Cuidado con el medicamento Primperan, primo hermano de Agreal

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) alerta sobre las nuevas condiciones de uso de la metoclopramida, un medicamento utilizado para las náuseas y los vómitos más conocido por su nombre comercial Primperan, así como en los trastornos del aparato digestivo.

El medicamento del laboratorio Sanofi Aventis, conlleva nuevos riesgos de tipo neurológico y cardiovascular que han propiciado que las autoridades en materia de medicamentos restrinjan su uso.

El fármaco se presenta como: metoclopramida monofármaco (Primperan), metoclopramida Kern Pharma, metoclopramida Pensa, metoclopramida en asociación (Aeroflat, Antianorex, Suxidina).

Una revisión de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha concluido que el riesgo ya conocido de reacciones neurológicas agudas es mayor en niños y en pacientes de edad avanzada. Estas reacciones consisten sobre todo en contracciones musculares anormales (distonías) y movimientos de tipo involuntario (discinesias).

Este riesgo en niños es mayor a dosis altas y tratamientos largos. En el caso de pacientes mayores existe un mayor riesgo de discinesia tardía irreversible tras tratamientos prolongados. También se han notificado algunos casos de reacciones cardiovasculares graves cuando se ha administrado por vena a personas con predisposición a patología cardiaca.

Primperan es una benzamida del grupo de los neurolépticos. Esto lo convierte en primo hermano del medicamento retirado Agreal, cuyo fabricante es el mismo, Sanofi Aventis, que aún ha de encarar demandas en los tribunales de Justicia por los graves daños que causó.

64 Comentarios a “Cuidado con el medicamento Primperan, primo hermano de Agreal”
  1. Clayde Shelton

    ¡Muy buen artículo! En efecto el primperan podría considerarse un neuroléptico de primera generación en toda regla (antidopaminérgico fuerte). Por lo tanto sí, es totalmente imposible seguir un tratamiento con primperan a largo plazo y no desarrollar un cuadro neurológico parecido al parkinson. Por cierto al ser un antidopáminérgico potente, se puede esperar también una disrupción endocrina importante por hiperprolactinemia. Documentado desde hace décadas (buscar «metoclopramide hyperprolactinemia»).

  2. Javier

    Tuve una reacción extrapiramidal cuando tenía unos 16 años (ahora 35). Y es de las experiencias mas horribles que he tenido. Me pilló en la calle y mi cabeza empezó a irse para un lado, luego mi espalda empezó a torcerse y comenzaron los espasmos y tensiones musculares. Asustado al verme así pedí ayuda, me socorrieron y entré en una peluqueria mientras llegaba la ambulancia. Ya en el hospital seguía con los espasmos y tensiones musculares sobre todo en el cuello. Habia tomado primperan. Me pincharon algo (no recuerdo) y poco a poco me fuí calmando. Por la noche ya estaba en casa sin efectos. Gracias a dios no he tenido más efectos secundarios. Todo quedó en ese susto.

  3. Paula

    Buenas noches, la semana pasada estuve con gastroenteritis y me inyectaron primperan el martes de madrugada, como seguía con vomitos me lo mandaron en jarabe y estuve tomándolo el miércoles y el jueves.
    El jueves por la tarde tuve como una crisis de nervios y de irritabilidad y el viernes me tuve que ir a urgencias por qué me daban temblores muy muy fuertes , por todo el cuerpo y en la mandíbula , y solo podía llorar de la angustia tan fuerte que sentía en el pecho. También me dieron taquicardias severas y ardor en el pecho y brazos por dentro, la sensación era de como si me estuviese muriendo!
    Me pusieron un antídoto , y me hicieron electro y analítica ; y todo estaba perfecto, salvo que yo no terminaba de encontrarme bien.
    Al día siguiente me volvió a pasar lo mismo pero más a lo bestia por que me daban convulsiones constantes y como crisis de angustia y pánico, asique me dejaron ingresada hasta ayer (1 noche)
    En el hospital me pusieron suero (para limpiarme por dentro) y diazepam para controlar las convulsiones , y a pesar de estar drogada con todo lo que me pusieron seguía con las piernas rígidas y con sensación de ansiedad en el pecho… Al día siguiente me cambiaron la medicación por el orfidal, y cuando llegue a casa otra vez (aun estando drogada ) me daban crisis de pánico , piernas rígidas y ansiedad generalizada…
    Llevo ya 5 días así… y tengo miedo, pues hace 6 años tuve un trastorno de ansiedad con agorafobia y me da miedo recaer. Mi madre y el médico me dijeron que era de los efectos estar piramidales que me ha causado este medicamento. Pues además yo tomo Paroxetina, desde hace un par de años de 10 mg (de cuando estuve con ansiedad y agorafobia hace casi 6 años,y llevo tomando la mínima dosis Dos años pues ya estaba bien, pero cuando me la Han ido a quitar he tenido la mala suerte de tener malos episodios en mi vida ( fallecimiento de abuelos , etc) Todo esto lo cuento por que además, la Paroxetina está contraindicada con el Primperan…
    Estoy asustada … alguien que haya pasado por lo mismo me podría decir cuánto tiempo ha estado
    así? Tengo miedo que me haya causado un rebrotamiento de la ansiedad y agorafobia…
    Muchas gracias 🙏

  4. Fran

    Me la añadieron en un compuesto para hacer un contraste del estómago, y recuerdo pocas noches tan malas como esa. Un dolor de piernas que parecía que no eran mías y una incapacidad para mantenerme quieto. Vamos, que prefiero mil veces los vómitos o problemas del tipo que sean antes que ese veneno.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.