Imvanex, una vacuna real para una enfermedad inexistente

La Agencia Española de Medicamentos aprueba una vacuna contra la viruela aún reconociendo que ¡en España NO hay viruela! Se llama Imvanex. Mientras, se venden vacunas como Bexsero en los hospitales aún reconociendo que NO hay datos de su eficacia. ¿Cual es el criterio científico de las autoridades sanitarias españolas?

Con respecto a Imvanex, la Agencia dice lo siguiente:

– Las reacciones adversas observadas con más frecuencia durante el desarrollo clínico fueron: dolor de cabeza, mialgia, náuseas, fatiga y eritema, induración, prurito o inflamación en el sitio de la inyección.

– Esta vacuna no se va a comercializar ya que está indicada para prevenir una enfermedad que en la actualidad está erradicada. En cualquier caso, su uso lo determinaran las autoridades sanitarias.

A ver si alguien lo entiende, seguro que tiene una explicación: se aprueba una vacuna para una enfermedad inexistente. He consultado con algún especialista de los que trabajan para agencias de medicamentos y están igual que yo. De hecho, he tenido que calmarlos; es que NO creo en teorías de la conspiración.

La vacuna está fabricada por Bavarian Nordic y tiene el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento y por lo tanto de la Comisión Europea.

Ya, yo tampoco entiendo para qué se aprueba un medicamento si no existe “mercado”. Será porsiaca.

6 Comentarios a “Imvanex, una vacuna real para una enfermedad inexistente”
  1. Inhar

    Las teorias de conspiracion, no es una teoria es una realidad, pero yo no me considero un conspiranoico empedernido jeje.

    Pero si que es cierto crean vacunas para enfermedades que no existen ¿o algo estarán tramando por las industrias farmacéuticas? me imagino que habrá industrias farmacéuticas independientes a favor de la salud humana, pero muchos desde luego que no no lo están, realmente promueven la cultura de la enfermedad, bioterrorismo puro, crean enfermedades que ni existen.

    Lo que quieren es tenerlos enfermos y consumidores de medicamentos, cuando tenemos medicamentos naturales que nos da la naturaleza, me refiero a los alimentos naturales y orgánicos como los vegetales y frutas, la fruta son un vegetal al fin y al cabo.

    Investga sobre la nueva medicina germanica Miguel, del Doctor Hamer.

  2. Angel

    ¿Por qué tanto miedo a la palabra conspiración? Cuando lo de la gripe A, se descubrió un lote de vacunas en la República Checa contaminado con diversos virus muy peligrosos. No sé en que ha quedado ese asunto me gustaría que en este blog se hablara de ello. Pero después de conocerse los experimentos realizados por, por ejemplo, los EEUU en Guatemala donde se inoculó a propósito la sífilis, ¿de qué habría que sorprenderse?

  3. Isabel

    Pregunto desde la ignorancia, ¿las vacunas pueden transmitir una enfermedad? como se supone que puede provocar los mismos síntomas pero atenuados. P

  4. María José

    ¿Y cómo pueden prever que habrá casos de viruela, algo que está erradicado? ¿Acaso tienen una bola de cristal que adivina el futuro o algo así? ¿Por qué están haciendo hincapié en la prevención de algo que está erradicado? Lo siento pero debe ser que no llego. ¿De dónde y cómo? RAE, Prevención: “preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo”.¿Hay algún riesgo en la actualidad de enfermar de viruela? ¿lo hay? Pero es que además, la vacuna es un virus VIVO, atenuado. La viruela era muy contagiosa.

  5. Iralme

    De que no nos falte o de que no les falte? Que miedo..
    ¿estarán programando nueva epidemia? No quiero creérmelo; tampoco quiero creer en las teorias conspiranoides pero no se entiende…

  6. Pere

    Si acaso esta acción de un compañia mercantil (es decir, cuyo objetivo es la obtención de beneficios) tiene algún sentido, se trata de una acción *preventiva*; es decir preveen que *habrá* casos de viruela y quieren estar seguros de que no nos falte.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.