La importancia de conocer bien dónde dormimos

Por

6 de noviembre de 2012Salud ambiental6 Comentarios

Ayer estuve con los amigos de la empresa Geosanix, que ofrecen un servicio integral en el ámbito de la salud geoambiental y que anunciamos en el blog por sus valores, tan cercanos a los nuestros. En muchos casos una persona enferma continúa en ese estado porque no se ha analizado algo tan elemental como el lugar donde pasa una tercera parte de su tiempo, su dormitorio. De nada sirve ir a los mejores médicos o doctoras y que nos traten con la mayor sabiduría si luego volvemos a dormir en un sitio “enfermo“.

Muchas enfermedades son el resultado de determinadas agresiones del entorno o de factores de riesgo ambiental que tenemos dentro de nuestras propias casas sin darnos cuenta. Convivimos con múltiples factores de origen geológico y electromagnético, así como numerosos tóxicos ambientales y en muchos casos la recuperación de una persona enferma pasa no sólo por tratar sus síntomas, para lo que hay muchos recursos hoy, sino por eliminar las causas que los provocan y a las que estamos expuestos inconscientemente durante muchas horas al día.

Para intentar solucionar este problema, los compañeros de Geosanix han desarrollado lo que denominan “análisis sanitario geoambiental”, un estudio exhaustivo de las radiaciones naturales y artificiales y de los tóxicos ambientales centrado exclusivamente en el dormitorio.

Yo hace tiempo que lo hice en mi casa, no sólo en el dormitorio. Es de lo más curioso y útil descubrir qué zonas contaminadas existen en nuestra casa sin que siquiera lo sospechemos. Precisamente uno de los lugares más comprometidos era el dormitorio y en concreto el cabecero de la cama que tenía un campo magnético muy elevado proveniente de los cables de la luz de las lámparas de noche.

La solución fue “capar” esa zona; ahora no tenemos luz en esos puntos pero hemos prevenido dolencias. También en ese espacio el vecino de abajo emitía con su teléfono inalámbrico de esos tipo DECT las 24 horas. El hombre lo comprendió y lo alejó. En un principio lo que más me preocupaba era una antena de comunicaciones y telefonía cercana pero el análisis que hizo Alberto ofreció datos nada preocupantes.

Los factores de riesgo geoambiental que analiza Geosanix pueden ser de distinto origen. Entre los tóxicos físicos están las radiaciones naturales y artificiales. Las naturales son las que proceden de la radiactividad del entorno, de alteraciones geológicas del subsuelo, las cuales provocan variaciones locales del campo magnético terrestre, según José Miguel Rodríguez, director de Geosanix.

Las radiaciones artificiales son las que emiten las antenas de telefonía, los aparatos inalámbricos como teléfonos, móviles o routers, las instalaciones eléctricas defectuosas de los hogares, los electrodomésticos mal instalados o sin toma de tierra, etc. Los tóxicos ambientales, por su parte, comprenden desde sustancias químicas como los formaldehidos, CO2, NO2, SO2, que se relacionan con múltiples enfermedades como el síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM).

6 Comentarios a “La importancia de conocer bien dónde dormimos”
  1. Hilda Bathen

    Estamos a punto de comprar una casa en otra provincia, cuando nos dimos cuenta por medio del google callejero, que hay un transformador eléctrico en el frente de la casa a unos 7 metros. Está fuera de la casa rodeado de una pared y no lo vimos cuando visitamos la casa.
    Ya dimos la señal aunque no hemos firmado el contrato de compra-venta, ahora nos queremos hacer atrás por lo del transformador.
    Es dañino para la salud tener tan cerca un transformador?
    Cree que tenemos derecho a recuperar el dinero de la señal?
    Gracias por su orientación en este tema.
    Saludos

  2. María

    Yo también estoy muy interesada en saber si tenemos derecho a decidir si ponemos este contador inteligente o no. En casa también lo han instalado sin pedir ni permiso para ello.

    Miguel, que bien está esta información, en cómo está el sitio en donde pasamos una tercera parte de nuestras vidas, como es el dormitorio. Muchas gracias por ello.

  3. Rubio

    Hola Miguel,

    hace unos años con las reformas en nuestra vivienda tuve mucho cuidado de no poner enchufes en las cabeceras de las camas. No tenemos teléfono inalámbrico y el WIFI en el router lo tengo desactivado, nos conectamos por el cable.

    Hasta allí bien, ahora lo que me preocupa son los contadores ‘inteligentes’ que nos ha puesto Endesa, sin tan siquiera preguntarnos si lo queríamos!

    Os dejo este enlace:

    http://www.nextworldtv.com/videos/what-isnt-working-1/the-dangers-of-smart-meters.html

    De momento en inglés, hasta que encuentre algo en español.

    Como dicen en él, si el efecto nocivo de un teléfono móvil se compara con la llama de una vela, el de los contadores coge una dimensión de un incendio devastador!

    Me tendré que informar si tenemos ‘derecho’ (si existe todavía tal cosa) a exigir la instalación de uno normal.

    Un saludo, y gracias por tu trabajo.

  4. Carolina

    Hola Miguel, me ha gustado mucho el post, ya que yo siempre me he preocupado por cosas como la contaminación que nos rodea. El tema no es muy conocido, pero yo creo que cada vez más, sobre todo con la telefonía móvil existe una contaminación alta que nos afecta y que nadie aclara o difunde, supongo por intereses. Me gustaría saber más sobre los elementos químicos que nombras en el último párrafo para saber sobre qué tipos de productos son los causantes de esta contaminación en nuestro ambiente, como ocurre con ciertos productos de limpieza y pegamentos. Gracias por investigar sobre estos temas. Yo estoy estudiando periodismo y da gusto leer sobre lo que nadie escribe. Un beso

  5. Dr. Silvano Baztán

    ¡Hola, Miguel y resto de lectores! Es interesante que este tipo de cuestiones, tan reales como la vida misma, se hagan cada vez más visibles. Yo también hice un estudio parecido de mi casa y da muchas informaciones claves para utilizar como prevención.

    Tomando el hilo que Carlos ha iniciado y siendo consciente de que éste no es el tema de la entrada, me sale comentar que hay mucha razón en su planteamiento.

    Como habitual usuario de Diseño Humano en mi trabajo profesional, puedo hablar sobre la capacidad que tenemos los seres humanos de recibir inconscientemente patrones, características, de las personas que están cerca de nosotros.

    Lo que nos diferencia a unos y a otros (además de otras muchas cosas) es que cada persona tenemos áreas y temas concretos predispuestos en los que vivimos una gran receptividad… Y todo esto se puede encauzar fácilmente: siendo conscientes de esa realidad y poder decidir libremente qué hacer con esos contenidos.

    Salud para ti y los tuyos.

  6. Carlos

    Interesantísimo el post, agregaría a la importancia de conocer bien dónde dormimos, el conocer con quién dormimos. Me has hecho recordar la famosa película “Durmiendo con el enemigo”.Y que no es un chiste, ya que cada uno vibra de una determinada manera, que en algunos casos, puede interferir con el descanso reparador que tanto anhelamos.
    Saludos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.