Bayer y la epidemia “fantasma” de reacciones adversas a los medicamentos

Estamos asistiendo a una silente epidemia de reacciones adversas a los medicamentos (RAM) graves y/o mortales. Eso y que los sistemas de farmacovigilancia, aunque débiles aún, han mejorado con el tiempo. Entre retiradas de medicamentos, alertas sobre algunos que están en las farmacias y daños silenciados, podemos argumentar sobre una epidemia “fantasma” de RAM.

Otro factor a tener en cuenta es que la industria farmacéutica, la conocida como Big Pharma, lleva años en un bache en su búsqueda de medicamentos verdaderamente nuevos. Le está costando desarrollar nuevas patentes y están introduciéndose con demasiada rapidez en el mercado fármacos que luego se descubre que causan importantes daños (cuando no la muerte, insisto).

Lo que publicamos ayer sobre Xarelto (rivaroxaban) de Bayer, sólo es un ejemplo más de la larga lista de muertes que lamentablemente han causado muchos medicamentos de dicha compañía farmacéutica. En mi primer libro, Traficantes de salud: Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad, hice una semblanza de la oscura historia de esta empresa que (dicho sea de paso lo mismo vende productos químicos tóxicos que medicamentos; quizá por su vocación para lo primero -en España empezó como fabricante de colorantes– ocurre lo que advertimos en este post).

En Traficantes ya conté el Caso Lipobay, medicamento al que la propia farmacéutica le atribuía, sólo en España, al menos 100 muertes. La Justicia dio la razón a quien persistió en su demanda. Aquello fue en 2001. En 2007, el gobierno estadounidense pidió al laboratorio Bayer que suspenda las ventas de un medicamento utilizado para evitar un sangrado excesivo durante la cirugía de desvío coronario llamado Trasylol. Éste podría incrementar el riesgo de muerte de los pacientes.

En 2009,  explicamos que las píldoras anticonceptivas más utilizadas en el mundo también podían estar tras la muerte de incontables personas y advertimos sobre su peligrosidad por un fallecimiento sucedido en Suiza. En agosto de 2012 mi compañero en el Bufete Almodóvar & Jara y fundador del área específica de Reacciones Adversas a los Medicamentos Bufete RAMFrancisco Almodóvar, nos contaba que el fabricante de medicamentos cuya marca es Yasmin y Yaz (entre otros nombres y otros laboratorios) Bayer, tenía pendientes 12.325 demandas en los tribunales de Estados Unidos.

Este año 2013 nos enteramos que estas pastillas están relacionadas con la muerte de al menos 23 personas sólo en CanadáLo de Xeralto no nos pilla de nuevas entonces. Si los medicamentos Yaz y Yasmin causan coágulos sanguíneos. Ahora sabemos que el fármaco Xarelto, también de Bayer, anticoagulante, ha podido causar más de 50 muertes. 

Así que si tomáis esos anticonceptivos y os causan coágulos ni se os ocurra intentar eliminarlos con el anticoagulante de la misma casa porque lo mismo no lo contáis.

Y me pregunto:

-¿Es ético vender productos químicos tóxicos al tiempo que medicamentos?

-¿Y que esos también sean tóxicos (en realidad casi todos los medicamentos lo son) no es en sí sospechoso?

-¿Tiene alguna lógica que una misma compañía venda preparados que causen coágulos y preparados anticoágulos?

-¿No da motivos de sobra Bayer para que las autoridades sanitarias de todo el mundo revisen mejor sus fármacos (y los del resto de farmacéuticas)?

Qué de paradojas. La penúltima, su lema: Ciencia para una vida mejor.

2 Comentarios a “Bayer y la epidemia “fantasma” de reacciones adversas a los medicamentos”
  1. Bërkmond

    http://youtu.be/4BsYaD8l6vw

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.