborales y de tráfico y acciones impulsivas incluido el suicidio. Se sospecha que el uso en combinación de neurolépticos y benzodiacepinas o barbituratos es responsable de los altos niveles de suicidio en pacientes mentales graves de los últimos 50 0 60 años, suicidio que en estos pacientes era casi normal hace cien años.

      • Javier Herraez

        Tienes toda la razón pero la ansiedad es un síntoma insufrible y en ciertos momentos viene bien tomarla, precisamente para que no tengas riesgo de suicidarte. Sin embargo cuando estudié Medicina se recomendaban para periodos CORTOS y en casos totalmente NECESARIOS. El problema es que se recetan y “demandan” por los pacientes al pobre médico que no puede resolverles sus problemas socio económico familiares y no tiene mas remedio que recetárselo muchas veces. A los que no justifico es a los que lo recetan en casos no imprescindibles, sin explicarle al paciente que debe hacer PSICOTERAPIA y sobre todo los que recetan el Alprazolam “la mas adictiva de todas”. Yo creo que no han estudiado medicina ¿o es que ahora se imparte el adoctrinamiento de forma diferente?…

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.