Peyronie, la curvatura del pene y la creación de enfermedades

¿Qué es la enfermedad de Peyronie? Ahora os lo explico en todo caso es un caso de manual de difundir la enfermedad para vender su tratamiento a base de medicamentos, en este caso Xiaflex. En un extenso artículo con variados temas, el médico Juan Gérvas desarrolla un apartado titulado La curvatura del pene. 

Xiaflex pene medicamento enfermedad de Peyronie

Los hombres guardan más sus curvas que las mujeres, argumenta Juan. Y es cierto, no hay penes rectos, por erectos que se presenten, todos se curvan en cierto grado. Es así mejor. Por ejemplo, alcanzan así mejor el punto G (en la cara anterior de la vagina) durante el coito vaginal tradicional, además de rozar eficiente y suavemente el clítoris.

A veces -continúa el galeno- se produce una fibrosis del tejido elástico que recubre los cuerpos cavernosos, la túnica albugínea. Tal fibrosis curva más el pene, y en algunos casos puede conllevar una curvatura excesiva que durante la erección llegue a dificultar el coito, por doloroso (para el varón, activo). En casos extremos puede impedir físicamente la penetración. Se habla en estos casos de enfermedad de Peyronie, por el médico francés que la describió en 1743. Se ve raramente; por ejemplo, en los EEUU se vienen a tratar con cirugía unos 5.000 casos al año (para unos 150 millones de varones)”.

La enfermedad de Peyronie se puede tratar con medicamentos, masajes y cirugía. En general con éxito limitado. Ahora ha aparecido un nuevo medicamento, presentado a través de la prensa como una maravilla.

 Pero Gérvas, advierte:

No es tal, pues se pasa de 49º de curvatura a 31º en el grupo de intervención y a 39º en el grupo control. Así se amplía el mercado y empiezan a vernos no como varones, “sino un poco borregos, tipo sátiros con penes erectos, alabeados y retorcidos como machos cabríos”.

Para fomentar el uso de la prometedora medicina:

1/ se introduce un nuevo nombre para la supuesta enfermedad, más “científico” y sencillo (chronic inflammation of the tunica albuginea o CITA)

2/ se convierte en muy común (“lo padece hasta el 10%”)

3/ se relaciona con enfermedades “de verdad” (“enfermedades del tejido conectivo”)

4/ se define en grados (biometría)

5/ se emplea un medicamento que en otras aplicaciones es útil.

Las ventas para tratar de Dupuytren han sido menores de las esperadas (42 millones de dólares anuales en los Estados Unidos, sobre una expectativa de 60). Pero las ventas para la CITA pueden ser de 100 millones anuales, si la población a tratar sube a 150.000 (sólo en los EEUU). No es extraño que se hayan encarecido las acciones de la empresa, Auxilium Pharmaceuticals (en Europa lo comercializa Pfizer).

Un Comentario a “Peyronie, la curvatura del pene y la creación de enfermedades”
  1. Jesús Castro

    Soy psicólogo especialista en psicología clínica y he podido ver in situ los estragos de aplicarle a una persona semejante estrategia de venta de humo. En concreto estas personas fueron operadas. Si previamente hubiera existido un mínimo de ética, de moral, y de querer ver mas allá, se hubiera evitado estas intervenciones y sus posteriores complicaciones. Si se hubieran evaluado las motivaciones de estas personas para querer intervenirse y aceptar las patrañas médicas que se les ofrecieron como explicación, el tratamiento médico hubiera sido innecesario.

    Un asunto tan íntimo y cargado de tabúes, como es el sexo, hace que las personas prefieran cualquier cosa antes que tener que hablar de ello o aceptar la multitud de imperfeciones o de asimetrías de la que está repleto el cuerpo humano. De esto se aprovecha una medicina cargada en ocasiones de prepotencia y que pretende para beneficio propio, conseguir que las personas persigan un ideal de perfección que solo puede existir en un mundo al que solo se le añade una estulticia mas.
    He de añadir, que por la naturaleza de mi profesión solo veo aquello que ha resultado mal, desde luego, no veo aquellos casos en donde todo ha resultado fabuloso. Solo quería dejar constancia de mi experiencia respeto al objeto de esta entrada.
    Un saludo.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.