El lobby de la tecnología sanitaria quiere imponer la no regulación de sus productos

El próximo miércoles 23 de octubre se votará en el Parlamento Europeo una propuesta para mejorar el mecanismo de aprobación y seguimiento de los dispositivos y prótesis médicas. La propuesta conlleva una mejora de la seguridad del paciente al tiempo que protege la salud pública. Conviene recordar que la legislación europea es mejorable como ha demostrado el problema de las prótesis mamarias PIP. En todo caso, se refiere a estas prótesis y a otros muchos dispositivos como prótesis de rodilla y cadera, “stent” coronario y cerebrales y otros muchos más.

Aunque parezca increíble, tales dispositivos y prótesis se introducen en el mercado sin estudios suficientes acerca de sus beneficios y daños. Todavía no está resuelta adecuadamente la regulación de los medicamentos. Sabemos que los fallos de las agencias, como la FDA norteamericana o la EMA europea, debidos a la influencia de la industria farmacéutica, son responsables de miles de muertos (el caso paradigmático es el ya retirado refecoxib -Vioxx- que causó 120.000 muertos en todo el mundo), ahora llega “la batalla de las tecnologías sanitarias”

El lobby de los fabricantes de tecnologías sanitarias Eucomed, utiliza los mismos argumentos que la industria farmacéutica:

el énfasis por la seguridad aumentará el precio de los nuevos dispositivos, perjudicará a los pacientes al retrasar el acceso y, finalmente, perjudicará la economía europea porque las empresas emigraran a latitudes menos restrictivas para desarrollar sus dispositivos.

En la actualidad, la regulación de las tecnologías sanitarias en Europa corresponde a cada país, a diferencia del modelo norteamericano, más garantista -donde la FDA tiene asignada las responsabilidades-, lo que supone un riesgo muy elevado para la seguridad de la población. A raíz del escándalo de las prótesis mamarias PIP, una resolución del Parlamento Europeo, de junio de 2012, pidió reformas profundas del modelo de evaluación y regulación de las tecnologías sanitarias en Europa.

Es importante escribir a los europarlamentarios para que conozcan el punto de vista de la sociedad y no sólo el del lobby

 

El Comité ENVI (Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria) siguiendo la resolución del Parlamento, ha elaborado una propuesta, que cuenta con el apoyo unánime de asociaciones científicas y de consumidores independientes como Medicines in Europe Forum, International Society of Drugs Bulletins y Association Internacionale de la Mutualité.

Esta propuesta ahora tiene que ser aprobada por el pleno del Parlamento del próximo 23 de octubre pero la maquinaria de presión política de los fabricantes de tecnologías está realizando una campaña nunca antes vista en Europa para convencer a los parlamentarios de los efectos nocivos de mejorar la regulación.

Desde la Plataforma No Gracias de profesionales sanitarios por la ética llaman a firmar los manifiestos de la campaña por la regulación de estos dispositivos tecnomédicos y a escribir a los europarlamentarios españoles. Todos los datos están en ese enlace.

Un Comentario a “El lobby de la tecnología sanitaria quiere imponer la no regulación de sus productos”
  1. Miguel Jara

    Novedades: Buenas y malas noticias del Parlamento Europeo. Más transparencia pero menor control pre-comercialización.
    Good and bad news about medical devices in the European Union. More transparency but low pre-market requeriments.
    http://www.greens-efa.eu/medical-devices-and-public-health-10774.html

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.