Algunas enfermedades las padecen más quienes están vacunados contra ellas

Por

23 de octubre de 2012Vacunas26 Comentarios

Hace unos días tuve oportunidad de ver algunos datos sobre la vacunación de diferentes enfermedades en jóvenes del País Vasco durante el periodo 2002-2011. En dicho espacio de tiempo se produjeron 30 casos de meningitis C, 25 de ellos y esto es lo que me llama la atención, estaban ya vacunados y cinco no.

Resulta paradójico que haya más meningitis entre las personas vacunadas que entre quienes no lo están. Algo similar ocurre en el caso de la tos ferina: 253 casos producidos, 131 entre quienes habían recibido su correspondiente vacuna y 122 entre quienes no. ¿Qué explicación tienen para ello los responsables de salud Pública del Gobierno vasco?:

“En una población vacunada al 95% frente a una enfermedad -me contestan- es lógico esperar que la mayor parte de los casos ocurran entre personas vacunadas. Suponga una población de 1.000 personas de las cuales 950 están vacunadas. Si ocurren 25 casos entre estas 950 personas la probabilidad es 0,026. La probabilidad de los cinco casos entre las no vacunadas es 0,100. Como ve, es casi cuatro veces mayor esta última.

Ninguna vacuna protege al 100%, por lo tanto es de esperar que ocurran casos en personas vacunadas. Esto es particularmente evidente para algunas vacunas de menor protección, como la de la tos ferina. Sin embargo, el riesgo relativo es estadísticamente mayor para las personas no vacunadas, por lo cual es efectiva (incluso costo/efectiva) la medida de vacunar frente a las enfermedades que se incluyen en el calendario vacunal“.

Será que no me llevo muy bien con las matemáticas que necesito ayuda para entenderlo, si alguno de vosotros me lo explica se lo agradezco.

26 Comentarios a “Algunas enfermedades las padecen más quienes están vacunados contra ellas”
  1. José Manuel

    El pulmón de acero es un dispositivo que, mediante ventilación mecánica, permite respirar a una persona que tenga problemas graves de respiración.
    Salk, fue uno de los dos inventores de la vacuna contra la polio, que, en la realidad, al menos en sus inicios y durante muchos años generaba más polio y para tapar las estadísticas en contra, redefinieron la polio.

  2. Aka

    Sabéis lo que es un pulmón de acero? Sabéis quien es Salk?

  3. José Manuel

    Hola a todos, es incuestionable que el sistema inmune es un gran desconocido para los médicos, por tanto, los cálculos de probabilidades son una frivolidad. Además, entiendo que las matemáticas sólo nos pueden aportar una pequeña parte de la realidad.
    Los propios médicos dicen que las vacunas son fármacos, y como tales tienen efectos adversos que, a veces, pueden acabar en muerte. Y yo me pregunto, ¿porqué tenemos que medicarnos vacunando a una persona sana (la enferma no se puede vacunar) si las previsiones (epidemias inmediatas o futuras) de la “ciencia médica” afortunadamente nunca se cumplen? si no conocen mínimamente el sistema inmune ¿como pueden hacer previsiones? …

    Por otro lado ¿sabeis lo que pasa y que no se habla?: los ciudadanos nos hemos instalado en la comodidad, no somos capaces de pensar por nosotros mismos, pagamos porque piensen por nosotros y eso es lo que utilizan algunos para manejarnos como rebaños de ovejas a costa de nuestro bolsillo. Los ciudadanos tenemos lo que nos merecemos, tambien somos responsables de lo que pasa. No se trata de enfrentarse al sistema (utopía) sino de tomar del sistema lo que te interesa porque tú lo has investigado y decidido libremente.
    No obstante, esto no le quita la culpa a los que ejecutan y deciden las vacunaciones masivas, auténtica lacra de nuestra salud.

  4. Dr. Silvano Baztán

    ¡Hola, Jordi! Me parece que tu exposición y su conclusión son exquisítamente juiciosas.

    Salud para ti y los tuyos.

