TDAH (III): La drogadicción, legal y controlada, de la infancia

Tras la primera entrega, ¿Cajón de sastre de problemas sociales o excusa para medicar?, del texto sobre el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) que ha escrito el psiquiatra Mariano Almudévar, vino la segunda, Los tratamientos, en duda por su baja eficacia y peligrosidad. Lo que sigue es la tercera:

Los estimulantes, metilfenidato y anfetaminas, tienen acciones parecidas a la cocaína, estando en Estados Unidos calificadas como “schedule II”, la misma clase que la cocaína y la morfina y bajo el control de la Drug Enforcement Agency (DEA). Hay polémica acerca de su creciente utilización en situaciones para las que no han sido prescritos.

A pesar de la resistencia de las farmacéuticas a aceptarla, la similaridad en acción del más prescrito, metilfenidato (Ritalin, en España Rubifen, Concerta, etc), con la anfetamina y sobre todo con la cocaína, está bien probada. Hay un estudio de Nora Volkow, psiquiatra experta en adicción, que señala que el metilfenidato podría ser incluso más potente que la cocaína.

Los estimulantes guste o no, son en la práctica drogas de abuso. Se dice que los estimulantes para el TDAH no son adictivos pero esto es por dos razones:

1) en niños la fuente de la droga está controlada por médicos, escuelas y padres.

2) se administra en forma de pastillas que no producen el “rush”, efecto subjetivo muy rápido, importante en la adicción. Pero está claro que producen tolerancia como otras medicaciones psicotrópicas. La tolerancia está probada en ratas, siendo “cruzada” a nivel conductual entre anfetaminas y metilfenidato. Su uso “recreacional” es extensivo bien por re-venta de drogas obtenidas en prescripción o por robos, estando entre las diez drogas más robadas de las farmacias americanas. Se cita en los blogs la vitamina R (por Ritalin) y como la cocaína de los pobres.

La pretensión de las farmacéuticas de que las nuevas presentaciones, “liberación lenta”, parches, líquidas, serían un impedimento para su uso recreacional, no es sino otra excusa, para aumentar sus ventas y los adictos han desarrollado maneras para su uso incluso obteniendo el buscado “rush”, esnifando o “en paracaídas”. La DEA ha impuesto cuotas para contener el creciente uso de estos compuestos en “las calles”, lo que ha provocado problemas de abastecimiento.

La producción regulada por cuotas de la DEA crece anualmente, lo que no impide que haya desabastecimientos severos con las consiguientes demandas de aumento de cuotas.

6 Comentarios a “TDAH (III): La drogadicción, legal y controlada, de la infancia”
  1. Ramona Tigell Girones

    Hola Miguel Jara:
    Soy estudiante de un Master de Antropologia Mèdica de la URV de Tarragona. El tema de mi trabajo de fin de Master es el siguiente: “El estigma social del niño diagnosticado de TDAH”.
    Veo que como periodista has trabajo el tema y me gustaria poder intercambiar opiniones sobre esta realidad biomèdica pero tambien realidad psico-social y antropológica.
    Te agradezco de antemano la oportunidad de poder dialogar sobre un tema, creo, tan polémico pero a la vez tan grave para nuestra infancia.

    • Ali Campos

      Hola Ramona. Soy madre de un chico de 16 años con TDA. Recién encontré información de la Dra. Norma Echavarría. Es una psiquiatra Argentina, ella misma tiene TDA. Aunque ella trata el TDAH en adultos, en Youtube puedes encontrar algunos videos muy interesantes. Tal vez sea de ayuda y aporte algo valioso a tu investigación. Saludos!!

    • Paloma

      Hola, Ramona.
      Cambiándote un poco de tema me gustaría consultarte acerca del máster que, supongo, habrás o estarás a punto de acabar.
      Soy estudiante de grado de Antropología Social y Cultural en la Complutense (Madrid) y me gustaría continuar los estudios en este máster que citas. Básicamente me gustaría, si no supone mucha molestia, que me contaras a grandes rasgos tu opinión y experiencia en él (y, ya por inseguridad, la dificultad de acceso a él o si hay plazas suficientes para cubrir la demanda jajajaj).
      En cualquier caso, muchas gracias. Un saludo.

  2. Javier Herraez

    Estas drogas con efectos simpaticotónicos y estimulantes mejoran pasajeramente la atención, a los humanos superestimulados por tanto mensaje de todo tipo, principalmente propagandístico y violento. Y ¿no será por eso que han tenido tanto éxito esos refrescos estimulantes simpaticotónicos y excitantes? ¿No estarán influyendo también en estas manifestaciones clínicas que tanto están aumentando en prevalencia?

    • Alredol

      Nils

      El estado de Conneticutt se ha negado a mostrar la historia médica de Adam Lanza porque “podría llevar a que muchos pacientes dejaran de tomar la medicación”. Si pones ablechild adam lanza, te saldrá el enlace que no tengo a la vista. Ablechild es la organización que está llevando esto a los tribunales.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.