Vacuna del Papiloma: marketing del miedo, reacciones adversas y lo nuevo, censura

Durante su comercialización la polémica vacuna contra el virus del papiloma humano ha atravesado varias fases. Una primera de promoción y colocación en el mercado que arrancó con una fuerte campaña de marketing del miedo y lobby. Eso lo expliqué en 2009 en el libro La salud que viene y en numerosas conferencias y post. Luego nos hemos centrado en sus reacciones adversas, algunas con resultado de muerte. Ahora parece que entramos en una nueva fase marcada por la censura de quienes critican lo que a mi parecer es un pelotazo (sustituir “legalidad” por moralidad) con resultados macabros.

Pelotazo vacuna papiloma medicamentosHace unas semanas se celebró un programa-debate en una televisión de Estados Unidos (EE.UU.) sobre la vacuna del papiloma.

En él intervinieron, Norma Erickson presidenta de Sanevax, una organización internacional de familias afectadas por el fármaco de los laboratorios GlaxoSmithKline y Sanofi Pasteur Merck, Sharp and Dohme (MSD), la madre de una joven que falleció a causa de la vacuna y Diane Harper, investigadora principal de la vacuna muy crítica con la misma.

Katie Couric, la periodista que conduce el espacio televisivo fue acosada por muchos de sus colegas en los medios de comunicación por atreverse a permitir ese debate. La persecución fue tan intensa que Couric se derrumbó y emitió una disculpa pública por, en resumen, haber hecho su trabajo.

En EE.UU. también funcionan como aquí, al que se le ocurra advertir sobre el pelotazo que es la vacuna del papiloma ¡zaca! ¡que le coooorten la cabeza! Le ocurrió a Teresa Forcades hace poco cuando tres sociedades “científicas” relacionadas con los fabricantes de la vacuna presionaron para que no diese una conferencia sobre el tema en un congreso de profesionales sanitarios.

Algo similar me ocurrió a mí en Zafra (Badajoz) hace un par de semanas al dar una conferencia sobre la vacunaMaría Teresa Peinado, la médico invitada a departir conmigo, decidió ofrecer su discurso al día siguiente para que no coincidiéramos. Nada de debate.

Con posterioridad me he enterado que ella se niega a hablar sobre el tema con “gente que no es profesional sanitario y por tanto, no tiene ni idea”.

Por cierto, su conferencia tuvo la estructura de una acción de marketing del miedo de manual: hablar sobre la peligrosidad y los daños del cáncer que pretende “prevenirse” con la vacuna, aderezándolo con imágenes que hieran la sensibilidad del espectador y lo predispongan para al final citar que hay una “solución” para todos eso males: la vacuna.

5 Comentarios a “Vacuna del Papiloma: marketing del miedo, reacciones adversas y lo nuevo, censura”
  1. Tiamer

    Me encanto, felicitaciones, muchas gracias!

  2. Javier Herraez

    Muy buena esta info.

  3. Elias

    No hay nada nuevo bajo el Sol, son tácticas, esas y muchas otras, viejas como la humanidad, ¿recuerdas el ostracismo y la cicuta?. Ni en este asunto tampoco inventan nada. La novedad, pienso yo, es que están muy, pero que muy temerosos con el despertar de la gente en este tema (y en otros muchos): http://www.youtube.com/watch?v=fTQQmy4BjxM Cuando se llegue a un número crítico quedarán expuestos, tendrán muchas cosas que explicar, el cambio de paradigma será imparable… Y lo saben.

  4. ANA

    http://www.abc.es/sociedad/20131217/abci-pagara-medicos-promocionar-medicamentos-201312171747.html

    Parece ser que les va viendo el plumero y hay que hacer un lavado de imagen.
    ¡Lo que hay que ver!

    • Miguel Jara

      Ana, al fin lo reconocen. Hasta ahora el mantra era: esos son cosas del pasado. Jajaja!

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.