  5. Jordi

    Propongo otro cálculo de probabilidades, al revés… En el ejemplo de las 1000 personas con 30 casos de enfermedad las estadísticas suponen que todas y cada una de las mil han estado en contacto con la enfermedad ¿no? Entonces veamos:

    PRIMER GRUPO (VACUNADOS): Nos encontramos que si 925 personas vacunadas no han enfermado (25 casos de personas vacunadas enfermas menos 950 que es la totalidad de personas vacunadas) significa que 925/950= 0,9737 aprox.

    SEGUNDO GRUPO (NO VACUNADOS): Entre los no vacunados el cálculo seria 45 personas sin enfermar en contacto con la enfermedad dividido por 50 que es la totalidad de personas no vacunadas en contacto también con la enfermedad: 45/50= 0,9.

    Recapitulando que el 90% de los no vacunados se han librado de la enfermedad que se acerca mucho al 97,37% de los vacunados. Entonces: ¿Cómo podemos asegurar que el 97,37% se han librado de la enfermedad por su vacunación y no por sus mecanismos naturales como el 90% de personas no vacunadas?

    Tengamos en consideración también que aunque los datos del grupo de vacunados son mejores, estos tienen que sufrir un riesgo X al inocularse la vacuna, en cambio los no vacunados se evitarían el riesgo de la vacunación.

    Esto es un caso hipotético que está muy lejos de la realidad pero que a mí me hace reflexionar sobre estas estadísticas. Creo que estos tipos de datos tienen poco valor porque al final nunca sabemos quién de estas 1000 personas vacunados o no ha estado efectivamente expuesto a la enfermedad y por lo tanto no sabemos si la vacuna funcionó realmente, y a su vez es verdad que tampoco podemos saber si los no vacunados tienen verdaderos mecanismos naturales de protección. Necesitamos datos científicos que controlen en los dos grupos la exposición efectiva a la enfermedad, pero esto no es posible porque no cumple con los requisitos éticos de investigación con personas (cosa que me parece correctísimo que sea así, por supuesto).

    Este ejemplo creo que nos hace pensar en que estamos bajo una gran incertidumbre sobre la realidad de las vacunas por la dificultad de controlar las variables.

  6. Carlos

    He leído el post, todos los comentarios y no me aporta ningún elemento en cuanto a tomar una decisión respecto a vacunar o no vacunar. El debate sobre números-como propone Miguel-es el modo que los fabricantes de vacunas y demás fármacos tienen para distraer y desviar la atención del verdadero problema de fondo, la inutilidad del 99% de las vacunas disponibles en el mercado.
    Agregar que las vacunas muchas veces terminan enfermando-gravemente-y que la responsabilidad de las mismas es invisibilizada por las estadísticas y “buena prensa” de los medios que trabajan para esos sectores. Pero en fin, habrá que aceptar que nos han vendido un hermoso cuento, que muchos compraron con los ojos cerrados, lamento comunicarles que los reyes magos…son los padres.
    Saludos.

  7. Dr. Javier Herraez

    Gracias por este tema que me ha hecho aprender algo más sobre las vacunas y la estadística. El punto de los marginales no vacunados cuya epidemiología explica un mayor riesgo de padecer la enfermedad, como sesgo a la hora de comparar incidencias en vacunados frente a no vacunados, ha sido lo que más me ha ayudado a comprender.
    Gracias.

  8. Dr. Silvano Baztán

    ¡Hola, Miguel y resto de lectores! Sintonizo con la línea de pensamiento de que para que una persona contraiga una enfermedad, debe haber en esa persona una predisposición a padecerla y una situación que active esa predisposición.

    Las situaciones que sirven como activadoras o desencadenadoras de la enfermedad son variadas, múltiples, pero se pueden resumir en que la persona en cuestión no tiene colmadas sus necesidades básicas como ser humano. A saber, una nutrición adecuada, agua limpia, relaciones humanas afectivamente sanas y una puerta abierta al mundo de la cultura, por no hablar ya de temas espirituales…

    La estadística es una de las herramientas que más pueden utilizarse de cara a tergiversar hechos, y dependerá de la orientación que se le quiera dar a cada estudio para que las conclusiones sean unas u otras.

    En mi vida privada, en mi familia, opto por la no vacunación. Y en el contacto profesional con las personas que me consultan, les doy la información que poseo, estimulándoles que ellos mismos tomen su mejor decisión.

