El servicio de salud vasco alerta del sobrediagnóstico y sobremedicación del TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) constituye la supuesta alteración del comportamiento infantil más común en el ámbito de la pediatría y la medicina de familia. Su tratamiento convencional es sintomático, no curativo. Ya sabéis, por lo general, con una droga llamada metilfenidatoUrge pues reflexionar sobre algunas cuestiones del TDAH como son los motivos y las consecuencias del aumento del consumo de medicamentos para su tratamiento (como el citado) así como el uso de estos fármacos en adultos.

Así lo recoge el servicio público de salud vasco a través de uno de sus boletines

Otros aspectos que generan dudas son qué hacer con los pacientes que comenzaron a tomar medicamentos para TDAH en la infancia. ¿Hasta cuándo tienen que continuar tomando con la medicación? ¿Están indicados estos medicamentos en adultos? ¿Qué consecuencias tiene el uso de estos medicamentos a largo plazo?

Lo que viene a explicar este trabajo es:

-que no existe una etilogía única del TDAH, es demasiado subjetivo, confuso. No existen marcadores biológicos para diagnosticar al niño por lo que ello se hace con la observación de su comportamiento o conducta.

-existen diagnósticos erróneos y más de los que “cabe esperar”.

-los factores causales son diversos, socioeducativos y biológicos también, claro.

-la credibilidad del TDAH está en vilo.

-se da un uso “indiscriminado” del metilfenidato, un abuso pues del combate farmacológico de la supuesta enfermedad en detrimento de otros tratamientos que respetan la multifactorialidad del TDAH. El aumento del consumo coincide con la introducción en el mercado de Concerta, una fórmula de liberación retardada del metilfenidato fabricada por el laboratorio Jannsen Cilag, lo que sugiere una prescripción “inapropiada” de estos psicoestimulantes similares a la cocaína.

-la evaluación del niño ha de ser exhaustiva y la atención personalizada.

-los fabricantes de estas drogas legales han penetrado en los colegios y el profesorado ha ido convirtiéndose en el original promotor del diagnóstico.

-los síntomas no están claros pero pese a ello se receta fuera de indicación, lo que es ILEGAL (y todo lo demás).

-son clave también los factores ambientales en el padecimiento del llamado TDAH.

-cada vez hay más fármacos y se consumen más medicamentos pese a que la evidencia científica considera más efectiva el tratamiento conductual.

-sociedades científicas y académicas -financiadas por Big Pharma– están ampliando los márgenes de diagnóstico del TDAH. En los próximos años aumentará la receta de las drogas mencionadas. Por ello es previsible un aumento de las reacciones adversas (alteraciones del sueño, apetito y crecimiento, aumento del riesgo cardiovascular).

Pese a que este boletín “reconoce” el TDAH como enfermedad, pese a su cuestionamiento, supone una crítica revolucionaria -aunque no nueva- pero al menos sensata, sobre todo viniendo de un ámbito oficial e institucional. Documenta el escandaloso y preocupante aumento del consumo de medicamentos para el TDAH y los daños que seguro que van a provocar y los intereses tras esta intoxicación epidémica e intencionada de la infancia.

2 Comentarios a “El servicio de salud vasco alerta del sobrediagnóstico y sobremedicación del TDAH”
  1. Inhar

    El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es una enfermedad ficticia que no existe.

  2. Javier Herraez

    Cada uno debe saber cual es su función y no dejar que se la cambien por nada del mundo, pero todos estamos presionados: médicos, maestros y padres; de alguna manera chantajeados.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.