    Salud para ti y los tuyos.

  9. MARIBEL CALPE FLORES

    Las Vacunas no tienen ningun beneficio en la Actualidad. Quizas en tiempos prehistoricos la tuvieron..pues eramos ignorantes y no sabiamos nada mas! Yo como PEDIATRA Y MEDICO DE URGENCIAS DESDE HACE MAS DE 30 AÑOS..en la seguridad SOCIAL. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON LOS COMENTARIOS , ESCRITOS Y LIBROS DE “JARA”. ES PARA MI UN PLACER Y UN GRAN SALTO ADELANTE,VER QUE PERIODISTAS SE DEDICAN A ESTA INVESTIGACION!!. NO HARIA FALTA TANTOS DATOS NI NUMEROS..si las personas tuvieramos la mente mas abierta y tuvieramos mas SENTIDO COMUN!! Los que TRABAJAMOS CADA DIA AL PIE DEL CAÑON. VIENDO MAS DE 60 PACIENTES AL DIA. Entendemos Perfectamente a Miguel Jara!! PERO HAY TANTO EsCEPTICO que necesita numeros, pruebas! que es Bueno. Haya gente como el!!

    DRa. Maribel Calpe Flores
    Pediatra, Homeopata
    Medico de Urgencias
    Medico de Medicina Genral
    Especiaalista en Medicina Cuantica
    Maestra de Reiki
    y alguna cosa mas!!

  10. LLANTéN

    Un enlace interesante.

    http://www.bibliotecapleyades.net/salud/esp_salud33bs.htm

  11. Nicolas Haydn

    Queda demostrada, entonces, la falacia de la inmunidad de grupo. Parece ser que se les ha olvidado con su 95% de cobertura vacunal.

  12. Dra.Lua Català

    Esta estrategia de “marear” con los números, estadísticas y porcentajes es uno de los últimos recursos que les quedan. Dejadles que se diviertan un rato. No sé vosotros, pero yo cuando me empiezan a soltar todos estos números me quedo de entrada con el cerebro bloqueado y entonces, claro, no puedes responderles en su razonamiento lógico, es como noquear al enemigo.
    Pero me pregunto: a ver, si uno de estos brotes se producen en un área más o menos limitada, barrio, escuela, pueblo, ciudad…¿de que me sirven estas estadísticas?

    Las verdaderas y únicas estadísticas válidas serían coger a los niños de aquel entorno y entonces aplicar la estadística. Lo más probable es que dichos 30 casos de Meningitis se hayan producido en un área concreta, con lo cual la proporción cambia. Pero está claro que la vacuna no protege.

    Otra cosa importante sería ver que cepa y germen ha producido la meningitis, ¿tal vez la misma vacuna aplicada a alguno de los niños ha producido el contagio? Personalmente ha visto un caso así, un niño ingresado por meningitis al que se le había puesto la vacuna tres semanas antes.

    Y luego, esta suposición de que en época de epidemia los beneficios de la vacuna serían más evidentes, es eso, una suposición. La meningitis hace años y años que es endémica en nuestro medio, va habiendo casos de vez en cuando, una verdadera epidemia creo que nunca se ha producido, como mucho algún pequeño brote que se ha publicitado a bombo y platillo para pode vacunar a todo el mundo.
    Y hay que ver de que meningitis se trata, también las hay víricas y beningnas.
    Las estadísticas son ciegas y superficiales, solo se basan en números y no sabemos mucha cosa más de cada paciente, al menos, si se sabe no se dice, se utilizan como argumentos provacunales.

  13. LLANTéN

    Miguel, esperate que salgo a hacer mis propias estadísticas y cuando las tenga vengo y te lo comento con números, mientras tanto yo seguiré practicando la sana costumbre de no confiar en una industria que necesita enfermos para hacerse multimillonaria y de la cual esta HARTO demostrado que corrompe a los que deberían cuidarnos de ellos y a todo lo que toca. Ahí en el 100% de amish / menonitas tienes un buen campo de investigación numérica sin estadísticas mentirosas, no se vacunan, no tienen epidemias y casi no enferman ni toman química. Aquí ya el problema no son las vacunas, el problema es que vienen de una industria corrompida, corruptora, cochina, contaminada sin ningún escrúpulo que ha extendido sus tentáculos por sobre todas las instituciones y actúa mafiosamente por quienes por mas que fabricasen la mejor y mas efectiva vacuna del universo no son dignos de mi confianza en la dosis que me toque en su juego macabro. que las vacunas se las pongan a sus hijos y abuelitas si es que son tan buenas que a los que nos hemos dado cuenta que la clave esta en la alimentación y saneo ambiental no nos hace falta andar con tanta cuenta del gran capitán que usan para engañar a incautos.

  14. Txu

    Cuidado con los cálculos aparentemente tan sencillos. Hacer esa simple relación entre vacunados que enferman y no vacunados que también enferman no sirve. Ya sé que a la Consejería del P. Vasco sí y por eso no divulgan todos los demás datos que quizá tengan. Al hacer un análisis estadístico hay que tener en cuenta no solo el factor en estudio -aquí vacunación sí y vacunación no- sino también otros factores que pueden incidir en dicho factor. Estoy de acuerdo con Putin en que faltan datos para tener una estimación mucho más real del riesgo diferencial de padecer la enfermedad entre vacunados y no vacunados.

  15. PutinReloaded

    … pero también hay otras que han salvado de la muerte a millones de personas.

    Me gustaría saber cuales son y qué datos libres de cofactores existen para dar solidez a tal afirmación.

  16. Ricardo

    Buenas tardes,

    la respuesta que te han dado no esta mal… y va en dirección correcta. Algún estadístico del foro te podrá decir qué otros indicadores faltan, para darle más valor, ya que como alguien comenta, hay que conocer detalles de las personas de cada grupo (vacunados-no vacunados),etc.

    Que haya vacunas que sean negocio ya lo conocemos todos (la última fue la de la gripe), pero también hay otras que han salvado de la muerte a millones de personas.

    Te felicito por tocar estos temas.

    Un saludo.
    Ricardo.

  17. José Manuel

    Javier, me olvidaba, ningún fármaco cura, puede ayudar, pero en la realidad es el propio organismo el que acaba curándose. No te creas que soy extremista, entiendo que los fármacos son necesarios sólo en algunas circunstancias determinadas.

    Y en cuanto a las vacunas, te diré, ¿por qué no se hace un estudio masivo de salud entre vacunados y no vacunados (unos 5.000.000 en España). Déjame que te responda: se acabaría el negocio multimillonario de las farmacéuticas.

  18. José Manuel

    Hola Miguel, es muy sencillo, juegan a ser matemáticos sin saber ni sumar. Hacen un cálculo de probabilidades partiendo de la suposición de que a los 925 restantes LES HAN SALVADO LA VIDA y que la vacuna ha funcionado en los 925 y sólo se han equivocado en 25 dando por hecho que los 925 iban a coger la enfermedad inevitablemente y los 25 aunque no estuviesen vacunados la cogian igual … perdona … mi hijo de 15 años (sin ninguna vacuna)… está viendo esto y … se está partiendo de la risa … y yo tampoco puedo resistirlo, … lo siento.

    Bueno, este mismo argumento lo hacía Carlos González, un pediatra con una facilidad pasmosa para atacar a los defensores de la no vacunación en serpadres.es, para demostrar que si en una población donde el 9o% de los vacunados cogían la enfermedad, aún era rentable la vacuna porque habían salvado al otro 10% vacunado. Esta debe ser la última estrategia (ojo, está en desarrolo) que parió la gran industria para defender lo indefendible.

    Javier, perdona, es que debo ser tonto, tú dices: “Si la vacuna no sirviera para nada, de cada 50 casos que hubiera, 49 recaerían sobre niños vacunados y 1 sobre niños no vacunados”.
    Perdona, estás haciendo una suposición que sólo está al alcance de los pitonisos y para poder creerte necesito que te pases un momentito por la antigua Grecia y recogas tu título.

    Haber, sres/ras/chicos/chicas, lo importante no es si coges o no coges una enfermedad determinada para la que hay vacuna, sino las condiciones en las que tu sistema inmunológico se encuentra para poder superarla y esto se consigue muy fácilmente: una buena alimentación, agua de buena calidad, instalaciones de al cantarillado adecuadas y una vida emocional sana. Sólo puedes rebatirme esto con juegos de palabras y aplicaciones matemáticas erróneas. De hecho, ese juego matemático que haces tu y la consejería vasca se viene abajo en el caso de que nadie se vacunase contra el meningococo porque de los que cogiesen la enfermedad no se podría hacer ninguna suposición relacionando vacunados y no vacunados, con lo cual el argumento matemático de la consejería vasca es sólo para convencer a gente dormida. Por cierto, Bengoa tiene otra estrategia: amenazar a los medicos de la consejería críticos con las vacunas, de que no podrán trabajar allí.

  19. PutinReloaded

    Miguel, este título reflejaría mejor la realidad:

    La morbidad de grupos marginales se vende como incidencia entre los objetores a las vacunas

    El efecto de la inmigración se reconoce en este informe de la sociedad española de pediatría:

    La inmigración y su repercusión sanitaria. Aspectos culturales y nuevas patologías emergentes (
    http://www.sepeap.org/imagenes/secciones/Image/_USER_/Inmigracion_repercusion_sanitaria_%281%29.pdf )

    y al mismo tiempo se culpa de la mayor incidencia de enfermedades infecciosas a quienes objetan a las vacunas.

  20. LLANTéN

    Que las vacunas son un intento por mejorar la calidad de vida, no hay duda, que sirvan al objetivo seguro que no, a la larga no, es interrumpir un ciclo de la naturaleza que siempre es mas económica que las estrategias humanas, a esto sumado el gran negocio que se hace con los pufos de la industria político-quimica y las contaminaciones en las mismas practicas INVASIVAS ya la cuenta da negativo en varios dígitos, la “medicina” masificada que se practica hoy de forma sistemática solo esta enfocada a aplicar grilletes químicos para atar al ser humano a la farma(fia)industria con argumentos sacados de la galera, se me hace que el camino “preventivo” de las políticas pervertidas por el poderío de los laboratorios es interesadamente sostenido con malabares estadísticos, lo sabio seria investigar a sociedades que no se vacunan (menonitas/ amish) y deducir el porque no tienen epidemias y casi no enferman, al menos a mi no me costo mucho comprender esto tanto como el timo de las mafias que nos gobiernan para intentar otro sistema, al menos yo he renunciado a toda la parafernalia de los chatarreros del sistema enfermario y me va muy bien y sin animo de querer insistir en el “error” del sistema solo digo que al final y sin excepción todos morimos y yo pienso hacerlo feliz de no estar comprando chalupa a una industria contaminante, degradante ladrona, mentirosa y homicida de la que solo obtienen calidad de vida cuatro familias de delincuentes. y como ultimo argumento decir que si un hijo se me muere por una enfermedad en paz quedo con la naturaleza pero si muere tras recibir una vacuna, no tendría la conciencia limpia después de haber jugado a la ruleta rusa con la vida de otro poniéndola en manos de una industria que tiene permiso para matar pues jamas son condenados, jamas se les cierra el chiringuito.

    • Miguel Jara

      Algo importante, no sé vosotros pero yo prefiero el debate sobre números como algunos estáis haciendo que el rollo de la “farmafia” y demás que no nos lleva a ninguna parte.

  21. PutinReloaded

    Un riesgo de padecer la enfermedad 10 veces menor de los vacunados frente a los no vacunados puede no parecer mucho en época no epidémica pero es bastante en época epidémica.

    Lo que dices es especulación porque no hay datos epidémicos y los riesgos son demasiado bajos (0,006%) como para estar libres de error estadístico, incluyendo cofactores ignorados (nivel social), errores que tu extrapolación amplificaría. Son errores que a la industria les interesa magnificar porque juegan a su favor.

    Para la extrapolación que haces asumes que vacunados y no vacunados tienen niveles de vida parecidos. La realidad es distinta, la mayoría de los niños sin vacunar no son hijos de “objetores” sino de marginales. El bajísimo número de casos (5 a 10 años) puede fácilmente haberse dado entre esas minorías.

  22. PutinReloaded

    Suponga una población de 1.000 personas de las cuales 950 están vacunadas. Si ocurren 25 casos entre estas 950 personas la probabilidad es 0,026. La probabilidad de los cinco casos entre las no vacunadas es 0,100. Como ve, es casi cuatro veces mayor esta última.

    El gobierno vasco te está colando la típica falacia del “riesgo relativo”. Impresionan mas las cifras de eficacia medidas mediante cociente de riesgos (un 400%!) que mediante riesgos absolutos (un 0,004%).

    La falacia queda expuesta si acercamos las cifras a la realidad. Tomemos la estadística de población entre 0 y 14 años del 2006 como aproximación a la población infantil media anual entre el 2002 y el 2011:

    (ver Pirámide poblacional) http://www.emakunde.euskadi.net/u72-observa/es/contenidos/informacion/obser_igualdad_cont_poblacion/es_obser/poblacion.html

    que nos da una media de 150.000 niños al año, de los cuales:

    142.500 vacunados
    7.500 no vacunados

    Ahora dividamos la incidencia entre 10 para obtener la media anual de casos entre el 2002 y el 2011:

    25/10= 2,5 casos entre los vacunados,
    5/10= 0,5 o sea, un caso cada dos años entre los no vacunados.

    Los riesgos absolutos anuales para cada grupo son:

    0,002% para los vacunados.
    0,006% para los no vacunados.

    Ahora sí se ve claramente que el riesgo es ínfimo en ambos grupos. La vacunación disminuiría el riesgo en un mísero 0,004%.

    Pero será realmente la vacuna o habrá otros factores implicados en la diferencia – aunque ínfima – de riesgos?

    La respuesta es lógica, porque teniendo los grupos marginales (inmigrantes, gitanos, etc.) peor acceso a escolarización, vivienda, trabajo, alimentación y sanidad, es lógico suponer que no solo forman la mayor parte de los niños no vacunados, sino que viven en peores circunstancias de higiene y alimentación.

    Esto explica por si solo la diferencia de riesgos sin necesidad de atribuirle efectos “milagrosos” a la vacunación.

    Para saber si la vacunación es realmente efectiva habría que comparar la incidencia entre vacunados y no vacunados de un mismo estrato social para dejar los factores de nivel de vida fuera de la ecuación. Esto no interesa por razones obvias.

  23. Javier Padilla

    Ninguna vacuna tiene una efectividad del 100% (como ningún fármaco tiene una tasa de curación del 100%, las variables de resultados son siempre variables continuas).
    Un riesgo de padecer la enfermedad 10 veces menor de los vacunados frente a los no vacunados puede no parecer mucho en época no epidémica pero es bastante en época epidémica.
    En realidad no sería una “recaída”, sino una “caída” (no ha habido enfermedad previamente).
    Con las vacunas, como con cualquier otra herramienta terapéutica hay mejores y peores, pero la de la meningitis C no es ni mucho menos mala y su aplicación ha supuesto una disminución muy notable de los casos de meningitis C, otra cosa es que su introducción y generalización en el calendario vacunal en España no estuviera revestida de cierta polémica por no haber parámetros epidemiológicos que la justificaran inequívocamente. La vacuna de la fiebre tifoidea, por ejemplo, tiene una eficacia mucho menor.

  24. Javier Padilla

    Miguel, la respuesta dada por el Gobierno vasco es correcta.
    La tasa de vacunación contra el meningococo C en España ronda el 98% en la actualidad.

    Si la vacuna no sirviera para nada, de cada 50 casos que hubiera, 49 recaerían sobre niños vacunados y 1 sobre niños no vacunados.

    En la realidad, del total (30 casos), el 83% de los casos (25) ha recaído sobre el 98% de la población mientras que el 2% restante se ha llevado el 17% (5) de los casos.
    Esto es, el riesgo de caer enfermo de meningitis C si no se está vacunado es 10 veces superior que en el grupo vacunado.
    Un saludo.

    • Miguel Jara

      Gracias Javier. Entiendo entonces que es normal estar vacunado y recaer aunque es peor no estar vacunado porque se tiene más posibilidades de padecer la enfermedad. Lo que no parece entonces es que esas vacunas sean muy eficaces porque si hay tantas recaídas.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.